Méxi­co. Cara­va­nas de «dam­ni­fi­ca­do» en Cen­troa­mé­ri­ca alis­tan su via­je a EEUU

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de diciem­bre de 2020

MONTERREY, Méxi­co – Luis Sal­ga­do tra­ba­jó por años para aho­rrar dine­ro sufi­cien­te para abrir una peque­ña fru­te­ría, por lo que cuan­do las inun­da­cio­nes arra­sa­ron con las man­za­nas, plá­ta­nos y otros pro­duc­tos que ven­día, deci­dió que ya no había futu­ro para él en Honduras.

Sal­ga­do ya venía bata­llan­do para obte­ner ganan­cias debi­do a las medi­das para fre­nar el coro­na­vi­rus que redu­je­ron sus esca­sos ingre­sos. Pero la des­truc­ción cau­sa­da por el hura­cán Eta, a prin­ci­pios de noviem­bre, lo dejó endeu­da­do y sin poder ali­men­tar a sus tres hijos.

Así, par­tió jun­to con tres de sus veci­nos para tra­tar de cru­zar Gua­te­ma­la, lue­go Méxi­co y final­men­te, de for­ma indo­cu­men­ta­da, lle­gar a Esta­dos para trabajar.

«Pri­me­ro pan­de­mia, des­pués hura­cán. No tene­mos dine­ro para los hijos», dijo en una entre­vis­ta duran­te su via­je hacia el norte.

Los ciclo­nes Eta e Iota des­pla­za­ron inter­na­men­te a más de medio millón de per­so­nas en Gua­te­ma­la, Hon­du­ras y Nica­ra­gua, según datos de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal para las Migraciones.

«Están lle­gan­do por día unas 20 per­so­nas que dicen que per­die­ron terre­nos, casas y siem­bra, tan­to de Hon­du­ras como de Gua­te­ma­la», dijo Gabriel Rome­ro, direc­tor de un alber­gue para migran­tes en la ciu­dad mexi­ca­na Teno­si­que, cer­ca de la fron­te­ra con Guatemala.

Miles de cen­tro­ame­ri­ca­nos más pla­nean unir­se a los gru­pos que avan­zan rum­bo al nor­te con nom­bres como «Cara­va­na del dam­ni­fi­ca­do», pro­gra­ma­da para comen­zar a par­tir de Hon­du­ras en las pró­xi­mas sema­nas, según con­ver­sa­cio­nes en Face­book y gru­pos de WhatsApp dedi­ca­dos a coor­di­nar los esfuerzos.

Tal movi­li­za­ción podría con­ver­tir­se en una prue­ba impor­tan­te para la admi­nis­tra­ción entran­te del pre­si­den­te elec­to de Esta­dos Uni­dos, Joe Biden, en su inten­to de des­ha­cer algu­nas de las más seve­ras medi­das anti­in­mi­gra­ción del pre­si­den­te Donald Trump sin gene­rar una cri­sis fronteriza.

En la cam­pa­ña elec­to­ral, Biden pro­me­tió un plan por unos 4,000 millo­nes de dóla­res para abor­dar los fac­to­res sub­ya­cen­tes que impul­san la migra­ción des­de Cen­troa­mé­ri­ca. El gru­po de defen­sa Refu­gees Inter­na­tio­nal dice que tal ali­vio, aun­que bien­ve­ni­do, tar­da­rá años en tener un impacto.

DESEMPLEO MASIVO

Inclu­so antes de las tor­men­tas, las nacio­nes cen­tro­ame­ri­ca­nas esta­ban lidian­do con la cri­sis eco­nó­mi­ca pro­vo­ca­da por la pan­de­mia y el des­em­pleo masi­vo que lle­vó a un aumen­to de la migra­ción hacia el norte.

El Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos aún no ha publi­ca­do los datos de noviem­bre sobre los migran­tes que han sido dete­ni­dos cru­zan­do des­de Méxi­co, aun­que exper­tos ase­gu­ran que fac­to­res que inclu­yen la inte­rrup­ción inme­dia­ta de la movi­li­dad duran­te las tor­men­tas pudie­ron haber fre­na­do tem­po­ral­men­te el aumen­to gene­ral en las cifras.

El agri­cul­tor hon­du­re­ño David Tron­ches dijo que no tuvo más reme­dio que emi­grar des­pués de que las torren­cia­les llu­vias de Eta inun­da­ron los cam­pos de maíz y fri­jol que había sem­bra­do para ali­men­tar a su fami­lia, inclui­da una peque­ña hija.

«Sem­bra­mos y cose­cha­mos para ven­der y tener para comer», dijo Tron­ches, de 20 años, en un impro­vi­sa­do refu­gio para migran­tes en la ciu­dad Sal­ti­llo, en el nor­te de Méxi­co. «Sin cose­cha, ¿cómo vamos a ven­der?, ¿cómo vamos a comer?».

Afue­ra de otro alber­gue en la ciu­dad Mon­te­rrey, tam­bién en el nor­te del país, que sir­ve como un cen­tro de trán­si­to para los migran­tes que bus­can lle­gar a Texas, sus ocu­pan­tes inter­cam­bia­ban his­to­rias y videos sobre los daños de la tormenta.

«Aquí era mi casa», dijo Mar­len Almen­da­rez, de 30 años, mos­tran­do a sus com­pa­ñe­ros de via­je un video de un cam­po inun­da­do de lodo, los res­tos de un refri­ge­ra­dor y lo que que­dó de un barrio del muni­ci­pio La Lima, al sur­es­te de San Pedro Sula, en Honduras.

«La cama don­de dor­mía con mi hijo se que­dó has­ta allá, ¡don­de está el Oxxo!» dijo, seña­lan­do una tien­da de con­ve­nien­cia a más de 50 metros de distancia.

Riccy Mar­tí­nez, de 25 años, quien dijo que tam­bién per­dió su casa en las inun­da­cio­nes, negó con la cabeza.

«Vas a ver cuán­tas per­so­nas van a venir por­que per­die­ron sus casas», dijo.

«NO HAY OPCIÓN, SINO HUIR»

Julio Almen­da­rez, un resi­den­te del subur­bio de San Pedro Sula Cha­me­le­con en Hon­du­ras, dijo que se vio obli­ga­do a huir a un refu­gio para tor­men­tas des­pués de que un río se des­bor­dó duran­te el paso de Iota.

Mien­tras se encon­tra­ba den­tro del alber­gue, expli­có, él y cien­tos de otros resi­den­tes des­pla­za­dos sos­tu­vie­ron una reu­nión y deci­die­ron for­mar una cara­va­na para salir de Hon­du­ras el 10 de diciem­bre con el obje­ti­vo de lle­gar a Esta­dos Unidos.

«Deci­dí irme por lo que esta­mos pasan­do, per­di­mos todo», seña­ló, y agre­gó que está tra­tan­do de recau­dar sufi­cien­te dine­ro para pagar las tari­fas de los auto­bu­ses que se requie­ren para par­tes del trayecto.

Otros migran­tes evi­ta­ron los refu­gios para tor­men­tas, don­de los tra­ba­ja­do­res huma­ni­ta­rios temen que las con­di­cio­nes de haci­na­mien­to pue­dan lle­var a un nue­vo aumen­to en los casos de coro­na­vi­rus, y se pusie­ron en camino de inmediato.

Kevin Ven­tu­ra, de 25 años, de la ciu­dad Inti­bu­ca, en el cen­tro de Hon­du­ras, rela­tó que ya había comen­za­do a con­si­de­rar migrar tras reci­bir ame­na­zas de muer­te de una pan­di­lla que bus­ca­ba reclu­tar­lo para ven­der drogas.

Cuan­do los vien­tos de Eta hicie­ron que un árbol se estre­lla­ra con­tra la casa de su fami­lia, obli­gan­do a su madre y a su abue­la a res­guar­dar­se en un refu­gio con­tra tor­men­tas, le preo­cu­pa­ba que fue­ra dema­sia­do fácil para los pan­di­lle­ros encon­trar­lo allí. Rápi­da­men­te se subió a un auto­bús que se diri­gía hacia la fron­te­ra con Guatemala.

Gio­van­ni Bas­sau, el repre­sen­tan­te regio­nal de la Agen­cia de la ONU para los Refu­gia­dos (ACNUR), dijo que ha habi­do acti­vi­dad de pan­di­llas, inclui­da la vio­len­cia y la extor­sión, den­tro de los alber­gues en ciu­da­des don­de el cri­men semior­ga­ni­za­do ha pre­va­le­ci­do mucho tiempo.

Espe­ra que la pre­ca­rie­dad gene­ra­da por los hura­ca­nes haga que estos gru­pos pros­pe­ren aún más.

«Si tie­nes una comu­ni­dad que está lide­ra­da, has­ta cier­to pun­to, por las pan­di­llas, todo lo que estás hacien­do cuan­do agre­gas refu­gios e inun­da­cio­nes es empeo­rar las cosas», indi­có Bas­sau. «No deja a la gen­te real­men­te sin otra opción más que la de huir».

Con infor­ma­ción de Reuters

FUENTE: La Jornada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *