Marrue­cos. En memo­ria de Lof­ti Chaw­qui, lucha­dor anti­ca­pi­ta­lis­ta marroquí

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de diciem­bre de 2020.

«Marrue­cos está des­per­tan­do, y sus ciu­da­da­nos no han renun­cia­do, ni en la calle ni tras las rejas, a su dig­ni­dad de hom­bres y muje­res libres. ¡Mam­fa­kinch!»

[En home­na­je a Lot­fi Chaw­qui, falle­ci­do el 20 de noviem­bre, publi­ca­mos un tex­to escri­to por sus cama­ra­das del NPA y un capí­tu­lo de su libro Défis maro­cains. Mou­ve­ments sociaux con­tre capi­ta­lis­me pré­da­teur que aca­ba­ba de publi­car­se en la Edi­to­rial Syllepse].

Lot­fi lle­gó en 1987, con 20 años, a Gre­no­ble (Fran­cia) con su ami­ga Fade­la para ini­ciar su pri­mer año en Cien­cias Polí­ti­cas. Una pare­ja libre que se había for­ma­do en el liceo Des­car­tes en Rabat, desa­fian­do todas las nor­mas fami­lia­res, curio­sa, ale­gre, com­pro­me­ti­da y des­preo­cu­pa­da. Un dúo pode­ro­so: él bri­llan­te y seduc­tor y ella diná­mi­ca y exigente.

Entu­sias­mo en las luchas

Lot­fi se con­vir­tió rápi­da­men­te en un pilar del gru­po de jóve­nes revo­lu­cio­na­rios acti­vos en todas las luchas, sin­di­ca­les, polí­ti­cas e inter­na­cio­na­lis­tas. Exce­len­te ora­dor y ya muy cul­to, ani­ma­ba a menu­do las fies­tas estu­dian­ti­les. Los cam­pa­men­tos de jóve­nes de la IV Inter­na­cio­nal le per­mi­tie­ron ser cono­ci­do y apre­cia­do mucho más allá de la esfe­ra de su ciudad.

En Gre­no­ble se encon­tra­ba pre­sen­te en todas las bata­llas. Sabía dar con el movi­mien­to ade­cua­do para cada momen­to de lucha. Tenía el inter­na­cio­na­lis­mo mar­ca­do a fue­go en el cora­zón, pero mili­ta­ba en todas las cam­pa­ñas con el mis­mo entusiasmo.

Pos­te­rior­men­te, vol­vió a Marrue­cos por unos años, don­de ani­mó el movi­mien­to de los/​as diplomados/​as en paro y par­ti­ci­pó en la crea­ción de Attac-Marruecos.

De vuel­ta a Gre­no­ble, se rein­cor­po­ró a la LCR don­de com­par­tió el mis­mo entu­sias­mo tan­to en las luchas de aquel momen­to, espe­cial­men­te en las movi­li­za­cio­nes de los y las jóve­nes, como en la cam­pa­ña por las elec­cio­nes euro­peas de la LCR en 1999 o por el NO al refe­rén­dum sobre el tra­ta­do europeo.

En la LCR y lue­go en el NPA, siem­pre adop­tó una acti­tud ni segui­dis­ta ni sec­ta­ria. Pen­sa­ba que no había un mode­lo pre­de­fi­ni­do. “Tener con­vic­cio­nes en lugar de cer­te­zas”, decía; y entre sus con­vic­cio­nes, esta­ba la inde­pen­den­cia fren­te a las ins­ti­tu­cio­nes y el víncu­lo car­nal con las luchas socia­les para así abrir bre­chas en el sis­te­ma de domi­na­ción y dar­nos con­cien­cia de nues­tra fuer­za. Aun­que el pasa­do pue­de y debe ins­pi­rar, decía que «en la polí­ti­ca, debe­mos crear lo que aún no existe».

Al ini­cio de los años 2000, acti­vo en el movi­mien­to anti­glo­ba­li­za­ción, Lot­fi con­tri­bu­yó en gran medi­da a la cons­truc­ción de la movi­li­za­ción con­tra las inter­ven­cio­nes impe­ria­lis­tas en Afga­nis­tán e Iraq y a la estruc­tu­ra­ción a nivel nacio­nal de una inter­ven­ción colec­ti­va sobre las cues­tio­nes inter­na­cio­na­les, com­par­tien­do gene­ro­sa­men­te sus con­tac­tos, su expe­rien­cia siem­pre con­cre­ta, sus refle­xio­nes y sus escri­tos sobre Marruecos.

Sen­tía curio­si­dad por todo, lo que­ría todo. En cada una de las cam­pa­ñas mili­tan­tes se lan­za­ba con una luci­dez y un entu­sias­mo con­ta­gio­sos. Y por supues­to, apo­ya­ba a sus cama­ra­das marro­quís en todas sus luchas, las pri­ma­ve­ras ára­bes, el Movi­mien­to 20 de Febrero…

Capa­ci­dad de aná­li­sis, sim­pli­ci­dad y pedagogía

Esta­ba en todas par­tes, pero esta­ba muy lejos de estar dis­per­so. Tenía una capa­ci­dad de aná­li­sis de las situa­cio­nes que sabía resu­mir con sen­ci­llez y peda­go­gía. Creía fir­me­men­te en la eman­ci­pa­ción de nues­tra cla­se. Bajo cier­tas con­di­cio­nes: la pers­pec­ti­va del socia­lis­mo, la rup­tu­ra con el apa­ra­to del Esta­do y la estra­te­gia de auto-orga­ni­za­ción de las masas. Estas tres con­di­cio­nes tenían que man­te­ner­se uni­das para que la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria tuvie­ra lugar.

Lot­fi nos hizo com­pren­der igual­men­te lo que sig­ni­fi­ca­ba ser extran­je­ro en el país de la decla­ra­ción de los DDHH. El mie­do aga­rra­do a las tri­pas en las mani­fes­ta­cio­nes o duran­te el paso de fron­te­ras en auto­bús cuan­do íba­mos a mani­fes­tar­nos. No olvi­da­re­mos nun­ca, duran­te una con­cen­tra­ción delan­te del CRA (Cen­tro de Reten­ción Admi­nis­tra­ti­va) de Lyon, la mira­da de odio y una fra­se diri­gi­da a Lot­fi: “Te he vis­to y me acor­da­ré de tu cara”. Por­que vivió todo eso y mucho más, com­pren­dió con natu­ra­li­dad y sos­tu­vo las revuel­tas de la juven­tud en las ban­lieues (barria­das popu­la­res) des­pro­vis­tas de todo, sal­vo de policía.

Creía vis­ce­ral­men­te que unos movi­mien­tos socia­les fuer­tes y auto-orga­ni­za­dos harían irrup­ción en el mun­do, inclu­so si no sabe­mos a qué rit­mo, ya que la mun­dia­li­za­ción capi­ta­lis­ta se vuel­ve cada vez más feroz. Ana­li­za­ba con pre­ci­sión los pun­tos en común y las diver­gen­cias de las dife­ren­tes luchas, des­de la Nuit debout a los Gilets jau­nes en Fran­cia, de las dis­tin­tas pri­ma­ve­ras ára­bes, pasan­do por movi­mien­tos de resis­ten­cia como el del 20 de Febre­ro has­ta el Hirak en el Rif y la lucha de Imi­der en Marruecos.

Inter­na­cio­na­lis­ta con­ven­ci­do y peda­go­go, Lot­fi nos hizo com­pren­der la reali­dad marro­quí. Inves­ti­ga­dor aso­cia­do del CETRI (Cen­tre Tri­con­ti­nen­tal, Bél­gi­ca), dio con­fe­ren­cias en Fran­cia y Euro­pa y nos deja una cin­cuen­te­na de artícu­los y comu­ni­ca­dos, así como dos libros: Abraham Ser­faty, iti­né­rai­res poli­ti­ques d’un mili­tant révo­lu­tion­nai­re y Défis maro­cains. Mou­ve­ments sociaux con­tre capi­ta­lis­me pré­da­teur.

Lot­fi ama­ba ale­gre­men­te la vida y todo lo que esta ate­so­ra­ba, los y las com­pa­ñe­ras, los/​as niños/​as, el vino, la fies­ta. ¡Cuán­tas veces ha enca­de­na­do varias fies­tas una mis­ma noche!

Y ama­ba con locu­ra a sus hijos/​as Tao­ri, Camil, Maya y Matis. Y Valé­rie, a la que ya que­ría­mos antes de cono­cer­la, tan­to nos habló de ella con ter­nu­ra y admi­ra­ción, y que lo apo­yó en sus últi­mos meses.

Lot­fi, tu ter­nu­ra, tu gene­ro­si­dad, tu liber­tad de pen­sa­mien­to nos van a fal­tar cruel­men­te en este momen­to som­brío e incier­to don­de las nue­vas pers­pec­ti­vas ape­nas con­si­guen arro­jar algo de luz sobre el futuro…

Pero segui­re­mos, qué otra cosa podría­mos hacer, con tu son­ri­sa y tus ideas en nues­tros cora­zo­nes y nues­tras cabezas.

Como dicen tus ami­gos marro­quís: ¡Que la tie­rra te sea leve, Lotfi!

Sus cama­ra­das.

Tra­duc­ción del fran­cés por Farah C. a par­tir de tex­tos de L’Anticapitaliste y de Rosa­li­ne.

https://​lan​ti​ca​pi​ta​lis​te​.org/​a​c​t​u​a​l​i​t​e​/​v​i​e​-​i​n​t​e​r​n​e​/​l​o​t​f​i​-​c​h​a​w​q​u​i​-​n​o​t​r​e​-​c​a​m​a​r​a​d​e​-​n​o​t​r​e​-​a​m​i​-​e​s​t​-​d​e​c​e​d​e​-​c​e​-​v​e​n​d​r​e​d​i​-​2​0​-​n​o​v​e​m​bre

Desa­fíos marro­quíes. Movi­mien­tos socia­les con­tra el capi­ta­lis­mo depre­da­dor (Intro­duc­ción)

¿Cons­ti­tu­ye Marrue­cos un caso apar­te, una excep­ción his­tó­ri­ca en com­pa­ra­ción con otros paí­ses de la región? Expli­can la esta­bi­li­dad social y polí­ti­ca del rei­no varios fac­to­res: la tran­si­ción demo­crá­ti­ca ini­cia­da hace dos déca­das, la espe­ci­fi­ci­dad de una monar­quía con enjun­dia his­tó­ri­ca y con­ti­nui­dad tem­po­ral, su arrai­go cul­tu­ral y reli­gio­so, las polí­ti­cas de desa­rro­llo y, por fin, una capa­ci­dad nota­ble de adap­tar­se a las res­tric­cio­nes y muta­cio­nes tan­to de su socie­dad como del esce­na­rio inter­na­cio­nal. El poder es muy capaz de des­ac­ti­var los fac­to­res que deter­mi­nan las cri­sis, de mane­ra que las con­di­cio­nes de una pro­tes­ta amplia y mayo­ri­ta­ria, diri­gi­da con­tra el sis­te­ma y sus opa­ci­da­des, tro­pie­za con las polí­ti­cas, cons­tan­te­men­te reno­va­das, de seg­men­ta­ción, fago­ci­ta­ción o con­ten­ción de la movi­li­za­ción social y democrática.

En este libro me gus­ta­ría explo­rar la hipó­te­sis con­tra­ria: Marrue­cos de nin­gún modo está a sal­vo de una olea­da revo­lu­cio­na­ria tan amplia y radi­cal como la del Movi­mien­to 20 de Febre­ro, naci­do en 2011 en la este­la de los pro­ce­sos con­tes­ta­ta­rios que sacu­die­ron enton­ces toda la región norteafricana.

Con una pobla­ción de más de 35 millo­nes de habi­tan­tes, urba­na en más de un 60 %, Marrue­cos es el país con más des­igual­da­des de Áfri­ca del Nor­te, y figu­ra en el pues­to 123 en la esca­la de desa­rro­llo humano del Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo, por deba­jo de Arge­lia, Libia o Irak. Las des­igual­da­des socia­les son múl­ti­ples y trans­ver­sa­les, y se com­bi­nan con des­equi­li­brios terri­to­ria­les que lle­van a dife­ren­ciar un Marrue­cos útil —los gran­des espa­cios urba­nos del lito­ral— de un Marrue­cos inú­til abo­ca­do a la mar­gi­na­ción. El fra­ca­so de este mode­lo de desa­rro­llo, reco­no­ci­do inclu­so des­de las altas esfe­ras, se debe al impas­se de un capi­ta­lis­mo patri­mo­nial ren­tis­ta impul­sa­do por una tri­ple lógi­ca de ami­guis­mo, depre­da­ción y extra­ver­sión. Dicho impas­se vie­ne dado por la cre­cien­te y muy pal­pa­ble con­tra­dic­ción entre, por un lado, la con­cen­tra­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del poder y de las rique­zas, a la que se suma el cani­ba­lis­mo eco­nó­mi­co en los pro­ce­sos de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción; y, por otro, los dere­chos y nece­si­da­des ele­men­ta­les de las mayo­rías populares.

Más espe­cí­fi­ca­men­te, este mode­lo de desa­rro­llo cris­ta­li­za el ali­nea­mien­to de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo más pre­ca­rias, y con­so­li­da la mar­gi­na­ción estruc­tu­ral de capas de pobla­ción y regio­nes ente­ras, con­si­de­ra­das super­nu­me­ra­rias al res­pec­to de las actua­les exi­gen­cias de la acu­mu­la­ción. Todo ello se tra­du­ce en un paro masi­vo, en la pre­ca­rie­dad de quie­nes con­si­guen un empleo, en la gene­ra­li­za­ción de las lógi­cas de super­vi­ven­cia y en la des­truc­ción de los exiguos logros sociales.

Se com­bi­nan con todo lo ante­rior una serie de ele­men­tos fun­da­cio­na­les para el aná­li­sis de la nue­va cues­tión social emer­gen­te, a saber, los efec­tos de la cri­sis cli­má­ti­ca, la explo­ta­ción desen­fre­na­da de los recur­sos natu­ra­les, el ago­ta­mien­to de los sue­los, la gene­ra­li­za­ción del estrés hídri­co, la rees­truc­tu­ra­ción de los espa­cios urba­nos y, por últi­mo, la pri­va­ti­za­ción, mer­can­ti­li­za­ción e inclu­so des­apa­ri­ción a mar­chas for­za­das de los ser­vi­cios públicos.

Esta cues­tión social emer­gen­te reto­ma y reac­ti­va las opre­sio­nes con­so­li­da­das a lo lar­go del tiem­po, en par­ti­cu­lar la con­sus­tan­cial al orden patriar­cal y aque­llas que se han nutri­do del lar­go his­to­rial de mar­gi­na­ción de las pobla­cio­nes autóc­to­nas ama­zigh[1] o de las capas más des­fa­vo­re­ci­das de pobla­ción rural. Estos cam­bios, no obs­tan­te, se pro­du­cen en el seno de un cor­pus social don­de se difu­mi­nan, espe­cial­men­te entre los más jóve­nes, la con­cien­cia implí­ci­ta o explí­ci­ta de que exis­ten dere­chos fun­da­men­ta­les legí­ti­mos —como el dere­cho a una vida dig­na— y de que la corrup­ción y la arbi­tra­rie­dad son recha­za­bles. No solo en las cla­ses medias supues­ta­men­te edu­ca­das, sino entre los jóve­nes de cla­ses popu­la­res, don­de debe­rían tener más cabi­da las aspi­ra­cio­nes a la liber­tad y la jus­ti­cia social.

(…)

La inca­pa­ci­dad de auto­rre­for­ma de la monar­quía no refle­ja úni­ca­men­te los víncu­los exis­ten­tes entre, por un lado, el des­po­tis­mo y la eco­no­mía patri­mo­nial ren­tis­ta y, por otro, la subor­di­na­ción a los intere­ses de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta, sino que mar­ca el ago­ta­mien­to de la capa­ci­dad de reajus­te y de savoir fai­re his­tó­ri­co del makh­zen en la ges­tión de las disi­den­cias[2]. El poder ha sabi­do en el pasa­do com­bi­nar coer­ción y favo­ri­tis­mo en la esfe­ra inme­dia­ta de la repre­sen­ta­ción polí­ti­ca, lo que ha per­mi­ti­do esta­ble­cer un fun­da­men­to muy espe­cí­fi­co: la diso­cia­ción orgá­ni­ca entre la cues­tión social y la cues­tión demo­crá­ti­ca. La cues­tión social, en efec­to, se ha vis­to des­po­li­ti­za­da y some­ti­da a pro­ce­sos de seg­men­ta­ción de las deman­das socia­les, que­dan­do rele­ga­da a la peri­fe­ria del deba­te públi­co. Ade­más, ha sido tra­ta­da como un pro­ble­ma de segu­ri­dad o ha ter­mi­na­do sien­do obje­to de polí­ti­cas clien­te­lis­tas. La cues­tión polí­ti­ca, por otro lado, se iden­ti­fi­ca con el terreno defi­ni­do por la monar­quía como espa­cio en que per­fi­lar —en vir­tud de las corre­la­cio­nes de fuer­zas y dis­po­si­ti­vos hege­mó­ni­cos exis­ten­tes — el endu­re­ci­mien­to o rela­ja­ción de las reglas del jue­go ins­ti­tu­cio­nal. Las deman­das de demo­cra­ti­za­ción se cana­li­za­ron des­de la refor­ma o el cam­bio cons­ti­tu­cio­nal, terreno en el que el poder podía ejer­cer su poder de ajus­te, modu­lan­do el gra­do y las for­mas de una libe­ra­li­za­ción auto­ri­ta­ria y abrien­do nue­vos terre­nos para el ami­guis­mo, alar­gan­do pla­zos para bene­fi­cio pro­pio y jugan­do con los dis­tin­tos regis­tros de legi­ti­ma­ción. Sobre estos esque­mas con­so­li­da­dos his­tó­ri­ca­men­te se cris­ta­li­za una dia­léc­ti­ca cerra­da y cana­li­za­da entre el poder y quie­nes se le oponen.

La situa­ción actual está mar­ca­da por un pro­ce­so doble: la emer­gen­cia públi­ca de la cues­tión social, que moti­va la pues­ta en mar­cha de nue­vos pro­ce­sos polí­ti­cos para la cons­truc­ción de un nue­vo tipo de opo­si­ción social que haga reac­cio­nar al poder. Este será enton­ces juz­ga­do no por su apa­ren­te gra­do de demo­cra­ti­za­ción y su dis­cur­so cara a la gale­ría, sino por su capa­ci­dad de res­pon­der a los desa­fíos socia­les y, tam­bién, por el recha­zo cuan­ti­ta­ti­vo y cua­li­ta­ti­vo a las ins­ti­tu­cio­nes repre­sen­ta­ti­vas y a quie­nes ponen en pie la facha­da demo­crá­ti­ca. La cri­sis social, así pues, se com­bi­na con la cri­sis polí­ti­ca, en lugar de evo­lu­cio­nar para­le­la­men­te como dos esfe­ras distintas.

(…)

La monar­quía no pue­de ya negar la posi­bi­li­dad de con­ver­tir­se en obje­ti­vo polí­ti­co de las pro­tes­tas socia­les. Ha toca­do ya a su fin la era en que el trono podía apo­yar­se en la opo­si­ción polí­ti­ca y sin­di­cal, dota­da esta de una legi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca y social, para cana­li­zar las dia­léc­ti­cas socia­les. No exis­te ya una opo­si­ción de Su Majes­tad rela­ti­va­men­te creí­ble, ya sean los par­ti­dos de izquier­da o, más recien­te­men­te, isla­mis­tas. No pue­de tam­po­co la monar­quía apo­yar­se ya en el reci­cla­je de los par­ti­dos admi­nis­tra­ti­vos para apun­ta­lar la facha­da democrática.

La refor­ma cons­ti­tu­cio­nal adap­ta­da en el fra­gor de las con­tes­ta­cio­nes de 2011 pare­ce en retros­pec­ti­va un lava­do de cara por par­te de los fun­da­men­tos del régi­men y el pre­lu­dio de una polí­ti­ca sis­te­má­ti­ca con miras a res­ta­ble­cer la auto­ri­dad del Esta­do y a acen­tuar la con­tra­rre­for­ma libe­ral. En este con­tex­to, es nece­sa­rio tomar la medi­da a las diná­mi­cas socia­les que han emer­gi­do estos últi­mos años. Los diver­sos movi­mien­tos socia­les pre­sen­tan carac­te­rís­ti­cas gene­ra­les comu­nes que per­mi­ten espe­cu­lar sobre un nue­vo ciclo de luchas socia­les. Su diver­si­dad es refle­jo del carác­ter glo­bal de la cri­sis social pero tam­bién de la exten­sión geo­grá­fi­ca de las movi­li­za­cio­nes y de la mul­ti­pli­ci­dad de las nece­si­da­des y aspiraciones.

Los movi­mien­tos socia­les son, en cier­ta mane­ra, refle­jo ins­tin­ti­vo a la lógi­ca inten­si­va y exten­si­va de los meca­nis­mos de mer­can­ti­li­za­ción y des­po­se­sión. Las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo se con­vier­ten, en sus dis­tin­tas face­tas con­cre­tas, en poten­cia­les pun­tos de ancla­je y cris­ta­li­za­ción de los con­flic­tos socia­les. En el mar­co de este pro­ce­so, que no pasa por alto nin­gún terri­to­rio, las fuer­zas socia­les se rede­fi­nen en enfren­ta­mien­tos espe­cí­fi­cos con­tra las dis­tin­tas caras de la aus­te­ri­dad, la pre­ca­rie­dad, la mar­gi­na­ción social y la des­po­se­sión del esca­so acer­vo de dere­chos. El espa­cio de las movi­li­za­cio­nes se recom­po­ne de dis­tin­tas mane­ras a par­tir de una terri­to­ria­li­za­ción de la acción rei­vin­di­ca­ti­va en los barrios popu­la­res, el espa­cio públi­co, los már­ge­nes y peri­fe­rias, y las comu­ni­da­des de pro­xi­mi­dad, apo­yán­do­se en ele­men­tos de iden­ti­fi­ca­ción social y cultural.

Los movi­mien­tos socia­les alla­nan el camino a una polí­ti­ca de la calle y del espa­cio que gire en torno a las nece­si­da­des coti­dia­nas, e inau­gu­ran asi­mis­mo for­mas de acción pací­fi­ca y pro­lon­ga­da en el tiem­po, elu­dien­do las codi­fi­ca­cio­nes implí­ci­tas o explí­ci­tas que rigen las pro­tes­tas y echan­do así por tie­rra las estra­te­gias de cana­li­za­ción y de diá­lo­go social ins­ti­tu­cio­na­li­za­do. Estos movi­mien­tos son prue­ba de la capa­ci­dad de resis­ten­cia ante las polí­ti­cas repre­si­vas apli­ca­das y se apo­yan en for­mas iné­di­tas de movi­li­za­ción de las bases con dis­tin­tos gra­dos de auto­or­ga­ni­za­ción. Se arti­cu­lan con ello un rela­to social que vin­cu­la los aspec­tos espe­cí­fi­cos de la movi­li­za­ción con la deman­da más gene­ral de la liber­tad, dig­ni­dad y jus­ti­cia social. Los movi­mien­tos socia­les bus­can, por lo demás, pro­du­cir y reca­bar apo­yos popu­la­res sin ence­rrar­se en diná­mi­cas de cate­go­ría social, loca­les o corporativistas.

Sin pasar por alto las caren­cias, lími­tes, con­tra­dic­cio­nes y difi­cul­ta­des que encuen­tran los movi­mien­tos socia­les en su inten­to por cam­biar la corre­la­ción de fuer­zas o por ini­ciar pro­ce­sos de con­fluen­cia popu­lar, las resis­ten­cias actua­les han gene­ra­do los ingre­dien­tes nece­sa­rios para una con­tra­he­ge­mo­nía y para un nue­vo sen­ti­do común. Los movi­mien­tos, ade­más, acu­mu­lan expe­rien­cias diver­sas y de for­ma subrep­ti­cia repo­li­ti­zan colec­ti­va­men­te a la juven­tud preo­cu­pán­do­se por cues­tio­nes rela­cio­na­das con la vida coti­dia­na. A la vez, se cues­tio­nan las for­mas de orga­ni­za­ción dele­ga­das, jerar­qui­za­das y opa­cas que han carac­te­ri­za­do el espa­cio de pro­tes­ta con­ven­cio­nal, naci­do del ciclo his­tó­ri­co pre­ce­den­te y de la acción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da. Estas diná­mi­cas, en su con­fi­gu­ra­ción gene­ral, rela­cio­nan la cues­tión demo­crá­ti­ca con las urgen­cias socia­les y refuer­zan la com­bi­na­ción de cri­sis polí­ti­ca y social. Se tra­ta del cal­do de cul­ti­vo nece­sa­rio para abrir una bre­cha deci­si­va y des­en­ca­de­nar una cri­sis glo­bal en el sis­te­ma de dominación.

Los pro­ce­sos que están desa­rro­llán­do­se actual­men­te en Sudán y Arge­lia demues­tran, más allá de lo incier­to de sus resul­ta­dos, que la ola con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria con­so­li­da­da en 2013 no pone fin a la ines­ta­bi­li­dad estruc­tu­ral, social y polí­ti­ca de la región, y que los pro­ce­sos pues­tos en mar­cha en 2011 son de lar­ga dura­ción, más allá de los flu­jos y reflu­jos que pue­dan atra­ve­sar. Los pode­res que con­si­guie­ron coyun­tu­ral­men­te cana­li­zar las pri­me­ras olas no son inmu­nes a la agi­ta­ción social, pues las cau­sas socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que gene­ran esta siguen estan­do muy arrai­ga­das e inclu­so se han for­ta­le­ci­do. La situa­ción gene­ral de Marrue­cos, inde­pen­dien­te­men­te de sus espe­ci­fi­ci­da­des, no tras­cien­de este marco.

Las diná­mi­cas socia­les actua­les plan­tean todo un desa­fío a las fuer­zas que deman­dan pro­yec­tos de eman­ci­pa­ción. Las cues­tio­nes socia­les que sub­ya­cen en el anta­go­nis­mo polí­ti­co no pue­den redu­cir­se a un obtu­so aná­li­sis de cla­se sobre las rela­cio­nes de explo­ta­ción. Deben tener en cuen­ta el movi­mien­to colec­ti­vo de repro­duc­ción del capi­tal a esca­la de la socie­dad y su arti­cu­la­ción con las opre­sio­nes his­tó­ri­cas, ya sea con­tra la pobla­ción rural, la mujer o los ama­zigh, y en con­so­nan­cia tam­bién con la impor­tan­cia cre­cien­te de la cues­tión eco­ló­gi­ca en el sen­ti­do más amplio del tér­mino. Este movi­mien­to colec­ti­vo, ade­más, recon­fi­gu­ra los espa­cios de lucha y las posi­bles for­mas de impug­na­ción, cues­tio­nan­do tam­bién las estra­te­gias tra­di­cio­na­les de la opo­si­ción demo­crá­ti­ca. Las trans­for­ma­cio­nes socia­les gene­ra­li­za­das impli­can una lec­tu­ra más por­me­no­ri­za­da de las con­tra­dic­cio­nes y las fuer­zas socia­les con intere­ses obje­ti­vos en un cam­bio radi­cal. Es nece­sa­rio repen­sar el con­te­ni­do mis­mo de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca, sus apues­tas y sus fuer­zas impul­so­ras, con vis­tas a (re)definir los ejes de una polí­ti­ca hege­mó­ni­ca y la cons­truc­ción de un blo­que social mayo­ri­ta­rio. Esto ten­dría un impac­to direc­to sobre la mane­ra en que refle­xio­na­mos acer­ca de la alter­na­ti­va polí­ti­ca y sus rela­cio­nes posi­bles con los movi­mien­tos socia­les. En estas y muchas otras cues­tio­nes, las corrien­tes acti­vis­tas de la izquier­da com­ba­ti­va, ya sean refor­mis­tas o radi­ca­les, siguen ape­ga­das a tra­di­cio­nes his­tó­ri­cas e ideo­ló­gi­cas que no pue­den ya refle­jar la com­ple­ji­dad de los desa­fíos y los cam­bios que ante nues­tros ojos están pro­du­cién­do­se en lo que ata­ñe a las con­di­cio­nes gene­ra­les de lucha y la poli­ti­za­ción. Como si las radi­ca­li­za­cio­nes polí­ti­cas actua­les y futu­ras fue­ran a adop­tar de mane­ra natu­ral —a tra­vés de la per­se­ve­ran­cia, la peda­go­gía, la lucha ideo­ló­gi­ca y el acti­vis­mo— las refe­ren­cias y pau­tas de cons­truc­ción de una izquier­da naci­da en otro perío­do his­tó­ri­co, sin nece­si­dad de refun­da­ción y recons­truc­ción, más allá de ajus­tes mar­gi­na­les en las mecá­ni­cas establecidas.

No obs­tan­te, la diná­mi­ca social de hoy cues­tio­na de mane­ra fun­da­men­tal las cate­go­rías clá­si­cas de la lucha polí­ti­ca, y las con­si­de­ra sim­ple­men­te un terreno super­es­truc­tu­ral domi­na­do por orga­ni­za­cio­nes y los par­ti­dos. El desa­fío es vol­ver a refle­xio­nar sobre las ideas —domi­nan­tes des­de hace lar­go tiem­po— que en últi­ma ins­tan­cia con­tri­bu­yen a la con­ti­nua mar­gi­na­ción de la izquier­da o inclu­so su esco­ra hacia la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción, aun cuan­do la cues­tión social que le es orgá­ni­ca vuel­ve a ocu­par el espa­cio polí­ti­co. De esta mane­ra, podre­mos bos­que­jar for­mas de supe­rar la pro­fun­da bre­cha entre el mul­ti­fa­cé­ti­co des­per­tar social y la ausen­cia de cris­ta­li­za­ción política.

(…)

Este libro no pre­ten­de abar­car ni desa­rro­llar exhaus­ti­va­men­te los diver­sos asun­tos que tra­ta. Son muchos los aspec­tos impor­tan­tes que ape­nas se tocan, como la polí­ti­ca exte­rior, el las­tre del impe­ria­lis­mo o la cues­tión del Saha­ra, por decir algu­nos ejem­plos. Mere­ce la pena desa­rro­llar estos temas en deta­lle, labor que qui­zá me plan­tee abor­dar en el futu­ro. El obje­ti­vo prin­ci­pal de este libro es, por un lado, pre­sen­tar las diná­mi­cas socia­les y polí­ti­cas de los movi­mien­tos en el con­tex­to de un aná­li­sis gene­ral del capi­ta­lis­mo y del régi­men polí­ti­co marro­quíes, con sus con­tra­dic­cio­nes y cri­sis; y, por otro, refu­tar la tesis de la excep­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca, en vir­tud de la cual sería impo­si­ble supe­rar el sis­te­ma actual. Por fin, este libro quie­re tam­bién ana­li­zar las defi­cien­cias y debi­li­da­des de la izquier­da com­ba­ti­va y abrir así un nece­sa­rio deba­te. Habrá logra­do su obje­ti­vo si ayu­da, aun modes­ta­men­te, a fomen­tar la idea de que es nece­sa­rio refle­xio­nar, desa­rro­llar ideas y actuar colectivamente.

Quie­ro dedi­car­lo, ante todo, a las per­so­nas anó­ni­mas que se han con­ver­ti­do en mili­tan­tes impres­cin­di­bles de los movi­mien­tos socia­les del Rif, de Yera­da y de Imi­der, a quie­nes han coor­di­na­do el movi­mien­to de los pro­fe­so­res y pro­fe­so­ras even­tua­les, y a todas las peque­ñas y gran­des resis­ten­cias de este Marrue­cos que está des­per­tan­do, y cuyos ciu­da­da­nos no han renun­cia­do, ni en la calle ni tras las rejas, a su dig­ni­dad de hom­bres y muje­res libres. ¡Mam­fa­kinch!

Tra­du­ci­do del fran­cés por Miguel Marqués

Notas

[1] El tér­mino ama­zigh sig­ni­fi­ca “hom­bre libre”. Su uso es rei­vin­di­ca­do fren­te a otros nom­bres, tales como bere­ber, impues­tos por las dife­ren­tes colo­ni­za­cio­nes o las élites.

[2] Makh­zen es un sus­tan­ti­vo deri­va­do del ver­bo kha­za­na (en ára­be marro­quí, escon­der o pre­ser­var), y está pre­sen­te en el espa­ñol maga­cín, lle­ga­do a tra­vés del fran­cés maga­sin. La pala­bra adqui­rió más ade­lan­te el sen­ti­do de teso­ro. La casa (dar) del makh­zen, don­de se depo­si­ta­ba el teso­ro, esta­ba bajo con­trol del poder cen­tral y finan­cia­ba al ejér­ci­to y la burocracia.

Fuen­te: vien​to​sur​.info/​e​n​-​m​e​m​o​r​i​a​-​d​e​-​l​o​f​t​i​-​c​h​a​w​q​ui/, Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *