Méxi­co. Comu­ni­da­des obtie­nen sus­pen­sión defi­ni­ti­va del tra­mo 2 del Tren Maya

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de diciem­bre de 2020

Comu­ni­da­des indí­ge­nas de Cam­pe­che, Yuca­tán y Quin­ta­na Roo obtu­vie­ron la sus­pen­sión defi­ni­ti­va del tra­mo 2 del Tren Maya, que abar­ca de Escár­ce­ga a Cal­ki­ní, en Campeche.

Con la sus­pen­sión, tam­po­co podrán rea­li­zar­se obras para la Fase 1 del Tren Maya, cuyo Impac­to Ambien­tal fue apro­ba­do por la Secre­ta­ría de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les (Semar­nat) y que impli­ca la tala de 800 hec­tá­reas de sel­va, pues inclu­ye cons­truc­cio­nes nue­vas en el tra­mo 2 de Escar­ce­ga a Calkiní.

La sus­pen­sión, ade­más, abre la posi­bi­li­dad de ini­ciar un pro­ce­so judi­cial «sin que se reali­cen obras que podrían gene­rar daños irre­pa­ra­bles», expli­ca­ron las orga­ni­za­cio­nes Equi­po Indig­na­ción, el Con­se­jo Regio­nal Indi­ge­na y Popu­lar de Xpu­jil y el Cen­tro Mexi­cano de Dere­cho Ambiental.

Las orga­ni­za­cio­nes exi­gie­ron a las auto­ri­da­des res­pe­tar la sus­pen­sión defi­ni­ti­va otor­ga­da por el Poder Judi­cial y garan­ti­zar la segu­ri­dad de los defen­so­res que luchan con­tra el Tren Maya, pues «des­de que se ini­ció este pro­ce­so de defen­sa, los invo­lu­cra­dos, tan­to en casos indi­vi­dua­les como colec­ti­va­men­te, han sido blan­co de ata­ques, ame­na­zas, des­le­gi­ti­ma­ción y criminalización».

A con­ti­nua­ción el comu­ni­ca­do completo:

Comu­ni­da­des indí­ge­nas, cam­pe­si­nas, urba­nas y cos­te­ras de los esta­dos de Cam­pe­che, Yuca­tán y Quin­ta­na Roo, así como orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad, obtu­vie­ron en días pasa­dos la sus­pen­sión defi­ni­ti­va rela­cio­na­da con el ampa­ro pre­sen­ta­do en julio del 2020 en con­tra del pro­yec­to Tren Maya.

Como efec­to de la sus­pen­sión no se podrán eje­cu­tar obras nue­vas con rela­ción al pro­yec­to Tren Maya en el tra­mo 2, que abar­ca de Escár­ce­ga a Cal­ki­ní, en el esta­do de Cam­pe­che. Con esta reso­lu­ción, la auto­ri­dad judi­cial per­mi­te a las per­so­nas que inter­pu­sie­ron el ampa­ro poder cele­brar un pro­ce­so judi­cial sin que se reali­cen obras que podrían gene­rar daños irre­pa­ra­bles, lo cual cons­ti­tu­ye un bene­fi­cio para la socie­dad en gene­ral. Espe­ra­mos que, ante los argu­men­tos pre­sen­ta­dos, el Esta­do mexi­cano pue­da apli­car el prin­ci­pio de pre­cau­ción, que ya es vigen­te en Méxi­co para todas las auto­ri­da­des y deci­da sus­pen­der todo el proyecto.

Las auto­ri­da­des res­pon­sa­bles de la obra que debe­rán aca­tar la sus­pen­sión con­ce­di­da por la auto­ri­dad judi­cial son el Fon­do Nacio­nal de Pro­mo­ción al Turis­mo (Fona­tur), la Secre­ta­ría de Medio Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les (Semar­nat), la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Pue­blos Indí­ge­nas (INPI), la Secre­ta­ría de Comu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes (SCT), así como Fona­tur Tren Maya ™.
Con rela­ción a la recien­te Auto­ri­za­ción de la Mani­fes­ta­ción de Impac­to Ambien­tal de la Fase 1 del Tren Maya, otor­ga­da por Semar­nat a Fona­tur TM, tam­po­co podrán rea­li­zar­se obras para dicha fase, toda vez que den­tro de ésta se inclu­ye obras nue­vas en el tra­mo 2 de Escar­ce­ga a Cal­ki­ní, el cual, como ya se men­cio­nó, se encuen­tra sus­pen­di­do con­for­me a la deci­sión del Poder Judicial.

El colec­ti­vo de per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes que inter­pu­si­mos la deman­da de ampa­ro men­cio­na­da en este comu­ni­ca­do, deci­di­mos con­jun­ta­men­te ejer­cer nues­tro dere­cho de acce­so a la jus­ti­cia, debi­do a las vio­la­cio­nes a nues­tros dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les como el acce­so a un medio ambien­te sano para nues­tro desa­rro­llo y bien­es­tar, oca­sio­na­dos por los gra­ves impac­tos ambien­ta­les y socia­les del pro­yec­to inte­gral Tren Maya.
Por lo ante­rior, hace­mos un lla­ma­do res­pe­tuo­so al Poder Judi­cial a man­te­ner y eje­cu­tar la sus­pen­sión defi­ni­ti­va, pues sólo de esta for­ma se garan­ti­za el res­pe­to de nues­tros dere­chos huma­nos. Asi­mis­mo, soli­ci­ta­mos res­pe­tuo­sa­men­te a la auto­ri­dad judi­cial para que actúe con mayor dili­gen­cia en este caso, pues en los dife­ren­tes pro­ce­sos de defen­sa que se han inter­pues­to en la Penín­su­la de Yuca­tán están ocu­rrien­do muchas dila­cio­nes pro­ce­sa­les. Exis­te una tar­dan­za gene­ra­li­za­da en la admi­sión de las deman­das entre 4 y 6 meses, sus­pen­sio­nes insu­fi­cien­tes, des­aca­to de las sus­pen­sio­nes y fal­ta de san­ción a las auto­ri­da­des responsables.

En este sen­ti­do, resul­ta indis­pen­sa­ble que el Poder Judi­cial de la Fede­ra­ción se eri­ja como un ver­da­de­ro órgano pro­tec­tor de los dere­chos huma­nos que garan­ti­ce el acce­so a la jus­ti­cia y la gene­ra­ción de con­di­cio­nes que per­mi­tan a los pue­blos, comu­ni­da­des y a cual­quier ciu­da­dano impug­nar las vio­la­cio­nes que se deri­van de este pro­yec­to.
Final­men­te, hace­mos un enér­gi­co lla­ma­do a las auto­ri­da­des para que garan­ti­cen el dere­cho de las per­so­nas defen­so­ras de los dere­chos huma­nos ambien­ta­les a ejer­cer su labor y a actuar a fin de que cesen los ata­ques de los que hemos sido obje­to por ejer­cer nues­tro legí­ti­mo dere­cho a opo­ner­nos a las obras del Tren Maya, al con­si­de­rar que vio­len­tan nues­tro dere­cho al terri­to­rio y a un medio ambien­te sano. Des­de que se ini­ció este pro­ce­so de defen­sa, los invo­lu­cra­dos, tan­to en casos indi­vi­dua­les como colec­ti­va­men­te, hemos sido blan­cos de ata­ques, ame­na­zas, des­le­gi­ti­ma­ción y cri­mi­na­li­za­ción por el mero hecho de opo­ner­nos a este proyecto.

Por segu­ri­dad y pro­tec­ción de datos per­so­na­les no se dará a cono­cer el expe­dien­te, ni par­te del mismo.

Video de la con­fe­ren­cia de pren­sa 

Sus­cri­ben:

  • Indig­na­ción
  • Con­se­jo Regio­nal Indi­ge­na y Popu­lar de Xpujil
  • Cen­tro Mexi­cano de Dere­cho Ambiental

fuen­te: desInformemonos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *