Chi­na. El Yuan y su avan­ce internacional

Por Hedel­ber­to López Blanch, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 diciem­bre 2020.-

Poco a poco, sin hacer mucha alha­ra­ca, el yuan con­ti­núa cre­cien­do en el comer­cio mun­dial y en las corrien­tes de inver­sión, mien­tras el sis­te­ma mone­ta­rio inter­na­cio­nal domi­na­do por el dólar expe­ri­men­ta cambios.

No es de menos­pre­ciar que la mone­da de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na esté desem­pe­ñan­do cada vez más un impor­tan­te papel en la esfe­ra inter­na­cio­nal e indi­rec­ta­men­te que­bran­te el rol domi­nan­te del dólar.

Ya en este siglo XXI, el yuan o ren­min­bi se desem­pe­ña como una de las mone­das más uti­li­za­das en el comer­cio mun­dial y todo hace indi­car que más tem­prano que tar­de se le inclui­rá en el exclu­si­vo gru­po de divi­sas con mayor peso en la are­na internacional.

En el con­jun­to de las mone­das reco­no­ci­das por orga­nis­mos finan­cie­ro occi­den­ta­les como las más impor­tan­tes del pla­ne­ta y que gozan de los pri­vi­le­gios que les otor­ga esa cate­go­ría, apa­re­cen los dóla­res esta­dou­ni­den­ses, aus­tra­lia­nos, cana­dien­ses y neo­ze­lan­de­ses, el euro, la libra ester­li­na, fran­co sui­zo, yen japo­nés, coro­nas norue­gas y suecas.

Para tener una idea de cómo ha ido abrién­do­se paso el ren­min­bi, datos del Ban­co de Pagos Inter­na­cio­na­les (BPI) indi­can que en abril de 2019, el pro­me­dio dia­rio de volu­men de comer­cio glo­bal coti­za­do en yua­nes alcan­zó unos 285 000 millo­nes de dóla­res, cifra que se ha man­te­ni­do en 2020 pese a los efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca-finan­cie­ra glo­bal cau­sa­da por la pan­de­mia de la covid-19.

Infor­mes más recien­tes del Sis­te­ma de Comer­cio de Divi­sas Extran­je­ras de Chi­na apun­tan que para el 16 de noviem­bre de este año el volu­men de comer­cio en yua­nes rea­li­za­do den­tro del gigan­te asiá­ti­co ascen­dió a 45 000 millo­nes de dóla­res, la cifra más alta des­de diciem­bre del 2018.

A la par, el BPI comu­ni­có que el tipo de cam­bio tam­bién subió al máxi­mo des­de 2018, a 6,5395 yua­nes por dólar tras haber cre­ci­do más de un 8 % en los últi­mos seis meses, el mayor for­ta­le­ci­mien­to de las mone­das en Asia des­pués del won coreano.

Las cau­sas del robus­te­ci­mien­to del ren­min­bi se deben a la esta­bi­li­dad de la eco­no­mía, la for­ma que enfren­tó y con­tro­ló las con­se­cuen­cias del coro­na­vi­rus y la reac­ti­va­ción de todo su pro­ce­so pro­duc­ti­vo y de expor­ta­ción, muy supe­rio­res al de la mayo­ría de las nacio­nes occi­den­ta­les y sobre todo la de Esta­dos Uni­dos, don­de la polí­ti­ca de la admi­nis­tra­ción de Donald Trump para enfren­tar la pan­de­mia ha sido un rotun­do fracaso.

Mien­tras el yuan se ha for­ta­le­ci­do, el dólar se ha debi­li­ta­do lo que bene­fi­cia a la mone­da chi­na y tam­bién los acti­vos nomi­na­dos en ren­min­bi están res­pal­da­dos por tasas de inte­rés más altas cuya pri­ma supera a la obte­ni­da por la inver­sión en acti­vos nomi­na­dos en otras divisas.

Como con­se­cuen­cia direc­ta, los inver­so­res glo­ba­les cen­tran más su aten­ción en esa mone­da, pues el país asiá­ti­co ha toma­do la delan­te­ra a los demás a la hora de recu­pe­rar­se de la pan­de­mia y se augu­ra que su eco­no­mía será la úni­ca impor­tan­te del orbe que alcan­za­rá cre­ci­mien­to posi­ti­vo en 2020.

La polí­ti­ca de “san­cio­nes” eco­nó­mi­cas y finan­cie­ras con­tra nume­ro­sas nacio­nes, lle­va­da a cabo en los cua­tro años de la pre­si­den­cia de Donald Trump han lle­va­do a chi­nos, rusos, tur­cos, ira­níes, vene­zo­la­nos, indios y has­ta euro­peos occi­den­ta­les a bus­car otra mone­da alter­na­ti­va al bille­te verde.

El Ban­co Mun­dial seña­ló recien­te­men­te que el pujan­te rol de chi­na en el comer­cio inter­na­cio­nal, el tama­ño de su eco­no­mía, ade­más de apa­re­cer como el mayor acree­dor del mun­do, per­mi­ten ase­gu­rar que la inter­na­cio­na­li­za­ción de su mone­da avan­za por sen­de­ros seguros.

El Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal aña­dió en 2016 al ren­min­bi en su canas­ta de los Dere­chos de Giro Espe­cial y la inclu­yó en la ces­ta de mone­das que la enti­dad uti­li­za como medi­da de valor jun­to con el dólar, euro, yen y la libra ester­li­na. A fina­les de 2019, al menos 70 ban­cos cen­tra­les pasa­ron a tener al yuan en sus reser­vas de divi­sas fren­te a los 60 en 2018.

No resul­ta des­acer­ta­da la opi­nión de varios exper­tos que vati­ci­nan la posi­bi­li­dad de que en los pró­xi­mos diez años, el yuan pase a ser la mone­da más com­pe­ten­te del mer­ca­do y deje atrás al bille­te verde.

No es menos cier­to que a la mone­da chi­na aún le fal­tan con­di­cio­nes obje­ti­vas para ser com­ple­ta­men­te con­ver­ti­ble por­que sus posee­do­res no pue­den cam­biar­los en las enti­da­des ban­ca­rias cen­tra­les en cual­quier momen­to, pero su Ban­co Cen­tral se enca­mi­na hacia esa direc­ción y ya tra­ba­ja en la crea­ción de un sis­te­ma para liqui­dar pagos e inver­sio­nes trans­fron­te­ri­zas en yua­nes lo cual aumen­ta­rá su con­ver­ti­bi­li­dad de for­ma gradual.

Cin­co de las 12 mayo­res eco­no­mías del orbe (Japón, India, Rusia, Bra­sil y Corea del Sur) ya man­tie­nen inter­cam­bios comer­cia­les con esa mone­da, a las que se unen, entre otras, Argen­ti­na, Vene­zue­la, Aus­tra­lia, Irán, Bela­rus y varios paí­ses del con­ti­nen­te asiá­ti­co. Empre­sas de Bei­jing usan el yuan con enti­da­des de 181 paí­ses y con­ti­núa sin dete­ner­se su expansión.

La recien­te crea­ción del mayor tra­ta­do de libre comer­cio del mun­do, naci­do con el nom­bre de Aso­cia­ción Eco­nó­mi­ca Inte­gral Regio­nal (RCEP) que englo­ba a 15 paí­ses de la región Asia Pací­fi­co, más la con­ti­nua amplia­ción de la lla­ma­da Ruta de la Seda que des­de Chi­na se expan­di­rá por Euro­pa, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na, augu­ran que la inter­na­cio­na­li­za­ción de la mone­da del gigan­te asiá­ti­co avan­za por sen­de­ros segu­ros y le sigue los pasos al deca­den­te (pero aún fuer­te) dólar.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *