Argen­ti­na. Abor­to legal: Dipu­tados dio media san­ción y solo fal­ta el Senado

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de diciem­bre de 2020.

Por 130 votos posi­ti­vos con­tra 115 nega­ti­vos. Con la pre­sen­cia de his­tó­ri­cas de la Cam­pa­ña Nacio­nal y fun­cio­na­ries en los bal­co­nes, la Cáma­ra de Dipu­tados dio media san­ción a la lega­li­za­ción del abor­to. Una ver­da­de­ra explo­sión sacu­dió a la marea ver­de que acom­pa­ñó la sesión des­de la Pla­za del Con­gre­so. Gri­tos y abra­zos como ante­sa­la del deba­te que espe­ra en el Sena­do para trans­for­mar el pro­yec­to en ley.

A las 7.23 de la maña­na, el table­ro dijo que la inte­rrup­ción legal del emba­ra­zo es ley: lo apo­ya­ron 131 votos, que supe­ra­ron a los 117 en con­tra; la cuen­ta sólo regis­tró 6 abs­ten­cio­nes. “Resul­ta afir­ma­ti­vo, se comu­ni­ca­rá al hono­ra­ble Sena­do”, dijo el pre­si­den­te de la Cáma­ra de Dipu­tados, Ser­gio Mas­sa, mien­tras en el recin­to los aplau­sos subían des­de las ban­cas, tras 22 horas de sesión. Los fes­te­jos de la calle subían por las ven­ta­nas, como habían segui­do sonan­do toda la madru­ga­da: un mar ver­de que acom­pa­ñó por segun­da vez en dos años un recla­mo his­tó­ri­co del movi­mien­to de muje­res argentino.

Las últi­mas inter­ven­cio­nes habían pues­to el tono emo­ti­vo para la vota­ción que se augu­ra­ba, una mayo­ría con­so­li­da­da al calor de acuer­dos trans­ver­sa­les de las cua­tro comi­sio­nes en las que se labró el dic­ta­men (Legis­la­ción gene­ral, Legis­la­ción penal, Muje­res y Salud). «En la his­to­ria gran­de de la amplia­ción de dere­chos solo se ins­cri­be los que luchan, y noso­tras esta­mos luchan­do», había cerra­do Sil­via Los­pen­na­to poco des­pues de que Bren­da Aus­tin recor­da­ra a Elvi­ra Raw­son, Ali­cia Moreau de Jus­to, Julie­ta Lan­te­ri (y su memo­ra­ble «arden foga­tas de eman­ci­pa­ción feme­ni­na»), y los aplau­sos llo­vie­ron des­de las ban­cas ver­des pero tam­bién des­de los pal­cos, don­de acti­vis­tas de la Cam­pa­ña (Mar­ta Ala­nis, Dolo­res Fenoy, Nina Bru­go, entre otras) se alter­na­ban con fun­cio­na­rias como la Secre­ta­ria Legal y Téc­ni­ca de Pre­si­den­cia, Vil­ma Iba­rra, y la minis­tra de Muje­res, Géne­ros y Diver­si­da­des, Eli­za­beth Gómez Alcor­ta.PUBLICIDAD

«Esta “es una lucha con un cor­te gene­ra­cio­nal”, dijo la ante­úl­ti­ma ora­do­ra, Gabrie­la Esté­vez, que agre­gó: «Si nos aso­ma­mos y mira­mos para afue­ra, vamos a ver miles de jóve­nes que están espe­ran­do que este pro­yec­to que esta­mos tra­tan­do ten­ga media sanción». 

Los dis­cur­sos de cie­rre de dipu­tadas y dipu­tados que acom­pa­ña­ban el dic­ta­men de mino­ría, es decir, el recha­zo al pro­yec­to de inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo, habían reite­ra­do argu­men­tos repe­ti­dos des­de 2018 y aún antes: la pre­sun­ta incons­ti­tu­cio­na­li­dad, la asi­mi­la­ción de un embrión con un «niño». «El abor­to es el emer­gen­te cla­ro de la fal­ta de edu­ca­ción, de las des­igual­da­des, de la vio­len­cia con­tra la mujer», había ase­gu­ra­do, par­ti­ci­pa­ción vir­tual median­te, Gra­cie­la Cama­ño

Antes, alre­de­dor de las 4.30 de la madru­ga­da, un dipu­tado dio cuen­ta de has­ta dón­de había lle­ga­do el cli­ma de hos­ti­li­dad nada sim­bó­li­ca que rodeó en las pro­vin­cias a quie­nes apo­ya­ban el pro­yec­to de abor­to legal. «No es un buen día para mí. Si bien vivi­mos en demo­cra­cia, pare­ce que no todos entien­den lo que sig­ni­fi­ca la pala­bra demo­cra­cia», dijo el juje­ño Julio Ferrey­ra antes de expli­car: «estoy reci­bien­do todo tipo de ame­na­zas. Esas ame­na­zas lle­ga­ron a casa de mi hija en la maña­na de hoy». Por esas pre­sio­nes, Ferrey­ra, en lugar de votar en favor del pro­yec­to, FERREYRA Sólo su cote­rrá­nea Gabrie­la Bur­gos, unas horas des­pués, aler­tó sobre la gra­ve­dad de esa situación.

«¿Cuán­to más hay que espe­rar?», pre­gun­ta­ba Car­la Carri­zo ins­tan­tes des­pués de que Eduar­do Val­dés anun­cia­ra que vota­ría en con­tra en gene­ral pero a favor de la despenalización.

Casi un día ente­ro de debate

A media­no­che la vota­ción que­da­ba lejos ‑entra­da la madru­ga­da, de acuer­do con los cálculos‑, pero en los pasi­llos del recin­to de la Cáma­ra de Dipu­tados el pál­pi­to se incli­na­ba por un opti­mis­mo cau­to: aun­que los núme­ros fina­les varia­ban, los poro­teos de dipu­tadas, dipu­tados y orga­ni­za­cio­nes del movi­mien­to de muje­res se incli­na­ban a seña­lar que la vota­ción sería favo­ra­ble al pro­yec­to de abor­to legal. La mayor dife­ren­cia estri­ba­ba en la bre­cha que podían sem­brar inde­ci­sos y abs­ten­cio­nes; tam­bién en la posi­bi­li­dad de algu­na sor­pre­sa como las que die­ron algu­nos (pocos) legis­la­do­res que, entre 2018 y 2020, cam­bia­ron de pare­cer y, por tan­to, die­ron vuel­ta su voto (Fla­via Mora­les, que había vota­do en con­tra, anun­ció que lo haría a favor). Más entra­da la noche, mayor la dife­ren­cia a favor. Poco antes de las 10 de la noche, cuan­do había inter­ve­ni­do menos de un cen­te­nar de dipu­tadas y dipu­tados, se esti­ma­ba en cer­ca de 130 los apo­yos y algo más de 110 los votos en contra.

Al recin­to no lle­ga­ban los rumo­res de la calle, con sus mani­fes­ta­cio­nes de glit­ter ver­de de un lado y muñe­cos ensan­gren­ta­dos y cru­ces celes­tes del otro, pero los alre­de­do­res de las ban­cas sí tenían un rit­mo pro­pio. En los bal­co­nes, con vis­ta al recin­to, acti­vis­tas his­tó­ri­cas del femi­nis­mo argen­tino y de la Cam­pa­ña por el Dere­cho al Abor­to seguían el dis­cu­rrir de la sesión, algo que era cele­bra­do con aplau­sos cuan­do el pre­si­den­te de la Cáma­ra, Ser­gio Mas­sa, lo anunciaba.

Ini­cial­men­te, se había esti­ma­do que la san­ción de la ley de inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo (IVE) podía votar­se alre­de­dor de las 2 de la madru­ga­da, y la del Plan de 1000 días, cuyo tra­ta­mien­to se había acor­da­do a con­ti­nua­ción, apro­xi­ma­da­men­te a las 4. Sin embar­go, a medi­da que avan­za­ba la jor­na­da los tiem­pos se esti­ra­ron. La hora esti­ma­da se exten­día al calor de los dis­cur­sos, que el pre­si­den­te de la Cáma­ra, Ser­gio Mas­sa, tra­ta­ba infruc­tuo­sa­men­te de man­te­ner en línea, como había suce­di­do duran­te las pri­me­ras horas de la sesión. No había caso: con la caí­da del sol (algo que, recin­to aden­tro, sólo podía intuir­se), las inter­ven­cio­nes se exce­dían cada vez un poco más, y algu­nas cada vez eran un poco más cris­pa­das y menos res­pe­tuo­sas de la regla de la casa, que impi­de diá­lo­gos entre dipu­tados, para evi­tar con­fron­ta­cio­nes en el debate.

Con el correr de las horas, los argu­men­tos favo­ra­bles a la ley abrían un aba­ni­co de razo­nes: salud públi­ca, dere­chos de las muje­res, his­to­rias per­so­na­les, deu­das con las hijas, nie­tas, abue­las, la urgen­cia, la prio­ri­dad, la pre­sión de las juven­tu­des. Tam­bién los recuer­dos amar­gos de muje­res muer­tas o seve­ra­men­te vic­ti­mi­za­das por abor­tos nega­dos o por abor­tos clan­des­ti­nos, como Ana María Ace­ve­do y la niña Lucía, cuyos nom­bres sobre­vo­la­ron reite­ra­da­men­te la sesión.

Del otro lado, en apo­yo a un dic­ta­men de mino­ría que sim­ple­men­te con­sis­tía en el recha­zo del pro­yec­to (y se basa­ba en dichos cues­tio­na­dos seria­men­te que habían sido ver­ti­dos en las audien­cias infor­ma­ti­vas por varios expo­si­to­res), los argu­men­tos fue­ron de las refe­ren­cias bíbli­cas al cues­tio­na­mien­to de cuá­les son las prio­ri­da­des o, inclu­si­ve, las creen­cias reli­gio­sas de la socie­dad y la posi­bi­li­dad de con­vo­car a con­sul­tas popu­la­res. No todas las voces anti-lega­li­za­ción coin­ci­dían en esto últi­mo como solu­ción. «Allá afue­ra están las per­so­nas que nos vota­ron para que los repre­sen­te­mos y demos este deba­te, aun­que a algu­nos no nos resul­te tan sim­pá­ti­co», cues­tio­nó, por caso, Vane­sa Mas­se­ta­ni, acti­va pro­ta­go­nis­ta de la cam­pa­ña de las igle­sias evan­gé­li­cas y cató­li­ca que tuvo por lema «La mayo­ría celes­te». Lle­gan­do a su cie­rre, ase­gu­ró que la IVE no es la solu­ción para quie­nes no quie­ren ser madres, y defen­dió el recha­zo con una argu­men­to sor­pren­den­te: «el Esta­do no obli­ga a mater­nar, el Esta­do obli­ga a parir”.

Ama­ne­cer de una sesión agitada

La sesión comen­zó unos trein­ta minu­tos des­pués de la hora pro­gra­ma­da. «Esta fecha es sim­bó­li­ca para un nue­vo dere­cho», dijo la dipu­tada Ceci­lia Moreau, que había pre­si­di­do los ple­na­rios en los que las comi­sio­nes de Legis­la­ción gene­ral, Legis­la­ción penal, Muje­res y Salud habían lle­va­do ade­lan­te el pro­ce­so pre­vio a la lle­ga­da a recin­to, audien­cias infor­ma­ti­vas y reunio­nes para acor­dar dic­ta­men incluidas. 

Al pre­sen­tar el pro­yec­to al pleno, la legis­la­do­ra seña­ló cuál había sido el enfo­que de la ini­cia­ti­va, que ya labró, inclu­si­ve, acuer­dos den­tro del Sena­do, para pro­cu­rar un trá­mi­te flui­do: es pre­ci­so, dijo «enten­der que se tra­ta de un pro­ble­ma de salud públi­ca y que una de las tareas cen­tra­les del Esta­do es garan­ti­zar ese dere­cho» a muje­res y cuer­pos ges­tan­tes. Des­de uno de los pal­cos des­ti­na­dos al públi­co invi­ta­do, escu­cha­ban la Secre­ta­ria Legal y Téc­ni­ca de Pre­si­den­cia, Vil­ma Iba­rra, y la minis­tra de Muje­res, Géne­ros y Diver­si­da­des, Eli­za­beth Gómez Alcor­ta, cuya pre­sen­cia fue anun­cia­da por Mas­sa, quien un poco más tar­de repi­tió el anun­cio pero con el minis­tro de Salud, Ginés Gon­zá­lez Gar­cía. La minis­tra de las Muje­res bonae­ren­se, Este­la Díaz, pre­sen­te en otro pal­co, fue reco­no­ci­da como «mili­tan­te his­tó­ri­ca de este dere­cho» duran­te la inter­ven­ción de Caro­li­na Gai­llard, quien tam­bien agra­de­ció la pre­sen­cia y los años de acti­vis­mo de Dora Barran­cos, ape­nas escon­di­da en otro balcón.

El pro­yec­to, expli­có poco des­pues Móni­ca Macha, no apa­re­ció en el vacío. «Hay un lina­je polí­ti­co en el cual se ins­cri­be» la ini­cia­ti­va de IVE, dijo la pre­si­den­ta de la comi­sión de Muje­res y Diver­si­dad, y esa idea muchas horas des­pués vol­vió a emer­ger en expo­si­cio­nes de refe­ren­tes par­ti­da­rios tan diver­sos como Maxi­mi­liano Ferra­ro, quien seña­ló cuán empa­ren­ta­das están las luchas por los dere­chos de las muje­res y las que empren­de la diver­si­dad sexual, o Clau­dia Najul (una de las dipu­tadas ante cuyo domi­ci­lio par­ti­cu­lar gru­pos celes­tes con­cu­rrie­ron con afán de aprie­te públi­co), quien advir­tió que sería «una ley repa­ra­do­ra, como fue la de divor­cio, la de matri­mo­nio igualitario».

La pre­gun­ta (celes­te) acer­ca de si el momen­to era opor­tuno, si era real­men­te algo prio­ri­ta­rio, tuvo res­pues­tas de voces dis­tin­tas, en momen­tos dife­ren­tes. «Nun­ca es el momen­to para dis­cu­tir avan­ces de dere­chos de las muje­res y las per­so­nas ges­tan­tes», dijo Vane­sa Siley, quien en su expo­si­ción recor­dó, tam­bién, que el voto para las muje­res fue legal recién en 1947, aun­que había sido pre­sen­ta­do más de diez veces antes. A su turno, Facun­do Suá­rez Las­tra lo eva­luó opor­tuno «por­que es urgen­te cada día que pasa, hay una mujer, una joven, una seño­ra en Argen­ti­na que tie­ne que tomar una decisión».

La ben­di­ción de las pioneras 

En el aire, duran­te la sesión, reso­na­ban los nom­bres de muje­res que ayu­da­ron a cons­truir el lina­je polí­ti­co de las mili­tan­cias en dis­tin­tas déca­das: Flo­ren­ti­na Gómez Miran­da (a quien recor­da­ron Gabrie­la Lena y Cami­la Cres­cim­be­ni, que tam­bién seña­ló «nues­tra gene­ra­ción quie­re poder hablar»), Eva Perón, Mabel Bian­co, Ceci­lia Grier­son. En los pasi­llos, se per­ci­bían las nego­cia­cio­nes y reunio­nes . «No vamos a hacer cam­bios al dic­ta­men», ase­gu­ra­ron a este dia­rio dipu­tadas ver­des, poco des­pués de que al menos dos dipu­tados (Fer­nan­do Igle­sias y Gon­za­lo del Cerro) cues­tio­na­ran en sus inter­ven­cio­nes «el pla­zo de las 24 semanas».

Pro­me­dia­ba la tar­de del vier­nes. Des­de un bal­cón, con las manos cru­za­das a la espal­da, Nina Bru­go obser­va­ba con dete­ni­mien­to el recin­to. Unos metros más allá, Mar­ta Ala­nis hacía lo pro­pio; al rato se sumó Nelly Min­yersky. En la Cáma­ra de Dipu­tados se deba­tía des­de hacía horas el pro­yec­to de inte­rrup­ción del emba­ra­zo que, como recor­dó un legis­la­dor al fin de la tar­de, había lle­ga­do a esa ins­tan­cia gra­cias a la per­sis­ten­cia de ellas y sus com­pa­ñe­ras, las his­tó­ri­cas de la Cam­pa­ña Nacio­nal por el Dere­cho al Aborto.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *