Méxi­co. La radio comu­ni­ta­ria, un espa­cio de lucha por el dere­cho a la comunicación

Ma. Mag­da­le­na López Rocha /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de diciem­bre de 2020

La radio comu­ni­ta­ria tie­ne 80 años de exis­ten­cia en Amé­ri­ca Lati­na; su apa­ri­ción ensan­cha las opcio­nes del eco­sis­te­ma mediá­ti­co del con­ti­nen­te y se expan­de a otros. En Méxi­co, obtie­ne su reco­no­ci­mien­to legal, des­pués de sie­te déca­das de lucha, en un esce­na­rio desa­fian­te como la era digi­tal. La sobre­vi­ven­cia ha sido su per­ma­nen­te derro­te­ro: pri­me­ro, salir de la ile­ga­li­dad; lue­go, bata­llar por los recur­sos tec­no­ló­gi­cos, mate­ria­les y huma­nos para ope­rar; y, aho­ra, repen­sar­se para dar lar­ga vida a los pro­yec­tos polí­ti­cos de comu­ni­ca­ción que le sostienen.

Apro­xi­mar­se al impac­to de las radios comu­ni­ta­rias en la socie­dad ha sido difí­cil por la poca lite­ra­tu­ra sobre el tema. Lo escri­to, en la segun­da mitad del siglo pasa­do, fue resul­ta­do de ini­cia­ti­vas ais­la­das, dis­con­ti­nuas y pocas veces rea­li­za­das des­de el rigor aca­dé­mi­co. Esto ha per­mi­ti­do la socia­li­za­ción de más mitos e ideas román­ti­cas que de aná­li­sis crí­ti­cos lo cual, lejos de favo­re­cer la refle­xión del deber ser de las radios comu­ni­ta­rias, ha gene­ra­do un velo que ocul­ta prác­ti­cas y reali­da­des inter­nas poco salu­da­bles. En este con­tex­to es bien reci­bi­da la deci­sión de Patri­cia Orte­ga Ramí­rez y Jeró­ni­mo Repoll, en la coor­di­na­ción y auto­ría, así como de Juan Manuel Mon­ta­ño Rico y Eduar­do Villal­ba Gómez, tam­bién auto­res, de aven­tu­rar­se a publi­car #Radio­Co­mu­ni­ta­ria. Par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na sin lími­tes y poner en la agen­da del deba­te un tema que no está de moda, pero que no pier­de vigen­cia por el poder de inci­den­cia de estos medios alter­na­ti­vos en sus ámbi­tos de acción.

La pre­sen­te rese­ña tie­ne por obje­to com­par­tir las razo­nes por las cua­les se reco­mien­da la lec­tu­ra del libro que, si bien tie­ne un cor­te aca­dé­mi­co, está nutri­do de infor­ma­ción ase­qui­ble que pue­de tener múl­ti­ples usos para acto­res polí­ti­cos diver­sos. Des­de mi pers­pec­ti­va, este tex­to está diri­gi­do a estu­dian­tes, docen­tes e inves­ti­ga­do­res intere­sa­dos en la temá­ti­ca; tam­bién, para quie­nes toman deci­sio­nes, pro­du­cen y empren­den pro­yec­tos comu­ni­ca­ti­vos comu­ni­ta­rios; inclu­so, para per­so­nas comu­ni­ca­do­ras inde­pen­dien­tes y acto­res que dise­ñan, pla­ni­fi­can y vigi­lan las polí­ti­cas nacio­na­les de la radiodifusión.

Aho­ra bien, las per­so­nas des­ti­na­ta­rias, ¿con qué con­te­ni­dos se van a encon­trar? Los temas en el tex­to son múl­ti­ples y varia­dos, pero sólo comen­ta­ré algu­nos que he ele­gi­do en fun­ción de mi expe­rien­cia pro­fe­sio­nal, intere­ses de inves­ti­ga­ción y los de inte­rés gene­ral. A con­ti­nua­ción, los enlisto.

1) Esta­mos ante inves­ti­ga­cio­nes retros­pec­ti­vas. Cada capí­tu­lo, qui­zá de for­ma gene­ral y sucin­ta, ofre­ce la sus­tan­cia his­tó­ri­ca y refe­ren­cial de lo que ha sido el desa­rro­llo de la radio comu­ni­ta­ria no sólo de Méxi­co sino tam­bién de otros paí­ses, par­ti­cu­lar­men­te de Argen­ti­na y de Colom­bia. Aun­que cada tex­to per­si­gue obje­ti­vos dis­tin­tos, pre­sen­te una estruc­tu­ra par­ti­cu­lar y una narra­ti­va pro­pia de quien escri­be, en el libro se van a encon­trar: dos estu­dios de caso debi­da­men­te plan­tea­dos, herra­mien­tas de aná­li­sis, datos duros, la refe­ren­cia de momen­tos y fechas rele­van­tes, así como de acon­te­ci­mien­tos y nom­bres de per­so­nas, orga­ni­za­cio­nes, ins­ti­tu­cio­nes, luga­res y leyes que han hecho posi­ble la exis­ten­cia, el cam­bio y la super­vi­ven­cia de las radios comunitarias.

Por ejem­plo, en el capí­tu­lo “Visi­bi­li­dad y liber­tad de expre­sión. Radios Comu­ni­ta­rias y Polí­ti­cas Públi­cas en Méxi­co”, escri­to por Patri­cia Orte­ga, se expo­ne de for­ma pun­tual los retos que han sig­ni­fi­ca­do para Méxi­co la lega­li­za­ción de las radios comu­ni­ta­rias y un aspec­to rele­van­te es la recu­pe­ra­ción de algu­nas con­se­cuen­cias que para estos medios han deja­do, tras sie­te años de vigen­cia, la refor­ma Cons­ti­tu­cio­nal en radio­di­fu­sión y tele­co­mu­ni­ca­cio­nes de 2013 y la Ley secun­da­ria de 2014. En tan­to, Jeró­ni­mo Repoll en “La media­ción social en jue­go. Redo­blar la pues­ta por la Radio Comu­ni­ta­ria”, recu­pe­ra las ten­sio­nes polí­ti­cas gene­ra­das en Argen­ti­na a par­tir de la dis­cu­sión y apro­ba­ción de la Ley de Ser­vi­cios Audio­vi­sua­les 26.522, que tam­bién reco­no­ce legal­men­te la figu­ra de estos medios. Ambos capí­tu­los per­mi­ten hacer un aná­li­sis com­pa­ra­ti­vo de los avan­ces que cada país tie­ne en la mate­ria e iden­ti­fi­car los desa­fíos que enfren­tan con los actua­les gobiernos.

2) Cada apar­ta­do pre­sen­ta sig­nos de iden­ti­dad teó­ri­ca. Los cua­tro artícu­los rea­li­zan, des­de dis­tin­tos enfo­ques, pun­tua­les aná­li­sis de con­tex­tos, de pro­yec­tos de comu­ni­ca­ción y de la iden­ti­dad e inci­den­cia de las radios comu­ni­ta­rias. En este pun­to, pon­dré énfa­sis y mos­tra­ré las coin­ci­den­cias que com­par­ten la y los auto­res sobre los ele­men­tos que dan sen­ti­do a la iden­ti­dad de las radios comu­ni­ta­rias y que son resul­ta­do de pro­ce­sos his­tó­ri­cos, socia­les y científicos.

En esta línea, la auto­ra y los auto­res iden­ti­fi­can un con­jun­to de ele­men­tos que for­man par­te, pero no son la esen­cia, de lo que defi­ne a las radios comu­ni­ta­rias: la cober­tu­ra que se dice es limi­ta­da, sus carac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas que no se dis­tin­guen por la actua­li­za­ción, la insu­fi­cien­cia de sus recur­sos tec­no­ló­gi­cos, su esta­tus legal, el modo de pro­duc­ción y, dejo al últi­mo, la terri­to­ria­li­dad o la idea de lo local. Gene­ral­men­te, y tie­ne sen­ti­do, cuan­do se refie­re a lo comu­ni­ta­rio, habi­tual­men­te se pien­sa en el terri­to­rio vin­cu­la­do a lo rural; pero no al con­jun­to de per­so­nas que hacen un pue­blo, una región o una nación y que tie­nen víncu­los comu­nes. Si se entien­de así, todas las per­so­nas tie­nen una vida comu­ni­ta­ria o for­man par­te de una comu­ni­dad. Por eso es enten­di­ble que haya medios comu­ni­ta­rios en zonas urba­nas y otros que tie­nen como eje de acción temas glo­ba­les como los ambien­ta­les y feministas.

La y los auto­res des­ta­can otros ele­men­tos y sub­ra­yan que éstos dan pro­fun­di­dad y pro­yec­ción a la iden­ti­dad de las radios comu­ni­ta­rias. Es con­ve­nien­te decir que no todos están pre­sen­tes en el medio. Estos ras­gos tie­nen que ver con los obje­ti­vos socia­les por los que han lucha­do y por los que siguen luchan­do: se tra­ta de medios sin fines de lucro, inde­pen­dien­tes, hete­ro­gé­neos y par­ti­cu­la­res; son un mode­lo de comu­ni­ca­ción social carac­te­ri­za­dos por su ges­tión colec­ti­va y hori­zon­tal; son pro­yec­tos con obje­ti­vos polí­ti­cos, socia­les y cul­tu­ra­les que for­man ciu­da­da­nía, impul­san agen­das emer­gen­tes; ade­más, son pro­mo­to­res de los dere­chos huma­nos. Para mirar cómo se han expre­sa­do estos ele­men­tos, se reco­mien­da revi­sar los estu­dios de caso: “Polí­ti­ca y Rock´n´Roll Radio”, en Méxi­co; y “Radio Suta­ten­za”, en Colombia.

La his­to­ria de los ele­men­tos que dan cuer­po al con­cep­to de las radios comu­ni­ta­rias pone en pers­pec­ti­va no sólo a un obje­to de estu­dio colec­ti­vo, plu­ral y com­ple­jo, sino tam­bién a las luchas ciu­da­da­nas de quie­nes han hecho posi­ble la apa­ri­ción y la sobre­vi­ven­cia de estos pro­yec­tos de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­va que han enri­que­ci­do los modos de vida de sus audien­cias. Aquí vale recu­pe­rar par­te del títu­lo del libro, “Par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na sin lími­tes”, por­que es un digno reco­no­ci­mien­to al tra­ba­jo, crea­ti­vi­dad y valor de quie­nes han hecho posi­ble la exis­ten­cia de estos medios. Como un ejem­plo de inter­ac­ción medios-socie­dad, léan­se las car­tas de la audien­cia a Radio Sutatenza.

En esta mis­ma línea de lo teó­ri­co, resul­ta intere­san­te la lec­tu­ra que se hace de las radios comu­ni­ta­rias a la luz del dere­cho a la comu­ni­ca­ción como un dere­cho humano, el cual es una len­te que per­mi­te hacer una lec­tu­ra rele­van­te de aspec­tos poco adver­ti­dos por otras herra­mien­tas con­cep­tua­les. Sobre su impor­tan­cia habría que recu­pe­rar el aná­li­sis de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das para la Edu­ca­ción, la Cien­cias y la Cul­tu­ra (Unes­co) al con­cep­to del cual han ema­na­do pro­gra­mas que ponen énfa­sis en la alfa­be­ti­za­ción mediática.

El dere­cho a la comu­ni­ca­ción hace visi­ble a per­so­nas, gru­pos y colec­ti­vos socia­les; per­mi­te escu­char su voz, su len­gua, sus pro­ble­má­ti­cas y sus opi­nio­nes; alien­ta la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, el pen­sa­mien­to crí­ti­co, esti­mu­la la liber­tad de expre­sión; todo ello, per­mi­te cubrir nece­si­da­des que dig­ni­fi­can a la per­so­na en el momen­to mis­mo de dotar­le de exis­ten­cia; de lo ante­rior da mues­tra el estu­dio “Dere­cho a la Comu­ni­ca­ción y Radio Comu­ni­ta­ria en Méxi­co: polí­ti­ca y Rock“n Roll Radio” en el que Juan Daniel Mon­ta­ño Rico, median­te el aná­li­sis de caso, per­mi­te com­pren­der el nivel de inci­den­cia que tie­nen las radios comu­ni­ta­rias para invo­lu­crar y hacer visi­ble a la ciu­da­da­nía en el espa­cio públi­co, hacer notar sus nece­si­da­des y poner­las en la tri­bu­na pública.

Por eso, las radios comu­ni­ta­rias, apun­tan la y los auto­res del libro, han sur­gi­do para diver­si­fi­car las opcio­nes mediá­ti­cas y como una posi­bi­li­dad muy sig­ni­fi­ca­ti­va para que diver­sos gru­pos socia­les, cul­tu­ra­les y étni­cos se visi­bi­li­cen, se expre­sen y se invo­lu­cren en los asun­tos públi­cos de modo que su voz sea escu­cha­da con res­pe­to. Sobre el tema tam­bién abo­na Car­los Eduar­do Villal­ba Gómez en “Cuan­do el recep­tor devie­ne emi­sor. Las apro­pia­cio­nes cam­pe­si­nas de Radio Suta­ten­za”. Este tra­ba­jo des­cri­be el pro­ce­so de apro­pia­ción y los usos socia­les de la radio por par­te de las y los cam­pe­si­nos colombianos.

3) Estos tra­ba­jos aca­dé­mi­cos refie­ren vie­jas pro­ble­má­ti­cas y desa­fíos actua­les en medios de comu­ni­ca­ción.Des­ta­can los siguien­tes aspectos:

I. Se insis­te en la per­sis­ten­cia de la con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad mediá­ti­ca. Aun cuan­do reco­no­cen que está menos acen­tua­da en la radio, su preo­cu­pa­ción sobre dicho fenó­meno es que pone en ries­go el plu­ra­lis­mo polí­ti­co y la diver­si­dad cul­tu­ral, afec­ta el deba­te y pro­po­ne visio­nes par­cia­les que pola­ri­zan, seg­men­tan y des­fi­gu­ran la realidad.

II. Se obser­va una preo­cu­pa­ción por el pre­do­mi­nio del mode­lo de radio­di­fu­sión comer­cial. Un mode­lo que no res­pe­ta a las audien­cias, a las leyes ni le intere­sa la vida demo­crá­ti­ca. Un mode­lo que pro­mue­ve for­mas de dis­cri­mi­na­ción y de vio­len­cia que repre­sen­tan gra­ves vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos que se per­pe­tran al ampa­ro de las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes sin con­se­cuen­cia algu­na aun­que éstas ten­gan herra­mien­tas jurí­di­cas para sancionarlas.

III. En los tex­tos es posi­ble iden­ti­fi­car los derro­te­ros de las radios comu­ni­ta­rias. Están pen­dien­tes las siguien­tes cues­tio­nes: apro­ve­char los cam­bios jurí­di­cos para sobre­po­ner­se a vie­jas pro­ble­má­ti­cas de acce­so a fre­cuen­cias, finan­cia­mien­to y tec­no­lo­gía; pro­mo­ver ejer­ci­cios crí­ti­cos de auto­rre­fle­xión para ajus­tar­se cada vez más a lo que se defi­ne como radios comu­ni­ta­rias y estar a la altu­ra de las exi­gen­cias actua­les en trans­pa­ren­cia, plu­ra­li­dad y cali­dad; evi­tar y denun­ciar con­cen­tra­cio­nes inde­bi­das en el sec­tor social, es decir, que algu­nos gru­pos o per­so­nas se apo­de­ren o sean pri­vi­le­gia­das para obte­ner con­ce­sio­nes socia­les por­que podría sig­ni­fi­car el posi­cio­na­mien­to de unas agen­das o dis­cur­sos y la exclu­sión de otros; pro­mo­ver ejer­ci­cios de eva­lua­ción de las polí­ti­cas públi­cas sobre radio­di­fu­sión social para que la ley no se limi­te a ser un manual de prác­ti­cas administrativas.

IV. Los artícu­los alu­den a los cam­bios más pro­fun­dos que se die­ron este mile­nio en las legis­la­cio­nes de diver­sos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos en mate­ria de radio­di­fu­sión, entre ellos Méxi­co y Argen­ti­na, de los cua­les des­ta­can: el reco­no­ci­mien­to legal de las radios comu­ni­ta­rias por el que se esta­ble­cen meca­nis­mos para su finan­cia­mien­to, se les otor­ga el dere­cho a reci­bir asis­ten­cia téc­ni­ca y dona­cio­nes de equi­pos, se les deter­mi­na una reser­va del espa­cio radio­eléc­tri­co y se per­mi­te a la ciu­da­da­nía su acce­so a las con­ce­sio­nes de uso social. Cam­bios y avan­ces que al pare­cer siguen sien­do insu­fi­cien­tes para for­ta­le­cer y mul­ti­pli­car estos pro­yec­tos de comu­ni­ca­ción. Por ello, apre­mia rea­li­zar esfuer­zos de aná­li­sis crí­ti­cos y sis­te­má­ti­cos del desem­pe­ño de los órga­nos regu­la­do­res en este tema.

V. En la lucha de las radios comu­ni­ta­rias por la sobre­vi­ven­cia, la auto­ra y los auto­res tie­nen una visión opti­mis­ta. Ante los nue­vos con­tex­tos, dis­tin­gui­dos por la digi­ta­li­za­ción, vis­lum­bran un mejor esce­na­rio y futu­ro para estas radios por­que pien­san que el sopor­te digi­tal aba­ra­ta los pro­ce­sos de pro­duc­ción, ampli­fi­ca el alcan­ce y afian­za la inter­ac­ción de los medios con la comu­ni­dad. Con­si­de­ran que los medios socia­les, como los públi­cos, encuen­tran su for­ta­le­za, su lugar y per­sis­ten­cia en audien­cias espe­cí­fi­cas a las cua­les atien­den en su carác­ter de ciu­da­da­nía y satis­fa­cen nece­si­da­des infor­ma­ti­vas mar­gi­na­das en otros medios.

Aun cuan­do los con­su­mos mediá­ti­cos están en cons­tan­te trans­for­ma­ción, com­par­to la visión espe­ran­za­do­ra de la y los auto­res con res­pec­to a la lar­ga vida de las radios comu­ni­ta­rias por­que, ade­más, se sos­tie­nen en pro­yec­tos de comu­ni­ca­ción colec­ti­vos (glo­ba­les o loca­les) de mayor sig­ni­fi­ca­do para las audien­cias y que en con­tex­tos par­ti­cu­la­res satis­fa­cen nece­si­da­des infor­ma­ti­vas que no tie­nen cabi­da o están al mar­gen en los con­te­ni­dos digitales.

Aho­ra, con la lle­ga­da de la pan­de­mia, las radios comu­ni­ta­rias se han pro­yec­ta­do como esce­na­rios de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na que emi­ten infor­ma­ción de ins­ti­tu­cio­nes del sec­tor salud y edu­ca­ti­vo para difun­dir medi­das de pre­ven­ción a fin de con­te­ner la pan­de­mia en las comu­ni­da­des y para apo­yar la edu­ca­ción de niñas y niños. Como un reco­no­ci­mien­to a su inci­den­cia y capa­ci­dad de acer­ca­mien­to con la pobla­ción en des­ven­ta­ja, la Uni­cef pro­mue­ve, a tra­vés de ellas, en dife­ren­tes len­guas indí­ge­nas, cam­pa­ñas de com­por­ta­mien­to para pre­ve­nir el Covid-19.

Este libro afor­tu­na­da­men­te pro­vo­ca un mano­jo de inte­rro­gan­tes que de estu­diar­se podrían seguir dan­do luces para saber qué más hay detrás y en el fon­do de los pro­yec­tos de radio­di­fu­sión comu­ni­ta­ria como pro­yec­tos dis­rup­ti­vos. Este libro y los resul­ta­dos de sus inves­ti­ga­cio­nes recuer­dan la fra­se de Rebec­ca Sol­nit que dice: “Cuan­do no sabes cuán­to han cam­bia­do las cosas no ves que están cambiando”.https://docs.google.com/gview?embedded=true&url=https://desinformemonos.org/wp-content/uploads/2020/12/radio_comunitaria.pdfDes­car­gar

Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en Revis­ta Mexi­ca­na de Comunicación

FUENTE: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *