Argen­ti­na. Aná­li­sis del Pre­su­pues­to Nacio­nal 2021

Por RedE­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de diciem­bre de 2020.

El pasa­do 18 de noviem­bre, Dipu­tados con­vir­tió en Ley el Pro­yec­to de ley del Pre­su­pues­to de la Admi­nis­tra­ción Públi­ca Nacio­nal del año 2021. «La polí­ti­ca de ingre­sos no será, según una lec­tu­ra tex­tual de la letra de los pla­nes de gobierno, la palan­ca para la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca. La apues­ta del gobierno es exac­ta­men­te al revés, sería el repun­te de la acti­vi­dad pri­va­da la que recom­pon­ga el empleo y así los ingre­sos», dice un tra­ba­jo rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to de Estu­dio y For­ma­ción de la CTA Autó­no­ma en don­de abor­da el aná­li­sis de la ley.

El pre­su­pues­to 2021 pre­sen­ta un plan­teo fis­cal de una eco­no­mía que ha supe­ra­do por com­ple­to la actual con­di­ción sani­ta­ria y las medi­das de cui­da­do y res­tric­cio­nes a la cir­cu­la­ción que ope­ran has­ta el momen­to. Es ver­dad que el futu­ro es incier­to pero esta apues­ta, a pesar de las adver­ten­cias que invo­can a la capa­ci­dad por fle­xi­bi­li­zar los pla­nes dis­pues­tos, supo­ne un for­za­mien­to de la reali­dad más impor­tan­te que el que impli­ca­ría supo­ner la con­ti­nui­dad del esce­na­rio actual. Más aún con­si­de­ran­do que a tan sólo dos meses de fina­li­zar el 2020 la Argen­ti­na se ha posi­cio­na­do déci­ma en el ran­king de la can­ti­dad de muer­tes por millón de habi­tan­tes y pri­me­ra en el pro­me­dio de muer­tes dia­rias, una esca­la­da que nos lle­vó a supe­rar el millón de con­ta­gia­dos. Evi­den­te­men­te la ausen­cia de una cura o vacu­na efec­ti­va con­vier­te en una uto­pía comen­zar un enero sin ras­tros de la pandemia.

De todos modos, en este pun­to es impor­tan­te acla­rar que el hecho de que la pan­de­mia lle­gue a su fin es una cues­tión muy dis­tin­ta que supo­ner que los efec­tos socia­les y labo­ra­les des­apa­rez­can con ésta. La cri­sis sani­ta­ria ha deja­do al des­cu­bier­to serias pro­ble­má­ti­cas socia­les que debie­ran cons­ti­tuir­se en la guía de prio­ri­da­des para la asig­na­ción pre­su­pues­ta­ria: el ham­bre, la pobre­za, haci­na­mien­to habi­ta­cio­nal y acce­so a los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les como el agua pota­ble, la salud y la edu­ca­ción en pri­mer tér­mino. Como ade­lan­to de este exa­ge­ra­do opti­mis­mo res­pec­to de la recom­po­si­ción de algu­nos sec­to­res el gobierno pare­ce haber des­car­ta­do la con­ti­nui­dad del pago del IFE para lo que res­ta del corrien­te año dan­do comien­zo a un 2021 sin el pago de un ingre­so universal.

Uno de los ras­gos más salien­te de la lec­tu­ra gene­ral del pro­yec­to de ley es el ses­go neo­de­sa­rro­llis­ta de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que como tal des­pla­za todo inten­to de polí­ti­ca de ingre­sos de shock y en reem­pla­zo ofre­ce un rol públi­co des­ti­na­do prin­ci­pal­men­te a sos­te­ner garan­tías favo­ra­bles para la inver­sión pro­duc­ti­va. Esta­bi­li­dad, sos­te­ni­bi­li­dad, tran­qui­li­dad macro­eco­nó­mi­ca son par­te de los prin­ci­pa­les obje­ti­vos que orien­ta­rán el accio­nar del sec­tor públi­co jun­to al acom­pa­ña­mien­to de la infra­es­truc­tu­ra nece­sa­ria. De esta mane­ra, la polí­ti­ca de ingre­sos no será, según una lec­tu­ra tex­tual de la letra de los pla­nes de gobierno, la palan­ca para la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca. La apues­ta del gobierno es exac­ta­men­te al revés, sería el repun­te de la acti­vi­dad pri­va­da la que recom­pon­ga el empleo y así los ingre­sos. Sin lugar a duda, se eli­gió el camino len­to para la recom­po­si­ción del cua­dro social por ser la que mini­mi­za el impac­to pre­su­pues­ta­rio, aun­que resul­ta cla­ra­men­te inopor­tu­na si tene­mos en cuen­ta la urgen­cia que sig­ni­fi­ca el momen­to his­tó­ri­co actual con tasas récord para los nive­les de pobre­za e indi­gen­cia. Un pre­cio dema­sia­do alto para cum­plir con el impe­ra­ti­vo de redu­cir el rojo en las cuen­tas públicas.

La apues­ta es doble y fun­da­men­tal­men­te incier­ta: por un lado, por la con­fian­za depo­si­ta­da en que suce­de­rá una reac­ción del empleo de rele­van­cia sabien­do que los pro­nós­ti­cos de cre­ci­mien­to de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca son len­tos e inclu­so los reque­ri­mien­tos de mano de obra vie­nen sien­do drás­ti­ca­men­te redu­ci­dos con mayor énfa­sis lue­go del ade­lan­ta­mien­to tec­no­ló­gi­co en diver­sos sec­to­res y acti­vi­da­des, y por otro lado, por­que la recu­pe­ra­ción sala­rial tam­po­co adquie­re una pers­pec­ti­va de des­pe­gue intere­san­te con­si­de­ran­do los resul­ta­dos de las pari­ta­rias has­ta aho­ra con­ve­ni­das y el esca­so mar­gen de recu­pe­ra­ción del sala­rio mínimo.

Fuen­te: RedEco

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *