Méxi­co. Esta­do reza­ga­do en jus­ti­cia para las muje­res por pandemia

Angé­li­ca Jocelyn Soto Espinosa/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de diciem­bre de 2020

Foto: Angé­li­ca Jocelyn Soto Espinosa

Sobre­car­ga de tra­ba­jo, digi­ta­li­za­ción insu­fi­cien­te de expe­dien­tes, acce­so des­igual a las tec­no­lo­gías y fal­ta de coor­di­na­ción entre ins­ti­tu­cio­nes duran­te la pan­de­mia, pro­vo­ca­ron que las mexi­quen­ses no pudie­ran inter­po­ner una denun­cia, se para­li­za­ran inves­ti­ga­cio­nes pena­les y se per­die­ra evi­den­cia en casos de vio­len­cia, reve­ló Amnis­tía Internacional. 

El Esta­do de Méxi­co es la prin­ci­pal enti­dad de pro­ce­den­cia de las víc­ti­mas de femi­ni­ci­dio y homi­ci­dios dolo­sos en Méxi­co. De acuer­do con datos del Secre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma Nacio­nal de Segu­ri­dad Públi­ca, de enero a octu­bre de 2020 hubo 114 muje­res víc­ti­mas de femi­ni­ci­dio y 222 víc­ti­mas de homi­ci­dio doloso. 

Des­de 2015 esta enti­dad cuen­ta con una Aler­ta de Vio­len­cia de Géne­ro por femi­ni­ci­dio, y en 2019 se con­vir­tió tam­bién en la pri­me­ra enti­dad en con­tar con dos AVG, pues se decre­tó una segun­da Aler­ta, esta vez por des­apa­ri­ción de muje­res y niñas. 

Pese a ello, duran­te la pan­de­mia no se pre­pa­ró una estra­te­gia esta­tal que pre­vi­nie­ra algu­nos de los desa­fíos que sig­ni­fi­ca­ría el con­fi­na­mien­to en la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia de las muje­res, de acuer­do con lo que docu­men­tó Amnis­tía Inter­na­cio­nal en su infor­me “Como ani­llo al dedo. El impac­to de la pan­de­mia de COVID-19 en los ser­vi­cios de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia del Esta­do de Méxi­co”, el cual se pre­sen­tó de mane­ra vir­tual este 3 de diciembre. 

Con base en 23 entre­vis­tas a per­so­nas pro­cu­ra­do­ras de jus­ti­cia, titu­la­res de dere­chos (como muje­res víc­ti­mas y fami­lia­res) así como orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil, se obser­vó que duran­te esta pan­de­mia las Fis­ca­lías del Edo­mex enfren­ta­ron sobre­car­ga de tra­ba­jo, insu­fi­cien­te digi­ta­li­za­ción, acce­so des­igual a las tec­no­lo­gías y des­coor­di­na­ción entre instituciones. 

La sobre­car­ga de tra­ba­jo en los ser­vi­cios de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia duran­te la pan­de­mia fue con­se­cuen­cia de un incre­men­to en la can­ti­dad de muje­res que soli­ci­ta­ron algún tipo de apo­yo o inter­ven­ción por vio­len­cia de géne­ro en el ámbi­to fami­liar; la reduc­ción de per­so­nal que tra­ba­ja­ba pre­sen­cial­men­te lle­vó a que se acu­mu­la­ran algu­nas tareas; y la Fis­ca­lía del Esta­do de Méxi­co sufrió nume­ro­sas bajas de per­so­nal por­que varias per­so­nas tra­ba­ja­do­ras enfer­ma­ron de COVID-19.

“Todo se retra­só de abril a la fecha. A veces me lle­gan 400 denun­cias al día, no pode­mos aten­der­los a todos. Estas ya te digo que van a pasar a octu­bre o noviem­bre”, dijo para el infor­me un ser­vi­dor públi­co de la Fis­ca­lía Regio­nal del Edo­mex. Otro ser­vi­dor públi­co seña­ló que “el índi­ce de vio­len­cia fami­liar se triplicó”. 

Tam­bién se obser­vó que ante la nece­si­dad de redu­cir la can­ti­dad de per­so­nal pre­sen­te en las Fis­ca­lías, se poten­ció la denun­cia en línea. Si bien se man­tu­vo la posi­bi­li­dad de denun­ciar de for­ma pre­sen­cial los deli­tos de ‘alto impac­to’ (o deli­tos gra­ves), como la des­apa­ri­ción o el femi­ni­ci­dio, no todas las per­so­nas tie­nen igual acce­so a la tec­no­lo­gía y algu­nos pro­ce­di­mien­tos –como la rati­fi­ca­ción– debía hacer­se de for­ma pre­sen­cial pero las ofi­ci­nas esta­ban colap­sa­das. Ade­más, las per­so­nas entre­vis­ta­das ase­gu­ra­ron que hay expe­dien­tes que no están digitalizados.

A esto se suma que hubo ins­ti­tu­cio­nes de los ser­vi­cios de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia y del gobierno esta­tal que cerra­ron, mien­tras que otras sus­pen­die­ron algu­nas actua­cio­nes, lo que impac­tó en aque­llas con las que deben coor­di­nar­se para aten­der e inves­ti­gar cier­tos delitos. 

En otras oca­sio­nes, el cie­rre o sus­pen­sión de acti­vi­da­des no fue pro­gra­ma­do sino que hubo uni­da­des que se vie­ron obli­ga­das a cerrar tem­po­ral­men­te debi­do al con­ta­gio por COVID-19 de sus inte­gran­tes, cau­san­do, por ejem­plo, la nece­si­dad de deri­var la aten­ción a las víc­ti­mas a sedes de otros muni­ci­pios, seña­ló el informe. 

Obs­tácu­los impi­den a muje­res pre­sen­tar denuncias

Esto deri­vó de acuer­do con el infor­me en tres con­se­cuen­cias: que las muje­res no pudie­ran inter­po­ner una denun­cia, se para­li­za­ran inves­ti­ga­cio­nes pena­les y se per­die­ra evi­den­cia en casos de vio­len­cia con­tra las muje­res en la enti­dad, ya que por fal­ta de per­so­nal no se hicie­ron todos los peri­ta­jes reque­ri­dos o no había quién res­guar­da­ra las prue­bas periciales. 

No obs­tan­te, “las pro­ble­má­ti­cas y las defi­cien­cias seña­la­das, no son cues­tio­nes nue­vas sur­gi­das por la pan­de­mia de COVID-19. Son fallas estruc­tu­ra­les del sis­te­ma de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia mexi­quen­se. La pan­de­mia, no obs­tan­te, ha evi­den­cia­do una vez más un sis­te­ma de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia defi­cien­te, cuyas fallas estruc­tu­ra­les han impe­di­do reac­cio­nar a la cri­sis sani­ta­ria de mane­ra más apro­pia­da y han exa­cer­ba­do sus con­se­cuen­cias en un momen­to espe­cial­men­te com­ple­jo para las muje­res víc­ti­mas de vio­len­cia así como para las per­so­nas ser­vi­do­ras públi­cas”, se concluyó.

El nom­bre del infor­me res­pon­de a la decla­ra­ción de un hom­bre cuya hija está des­apa­re­ci­da. El entre­vis­ta­do ase­gu­ró: “la pan­de­mia les cayó como ani­llo al dedo. Nos decían ‘por COVID no hici­mos esto, no hici­mos lo otro’”. 

Al pre­sen­tar este infor­me, la abo­ga­da Arely Vare­la, repre­sen­tan­te de I(dh)eas Liti­gio Estra­té­gi­co en Dere­chos Huma­nos A.C –que acom­pa­ña a víc­ti­mas en el Edo­mex– infor­mó que las medi­das que se habían exi­gi­do a la enti­dad para redu­cir des­igual­da­des en el acce­so a la jus­ti­cia para las muje­res se hicie­ron más rele­van­tes, como la digi­ta­li­za­ción de expe­dien­tes para que las fami­lias no tuvie­ran que tras­la­dar­se de una Fis­ca­lía a otra. Con la pan­de­mia, la prác­ti­ca de digi­ta­li­zar expe­dien­tes se hizo más difí­cil por la muer­te de per­so­nal con­ta­gia­do y por fal­ta de recursos. 

Vare­la agre­gó que los Minis­te­rios Públi­cos no tenían inter­net para lle­var a cabo audien­cias o reunio­nes vir­tua­les, por lo que el per­so­nal tenía que acti­var los datos de sus celu­la­res per­so­na­les para poder dar segui­mien­to a los casos. 

Por su par­te, la direc­to­ra eje­cu­ti­va de AI, Tania Renea­um Pansz, seña­ló que una prio­ri­dad para rever­tir esta situa­ción es mejo­rar las con­di­cio­nes labo­ra­les (sala­rios, sobre­car­gas de tra­ba­jo, haci­na­mien­to, entre otras) de quie­nes tra­ba­jan en el sis­te­ma de pro­cu­ra­ción de justicia. 

“No pode­mos pen­sar que la jus­ti­cia va a lle­gar cuan­do la pro­pia lógi­ca del Esta­do man­tie­ne al sis­te­ma de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia en la pre­ca­rie­dad”, seña­ló Renea­um Pansz. 

Entre otras reco­men­da­cio­nes, AI lla­mó a ela­bo­rar un plan de res­pues­ta inme­dia­ta para las situa­cio­nes en las que inte­gran­tes de una mis­ma uni­dad se con­ta­gien o deban estar en cua­ren­te­na, de mane­ra que se evi­te el cie­rre de la uni­dad y la deten­ción de sus fun­cio­nes. Cubrir las vacan­tes sur­gi­das en el con­tex­to de la pan­de­mia y refor­zar la plan­ti­lla para reac­cio­nar con cele­ri­dad ante nue­vas posi­bles bajas.

FUENTE: CIMAC

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *