Cuba. La rebel­día zanjonera

Por Enri­que Ubie­ta, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 9 de diciem­bre de 2020

Foto: Ricar­do López Hevia

La incon­for­mi­dad o la rebel­día son con­sus­tan­cia­les a la juven­tud, y son bien­ve­ni­das. Pero no pue­den ser con­du­ci­das a la defen­sa sola­pa­da del colo­nia­lis­mo. Hoy no es posi­ble ser anti­co­lo­nia­lis­ta (antim­pe­ria­lis­ta) si no se es socia­lis­ta. La mayor here­jía de la his­to­ria cuba­na, la rebel­día mayor, es su Revo­lu­ción anti­co­lo­nial y socialista

La incon­for­mi­dad o la rebel­día a secas pue­de ser con­du­ci­da con­tra sí mis­ma. Los cuba­nos que se alza­ron con­tra Batis­ta se auto­per­ci­bían como rebel­des y el ejér­ci­to que cons­ti­tu­ye­ron fue adje­ti­va­do de esa mane­ra. El perió­di­co de la juven­tud cuba­na se nom­bró Rebel­de. Pero la rebel­día alcan­zó, en esos hom­bres y muje­res, su coto más alto: se hizo revo­lu­cio­na­ria. El capi­ta­lis­mo es exper­to en impe­dir­lo, no mete sus manos, pero ama­rra al indi­vi­duo recién lle­ga­do a la vida adul­ta en los códi­gos de una exis­ten­cia cuyo éxi­to mayor es la acu­mu­la­ción material.

No tie­ne que ser de mane­ra explí­ci­ta: hay cana­les que dre­nan sus aguas en el cau­ce cen­tral. Con pacien­cia y cons­tan­cia –y una maqui­na­ria mediá­ti­ca que reci­cla los fra­ca­sos en la cons­truc­ción de otro mun­do mejor y nece­sa­rio, y que inclu­ye la indus­tria del entretenimiento­», ha reubi­ca­do la zona de pres­ti­gio inte­lec­tual (que en los años 60 y 70 del siglo pasa­do estu­vo en la entre­ga a un ideal colec­ti­vo de jus­ti­cia social), en el espa­cio hoga­re­ño, o en la rei­vin­di­ca­ción de con­sig­nas abs­trac­tas que solo tie­nen con­cre­ción en la con­ve­nien­cia personal.

El sis­te­ma esti­mu­la y glo­ba­li­za la rebel­día que irrum­pe sin pro­gra­ma, por­que pue­de ser útil o ino­cua: se cer­ca y des­oye a los indig­na­dos –cuan­do ame­na­zan el sta­tus quo– para que se con­su­man, día tras día, en su pro­pio fue­go, has­ta que el vien­to reco­ja las ceni­zas; o alien­ta y finan­cia a los incon­for­mes de gobier­nos incó­mo­dos o incon­ve­nien­tes al impe­ria­lis­mo, para que derri­ben a sus gober­nan­tes. En ambos casos no es nece­sa­rio un pro­gra­ma, su ausen­cia es un requi­si­to indispensable.

Pero los segun­dos serán esti­mu­la­dos con fra­ses gran­di­lo­cuen­tes: es «un día his­tó­ri­co», dirán, y los inge­nuos rebel­des cree­rán que son ellos los que hacen la his­to­ria. Por­que, des­de lue­go, sí exis­te un pro­gra­ma: el del impe­ria­lis­mo, que es el de la domi­na­ción. El crí­ti­co y cura­dor de arte Hel­mo Her­nán­dez insis­te en un dato de suma impor­tan­cia: la Revo­lu­ción cuba­na man­tie­ne su vigen­cia por­que tie­ne un sus­tra­to anti­co­lo­nial. Cuba es la demos­tra­ción de que es posi­ble ven­cer a los colo­nia­lis­tas de vie­jo y nue­vo cuño (inclu­so a 90 millas de sus cos­tas). Cuba es una espe­ran­za para la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción mundial.

Recuer­do que en los pri­me­ros años del nue­vo siglo, un escri­tor naci­do en Cuba man­ci­lla­ba la ban­de­ra cuba­na en un per­for­man­ce dis­fra­za­do de arte. Es lo mis­mo que hace Ote­ro Alcán­ta­ra. No hay nove­dad en ello, como no la hubo antes. Son ges­tos que inten­tan «sua­vi­zar» el sig­ni­fi­ca­do de la Nación, debi­li­tar sus fron­te­ras sim­bó­li­cas. En esa línea de actua­ción se ubi­can –por más que ellos no lo sepan – , los delin­cuen­tes paga­dos para man­char con tin­ta roja los bus­tos de José Martí.

El pasa­do 4 de diciem­bre, Par­do Lazo, el pri­me­ro de estos pro­fa­na­do­res, publi­có un artícu­lo en Ciber­cu­ba, uno de los medios finan­cia­dos por agen­cias fede­ra­les esta­dou­ni­den­ses, cuyo títu­lo, En defen­sa del Zan­jón, podría ser obje­ta­do por cual­quier esco­lar cubano, pero nos per­mi­te avan­zar en la com­pren­sión del pro­gra­ma impe­ria­lis­ta (anti­mar­tiano). Su autor-voce­ro, dice: «En el Zan­jón ganó obvia­men­te el ver­bo y per­dió omi­no­sa­men­te la vio­len­cia. En más de un sen­ti­do, el Zan­jón fue la cuna fecun­da de nues­tra demo­cra­cia. José Mar­tí, un hom­bre que no creía en el sufra­gio uni­ver­sal, y que fun­gía como repre­sen­tan­te de ter­ce­ros paí­ses en los Esta­dos Uni­dos (de hecho, voce­ro de tira­nías extran­je­ras), le temía más a la sabi­du­ría del Zan­jón que a su pro­pio sui­ci­dio súbi­to en Dos Ríos».

Mi inten­ción no es refu­tar un tex­to que pare­ce un ejer­ci­cio docen­te para que los estu­dian­tes de secun­da­ria lo des­gua­cen. El pun­to al que quie­ro lle­gar es este: los de la casa de San Isi­dro, para­dó­ji­ca­men­te, han uti­li­za­do con des­fa­cha­tez el sím­bo­lo de Bara­guá para recha­zar el encuen­tro de los artis­tas cuba­nos con las auto­ri­da­des de Cul­tu­ra. Pero olvi­dan algo ele­men­tal: el Zan­jón fue un pac­to de paz entre los colo­ni­za­dos y la metró­po­lis, no un diá­lo­go entre cuba­nos. ¿Fue aca­so un acto de rebel­día con­tra lo esti­pu­la­do por la Repú­bli­ca en Armas? Qui­zá. Esa es la rebel­día mani­pu­la­da con­tra la Rebel­día. Y los de la casa de San Isi­dro o de Tío Sam Isi­dro, se mue­ven en el carro del Encar­ga­do de Nego­cios de la Emba­ja­da yan­qui, reci­ben sus dine­ros e ins­truc­cio­nes. La «cuna fecun­da de la demo­cra­cia» que año­ran, según Par­do Lazo, se resu­me en el Zan­jón, es decir, en un pac­to de paz sin inde­pen­den­cia con la metró­po­lis, espa­ño­la o estadounidense.

La incon­for­mi­dad o la rebel­día son con­sus­tan­cia­les a la juven­tud, y son bien­ve­ni­das. Pero no pue­den ser con­du­ci­das a la defen­sa sola­pa­da del colo­nia­lis­mo. Hoy no es posi­ble ser anti­co­lo­nia­lis­ta (antim­pe­ria­lis­ta) si no se es socia­lis­ta. La mayor here­jía de la his­to­ria cuba­na, la rebel­día mayor, es su Revo­lu­ción anti­co­lo­nial y socialista.

Fuen­te: Granma

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *