Vene­zue­la. Y sin embar­go se mueve

Por Pablo Jofre Leal. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de diciem­bre de 2020.

Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en Vene­zue­la, el even­to elec­to­ral núme­ro 25 en estas dos déca­das de gobier­nos boli­va­ria­nos, se ha desa­rro­lla­do con ple­na nor­ma­li­dad y con resul­ta­dos que ava­lan el apo­yo a las hues­tes cha­vis­tas, en un mar­co de una emer­gen­cia sani­ta­ria y la his­to­ria de este tipo de elec­cio­nes en Vene­zue­la, que tie­nen menos con­vo­ca­to­ria que las pre­si­den­cia­les y de gobernadores.

El pro­ce­so elec­to­ral y el lan­ce par­ti­cu­lar se ha con­cre­ta­do, y esto debe ser una línea de aná­li­sis fun­da­men­tal, en un mar­co eco­nó­mi­co de gue­rra con­tra el pue­blo vene­zo­lano, más allá de las cifras exhi­bi­das. Para la opo­si­ción extre­mis­ta, si la par­ti­ci­pa­ción hubie­se sido cer­ca­na al 20% habla­rían de fra­ca­so cha­vis­ta y que su lla­ma­do a la abs­ten­ción resul­tó. Si la asis­ten­cia a las urnas hubie­se sido mayor a 40% de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, la acu­sa­ción hubie­se sido que el gobierno ama­ñó estas elec­cio­nes. Todo sir­ve, para que los hijos putati­vos de Washing­ton sigan alen­tan­do polí­ti­cas de máxi­ma pre­sión con­tra su pro­pio país.

Elec­cio­nes en un esce­na­rio difícil

Con el 85% de las mesas escru­ta­das a las 02:33 horas de la maña­na, hora de Vene­zue­la, según datos entre­ga­dos por la pre­si­den­ta del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (CNE). Indi­ra Alfon­zo, la par­ti­ci­pa­ción se ele­vó sobre el 31%. El Cha­vis­mo, agru­pa­do en el Gran Polo Patrió­ti­co obtu­vo 67,6% del total de los votos. Segui­do por la Coa­li­ción Alian­za Demo­crá­ti­ca, Comi­té de Orga­ni­za­ción Polí­ti­ca Elec­to­ral Inde­pen­dien­te, Cam­bie­mos Movi­mien­to Ciu­da­dano, Avan­za­da Pro­gre­sis­ta, y El Cam­bio, con un 17,6% y el PCV con el 2,73 “ha triun­fa­do la paz” afir­mó Indi­ra Alfon­zo. Duran­te la jor­na­da elec­to­ral, el pre­si­den­te Madu­ro había seña­la­do “Nace una nue­va Asam­blea Nacio­nal, nace una nue­va espe­ran­za, un gran cam­bio, y yo me pon­go al ser­vi­cio de esa nue­va Asam­blea Nacio­nal, vie­ne mucho tra­ba­jo. Fue­ron cin­co años nefas­tos, de fra­ca­so. Ellos pidie­ron y tra­je­ron san­cio­nes eco­nó­mi­cas” en una labor des­es­ta­bi­li­za­do­ra de luna opo­si­ción, que fue mayo­ría en la Asam­blea Nacio­nal duran­te un lustro.

Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del día 6 de diciem­bre se dan en un esce­na­rio pan­dé­mi­co, de pro­ble­mas de dis­tri­bu­ción de com­bus­ti­ble, acce­so a bie­nes, que en cual­quier otra par­te menos Vene­zue­la hubie­se sig­ni­fi­ca­do des­alien­to. Y sin embar­go, Vene­zue­la se mue­ve “eppur si muo­ve” y que nos hace excla­mar jubi­lo­sos, que el muer­to que vos matas­teis (al que le gus­ta­ría haber ase­si­na­do al impe­rio) goza de bue­na salud. Vein­te millo­nes de ciu­da­da­nos en con­di­cio­nes de votar y don­de hacer­lo es un dere­cho, pero no una obli­ga­ción, lla­ma­do a las urnas para defi­nir los 277 car­gos de la Asam­blea Nacio­nal, en elec­cio­nes legis­la­ti­vas que reno­va­ron este par­la­men­to que esta­ba en manos de la dere­cha y don­de 14.400 can­di­da­tos de 107 orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas pos­tu­la­ron can­di­da­tos. Cifras que dan mues­tras del fra­ca­so opo­si­tor ultra­de­re­chis­ta en su lla­ma­do a abs­te­ner­se, a pesar de con­tar con toda la polí­ti­ca de máxi­ma pre­sión que Esta­dos Uni­dos ha desa­rro­lla­do des­de el año 1999 a la fecha.

Una elec­ción que ha dado mues­tras más que evi­den­tes de la obse­cuen­cia de una opo­si­ción ultra­de­re­chis­ta, inca­paz de pen­sar con cabe­za pro­pia, suje­ta a los afa­nes y pla­nes de Washing­ton, sin pro­gra­ma ni dis­cur­so pro­pio y que sim­ple­men­te ha sido el bra­zo eje­cu­tor de las polí­ti­cas des­es­ta­bi­li­za­do­ras con­tra su pro­pio país. Pla­nes fra­gua­dos, inclu­so ata­ques con mer­ce­na­rios extran­je­ros, mol­dea­das por líde­res extre­mis­tas al ampa­ro de la alian­za y el apo­yo teji­do con la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y su círcu­lo más extre­mis­ta como es el Gru­po de Lima, gobier­nos euro­peos y en for­ma prin­ci­pa­lí­si­ma, en el sos­tén polí­ti­co, eco­nó­mi­co, mili­tar y diplo­má­ti­co pro­por­cio­na­do por Esta­dos Uni­dos. Esto ha per­mi­ti­do la crea­ción de un gru­po polí­ti­co opo­si­tor sin base en Vene­zue­la, que habla y quie­re deci­sio­nes sobre este país y dota­do de cien­tos de millo­nes de dóla­res, empu­jan­do el carro de la des­es­ta­bi­li­za­ción en la nación sud­ame­ri­ca­na. Trai­ción pura y dura.

Es impor­tan­te dar cuen­ta, que las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias nun­ca han sido tan atrac­ti­vas en su con­vo­ca­to­ria, como sí lo son las pre­si­den­cia­les y las de gober­na­do­res, que sue­len atraer en for­ma masi­va a la pobla­ción. Ade­más, recor­de­mos, en un sis­te­ma con voto volun­ta­rio. Esto no como ele­men­to jus­ti­fi­can­te res­pec­to a la can­ti­dad de votan­tes que asis­tie­ron a estas elec­cio­nes del 6 de diciem­bre del año 2020. Opi­nión que ade­más, intere­sa­da­men­te pro­vie­nen de los mis­mo que han gas­ta­do ener­gía y millo­nes de dóla­res, para impe­dir el desa­rro­llo de esta elec­ción, como es el caso de la Unión Euro­pea, el Gru­po de Lima y la OEA, negán­do­se inclu­so a asis­tir como obser­va­do­res. Un jue­go y una labor de zapa que fracasó.

En Vene­zue­la, toman­do en cuen­ta esta influen­cia mal­sa­na de la OEA, recor­de­mos, que des­de el año 1958 cuan­do ocu­rre la caí­da de Pérez Jimé­nez, la OEA no par­ti­ci­pó más que un par de oca­sio­nes como obser­va­do­ra en las elec­cio­nes vene­zo­la­nas. Siem­pre ha exis­ti­do des­con­fian­za con rela­ción a este orga­nis­mo. Inclu­so el año 1962 cuan­do fue expul­sa­da Cuba, par­ti­dos polí­ti­cos vene­zo­la­nos lla­ma­rón a salir­se de este orga­nis­mo, que mar­có un fuer­te deba­te y la posi­bi­li­dad cier­ta de haber aban­do­na­do este minis­te­rio de colo­nias esta­dou­ni­den­se. Una rela­ción con la OEA mar­ca­da por la desconfianza.

La opo­si­ción, en estos 21 años, en cada elec­ción ha toma­do los dis­cur­sos del pre­si­den­te Chá­vez como par­te de los suyos, mol­dean­do sus ideas a lo que no cree, como mues­tra de sus­tan­cia pro­po­si­ti­va. Las elec­cio­nes en Vene­zue­la se ganan en las calles, no en los esce­na­rios tele­vi­si­vos, sino que allí don­de está la gen­te y eso expli­ca la gran lle­ga­da del men­sa­je cha­vis­ta, a pesar de sus difi­cul­ta­des. El pue­blo cha­vis­ta resis­te el doble­gar­se ante las ideas y con­duc­tas de intro­mi­sión extran­je­ra, del entre­guis­mo opo­si­tor ultra­de­re­chis­ta. El men­sa­je opo­si­tor y sus alia­dos han voci­fe­ra­do que estas elec­cio­nes son ile­gi­ti­mas, sin dar prue­ba algu­na ni fun­da­men­to váli­do, para des­co­no­cer su inca­pa­ci­dad de ven­cer al cha­vis­mo. A pesar de los cien­tos de millo­nes de dóla­res pues­tos al ser­vi­cio de esa dere­cha más extre­ma, que ha reci­bi­do inclu­so los bene­fi­cios del expo­lio de empre­sas estra­té­gi­cas vene­zo­la­nas, depó­si­tos en ban­cos euro­peos, los rédi­tos de empre­sas como Cit­go en Esta­dos Uni­dos. Apo­yo polí­ti­co, diplo­má­ti­co, pleno acce­so a los medios de infor­ma­ción don­de sus men­sa­jes des­es­ta­bi­li­za­do­res se entre­gan día a día en todos los hora­rios. Todo aque­llo ha sido un fias­co, un daño a la socie­dad, por supues­to, es inne­ga­ble peor un fias­co para sus pro­pó­si­tos políticos.

Los vene­zo­la­nos saben muy bien que las elec­cio­nes no son per­fec­tas pero, y cito en ello la idea expre­sa­da por un diplo­má­ti­co de la nación sud­ame­ri­ca­na, quien sos­tie­ne que “en una hipo­té­ti­ca per­fec­ción igual­men­te se bus­ca­rá cual­quier excu­sa para negar a Vene­zue­la su legí­ti­mo dere­cho a la sobe­ra­nía, a su dig­ni­dad, por­que este es un pro­ble­ma polí­ti­co, con un mode­lo al que se quie­re des­truir como se hizo con Allen­de, Bishop, Joao Gou­lart, Arbenz, entre otros. Haga lo que haga Vene­zue­la no se acep­ta­ran estas elec­cio­nes. Pero esa con­duc­ta tie­ne su corre­la­to con el pro­fun­do sen­ti­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta que exis­te en el pue­blo venezolano”

Estas elec­cio­nes mos­tra­ron la par­ti­ci­pa­ción de varios blo­ques (2) y la con­so­li­da­ción de lide­raz­gos polí­ti­cos muy cla­ros: tan­to de la izquier­da menos cer­ca­na al cha­vis­mo, que en esta oca­sión se pre­sen­ta por pri­me­ra vez bajo el nom­bre de la Alian­za Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria (APR) lide­ra­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta, cons­ti­tui­da por otras sie­te orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas ubi­ca­das en la opo­si­ción de izquier­da, las cua­les se rei­vin­di­can mar­xis­tas, socia­lis­tas, cha­vis­tas y trots­kis­tas. Tam­bién apa­re­ce la demo­cra­cia cris­tia­na, social­de­mó­cra­tas que son una cla­ra demos­tra­ción de la pro­fun­di­za­ción y la visi­bi­li­dad de la demo­cra­cia en Vene­zue­la. Nom­bres como el de Teo­do­ro Pet­koff (Movi­mien­to al Socia­lis­mo), la reapa­ri­ción de Eduar­do Fer­nán­dez Jimé­nez, Clau­dio Fer­mín, líder del movi­mien­to Solu­cio­nes. En este últi­mo nom­bre sus opi­nio­nes van por el lado de com­ba­tir la pola­ri­za­ción polí­ti­ca actual; bajo la pre­mi­sa de no empe­ñar­se en derro­tar al Gobierno, sino en con­cen­trar­se en la socie­dad, en la gen­te. Suma­mos tam­bién a Avan­ce por el Cam­bio la orga­ni­za­ción polí­ti­ca de mayor tama­ño, lide­ra­da por Hen­ri Fal­cón, ex mili­tan­te cha­vis­ta has­ta el año 2009 y ex gober­na­dor del esta­do de Lara.

El movi­mien­to Uni­dad y Cam­bio, fun­da­do por el vete­rano diri­gen­te social­cris­tiano Eduar­do Fer­nán­dez y diri­gi­do por Mer­ce­des Mala­vé, ade­más de otros peque­ños gru­pos de la demo­cra­cia cris­tia­na fue­ron par­te tam­bién de esta elec­ción. Como tam­bién el pas­tor evan­gé­li­co Javier Ber­tuc­ci. Los gru­pos men­cio­na­dos han sido cali­fi­ca­dos, como no, de trai­do­res y des­es­ta­bi­li­za­do­res, por par­te de la opo­si­ción más extre­ma acu­sán­do­los de obs­truir la “labor de Guai­dó” y de ser dema­sia­do com­pla­cien­tes con el gobierno de Madu­ro. A pesar de esas crí­ti­cas, estos diri­gen­tes que han sido par­te del pro­ce­so elec­to­ral, han defen­di­do los espa­cios ins­ti­tu­cio­na­les, inclu­yen­do el uso del voto, lle­gar a acuer­dos con el cha­vis­mo que per­mi­ta tomar medi­das y encau­zar cami­nos para salir de la cri­sis. Un gru­po opo­si­tor cen­tra­do, ale­ja­do del extre­mis­mo con ape­lli­dos como López, Guai­dó, Bor­ges o Macha­do. La opo­si­ción menos ter­mo­cé­fa­la desea dina­mi­zar esfuer­zos en la emer­gen­cia social más que el cam­bio polí­ti­co inme­dia­to. Una pos­tu­ra prag­má­ti­ca y que per­mi­te lle­gar a acuerdos.

Este aire menos vicia­do, a pesar que muchos de los nom­bres lle­va­ban fue­ra de la polí­ti­ca acti­va varios años, es un vien­to lozano, nece­sa­rio. Líde­res de esa cate­go­ría y reco­no­ci­mien­to al inte­grar­se a la lucha polí­ti­ca, le dan ese fres­cor a la polí­ti­ca vene­zo­la­na, que per­mi­tan visua­li­zar los pró­xi­mos cin­co años con una asam­blea nacio­nal, que sir­va como res­pi­ra­de­ro de fuer­tes ten­sio­nes pero, sobre todo de un hemi­ci­clo que entre­gue pro­pues­tas, que tra­ba­je por una Vene­zue­la uni­fi­ca­da, en torno al recha­zo abso­lu­to a la inter­ven­ción impe­rial y a su polí­ti­ca de máxi­ma presión.

Opo­si­ción extre­mis­ta y fascista

Estas son elec­cio­nes fun­da­men­ta­les, un par­te agua, entre un esti­lo de hacer polí­ti­ca inclu­si­va, demo­crá­ti­ca, de lla­mar a favo­re­cer la sobe­ra­nía y la inde­pen­den­cia, con­tra ese otro esti­lo retró­gra­do, fas­cis­toi­de, ejem­pli­fi­ca­do por los extre­mis­tas Leo­pol­do López, Juan Guai­dó, Anto­nio Ledez­ma, Julio Bor­ges, María Cori­na Macha­do, sin sus­tra­to polí­ti­co popu­lar. Esta opo­si­ción que está en una nebu­lo­sa ideo­ló­gi­ca y de con­duc­ta, que mues­tra inte­rro­gan­tes nece­sa­rias de resol­ver. Los 27 par­ti­dos opo­si­to­res que con­for­man la Mesa de la Uni­dad Demo­crá­ti­ca acor­da­ron, uná­ni­me­men­te, no par­ti­ci­par, ele­van­do denun­cias de irre­gu­la­ri­da­des en la pla­ni­fi­ca­ción de los comi­cios y un «frau­de elec­to­ral”. Esa for­ma de hacer polí­ti­ca no sir­ve, no gene­ra adhe­sión y deben optar por ter­mi­nar con esa vía de con­duc­ta beli­cis­ta des­truc­ti­va, don­de no impor­ta Vene­zue­la, sino los intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos foráneos.

Una opo­si­ción que es con­du­ci­da cual cie­go por un laza­ri­llo impe­rial, que cen­tra sus crí­ti­cas con­tra el gobierno vene­zo­lano, sig­na sus ata­ques ya sea por el nivel de par­ti­ci­pa­ción o que no pudie­ron par­ti­ci­par de estas elec­cio­nes. Si tan­to les preo­cu­pa­ba la abs­ten­ción y salu­dan, según ellos, el alto núme­ro de per­so­nas que no par­ti­ci­pa­ron, por qué no lo hicie­ron, por qué no fue­ron par­te de este pro­ce­so, tal vez hubie­sen gana­do un gran núme­ro de asien­tos par­la­men­ta­rios. Si seña­lan, que como opo­si­ción no par­ti­ci­pa­rían, deben infor­mar con hones­ti­dad y decir que sólo una par­te de la opo­si­ción – la más extre­ma y corrup­ta pero que sue­le acu­sar de ello a sus riva­les – es la que no par­ti­ci­pó de esta elección.

Esta con­duc­ta me recuer­da lo que el pen­sa­dor y filó­so­fo ita­liano Nor­ber­to Bob­bio ense­ña­ba res­pec­to a esas men­ta­li­da­des y hábi­tos tota­li­ta­rios y que nos lle­va a cali­fi­car a esta opo­si­ción extre­mis­ta como una opo­si­ción fas­cis­ta: “el fas­cis­ta habla todo el tiem­po de corrup­ción. Lo hizo en Ita­lia en 1922, en Ale­ma­nia en 1933 y en Bra­sil en 1964. Acu­sa, insul­ta, agre­de, como si fue­ra puro y hones­to. Pero el fas­cis­ta es sólo es sólo un cri­mi­nal, un soció­pa­ta que per­si­gue una cerre­ra polí­ti­ca. En el poder, no vaci­la en tor­tu­rar, vio­lar, robar sus per­te­nen­cias, su liber­tad y sus dere­chos. Más que corrup­ción, el fas­cis­ta prac­ti­ca la maldad”

La extre­ma dere­cha en Vene­zue­la, ese fas­cis­mo des­cri­to por Bob­bio desea­ba que el país se sumie­ra en un desas­tre pan­dé­mi­co y les lle­gó el 6 de diciem­bre sin que sus deseos se con­cre­ta­ran. Inclu­so reci­bie­ron infor­ma­ción y espe­ran­zas del coman­do Sur que los hizo creer que la cri­sis por el Covid 19 sería el empu­jón para sacar a Madu­ro. Nada de eso suce­dió y lle­ga­ron a las defi­ni­cio­nes polí­ti­cas sin pro­gra­mas, sin dis­cur­so, sin uni­dad e invo­can­do sus ideas y pero­ra­tas, que de cró­ni­cas lle­gan a ser enfer­mi­zas: frau­de, abs­ten­ción, Vene­zue­la no es un país demo­crá­ti­co, la opo­si­ción está some­ti­da a vio­la­cio­nes a sus dere­chos. No hay liber­tad de pren­sa, los cuba­nos han inva­di­do el país, hemos entre­ga­do el oro y ¡¡¡ bla bla bla bla¡!! La opo­si­ción extre­mis­ta se ha juga­do por la satu­ra­ción comu­ni­ca­cio­nal, el ata­que polí­ti­co, ali­men­ti­cio, tec­no­ló­gi­co, aumen­to de medi­das san­cio­na­to­rias, todo un tra­ba­jo deseo­so de vol­ver a con­tro­lar el país y sus rique­zas energéticas.

Una opo­si­ción des­ver­gon­za­da, trai­cio­ne­ra, no por­que se me ocu­rra men­cio­nar­lo en mi indig­na­ción ante su con­duc­ta. Lo sos­ten­go por­que el pro­pio Elliot Abrams deja al des­cu­bier­to a esta cater­va de opo­si­to­res que actúan como sica­rios al reco­no­cer que “esta­mos retra­sa­dos con el pago de los sala­rios de la dere­cha en Vene­zue­la”. De acuer­do con infor­ma­ción reve­la­da por el perió­di­co bri­tá­ni­co Finan­cial Times, Abrams con­fe­só que el Gobierno de Donald Trump les paga a algu­nos sec­to­res de la opo­si­ción vene­zo­la­na, un secre­to a voces sobre el dine­ro que reci­be el gru­po del auto­pro­cla­ma­do Juan Guai­dó, para des­es­ta­bi­li­zar el país con el pro­pó­si­to de derro­car al pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro. Ade­más sume­mos a esta Euro­pa des­ver­gon­za­da, lla­man­do a no reco­no­cer los resul­ta­dos en la nación sud­ame­ri­ca­na, con una con­duc­ta cla­ra­men­te des­equi­li­bra­da, paté­ti­ca. ¿Cuál será la deci­sión final de esta Euro­pa cada día más a la dere­cha? ¿segui­rán sin reco­no­cer a Madu­ro y aho­ra no lo harán con la asam­blea nacio­nal que sal­ga electa”

Zapa­te­ro, quien actuó como obser­va­dor en estas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre del 2020, soli­ci­tó a la Unión Euro­pea, que cam­bie su pos­tu­ra sobre Vene­zue­la y el gobierno pre­si­di­do por Nico­lás Madu­ro. “La diplo­ma­cia de la UE se basa en la solu­ción pací­fi­ca de los con­flic­tos, se basa en el res­pe­to a los pro­ce­di­mien­tos, y deseo que la UE haga una refle­xión des­pués de estas elec­cio­nes, que eva­lúe lo que ha dado de sí la polí­ti­ca de san­cio­nes, espe­cial­men­te la polí­ti­ca del pre­si­den­te Trump o la polí­ti­ca de no reco­no­ci­mien­to”. En opi­nión de Zapa­te­ro, un no reco­no­ci­mien­to de los resul­ta­dos “pue­de con­du­cir al mayor absur­do que haya cono­ci­do la his­to­ria del dere­cho inter­na­cio­nal. Por­que, si no se reco­no­ce a la Asam­blea que hoy se eli­ge y la Asam­blea que había, ya no exis­te, por­que cum­plió su man­da­to, y si no se reco­no­ce al pre­si­den­te Madu­ro por la hipo­té­ti­ca acu­sa­ción de frau­de de mayo de 2018 y el auto­pro­cla­ma­do pre­si­den­te Guai­dó era pre­si­den­te por una Asam­blea que ya no exis­te y por tan­to tam­bién ter­mi­na ese hipo­té­ti­co reconocimiento”.

Mike Pom­peo, secre­ta­rio de esta­do nor­te­ame­ri­cano, ¡¡ como no ¡! ha cata­lo­ga­do de “frau­de elec­to­ral” los comi­cios par­la­men­ta­rios en Vene­zue­la, seña­lan­do que “los resul­ta­dos de dichas vota­cio­nes no refle­ja­rán la volun­tad del pue­blo vene­zo­lano”. ¿Pom­peo dicien­do esto? Pues sí, el fun­cio­na­rio que sigue ava­lan­do el no reco­no­ci­mien­to de la derro­ta de su jefe en las elec­cio­nes del 3 de noviem­bre afir­ma lo que en su pro­pio país no es capaz de mos­trar como una ver­dad. Un Pom­peo que reci­bió rápi­da res­pues­ta del can­ci­ller vene­zo­lano Jor­ge Arrea­za “¡Habló un zom­bie! Aun­que, según su jefe (Donald Trump) el frau­de se come­tió en las elec­cio­nes en Esta­dos Uni­dos. Pom­peo, asi­mi­le con cal­ma y resig­na­ción la ver­dad: en Vene­zue­la su fra­ca­so es abso­lu­to” Oja­lá que muy pron­to vuel­va la diplo­ma­cia al Depar­ta­men­to de Esta­do y a la Casa Blanca”

De las pala­bras de Zapa­te­ro y del pro­ce­so efec­tua­do, de la res­pues­ta cla­ra dada por aque­llos que viven en Vene­zue­la y sopor­tan esta polí­ti­ca de máxi­ma pre­sión, es cla­ro que se abre una nue­va eta­pa en Vene­zue­la, a pesar de aque­llos que quie­ren seguir pre­sio­nán­do­la. Las san­cio­nes no se corres­pon­den en modo alguno al dere­cho inter­na­cio­nal, hay que tra­ba­jar por gene­rar el fin del blo­queo, el tér­mino de la polí­ti­ca de máxi­ma pre­sión que se ejer­ce con­tra Vene­zue­la. Y esa es una labor fun­da­men­tal de toda Asam­blea, cuyo obje­ti­vo debe ser el bien­es­tar de su país, de su sociedad.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *