Perú. Ini­ciar el deba­te constitucional

Gon­za­lo Gar­cía Núñez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de diciem­bre de 2020

La impor­tan­cia del deba­te cons­ti­tu­cio­nal es sus­tan­cial para el futu­ro del país. Para eva­luar el impac­to de un cam­bio de la Car­ta Mag­na sobre la socie­dad y la eco­no­mía, como ejem­plo, cabe recor­dar el pro­ce­so de des­po­se­sión de los recur­sos del Esta­do ampa­ra­do en el artícu­lo 60º de la Cons­ti­tu­ción de 1993. Este dice “…. Sólo auto­ri­za­do por ley expre­sa, el Esta­do pue­de rea­li­zar sub­si­dia­ria­men­te acti­vi­dad empre­sa­rial, direc­ta o indi­rec­ta, por razón de alto inte­rés públi­co o de mani­fies­ta con­ve­nien­cia nacional”.

Así que­do con­sa­gra­do el rol sub­si­dia­rio del Esta­do y con tal cober­tu­ra se usa­ron decre­tos que habían esta­ble­ci­do, lue­go del gol­pe del 5 de abril, los con­tra­tos ley, los con­tra­tos de esta­bi­li­dad jurí­di­ca y los con­tra­tos de esta­bi­li­dad tri­bu­ta­ria para los inver­sio­nis­tas extranjeros.

¿DÓNDE ESTÁN LOS CHIVILINES? 

Lue­go de lar­gos años de sinies­tro mane­jo de la cosa públi­ca es inelu­di­ble la revi­sión de las 223 ven­tas de las empre­sas de todos por un mon­to cer­cano a los diez mil millo­nes de dóla­res; amen de los rema­tes de las par­ti­ci­pa­cio­nes, los dere­chos, las accio­nes y los títu­los del Esta­do, la publi­ca­ción de las audi­to­rias de los pro­ce­sos de subas­ta y el libro blan­co de cada una de las ope­ra­cio­nes “pri­va­ti­za­do­ras”. Tam­bién la suer­te des­gra­cia­da de 150 mil tra­ba­ja­do­res en la pri­me­ra pur­ga y unos 75 mil adi­cio­na­les duran­te el perio­do de los noventa.

El mon­to de estas cifras no es moco de pavo. De los 9,221 millo­nes de dóla­res que se decla­ran como reci­bi­dos duran­te el rema­te pri­va­ti­za­dor que­da­ron solo 543 millo­nes en caja al 21 de noviem­bre del 2000. 

Así lo reve­ló un falle­ci­do ex minis­tro de Eco­no­mía al ceñir­se el fajín fuji­mo­ris­ta. Suce­so­res sur­gie­ron que no que­da­ba ni el con­co­lón ante una preo­cu­pa­da comi­sión de inves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria. Pura com­pa­ra­ción, caro lec­tor, el bille­te equi­va­lía al 92% del pre­su­pues­to de cie­rre de la caco­dé­ca­da de los 90s.

¿Dón­de se fue­ron los chi­vi­li­nes del rema­te de las empre­sas públi­cas? La car­ne fina al plie­go del minis­tro de la Pre­si­den­cia, hoy disuel­to; el jamón a la barra bra­va de los sec­to­res Defen­sa e Inte­rior, el chu­rras­co a los yupies del MEF, pagar deu­da públi­ca e intere­ses. Que­do mala­ya para repo­ner los fon­dos pre­vi­sio­na­les, las pen­sio­nes de los vie­ji­tos. Se sal­vo la hidro­eléc­tri­ca del Man­ta­ro que finan­cia el FONAPU y que aho­ra sir­ve para los pin­gues nego­cios de ven­ta de elec­tri­ci­dad de con­sor­cios ibéricos.

Mucha agua se que­dó en los inters­ti­cios de los con­tra­tos de ven­ta: Hubo pagos a cuen­ta con pape­les de la deu­da eter­na; gene­ro­sas ven­tas a pla­zos; comi­sio­nes de “éxi­to” (sic); hono­ra­rios sucu­len­tos a la inter­me­dia­ción de algu­nos cai­ma­nes; gas­tos sufra­ga­dos a cier­tos acre­di­ta­dos estu­dios de abo­ga­dos, espe­cia­lis­tas en sillas gira­to­rias (Durand) y sobre­to­do abun­dan­te publi­ci­dad- Boro­bios y cole­gas bene­fi­cia­rios de jugo­sas cuen­tas mar­ke­te­ras – entre otros gas­tos de fun­cio­na­mien­to que no sabe­mos toda­vía si han ter­mi­na­do auditarse.

Por lo pron­to, COPRI, la enti­dad crea­da para la depo­se­sion del patri­mo­nio pro­duc­ti­vo del Esta­do fue pia­do­sa­men­te cerrada. 

REALIDAD VERSUS CUENTOS

Pero, tan­to o más impor­tan­te que el des­tino de lo dis­pen­dia­do, es com­pren­der el sen­ti­do de la volun­tad de pri­va­ti­za­ción empren­di­da des­de 1992, como com­pren­der todo lo del fuji­mon­te­si­nis­mo, al ampa­ro del apa­gón demo­crá­ti­co del 5 de abril. 

La idea pro­pa­gan­di­za­da era desa­rro­llar al sec­tor pri­va­do nati­vo, trans­fi­rien­do la ges­tión de un varias veces acu­sa­do de inefi­cien­te sec­tor públi­co a la míti­ca efi­ca­cia de la ren­ta­bi­li­dad pri­va­da. Curio­sa­men­te los com­pra­do­res fue­ron en gran pro­por­ción los que hoy son cabe­zas de fila de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos del país, edi­fi­ca­dos con las supues­ta­men­te que­bra­das fabri­cas y minas esta­ta­les. Ade­más, se tra­ta­ba de con­se­guir un com­pro­mi­so de inver­sión sufi­cien­te que ele­va­ra el coefi­cien­te capi­tal /​pro­duc­to hacia el futu­ro, decían. 

Dicho aún más fácil, que los nue­vos due­ños ase­gu­ra­rían inver­sión “fres­ca, tec­no­ló­gi­ca, efi­cien­te, com­pe­ti­ti­va, gene­ra­do­ra de empleo” para citar solo algu­nos de los her­mo­sos pro­pó­si­tos limi­na­res con que til­da­ban a los angé­li­cos intere­ses privatizadores,

¿Cómo fue de ver­dad el pro­ce­so? COPRI, la enti­dad pri­va­ti­za­do­ra, selec­ti­va y cla­si­fi­ca la car­te­ra de las peras madu­ras, en tres: peras “en dul­ce”, “amar­gas”, “des­car­te”. La cosa se orga­ni­za como un hol­ding comer­cial, un gran super­mer­ca­do en que se ofer­ta la mer­ca­de­ría por sec­to­res o prin­ci­pa­les nego­cios, pri­me­ro las peras en dul­ce, según el caso. Todo lis­to para ven­der, rema­tar, liqui­dar y ban­car. A cobrar. 

Con­tra­ta fir­mas eva­lua­do­ras, peri­tos, bus­ca acti­vas casas corre­do­ras inter­na­cio­na­les, sus fun­cio­na­rios via­jan fre­cuen­te­men­te pro­mo­vien­do la ven­ta de las empre­sas perua­nas, com­pran y des­plie­gan publi­ci­dad en las revis­tas mun­dia­les, arti­cu­lan lob­bies new­yor­ki­nos y has­ta cenan con poten­cia­les inver­sio­nis­tas en agra­da­bles con­ven­cio­nes de negocios.

Tuvie­ron éxi­to en tales esfuer­zos. Tene­mos la lis­ta. Sal­vo algu­nas hono­ra­bles excep­cio­nes, casi todo el acti­vo públi­co fue trans­fe­ri­do a fir­mas extran­je­ras, trans­na­cio­na­les. Sobre­to­do las minas perua­nas. Cons­te que no por ello, algu­nos de los fuer­tes y anti­guos intere­ses loca­les, deja­ron de aso­ciar­se a los nue­vos con­quis­ta­do­res. Fue­ron más allá. Así se lee en el D 757 Articu­lo 13º. que dice: “…En con­se­cuen­cia, las per­so­nas natu­ra­les y jurí­di­cas extran­je­ras podrán adqui­rir con­ce­sio­nes y dere­chos sobre minas, tie­rras, bos­ques, aguas, com­bus­ti­bles, fuen­tes de ener­gía y otros recur­sos que sean nece­sa­rios para el desa­rro­llo de sus acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas den­tro de cin­cuen­ta kiló­me­tros de las fron­te­ras del país”.

Otros pre­fi­rie­ron lo que hoy se ven­ti­la en las salas de la fis­ca­lía y los juz­ga­dos penales. 

Vale recor­dar que el artícu­lo 60º- decla­ra la sub­si­dia­rie­dad del Esta­do en la cons­ti­tu­ción del 93 y tie­ne como ante­ce­den­tes los Decre­tos auto­ri­ta­ti­vos 757 y 662 que ins­ta­lan los con­tra­tos ley. El D.L 662 de Pro­mo­ción de 1a Inver­sión Extran­je­ra (02÷09÷91) y el DL 757, Ley mar­co de la Inver­sión Pri­va­da (13÷11÷91), garan­ti­zan pétreos y opa­cos con­tra­tos con inver­sio­nis­tas y empre­sas recep­to­ras de inversión. 

Los con­ve­nios de esta­bi­li­dad jurí­di­ca y los con­tra­tos de esta­bi­li­dad tri­bu­ta­ria otor­gan un régi­men espe­cial del Impues­to a la Ren­ta, libre dis­po­ni­bi­li­dad de divi­sas, libre reme­sa de uti­li­da­des, divi­den­dos y otros ingre­sos, del uso del tipo de cam­bio más favo­ra­ble, con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res bajo cual­quier moda­li­dad, no pudien­do ser afec­ta­do por nin­gu­na ley, inclu­yen­do la que tra­te de la dero­ga­to­ria de las nor­mas lega­les. Mas fácil es vacar un pre­si­den­te. Por eso debie­ran dero­gar­se y rem­pla­zar­se con nor­mas mas acor­de con el exqui­si­to menú macro­eco­nó­mi­co del país de hoy, infla­ción real cero, tasa de inte­rés de refe­ren­cia de la ban­ca cen­tral, tasa de inte­rés cor­po­ra­ti­va, uno por cien­to real, sala­rio míni­mo entre los mas bajos del mun­do, ries­go país des­de­ña­ble, tipo de cam­bio mas fir­me que una roca des­de el 2002, gas, elec­tri­ci­dad, de los meno­res cos­tos de la región. ¿Enton­ces, para que tan­ta gollería?

En suma, el pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal es un cote­jo de la nor­ma con la reali­dad. Es indis­pen­sa­ble dar ini­cio al deba­te con la revi­sión cui­da­do­sa de los dis­tin­tos artícu­los cons­ti­tu­cio­na­les y los resul­ta­dos que nos entre­gan las cifras de la eco­no­mía y la socie­dad. Por lo pron­to cabe pen­sar, in memo­riam con el infor­me del gobierno fuji­mon­te­si­nis­ta sobre privatización.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *