Gua­te­ma­la. Rebe­ca Lane: «Aquí la gue­rra nun­ca terminó»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de diciem­bre de 2020. 

La artis­ta ana­li­za la recien­te cri­sis de su país, las luchas femi­nis­tas y los esta­lli­dos pro­ta­go­ni­za­dos por las juven­tu­des en Amé­ri­ca Latina.

¿Para qué llo­rar? Se pre­gun­ta en su más recien­te video Rebe­ca Lane, una de las artis­tas más poten­tes de Gua­te­ma­la, que ya ha logra­do tras­pa­sar fron­te­ras para ser reco­no­ci­da a nivel inter­na­cio­nal por la cali­dad de una obra mar­ca­da por su com­pro­mi­so polí­ti­co con las luchas popu­la­res, ya sea de los femi­nis­mos a los territorios.

Y se res­pon­de a sí mis­ma: «Llo­ro por­que esta ciu­dad me engu­lle /​con sus gri­ses fauces/​por­que la llu­via des­bor­da del río sus cau­ces / llo­ro por­que era feliz pero no lo sabía /​ y aho­ra hay tan­tas fami­lias cenan­do con sillas vacías«.

A Lane, o mejor dicho, a Rebe­ca Euni­ce Var­gas Tama­yac, que es su ver­da­de­ro nom­bre, le impor­ta el mun­do. Así lo refle­ja en sus letras rape­ras, en su poe­sía, en su tra­ba­jo como actriz, en su per­ma­nen­te y mul­ti­fa­cé­ti­co activismo.

«Para mí el arte ha sido una sal­va­ción, me ha per­mi­ti­do expli­car­me a mí mis­ma, enten­der­me como una mujer cen­tro­ame­ri­ca­na en estos tiem­pos, me ha per­mi­ti­do sacar la voz y hacer catar­sis», dice la músi­ca en una entre­vis­ta con RT en la que abor­da las recien­tes pro­tes­tas que pusie­ron en jaque al gobierno de Ale­jan­dro Giam­mat­tei en Gua­te­ma­la, un país que arras­tra los fan­tas­mas de sus casi cua­tro déca­das de gue­rra civil (1960−1996) y de dece­nas de miles de víc­ti­mas que jamás han teni­do justicia.

Tam­bién ana­li­za con mira­da crí­ti­ca la revo­lu­ción femi­nis­ta en Amé­ri­ca Lati­na y las narra­ti­vas mediá­ti­cas que ensal­zan las volá­ti­les movi­li­za­cio­nes urba­nas, mien­tras des­pre­cian luchas cam­pe­si­nas ances­tra­les, sóli­das y permanentes.

Muje­res

Hace seis años, Lane fun­dó ‘Somos gue­rre­ras’, un colec­ti­vo que aglu­ti­na a músi­cas de Méxi­co y Cen­troa­mé­ri­ca que pelean espa­cios den­tro del hip hop.

«Mi obje­ti­vo era hacer alian­zas, que, den­tro de la cul­tu­ra hip hop, se le dé más visi­bi­li­dad al tra­ba­jo de muje­res, tan­to en el espa­cio del esce­na­rio, del cár­tel. Tam­bién es infor­ma­ción, espa­cios de encuen­tro, de dis­cu­sión, por­que las muje­res en nues­tra región tene­mos espe­ci­fi­ci­da­des que qui­zá en la tota­li­dad del hip hop no son toma­das en cuen­ta. Inclu­so muchas de las vio­len­cias que vivi­mos son den­tro de la cul­tu­ra hip hop. Por eso este espa­cio ha sido muy impor­tan­te», explica.

Con res­pec­to a los femi­nis­mos en Gua­te­ma­la, la artis­ta, quien tam­bién es soció­lo­ga, cuen­ta que la movi­li­za­ción social des­pués de la gue­rra ha sido muy difí­cil a pesar de que el sec­tor de muje­res fue uno de los que, a par­tir de la fir­ma de acuer­dos de paz, pudo encon­trar su pro­pio espacio.

Lane expli­ca que, antes de sus­cri­bir­se la paz, las deman­das de las muje­res esta­ban dilui­das den­tro de movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios y, al igual que con otros dere­chos como los de los pue­blos indí­ge­nas, siem­pre se pen­só que era algo de lo que se iba a hablar cuan­do triun­fa­ra la revo­lu­ción, pero nun­ca se les dio la impor­tan­cia que merecían.

«Sin embar­go, la fir­ma de acuer­dos de paz mar­có una opor­tu­ni­dad para que movi­mien­tos espe­cí­fi­cos tuvie­ran mayor auge y pudie­ran real­men­te plan­tear cuá­les eran sus nece­si­da­des par­ti­cu­la­res. A par­tir de ese momen­to, el movi­mien­to de muje­res se comen­zó a arti­cu­lar aquí, pero la movi­li­za­ción social sigue sien­do muy estig­ma­ti­za­da. Aun­que aquí hubo acuer­dos de paz, la gue­rra nun­ca ter­mi­nó», sos­tie­ne. Su argu­men­to es que el Esta­do jamás cum­plió lo pactado.

«Una de las cosas que el Esta­do logró afian­zar fue la lucha ideo­ló­gi­ca, en com­pli­ci­dad con los medios de comu­ni­ca­ción, de una cul­tu­ra anti­co­mu­nis­ta que vie­ne de los años de la gue­rra que esta­ble­ce que, a quien le pasa algo, es por­que esta­ba metido»

«Las razo­nes por las que las per­so­nas esta­ban luchan­do en movi­mien­tos polí­ti­cos de base nun­ca se resol­vie­ron. La pobre­za, la dis­cri­mi­na­ción, el machis­mo y la explo­ta­ción siguen sien­do algo que ha con­ti­nua­do, pero una de las cosas que el Esta­do logró afian­zar fue la lucha ideo­ló­gi­ca, en com­pli­ci­dad con los medios de comu­ni­ca­ción, de una cul­tu­ra anti­co­mu­nis­ta que vie­ne de los años de la gue­rra que esta­ble­ce que, a quien le pasa algo es por­que esta­ba meti­do. Enton­ces lo mejor es no decir nada, no mani­fes­tar­te, no luchar por tus dere­chos, por­que si no, te pue­de pasar lo mis­mo que a las víc­ti­mas de la gue­rra y del geno­ci­dio de las des­apa­ri­cio­nes for­za­das», explica.

Por eso, dice, aun­que el movi­mien­to de muje­res exis­te, no se ven gran­des mani­fes­ta­cio­nes como en Méxi­co y Argen­ti­na, que son masi­vas, ya que hay un cli­ma de repre­sión y de impu­ni­dad muy graves.

«Las atro­ci­da­des calan en lo pro­fun­do en las muje­res», denun­cia Lane. Y pone como ejem­plo el caso de las 56 niñas que, el 8 de mar­zo de 2017, esta­ban ence­rra­das en un aula den­tro de un hogar al res­guar­do del Esta­do que se incen­dió. A pesar de las lla­mas, las auto­ri­da­des no abrie­ron el recin­to. El resul­ta­do fue que 41 meno­res murie­ron y las sobre­vi­vien­tes que­da­ron con terri­bles secuelas.

«A la fecha no ha habi­do atis­bo de jus­ti­cia y repa­ra­ción, el Esta­do no ha asu­mi­do su res­pon­sa­bi­li­dad. Enton­ces, cuan­do hay crí­me­nes hacia niñas, hacia muje­res, des­de los dis­cur­sos del Esta­do se estig­ma­ti­za a las muje­res que luchan no solo por los dere­chos de la agen­da femi­nis­ta, sino sobre todo por los dere­chos terri­to­ria­les a los que muchas están sien­do enfren­ta­das, como el des­po­jo de sus tie­rras. Esta cri­mi­na­li­za­ción es una de las razo­nes por las que el movi­mien­to de muje­res se man­tie­ne muy bajo del agua», señala.

Una ausen­cia

En 1982, dos años antes de que Lane nacie­ra, su tía Rebe­ca Euni­ce Var­gas Braghi­ro­li fue secues­tra­da y des­apa­re­ci­da por la dic­ta­du­ra. La tra­ge­dia mar­có para siem­pre a su fami­lia y a ella mis­ma, aun­que ha inten­ta­do refor­mu­lar­la para cons­truir su iden­ti­dad personal.

«El hecho de venir de una fami­lia con un com­pro­mi­so polí­ti­co cla­ro ha mar­ca­do lo que he lle­ga­do a ser. La des­apa­ri­ción de mi tía mar­có la vida fami­liar, como pasó con muchas fami­lias en Gua­te­ma­la. Hay 45.000 des­apa­ri­cio­nes for­za­das con­ta­bi­li­za­das des­de que ter­mi­nó la gue­rra, pero hay muchos casos que nun­ca fue­ron repor­ta­dos, así que es pro­ba­ble que este núme­ro sea inclu­so aun mayor», recuerda.

A pesar de que le pusie­ron el mis­mo nom­bre de su tía, le gus­ta rei­vin­di­car su pro­pia his­to­ria. «El com­pro­mi­so que ten­go tam­bién tie­ne que ver con mi his­to­ria per­so­nal y no sola­men­te con la de ella. Entien­do que muchas de nues­tras fami­lias han inten­ta­do que la memo­ria his­tó­ri­ca per­vi­va, pero tam­bién es impor­tan­te reafir­mar nues­tra iden­ti­dad y razo­nes de lucha, si bien hay una con­ti­nui­dad», defiende.

En ese pro­ce­so, aña­de, su obra ha ido cam­bian­do, en par­te tam­bién por­que comen­zó a via­jar y a cono­cer otras mira­das que la enriquecieron.

«En ese urba­no­cen­tris­mo que tie­ne la mayo­ría del femi­nis­mo como movi­mien­to en nues­tros paí­ses, se nos ha olvi­da­do ver pre­ci­sa­men­te hacia terri­to­rios don­de hay muje­res que nos anteceden»

«Escu­cho las can­cio­nes que escri­bía hace ocho, nue­ve años, y me encuen­tro que hay muchas cosas que ya no las pien­so o for­mu­lo igual, que he encon­tra­do otras for­mas de expre­sar­me. Mi gran escue­la ha sido la escu­cha. A par­tir de can­tar se me han abier­to puer­tas para cono­cer muchos luga­res en el mun­do, par­ti­ci­par de espa­cios muy valio­sos y cono­cer dis­tin­tas expe­rien­cias de femi­nis­mos. Me ha sen­si­bi­li­za­do muchí­si­mo res­pec­to a las luchas y a las dife­ren­cias que tene­mos. Pen­sa­mos que nom­brar­nos femi­nis­tas acá o en Argen­ti­na es lo mis­mo, pero es dis­tin­to por­que nues­tras con­di­cio­nes son dis­tin­tas, en ese escu­char he nutri­do muchí­si­mo mi pers­pec­ti­va», explica.

Cuan­do comen­zó a hacer músi­ca se defi­nía como femi­nis­ta, reme­mo­ra, pero hoy, ocho años des­pués, se da cuen­ta de que en ver­dad no sabía mucho más que lo que su peque­ño con­tex­to le había mos­tra­do. Solo así enten­dió que el apren­di­za­je no se ter­mi­na nun­ca y que con cada situa­ción la com­pren­sión de la vida adquie­re dife­ren­tes matices.

«Para mí es una de las cosas más mara­vi­llo­sas que me ocu­rren y creo que es algo que tam­bién inten­to mos­trar en la músi­ca. Escu­chan­do dis­co tras dis­co mío yo tam­bién voy encon­tran­do cómo mi voz va cam­bian­do, cómo se va encon­tran­do con otras for­mas de expre­sar­se, con per­mi­tir que las expe­rien­cias me trans­for­men, no lle­gar solo como tes­ti­ga, sino tam­bién per­mi­tir que todo lo que estoy escu­chan­do me inter­pe­le», dice.

Terri­to­rios

El cre­ci­mien­to per­so­nal le per­mi­tió a Lane agu­zar el aná­li­sis y dar­se cuen­ta de que algu­nos femi­nis­mos no alcan­za­ban a satis­fa­cer las deman­das que se expan­dían fue­ra de las capi­ta­les, tan­to en Gua­te­ma­la como en la mayo­ría de los paí­ses de Amé­ri­ca Latina.

Por eso, en estos momen­tos una de las luchas más impor­tan­tes para ella son las terri­to­ria­les, ya que con­si­de­ra que los femi­nis­mos de las gran­des ciu­da­des se han con­cen­tra­do en una agen­da polí­ti­ca que tie­ne que ver más con leyes, con la inter­ac­ción entre las peti­cio­nes y el Estado.

«En ese urba­no­cen­tris­mo que tie­ne la mayo­ría del femi­nis­mo como movi­mien­to en nues­tros paí­ses, se nos ha olvi­da­do ver pre­ci­sa­men­te hacia terri­to­rios don­de hay muje­res que nos ante­ce­den. Las luchas anti­co­lo­nia­les con­tra los des­po­jos de terri­to­rios tie­nen muchos más años de los que noso­tros cono­ce­mos como femi­nis­mos, son nues­tras ances­tras. Estoy hablan­do de hace 400, 500 años, y ya lle­va­ban este tipo de luchas anti­pa­triar­ca­les en los terri­to­rios. Es muy impor­tan­te reco­no­cer en la resi­lien­cia, en la expe­rien­cia, esa for­ta­le­za», advierte.

Más que pen­sar en una agen­da polí­ti­ca de dere­chos que el Esta­do tie­ne que ceder, pro­po­ne plan­tear la auto­de­fen­sa de los terri­to­rios, por­que en Cen­troa­mé­ri­ca la tie­rra, el agua, los bos­ques, los ríos, están sien­do des­trui­dos de mane­ra voraz por las empre­sas tras­na­cio­na­les y los mono­cul­ti­vos, y si no hay una base terri­to­rial sobre la cual cons­truir la vida, todos esos dere­chos polí­ti­cos por los que están luchan­do los femi­nis­mos serán inútiles.

«Es decir: si en algún momen­to logra­mos que se des­pe­na­li­ce elabor­to, pero no hay un terri­to­rio en el que la vida pue­da cre­cer a par­tir de una for­ma dig­na, libre, enton­ces esos dere­chos se van a que­dar en papel. Acuer­par las luchas de las muje­res defen­so­ras del terri­to­rio para mí aho­ri­ta es una cosa vital. Nom­brar­las, escu­char­las, uti­li­zar los medios que tene­mos para que sus voces sean escu­cha­das», señala.

¿Esta­lli­do?

El pasa­do 22 de noviem­bre, las imá­ge­nes del Con­gre­so de Gua­te­ma­la en lla­mas die­ron la vuel­ta al mun­do. Fue que­ma­do por mani­fes­tan­tes que se lan­za­ron a las calles, en una inusual pro­tes­ta masi­va, para repu­diar el recor­te de pre­su­pues­to a la salud y a los dere­chos humanos.

Pare­cía que se repli­ca­ba la espon­ta­nei­dad y el har­taz­go recien­te­men­te ocu­rri­dos en Perú a raíz de la des­ti­tu­ción de Mar­tín Viz­ca­rra, o la cri­sis chi­le­na del año pasa­do, que deri­vó en un ple­bis­ci­to para redac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción. Pero Lane no está tan segu­ra de que así sea.

«Se dice: ‘Gua­te­ma­la des­per­tó’, pero Gua­te­ma­la siem­pre ha esta­do des­pier­ta, por­que no es la ciu­dad, siem­pre ha esta­do movi­li­za­da, des­de la Con­quis­ta, estas han sido tie­rras de pue­blos rebeldes»

«Hay que enten­der qué cuer­pos y movi­li­za­cio­nes ocu­pan la agen­da públi­ca. Si aquí en la ciu­dad se mue­ven per­so­nas que en su mayo­ría son mes­ti­zos, ladi­nos, blan­cos, hay una visi­bi­li­dad mucho mayor que si se movi­li­za­ción las comu­ni­da­des indí­ge­nas en sus terri­to­rios. Cuan­do se habla que en 2015 tam­bién hubo mani­fes­ta­cio­nes masi­vas que tuvie­ron como des­en­la­ce que renun­cia­ra el pre­si­den­te Otto Pérez Moli­na, se dice: ‘Gua­te­ma­la des­per­tó’, pero Gua­te­ma­la siem­pre ha esta­do des­pier­ta, por­que no es la ciu­dad, siem­pre ha esta­do movi­li­za­da, des­de la Con­quis­ta, estas han sido tie­rras de pue­blos rebel­des», pre­ci­sa la artista.

Con res­pec­to a la cri­sis de las últi­mas sema­nas, seña­la que, si bien es cier­to que hay har­taz­go y rabia con­tra el gobierno, esas pro­tes­tas no pue­den ser el pará­me­tro de lo que ocu­rre en todo el país.

«En la ciu­dad las movi­li­za­cio­nes son por cosas pun­tua­les, pero en los terri­to­rios esas luchas se que­dan. En la ciu­dad se que­dan en el maqui­lla­je. En las pri­me­ras dos movi­li­za­cio­nes (en la capi­tal) hubo repre­sión y pre­sos, pero en la últi­ma hay cosas que que­dan en duda, ¿será que fue genui­na­men­te la rabia de la gen­te o había un plan guber­na­men­tal para poder repri­mir? Se que­man unos buses, se que­ma el Con­gre­so, pero la for­ma en que ocu­rrió es muy sos­pe­cho­sa», lamenta.

Lane afir­ma que en las pro­tes­tas se mez­cla­ron mani­fes­tan­tes genui­nos con otros que no lo eran tanto.

«Esa duda ha des­mo­vi­li­za­do mucho y se va a redu­cir más por­que eso es tam­bién lo que tie­ne la ciu­dad: es muy volá­til, se mue­ve en base a emo­cio­nes, no a pro­yec­tos polí­ti­cos. Cla­ro, la indig­na­ción sacó a la gen­te a las calles pero la indig­na­ción dura poco y no es un pro­yec­to polí­ti­co, si detrás no hay una orga­ni­za­ción colec­ti­va, se des­mo­vi­li­zan», explica.

Lane hace a un lado la actua­li­dad polí­ti­ca por un rato. Cuen­ta que, en medio de la agi­ta­ción social de Gua­te­ma­la, pue­de seguir desa­rro­llan­do una obra que se popu­la­ri­za cada vez más a pesar de no tener ni bus­car el apo­yo de la indus­tria musi­cal ni de los medios tradicionales.

«Este espa­cio no se lo debo a nadie más que a la gen­te que nece­si­ta escu­char lo que yo y otras per­so­nas esta­mos hacien­do», dice. Y que, por lo que se ve, son multitudes. 

Fuen­te: RT

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *