Mála­ga: La con­de­na­da por la pro­ce­sión del «Chu­mino rebel­de» recu­rri­rá la sentencia

La defen­sa de la mujer con­de­na­da a una mul­ta por par­ti­ci­par en la exhi­bi­ción públi­ca a modo de pro­ce­sión de la ima­gen de una vagi­na de plás­ti­co ata­via­da como si fue­ra una vir­gen con el nom­bre de pro­ce­sión del “Chu­mino rebel­de“, duran­te la mani­fes­ta­ción del Día de la Mujer el 8 de mar­zo de 2013 en Mála­ga, pre­sen­ta­rá un recur­so con­tra la sen­ten­cia que la con­si­de­ró res­pon­sa­ble de un deli­to con­tra los sen­ti­mien­tos religiosos. 

Así lo han infor­ma­do a Euro­pa Press fuen­tes de la defen­sa, al tiem­po que han apun­ta­do que, aun­que toda­vía se está ela­bo­ran­do el recur­so, ini­cial­men­te entre los argu­men­tos que se ale­guen está el error en la valo­ra­ción de la prue­ba e infrac­ción del artícu­lo 525 por apli­ca­ción inde­bi­da, con­si­de­ran­do que no con­cu­rren los ele­men­tos del tipo delic­ti­vo por el que se condena.

El Juz­ga­do de lo Penal núme­ro 10 de Mála­ga con­de­nó a la mujer a una pena de nue­ve meses de mul­ta con una cuo­ta dia­ria de diez euros, es decir, al pago de 2.700 euros; absol­vién­do­la de un deli­to de pro­vo­ca­ción a la dis­cri­mi­na­ción y el odio, del que tam­bién era acu­sa­da por la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos Cris­tia­nos, cuya denun­cia dio ori­gen a este procedimiento.

En la reso­lu­ción, se con­si­de­ró pro­ba­do que la acu­sa­da par­ti­ci­pó en dicha mani­fes­ta­ción por el 8M y que iba “ata­via­da con una pei­ne­ta y con una vela gran­de en la mano, por­ta­ba, en com­pa­ñía de otras per­so­nas no iden­ti­fi­ca­das que ves­tían túni­cas, man­ti­llas o pei­ne­tas, lo que se anto­ja una imi­ta­ción de un paso de Sema­na San­ta cuya ima­gen es una vagi­na” de plástico.

La pro­ce­sa­da se decla­ró ino­cen­te en el jui­cio y ase­gu­ró que no pen­só en ese momen­to que pudie­ra ofen­der a los cató­li­cos y que no era su inten­ción hacer­lo, sino que pre­ten­día defen­der los dere­chos de las muje­res, ya que ese año la mani­fes­ta­ción inci­día con­tra la refor­ma del abor­to y pro­tes­ta­ba con­tra ins­ti­tu­cio­nes, como la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, que defen­dían esa con­tra­rre­for­ma del Gobierno.

Su defen­sa inci­dió tam­bién en que se hizo en un con­tex­to polí­ti­co en con­tra de la con­tra­rre­for­ma del abor­to, con­si­de­ran­do que es “una inter­ven­ción pro­te­gi­da por el ejer­ci­cio de la liber­tad de expre­sión”, que a su cri­te­rio “se tie­ne que lle­var a cabo de la mane­ra más exten­sa posi­ble” y tener “espe­cial celo para esta­ble­cer los límites”.

Fuen­te: Anda­lu­cía Información

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *