Egip­to 2020: ale­gre­men­te al abismo

Por Hipa­tia Urabi

Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de 2020 en Egip­to pron­to con­clui­rán. Des­de hace sema­nas –inclu­so en el pue­blo más peque­ño– las calles y pla­zas han vuel­to a ser las mis­mas, con retra­tos son­rien­tes hechos con Pho­toshop de la mis­ma gen­te, como todas las veces, y con los mis­mos lemas, como siem­pre, como si nada hubie­ra cam­bia­do en este país des­de el levan­ta­mien­to de hace poco menos de una década.


Inven­ta­rio breve

La eco­no­mía está al bor­de del colap­so, la ban­ca­rro­ta, la inca­pa­ci­dad de asu­mir las deu­das, y mucho menos de pagarlas.

No exis­te estra­te­gia algu­na para afron­tar la espe­ra­da esca­sez de agua tras el fra­ca­so total de las nego­cia­cio­nes sobre la cons­truc­ción de la “Pre­sa del Rena­ci­mien­to” en Etiopía.

Apar­te de la pro­pa­gan­da y la mani­pu­la­ción de datos, no exis­te nin­gu­na estra­te­gia para con­tra­rres­tar la esca­la­da de la cri­sis de la COVID-19. Todo lo con­tra­rio; en un momen­to en que todos los paí­ses afec­ta­dos por la COVID-19 están tra­tan­do de ali­viar la car­ga eco­nó­mi­ca de la cri­sis en los estra­tos más bajos de la socie­dad a tra­vés de sub­si­dios e inyec­cio­nes finan­cie­ras, el gobierno egip­cio está aumen­tan­do los pre­cios de todos los artícu­los que las­ti­man a los débi­les, pan, elec­tri­ci­dad, com­bus­ti­ble, trans­por­te públi­co, una ava­lan­cha de nue­vos impues­tos y aumen­tos de pre­cios en todos los ser­vi­cios guber­na­men­ta­les; de la edu­ca­ción y aten­ción médi­ca ni siquie­ra que­re­mos hablar. Estas se con­vir­tie­ron en un pri­vi­le­gio de los ricos inclu­so antes de la COVID-19.

Amnis­tía Inter­na­cio­nal comien­za su infor­me de 2019 sobre Egip­to con la siguien­te introducción:

Las auto­ri­da­des se han embar­ca­do en una serie de repre­sio­nes con­tra mani­fes­tan­tes y apa­ren­tes disi­den­tes; des­de des­apa­ri­cio­nes for­za­das, deten­cio­nes masi­vas, tor­tu­ras y otros malos tra­tos has­ta el uso exce­si­vo de la fuer­za y los más estric­tos requi­si­tos de liber­tad con­di­cio­nal, espe­cial­men­te des­pués de las pro­tes­tas del 20 de sep­tiem­bre con­tra el pre­si­den­te. Las fuer­zas de segu­ri­dad detu­vie­ron y arres­ta­ron arbi­tra­ria­men­te al menos a 20 perio­dis­tas, solo por­que estos expre­sa­ron pací­fi­ca­men­te sus opi­nio­nes. Las auto­ri­da­des con­ti­nua­ron res­trin­gien­do seve­ra­men­te la liber­tad de aso­cia­ción de orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos y par­ti­dos políticos.

Las enmien­das cons­ti­tu­cio­na­les han amplia­do el papel de los tri­bu­na­les mili­ta­res en el pro­ce­sa­mien­to de civi­les y han soca­va­do la inde­pen­den­cia del sis­te­ma judicial.

Des­de las pro­tes­tas del 20 de sep­tiem­bre, la «Fis­ca­lía Supre­ma de Segu­ri­dad del Esta­do» ha orde­na­do la deten­ción de miles de per­so­nas en pri­sión pre­ven­ti­va por car­gos nebu­lo­sos de deli­tos «simi­la­res al terro­ris­mo». El uso exce­si­vo de tri­bu­na­les espe­cia­les ha dado lugar a jui­cios terri­ble­men­te injus­tos y, en algu­nos casos, a sen­ten­cias de muerte.

Con­ti­nua­ron las eje­cu­cio­nes. La tor­tu­ra es común en las cár­ce­les ofi­cia­les e infor­ma­les. Las con­di­cio­nes de cau­ti­ve­rio siguen sien­do inacep­ta­bles, a pesar de las huel­gas de ham­bre masi­vas entre los pri­sio­ne­ros. Las muje­res con­ti­núan sien­do dis­cri­mi­na­das por la ley y en la vida coti­dia­na. Has­ta aho­ra, el gobierno no ha hecho nada para pro­te­ger a las muje­res de los altos nive­les de vio­len­cia sexual y repre­sión por moti­vos de géne­ro. Las per­so­nas les­bia­nas, gays, bise­xua­les, trans­gé­ne­ro e inter­se­xua­les (LGBTI) fue­ron some­ti­das a la fuer­za a prue­bas inva­si­vas de deter­mi­na­ción anal y sexual en cau­ti­ve­rio. Doce­nas de tra­ba­ja­do­res y sin­di­ca­lis­tas han sido dete­ni­dos arbi­tra­ria­men­te y per­se­gui­dos por ejer­cer su dere­cho a la pro­tes­ta y la huel­ga. Las auto­ri­da­des han obs­trui­do los dere­chos de los cris­tia­nos a prac­ti­car libre­men­te su reli­gión cerran­do al menos 25 igle­sias y negan­do a otras muchas el per­mi­so para cons­truir o repa­rar. Refu­gia­dos y soli­ci­tan­tes de asi­lo fue­ron arres­ta­dos arbi­tra­ria­men­te y acu­sa­dos de haber entra­do o sali­do de Egip­to ile­gal­men­te.” [1]

La edu­ca­ción es la base de todo desa­rro­llo. La can­ti­dad esti­ma­da para resol­ver el pro­ble­ma del amon­to­na­mien­to de las cla­ses es de 150 mil millo­nes de libras egip­cias. ¿Qué sig­ni­fi­ca esta can­ti­dad en rela­ción con el gas­to públi­co en otras áreas?

El pri­mer minis­tro Mad­bouly ha anun­cia­do que duran­te seis años se han imple­men­ta­do pro­yec­tos guber­na­men­ta­les que cues­tan más de 4 tri­llo­nes de libras egip­cias (perió­di­co Al-Bor­sa, 11 de octu­bre de 2020), lo que sig­ni­fi­ca que la can­ti­dad reque­ri­da para desa­rro­llar la edu­ca­ción es solo del 0,004% de estos pro­ble­mas. Enton­ces, el pro­ble­ma no es la fal­ta de recur­sos, sino el mal uso y el des­per­di­cio de recur­sos. Depen­de de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social a favor de una cla­se en particular.

La deu­da exter­na de Egip­to aumen­tó casi un 12,2% en los últi­mos tres meses del año fis­cal 2019/​2020, según el ban­co cen­tral, a $ 123.490 millo­nes a fina­les de junio, en com­pa­ra­ción con $ 111.290 millo­nes de dóla­res ame­ri­ca­nos en mar­zo ante­rior, un aumen­to del 12.2 mil millo­nes de dóla­res americanos.

Debi­do a la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca impues­ta por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y el Ban­co Mun­dial a Egip­to, la tasa de pobre­za aumen­tó del 25,2% en 2010/​2011 al 26,3% en 2012/​2013 y al 27,8% en 2015, lue­go sal­tó al 32,5% en 2017/​2018, lo que sig­ni­fi­ca que 32,5 millo­nes de egip­cios son pobres según la “línea de pobre­za nacio­nal” (736 libras egip­cias al mes por per­so­na, unos 38 euros). La línea de pobre­za nacio­nal es alre­de­dor del 60% del lími­te defi­ni­do por la ONU (línea de pobre­za). [2]

La tasa de pobre­za extre­ma (Línea de pobre­za seve­ra) tam­bién dis­mi­nu­yó del 4.8% en 2010/​2011 a 4.4% en 2012/​2013, lue­go aumen­tó a 5.3% en 2015 y alcan­zó 6.2% en 2017/​2018, lo que sig­ni­fi­ca que 6,2 millo­nes de egip­cios, según la línea de pobre­za extre­ma nacio­nal 491 EGP (apro­xi­ma­da­men­te 25 €) por mes y per­so­na, son extre­ma­da­men­te pobres y no pue­den satis­fa­cer sus nece­si­da­des bási­cas. [3]

El por­cen­ta­je de pobres en el mun­do, basa­do en la línea de pobre­za extre­ma de 1,9 dóla­res ame­ri­ca­nos por per­so­na por día, cayó del 36% en 1990 al 10% en 2015, según el Ban­co Mun­dial. En con­tras­te, ha aumen­ta­do con­ti­nua­men­te en Egip­to, por lo que la tasa de pobre­za ofi­cial repor­ta­da en Egip­to es actual­men­te más de tres veces la tasa de pobre­za glo­bal. [4]

En varias oca­sio­nes, la Ini­cia­ti­va Egip­cia por los Dere­chos Per­so­na­les (EIPR en inglés) ha pedi­do al gobierno egip­cio que limi­te el uso exce­si­vo de la pena de muer­te y se adhie­ra a la pro­pues­ta de la misión egip­cia de la tri­gé­si­mo­sex­ta sesión del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos, de sus­pen­der la pena de muer­te, aun­que sea tem­po­ral­men­te, en espe­ra de un deba­te social más amplio sobre su abo­li­ción. Sin embar­go, la reali­dad de la pena de muer­te en Egip­to está empeo­ran­do. El núme­ro de per­so­nas cuya pena de muer­te se lle­vó a cabo en octu­bre de 2020 (53 per­so­nas) supera la suma de todas las eje­cu­cio­nes en los últi­mos tres años. [5]

En una esca­la­da con­tra la EIPR, el Minis­te­rio Públi­co orde­na la deten­ción del jefe de admi­nis­tra­ción. El Sr. Moha­med Bash­seer fue arres­ta­do en su casa por las fuer­zas de segu­ri­dad des­pués de la media­no­che del domin­go 15 de noviem­bre de 2020 y estu­vo rete­ni­do duran­te más de 12 horas. La deten­ción de Moha­med Basheer es un nue­vo víncu­lo en una serie de accio­nes de inti­mi­da­ción selec­ti­vas con­tra defen­so­res de los dere­chos huma­nos. Esto no está sepa­ra­do del cli­ma auto­ri­ta­rio y opre­si­vo gene­ral que afec­ta a todos los dere­chos y liber­ta­des garan­ti­za­dos cons­ti­tu­cio­nal e inter­na­cio­nal­men­te. Las acu­sa­cio­nes se basan en tér­mi­nos gene­ra­les, nebu­lo­sos y elás­ti­cos que están ancla­dos en la ley egip­cia. [6]

La Cons­ti­tu­ción de 2014

En enero de 2014, se apro­bó la nue­va cons­ti­tu­ción con una gran mayo­ría (98,1%) de los votan­tes (38,6%). Y aun­que ten­go algu­nas crí­ti­cas a algu­nos artícu­los de esta cons­ti­tu­ción (dema­sia­do espa­cio para el cle­ro y el ejér­ci­to), uno tie­ne que admi­tir obje­ti­va­men­te que esta fue la mejor cons­ti­tu­ción que Egip­to jamás ha teni­do. Esta había refle­ja­do el equi­li­brio de poder entre revo­lu­ción y con­tra­rre­vo­lu­ción de 2014. [7]

Des­afor­tu­na­da­men­te, este equi­li­brio de poder a favor de las fuer­zas demo­crá­ti­cas en ese momen­to no duró. Inme­dia­ta­men­te des­pués de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, que Sis­si ganó prác­ti­ca­men­te sin com­pe­ten­cia real, el lide­raz­go mili­tar comen­zó a des­man­te­lar la cons­ti­tu­ción. Des­pués de una marea revo­lu­cio­na­ria que comen­zó con el levan­ta­mien­to del 25 de enero de 2011, cons­truir una dic­ta­du­ra requie­re pri­me­ro el total des­pre­cio de la cons­ti­tu­ción. En par­ti­cu­lar, se des­aten­die­ron los artícu­los que garan­ti­zan las libertades.

Varias veces el pre­si­den­te Sis­si ha comen­ta­do este esta­do de cosas con su famo­sa fra­se: «Esta cons­ti­tu­ción fue redac­ta­da con inge­nuas inten­cio­nes por gen­te con bue­na volun­tad.» La «cons­truc­ción» de un par­la­men­to domes­ti­ca­do en las ins­ta­la­cio­nes de los ser­vi­cios secre­tos tomó dos años. De los 586 dipu­tados, solo 16 se han nega­do a aplau­dir la abo­li­ción total de los dere­chos demo­crá­ti­cos res­tan­tes. [8]

Aun­que nada se pue­de ocul­tar en la era digi­tal, se requie­re una ima­gen “demo­crá­ti­ca” para el mun­do exte­rior. Para ello, se per­si­guió a los votan­tes egip­cios has­ta las urnas con el láti­go, se reto­ca­ron todos los núme­ros y se movi­li­za­ron todos los medios del “ser­vi­cio públi­co” y los medios pri­va­dos para un espec­tácu­lo. En mar­zo de 2018 para la reelec­ción de Sis­si y en abril de 2019 para un refe­rén­dum sobre enmien­das constitucionales.

La pri­me­ra far­sa lla­ma­da reelec­ción mos­tró la deci­sión polí­ti­ca del gobierno de supri­mir cual­quier deba­te polí­ti­co, es decir, hacer cam­pa­ña sin nin­gún argu­men­to sobre nin­gún tema, cero dis­cu­sión en toda la socie­dad, aun­que muchos temas han des­ga­rra­do a la socie­dad has­ta el pun­to de rup­tu­ra. Esto solo es posi­ble evi­tan­do una cam­pa­ña elec­to­ral real. Y así fue como se hizo.

Los cin­co valien­tes can­di­da­tos fue­ron eli­mi­na­dos, entre arres­to y ame­na­za, inme­dia­ta­men­te des­pués de su can­di­da­tu­ra. Lue­go se sacó de la man­ga a un can­di­da­to hecho a medi­da que había hecho pro­pa­gan­da para Sis­si en su pro­pia cam­pa­ña elec­to­ral. Con una par­ti­ci­pa­ción del 41,16%, Sis­si ganó con el 97,08% y dio las gra­cias al pue­blo. [9]

La segun­da far­sa fue el refe­rén­dum para los cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les. Con una par­ti­ci­pa­ción del 44,33%, los egip­cios, supues­ta­men­te, revir­tie­ron los logros más impor­tan­tes de su cons­ti­tu­ción de hace cin­co años. De repen­te, al pre­si­den­te del Esta­do no solo se le per­mi­te per­ma­ne­cer en el car­go por dos perío­dos legis­la­ti­vos, sino que has­ta 2030, el pre­si­den­te nom­bra las jun­tas de todos los tri­bu­na­les y el Fis­cal Gene­ral, una amplia expan­sión de los pode­res de los mili­ta­res en las áreas de gobierno, eco­no­mía y jus­ti­cia mili­tar, inclu­yen­do una inmu­ni­dad com­ple­ta­men­te infun­da­da, … y mucho más. [10]

Esto suce­dió en el siguien­te escenario:

Sis­si comen­zó a cri­ti­car la cons­ti­tu­ción en extra­ñas decla­ra­cio­nes que con­tra­di­cen por com­ple­to sus decla­ra­cio­nes ante­rio­res en las que elo­gia­ba la constitución.

Los jóve­nes de la revo­lu­ción de aquel momen­to y tam­bién figu­ras públi­cas fue­ron dete­ni­dos repen­ti­na­men­te por car­gos de terro­ris­mo y mal­tra­ta­dos en las cár­ce­les. Estas per­so­nas no tie­nen abso­lu­ta­men­te nada que ver con el terro­ris­mo, pero el régi­men ha deci­di­do cas­ti­gar­los por su valen­tía de emi­tir sus opi­nio­nes. El régi­men ha per­se­gui­do dos obje­ti­vos: en pri­mer lugar, lan­zar un ata­que pre­ven­ti­vo con­tra ellos para que no se opon­gan a nin­gu­na mani­pu­la­ción de la cons­ti­tu­ción y, en segun­do lugar, dar un ejem­plo a los que se atre­van a opo­ner­se a la volun­tad de Sisi de cam­biar la constitución.

Con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia en total con­trol de los medios de comu­ni­ca­ción, en los cana­les de tele­vi­sión sólo se podían ver a hipó­cri­tas y char­la­ta­nes. Ellos exi­gie­ron direc­ta­men­te la enmien­da de la cons­ti­tu­ción, otros roga­ron al pre­si­den­te Sis­si que se man­tu­vie­ra en el car­go por perío­dos adi­cio­na­les has­ta que com­ple­ta­ra sus éxi­tos (!), mien­tras que el pro­pio pre­si­den­te anun­ció que la cons­ti­tu­ción no es un libro sagra­do y que es natu­ral que sea total­men­te com­ple­ta­da o modificada.

Los egip­cios ata­can este tea­tro absur­do con su arma más pode­ro­sa, su humor. Des­afor­tu­na­da­men­te, esto tam­po­co ya les ayu­da en esta miseria.

“Sí”

Las elec­cio­nes de 2020

Por pri­me­ra vez, las elec­cio­nes se lle­va­rán a cabo bajo una nue­va ley elec­to­ral apro­ba­da des­pués de las enmien­das cons­ti­tu­cio­na­les de 2019. El par­la­men­to egip­cio cons­ta de 568 miem­bros, 284 de los cua­les son ele­gi­dos direc­ta­men­te y 284 en lis­tas elec­to­ra­les cerra­das. El sis­te­ma de lis­tas elec­to­ra­les cerra­das impli­ca que si 4 – 5 lis­tas com­pi­ten en una cir­cuns­crip­ción, la lis­ta con mayo­ría gana todos los esca­ños, inde­pen­dien­te­men­te de cuán­tos votos hayan reci­bi­do las otras lis­tas (el gana­dor se lo lle­va todo). El pre­si­den­te de la Repú­bli­ca tie­ne dere­cho a nom­brar has­ta el 5% de los miem­bros del parlamento.

Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, que comen­za­ron su pri­me­ra fase el 24 de octu­bre y se pro­lon­ga­ron has­ta media­dos de noviem­bre de 2020, coin­ci­den con el esta­lli­do de la pan­de­mia de la COVID-19 y el estan­ca­mien­to de la eco­no­mía. En esta oca­sión, sin embar­go, se reac­ti­va el teso­ro del fon­do “Viva Egip­to” crea­do por Sis­si y se amplía con alre­de­dor de 10 mil millo­nes de libras egip­cias (aprox. 560 millo­nes de euros). Estas son las «dona­cio­nes» impues­tas a los can­di­da­tos, que reci­ben el apo­yo del apa­ra­to esta­tal, que les garan­ti­za su esca­ño en el par­la­men­to y les otor­ga la inmu­ni­dad resul­tan­te y los muchos otros privilegios.

De hecho, el pri­mer día de las elec­cio­nes, el gobierno pare­ció ins­truir e inclu­so obli­gar a los fun­cio­na­rios públi­cos a votar para aumen­tar el por­cen­ta­je de votan­tes. La «Agen­cia de Segu­ri­dad Nacio­nal» ‑ante­rior­men­te «Ser­vi­cio de Segu­ri­dad del Esta­do»- ins­tru­yó a sus redes de fami­lias nume­ro­sas, alcal­des y jefes de aldea a movi­li­zar a los votantes.

El par­ti­do extre­ma­da­men­te con­ser­va­dor y leal al par­ti­do «Futu­ro de la Nación» tenía la mayor par­te de los esca­ños en el par­la­men­to. Este tomó la ini­cia­ti­va para acep­tar a los can­di­da­tos de elec­ción direc­ta y can­di­da­tos de la lis­ta en todos los dis­tri­tos elec­to­ra­les de la repú­bli­ca. Ins­tó a todos los can­di­da­tos que qui­sie­ran uti­li­zar su apo­yo a «donar» con­tri­bu­cio­nes entre 5 y 25 millo­nes libras egip­cias, depen­dien­do de sus posi­bi­li­da­des de éxi­to. En la bata­lla com­pe­ti­ti­va, muchos han o han teni­do que supe­rar esta can­ti­dad con creces.

Dado que el úni­co cri­te­rio de inclu­sión en el gru­po de bene­fi­cia­rios es la can­ti­dad de las con­tri­bu­cio­nes finan­cie­ras, una abru­ma­do­ra mayo­ría de par­la­men­ta­rios de los ricos y super­ri­cos se for­ma­ron a expen­sas de líde­res natu­ra­les y figu­ras públicas.

Entre los can­di­da­tos de la lla­ma­da “Alian­za del Par­ti­do Patrió­ti­co” hay muchos esta­fa­do­res corrup­tos y acu­sa­dos que nece­si­tan la inmu­ni­dad par­la­men­ta­ria como cober­tu­ra para la con­ti­nua­ción de sus acti­vi­da­des ilegales.

Dine­ro polí­ti­co

En casi todos los dis­tri­tos elec­to­ra­les, el dine­ro polí­ti­co o la com­pra de votos a los pobres juga­ron un papel deci­si­vo. Esto estu­vo bien orga­ni­za­do, se lle­vó a cabo a la vis­ta, e inclu­so con la par­ti­ci­pa­ción de todas las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes. En la segun­da fase de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, el pre­cio de un voto en algu­nos dis­tri­tos de El Cai­ro alcan­zó las 500 libras egip­cias (aprox. 26 EUR) y aumen­ta­rá hacia el final de la votación.

En estas segun­das elec­cio­nes par­la­men­ta­rias des­de el derro­ca­mien­to del falle­ci­do pre­si­den­te Mor­si, se cons­ta­ta que el “dine­ro polí­ti­co” domi­nó estas elec­cio­nes, según la obser­va­ción de pren­sa y par­ti­dos, así como vídeos en redes socia­les y tam­bién mi pro­pia observación.

La pri­me­ra for­ma: dis­tri­bu­ción de dine­ro a todos los votan­tes que voten por can­di­da­tos de la “Lis­ta Patrió­ti­ca”, que inclu­ye 12 par­ti­dos lide­ra­dos por el par­ti­do ofi­cia­lis­ta “Futu­ro de la Nación”. Eso son sumas de 50 a 200 libras egip­cias (3.2 a 8.8 dóla­res ame­ri­ca­nos) de per­so­nas que se lla­man a sí mis­mas repre­sen­tan­tes de un candidato.

La segun­da for­ma de este dine­ro polí­ti­co se des­ti­nó a la dis­tri­bu­ción de cajas de ali­men­tos como arroz, azú­car, acei­te y té en las que ponía «Par­ti­do Futu­ro de la Nación«. Esto se repi­tió en las elec­cio­nes gene­ra­les de 2015 y en las elec­cio­nes al Sena­do más recien­tes, así como en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y vota­cio­nes sobre enmien­das constitucionales.

La revis­ta bri­tá­ni­ca «The Eco­no­mist» publi­có un repor­ta­je el 22 de octu­bre bajo el títu­lo «Otra fal­sa elec­ción arro­ja luz sobre los pro­ble­mas de Egip­to.» Expli­có que inclu­so para los están­da­res egip­cios, según los cua­les siem­pre se han com­pra­do votos y se han encar­ce­la­do a los can­di­da­tos de la opo­si­ción, esta “com­pe­ten­cia” en estas elec­cio­nes pare­ce com­ple­ta­men­te anti­de­mo­crá­ti­ca. El régi­men ha apar­ta­do a la mayo­ría de sus crí­ti­cos, y los can­di­da­tos solo com­pi­ten para ver quién apo­ya más al régi­men, mien­tras que los empre­sa­rios adi­ne­ra­dos están inyec­tan­do dine­ro en los par­ti­dos res­pal­da­dos por el gobierno.

The Eco­no­mist agre­gó que «algu­nas lis­tas elec­to­ra­les se han ven­di­do por millo­nes de libras egip­cias (dece­nas de miles de dóla­res), por lo que inclu­so uno de los perió­di­cos a favor del Esta­do se bur­ló de esta prác­ti­ca de pago en una cari­ca­tu­ra que mues­tra a un par­la­men­ta­rio que lle­va su pro­pia silla al par­la­men­to por­que los asien­tos son dema­sia­do caros para él.»

Lo más pro­ba­ble es que el par­ti­do «Futu­ro de la Nación» tome la ini­cia­ti­va en las elec­cio­nes de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes. En agos­to de este año, este par­ti­do obtu­vo casi las tres cuar­tas par­tes de los esca­ños elec­tos en el Sena­do, una segun­da cáma­ra crea­da en la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal y que cons­ta de 300 esca­ños, 200 de los cua­les son por elec­ción y 100 por nombramiento.

La cono­ci­da riva­li­dad polí­ti­ca que tuvo lugar en las elec­cio­nes al “Par­la­men­to Revo­lu­cio­na­rio” (2011) no se ve por nin­gún lado en las elec­cio­nes de 2020, y no hay mani­fes­ta­cio­nes fuer­tes, no más com­pe­ten­cia, des­pués de que los par­ti­dos reales fue­ron pros­cri­tos o fuer­te­men­te res­trin­gi­dos, sus miem­bros arres­ta­dos y se fun­dó un «par­ti­do de régimen».

Si la can­di­da­tu­ra es solo para los más ricos, el voto es solo para los más pobres, a quie­nes se les paga con dona­cio­nes o sobor­nos, y la cla­se media ha des­apa­re­ci­do o está cada vez más des­man­te­la­da; sur­ge un par­la­men­to con sus dos cáma­ras como expre­sión del des­equi­li­brio en la polí­ti­ca de gobierno, que incre­men­ta dra­má­ti­ca­men­te la pro­fun­di­za­ción y amplia­ción de la bre­cha entre ricos y pobres. La úni­ca razón de la rique­za es la pro­xi­mi­dad al poder polí­ti­co y para la pobre­za, la mar­gi­na­ción y la exclusión.

Al corrom­per un sis­te­ma legal ori­gi­nal­men­te pre­vis­to por la nue­va cons­ti­tu­ción como más jus­to, los nue­vos gober­nan­tes han crea­do una situa­ción deses­pe­ra­da, tan­to social­men­te, polí­ti­ca­men­te, eco­nó­mi­ca­men­te como legal­men­te. Egip­to está al bor­de del abismo.

¿Por qué Occi­den­te apo­ya al régi­men de Sisi?

El régi­men egip­cio sigue una estra­te­gia eco­nó­mi­ca que inevi­ta­ble­men­te con­du­ce a una coli­sión entre las deman­das inter­nas de demo­cra­ti­za­ción urgen­te­men­te nece­sa­rias y los intere­ses internacionales.

En otras pala­bras, el régi­men de Sisi está lle­van­do a cabo una polí­ti­ca inque­bran­ta­ble, enrai­za­da en el sis­te­ma finan­cie­ro mun­dial, para vin­cu­lar su esta­bi­li­dad con los intere­ses eco­nó­mi­cos de las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, los paí­ses occi­den­ta­les y las gran­des empresas.

Aun­que el régi­men ven­da su ima­gen inter­na­cio­nal como un baluar­te con­tra el terro­ris­mo y los flu­jos de inmi­gra­ción ile­gal, esta inter­pre­ta­ción sue­le ocul­tar su estra­te­gia eco­nó­mi­ca. Se tra­ta de una polí­ti­ca basa­da en un fuer­te endeu­da­mien­to, que invo­lu­cra a las par­tes inter­na­cio­na­les en la repre­sión prac­ti­ca­da por el régi­men y con­du­ce a la pro­fun­di­za­ción de la pola­ri­za­ción entre pobres y ricos y, por con­si­guien­te, a la des­es­ta­bi­li­za­ción y al extre­mis­mo violento.

Debi­do al fuer­te apo­yo del sis­te­ma finan­cie­ro mun­dial, el régi­men de Egip­to encuen­tra pro­tec­ción de muchas mane­ras, pero tam­bién se encuen­tra en un esta­do de extre­ma depen­den­cia (posi­ble­men­te para satis­fa­cer las deman­das subli­mi­na­les aso­cia­das a él):

  • En pri­mer lugar, la cre­cien­te depen­den­cia de los prés­ta­mos exter­nos para finan­ciar ope­ra­cio­nes guber­na­men­ta­les y gran­des pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra. Esto inclu­ye un aumen­to de los bonos del gobierno a lar­go y cor­to pla­zo y del “dine­ro calien­te”.
  • En segun­do lugar, un enor­me aumen­to en el comer­cio de armas des­de 2014, lo que con­vier­te al régi­men en el ter­cer mayor impor­ta­dor de armas del mun­do entre 2015 y 2019.
  • Por últi­mo: el alto nivel de inver­sión extran­je­ra direc­ta en el sec­tor egip­cio del petró­leo y el gas ha vin­cu­la­do las inver­sio­nes occi­den­ta­les a lar­go pla­zo a la esta­bi­li­dad del régimen.

Estos fac­to­res son direc­ta­men­te res­pon­sa­bles de la repre­sión de la pobla­ción egip­cia y cons­ti­tu­yen obs­tácu­los para la demo­cra­ti­za­ción. En últi­ma ins­tan­cia, esta estra­te­gia eco­nó­mi­ca exa­cer­ba los desa­fíos a lar­go pla­zo con efec­tos pro­fun­da­men­te des­es­ta­bi­li­za­do­res. Si las corrien­tes de capi­tal inter­na­cio­nal se uti­li­zan para finan­ciar el con­trol mili­tar de la eco­no­mía egip­cia, los apa­ra­tos de segu­ri­dad pue­den obte­ner un mayor con­trol del Esta­do, lo que en la ter­mi­no­lo­gía polí­ti­ca se lla­ma dictadura.

Egip­to depen­de en gran medi­da de la deu­da para crear for­mas de depen­den­cia finan­cie­ra entre el régi­men y las par­tes inter­na­cio­na­les. El régi­men ha pedi­do pres­ta­do gran­des sumas de dine­ro. Este fuer­te aumen­to de la deu­da ha ido acom­pa­ña­do de un incre­men­to ace­le­ra­do de las tenen­cias extran­je­ras de bonos del Esta­do a cor­to pla­zo de Egip­to, que pasa­ron de 60 millo­nes de dóla­res a media­dos de 2016 a 20.000 millo­nes de dóla­res en octu­bre de 2019. El régi­men ha podi­do atraer este capi­tal a cor­to pla­zo median­te ofer­tas de tipos de inte­rés que son las más altas de cual­quier mer­ca­do finan­cie­ro del mun­do en otros mer­ca­dos emer­gen­tes. El ren­di­mien­to de estos fon­dos, finan­cia­dos por prés­ta­mos inter­na­cio­na­les del gobierno egip­cio, alcan­zó alre­de­dor del 13% en julio de 2020. Por lo tan­to, Egip­to mere­ce el títu­lo de “Favo­ri­to de los mer­ca­dos emer­gen­tes”, como se refle­ja en la deman­da de los inver­so­res de una emi­sión de euro­bo­nos de 5.000 millo­nes de dóla­res. Este es con­si­de­ra­do el mayor gas­to públi­co en la his­to­ria de Egipto.

El endeu­da­mien­to exce­si­vo tie­ne gra­ves con­se­cuen­cias para Egip­to y la comu­ni­dad internacional:

Por una par­te, en el sis­te­ma finan­cie­ro mun­dial, exis­te una nece­si­dad urgen­te de que el sis­te­ma egip­cio sobre­vi­va, ya que de él depen­de el reem­bol­so de su ele­va­da deu­da inter­na­cio­nal. (Los egip­cios tie­nen un dicho popu­lar para ello: “La ban­ca­rro­ta ha derro­ta­do al sul­tán”, que refle­ja esta rela­ción). Por lo tan­to, el régi­men es has­ta cier­to pun­to inmu­ne a la pre­sión inter­na­cio­nal para que reduz­ca su repre­sión, por­que la tur­bu­len­cia en Egip­to ten­dría un impac­to direc­to en los ingre­sos del gobierno, lo que aumen­ta­ría la pro­ba­bi­li­dad de su incumplimiento.

En otras pala­bras, los acree­do­res inter­na­cio­na­les son, por lo tan­to, indi­rec­ta­men­te res­pon­sa­bles del uso de los fon­dos públi­cos para enri­que­cer a la éli­te mili­tar median­te pro­yec­tos de mega infra­es­truc­tu­ras. Estos pro­yec­tos son finan­cia­dos tan­to direc­ta como indi­rec­ta­men­te por los acto­res finan­cie­ros inter­na­cio­na­les (inclui­dos los alia­dos regio­na­les como los Esta­dos del Gol­fo y las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les como el FMI).

Egip­to está sacu­di­do eco­nó­mi­ca­men­te, no está bajo ame­na­za mili­tar de nin­gún país y tie­ne uno de los ejér­ci­tos más gran­des del mun­do. Por lo tan­to, por razo­nes estra­té­gi­cas mili­ta­res, no hay nece­si­dad algu­na de seguir desa­rro­llan­do su influen­cia mili­tar. Sin embar­go, el régi­men está lle­van­do a cabo una polí­ti­ca en la direc­ción opues­ta. El gas­to del régi­men en enor­mes com­pras de armas a par­tir de 2014 desem­pe­ña­rá un papel fun­da­men­tal en la con­so­li­da­ción de su red de segu­ri­dad inter­na­cio­nal. El volu­men de las impor­ta­cio­nes de armas se tri­pli­có entre 2014 y 2018 en com­pa­ra­ción con el perío­do 2009 – 2013, lo que supo­ne un aumen­to del 206%. No hay indi­cios de que la ola de com­pras de armas haya dis­mi­nui­do, ya que el régi­men man­tu­vo con­ver­sa­cio­nes con Ita­lia en junio de 2020 para con­cluir un impor­tan­te con­tra­to de com­pra de armas por valor de 9.800 millo­nes de dóla­res. La indus­tria arma­men­tis­ta occi­den­tal es la prin­ci­pal fuen­te de las armas que reci­be Egip­to. A la cabe­za de la lis­ta están Fran­cia, Ale­ma­nia, Rusia y los Esta­dos Uni­dos. Fran­cia por sí sola cubrió el 35% de las nece­si­da­des de armas del régi­men entre 2015 y 2019.

Los acuer­dos de armas inclu­yen no sólo las armas con­ven­cio­na­les, sino tam­bién la com­pra de equi­po de vigi­lan­cia y dis­po­si­ti­vos de con­trol de mul­ti­tu­des uti­li­za­dos para repri­mir direc­ta­men­te las pro­tes­tas (Ale­ma­nia). Es difí­cil veri­fi­car las fuen­tes de finan­cia­ción de estas tran­sac­cio­nes, ya que no están inclui­das en las cifras ofi­cia­les del pre­su­pues­to de defen­sa. Sin embar­go, hay prue­bas de la uti­li­za­ción de prés­ta­mos exter­nos, en par­te con este fin.

En 2015, por ejem­plo, un acuer­do de armas por valor de 5.200 millo­nes de euros, que incluía 24 avio­nes de com­ba­te Rafa­le, fue finan­cia­do en par­te por un prés­ta­mo de 3.200 millo­nes de euros del Gobierno fran­cés. Esto sig­ni­fi­ca que los con­tri­bu­yen­tes fran­ce­ses pres­ta­ron 3.200 millo­nes de euros al régi­men egip­cio, que los egip­cios pobres devol­ve­rán inclu­yen­do los intere­ses, es decir, que los fon­dos públi­cos egip­cios se gas­ta­ron para finan­ciar los bene­fi­cios de la indus­tria arma­men­tís­ti­ca francesa.

Los nego­cios de armas han hecho del régi­men uno de los prin­ci­pa­les clien­tes de los fabri­can­tes de armas occi­den­ta­les, lo que vin­cu­la efi­caz­men­te la super­vi­ven­cia o la pro­tec­ción del régi­men con los intere­ses de la indus­tria arma­men­tis­ta occidental.

En resu­men, la trans­for­ma­ción del régi­men en un impor­tan­te impor­ta­dor de armas tie­ne dos con­se­cuen­cias prin­ci­pa­les para la opre­sión del pue­blo egip­cio por su régi­men y la inuti­li­dad de los esfuer­zos huma­ni­ta­rios inter­na­cio­na­les para demo­cra­ti­zar Egipto:

En pri­mer lugar, el enre­do y la res­pon­sa­bi­li­dad de los paí­ses occi­den­ta­les y su indus­tria arma­men­tís­ti­ca, como prin­ci­pal pro­vee­dor de vigi­lan­cia y con­trol de masas, en la supre­sión de las pro­tes­tas populares.

En segun­do lugar: el poten­cial de los paí­ses occi­den­ta­les para con­de­nar y hacer fren­te a las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos que­da así auto­má­ti­ca­men­te eliminado.

Hay un ejem­plo muy tris­te y escla­re­ce­dor de esto, jun­to con otros innu­me­ra­bles: Ita­lia siguió sumi­nis­tran­do armas al régi­men egip­cio, inclu­so des­pués de que en diciem­bre de 2018 sur­gie­ran sos­pe­chas de que cin­co miem­bros de las fuer­zas de segu­ri­dad egip­cias esta­ban impli­ca­dos en la tor­tu­ra y la muer­te del estu­dian­te ita­liano Giu­lio Rege­ni en 2016. Esta fun­da­da sos­pe­cha ha sido corro­bo­ra­da por una peti­ción ofi­cial de la fis­ca­lía ita­lia­na. Sin embar­go, las ven­tas de armas ita­lia­nas a Egip­to se tri­pli­ca­ron en 2019, y los acuer­dos de armas pre­vis­tos entre Ita­lia y Egip­to para 2020 ascien­den a 11.000 millo­nes de euros

Este flu­jo con­ti­nuo de armas pro­ce­den­tes de Ita­lia lle­vó a Human Rights Watch a pedir el fin de la ven­ta de armas ita­lia­nas a Egip­to, de acuer­do con la preo­cu­pa­ción de que estas armas estu­vie­ran faci­li­tan­do un com­por­ta­mien­to auto­ri­ta­rio. Los paí­ses occi­den­ta­les, entre ellos Ita­lia, per­mi­ten al régi­men egip­cio prac­ti­car una seve­ra repre­sión de mane­ra que sólo aumen­ta la pola­ri­za­ción polí­ti­ca, redu­ce las pers­pec­ti­vas de demo­cra­ti­za­ción y con­cen­tra todo el Esta­do en las manos de las fuer­zas de seguridad.

Otros fac­to­res de la tole­ran­cia de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal a las con­di­cio­nes anti­de­mo­crá­ti­cas en Egip­to son el aumen­to de la inver­sión extran­je­ra direc­ta en el sec­tor egip­cio del petró­leo y el gas. El régi­men egip­cio es actual­men­te el pri­mer obje­ti­vo de la inver­sión extran­je­ra direc­ta en Áfri­ca. El valor de estas inver­sio­nes alcan­zó los 9.000 millo­nes de dóla­res en 2019. La mayor par­te de las inver­sio­nes se rea­li­zan en el sec­tor del petró­leo y el gas, que reci­bió un gran impul­so tras el des­cu­bri­mien­to del yaci­mien­to de gas Zohr en 2015, el mayor de Egip­to y del Mediterráneo.

El cam­po Zohr es pro­pie­dad con­jun­ta de la empre­sa esta­tal ita­lia­na Eni, BP (GB) y Russ­neft (Rusia). La par­ti­ci­pa­ción de la com­pa­ñía Eni es del 50%. La inver­sión total de Eni en este sec­tor entre 2015 y 2018 ascen­dió a 13.000 millo­nes de dóla­res. Estas inver­sio­nes extran­je­ras en cons­tan­te aumen­to en el sec­tor del petró­leo y el gas refle­jan una polí­ti­ca deli­be­ra­da del régi­men. El 31 de agos­to el pre­si­den­te Sisi anun­ció su apo­yo a la expan­sión de las inver­sio­nes de Eni. En vis­ta de estas inver­sio­nes, las empre­sas ener­gé­ti­cas inter­na­cio­na­les tie­nen un mayor inte­rés en la super­vi­ven­cia del régi­men egip­cio, por lo que las inver­sio­nes de miles de millo­nes están vin­cu­la­das a la con­ti­nui­dad del régimen.

Como resul­ta­do de esta polí­ti­ca cal­cu­la­da, el régi­men se con­vier­te en el prin­ci­pal bene­fi­cia­rio de la trans­fe­ren­cia de rique­za a la éli­te mili­tar. Las cla­ses media y baja, los ciu­da­da­nos comu­nes de este esta­do, se que­dan al mar­gen y no se bene­fi­cian de los enor­mes flu­jos finan­cie­ros. La éli­te mili­tar acu­mu­la bene­fi­cios a tra­vés de los intere­ses de los prés­ta­mos, los nego­cios de armas, la corrup­ción en los – en su mayo­ría derro­cha­do­res e inne­ce­sa­rios- mega pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra y los ingre­sos del petró­leo y el gas, mien­tras que la deu­da nacio­nal es finan­cia­da por el con­tri­bu­yen­te egipcio.

Por lo tan­to, es evi­den­te que las exi­gen­cias huma­ni­ta­rias inter­na­cio­na­les de demo­cra­ti­za­ción cho­can con los intere­ses finan­cie­ros inter­na­cio­na­les, que a su vez, con su abun­dan­te apo­yo, ase­gu­ran la super­vi­ven­cia del régi­men de injus­ti­cia egipcio.

Últi­mo comentario

Hoy, 28 de noviem­bre de 2020, dos men­sa­jes nos lle­ga­ron casi simultáneamente:

– DER SPIEGEL onli­ne: Cruz Fede­ral al Méri­to por ser­vi­cios cues­tio­na­bles: el ex emba­ja­dor de Egip­to reci­bió la más alta dis­tin­ción de Ale­ma­nia. Pero no sólo repre­sen­ta­ba a un régi­men repre­si­vo, apa­ren­te­men­te tenía un espía en la Ofi­ci­na Fede­ral de Prensa…

– El Con­se­jo de los Cole­gios de Abo­ga­dos de Euro­pa (CCBE) otor­ga su Pre­mio de Dere­chos Huma­nos 2020 a sie­te abo­ga­dos egip­cios que se encuen­tran actual­men­te en pri­sión por tiem­po inde­fi­ni­do y sin el debi­do proceso…

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo el pro­fun­do abis­mo que exis­te entre la Euro­pa ofi­cial y la Euro­pa humana.

No hay nece­si­dad de hacer más comen­ta­rios en este momento.

Notas

[1] https://​www​.amnesty​.org/​e​n​/​c​o​u​n​t​r​i​e​s​/​m​i​d​d​l​e​-​e​a​s​t​-​a​n​d​-​n​o​r​t​h​-​a​f​r​i​c​a​/​e​g​y​p​t​/​r​e​p​o​r​t​-​e​g​y​pt/

[2] https://​www​.mda​-press​.net/​a​r​t​/​3​148

[3] https://​www​.mda​-press​.net/​a​r​t​/​3​148

[4] https://​www​.mda​-press​.net/​a​r​t​/​3​148

[5] https://​eipr​.org/

[6] https://​eipr​.org/

[7] https://​cutt​.ly/​8​h​d​m​W9c 

[8] https://​www​.face​book​.com/​t​a​k​a​t​o​l​2​5​.​30/

[9] Neue Züri­cher Zei­tung ENTREVISTA, Daniel Stein­vorth, El Cai­ro 27 de mar­zo de 2018,

[10] https://​www​.bbc​.com/​a​r​a​b​i​c​/​m​i​d​d​l​e​e​a​s​t​-​4​8​0​2​9​751

Tra­du­ci­do por Miguel Álva­rez Sánchez

Fuen­te: Tlax­ca­la Internacional

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *