Vene­zue­la. Ganar sim­ple­men­te por cele­brar elecciones

Por Vijay Prashad y Car­los Ron. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de diciem­bre de 2020.

El domin­go 6 de diciem­bre el pue­blo vene­zo­lano vota­rá la nue­va Asam­blea Nacio­nal. Nor­mal­men­te este hecho no ten­dría nada de espe­cial, ni mere­ce­ría salir en las noti­cias fue­ra de Vene­zue­la. Des­de la elec­ción de Hugo Chá­vez a la pre­si­den­cia en 1998, el pue­blo vene­zo­lano está acos­tum­bra­do a más de una elec­ción nacio­nal al año (esta elec­ción legis­la­ti­va hace la núme­ro 25 en 21 años); ha habi­do elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, elec­cio­nes legis­la­ti­vas y refe­ren­dos para for­ta­le­cer la Cons­ti­tu­ción de 1999. En apa­rien­cia, se tra­ta tan solo de una de esas elec­cio­nes que han ser­vi­do para pro­fun­di­zar en el sen­ti­do de la demo­cra­cia en Venezuela.

Pero en estos días, inclu­so la cele­bra­ción de una elec­ción es un pul­so entre el pue­blo vene­zo­lano y el gobierno de Esta­dos Uni­dos. Des­de que Chá­vez se con­vir­tió en pre­si­den­te, el gobierno de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos han inten­ta­do des­es­ta­bi­li­zar al gobierno vene­zo­lano, entre otras for­mas diri­gien­do ini­cia­ti­vas direc­tas para cam­biar el régi­men. Cuan­do resul­tó evi­den­te que Chá­vez y la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na que diri­gía con­ta­ban con un fuer­te res­pal­do popu­lar y no podían derro­tar­se en las urnas, Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos pre­sio­na­ron para des­le­gi­ti­mar la sobe­ra­nía polí­ti­ca venezolana.

El rue­do polí­ti­co vene­zo­lano está mar­ca­do por fuer­tes dis­cre­pan­cias y la oli­gar­quía vene­zo­la­na man­tie­ne sus pro­pias pla­ta­for­mas polí­ti­cas y con­ti­núa inten­tan­do soca­var y derro­tar a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Estas fuer­zas –aho­ra deno­mi­na­das la opo­si­ción– han par­ti­ci­pa­do en elec­cio­nes des­de 1998 y, sin duda, han teni­do cier­tos avan­ces, pero no han sido capa­ces de impo­ner­se. En 2015, por ejem­plo, la opo­si­ción con­si­guió una mayo­ría en la vota­ción para la Asam­blea Nacio­nal y ha con­tro­la­do la Asam­blea los pasa­dos cin­co años. El mero hecho de que la opo­si­ción gana­ra en 2015 demues­tra la exis­ten­cia de un sis­te­ma elec­to­ral robus­to en el país. En esa oca­sión no hubo que­jas por fraude.

Una opo­si­ción made in Washington

En lugar de asu­mir su deber cons­ti­tu­cio­nal de gober­nar mano a mano con el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, sec­to­res de la opo­si­ción deci­die­ron actuar como un ramal de la emba­ja­da de EE.UU. en Cara­cas. Uno de los par­la­men­ta­rios, Juan Guai­dó (que había gana­do su esca­ño por el esta­do de Var­gas), per­mi­tió que le uti­li­za­ran como ins­tru­men­to de un gol­pe de Esta­do pro­pi­cia­do por Washing­ton tras la elec­ción pre­si­den­cial de 2018. La opo­si­ción a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na siem­pre ha esta­do divi­di­da y no ha sido capaz de actuar con uni­dad de pro­pó­si­to. Una de las dife­ren­cias más impor­tan­tes se rela­cio­na con la subor­di­na­ción o no al gobierno de EE.UU.

Per­so­nas como Guai­dó están encan­ta­das de ser un ins­tru­men­to de Donald Trump y Mike Pom­peo, mien­tras que otras han expre­sa­do cla­ra­men­te que tal acti­tud era anti­pa­trió­ti­ca e inclu­so toda una trai­ción. Des­de 2015 la opo­si­ción ha teni­do que hacer fren­te a una cri­sis exis­ten­cial sobre cuán­to apo­yo de Esta­dos Uni­dos debe­ría acep­tar para avan­zar su pro­ce­so polí­ti­co; toda la influen­cia de Guai­dó se ha basa­do en el apo­yo que le pro­por­cio­nó Washing­ton, y no en el de sus pro­pios votan­tes o en el del res­to de la oposición.

La Cons­ti­tu­ción de Vene­zue­la mar­ca que debe cele­brar­se una elec­ción para la Asam­blea Nacio­nal antes del 5 de enero de 2021, día en que los nue­vos par­la­men­ta­rios deben jurar su car­go. Esa es la razón por la cual la elec­ción ha sido pro­gra­ma­da para el 6 de diciem­bre. Algu­nos sec­to­res de la opo­si­ción cuyo poder deri­va de Washing­ton –como el gru­po de Guai­dó– deci­die­ron des­de el prin­ci­pio boi­co­tear estos comi­cios ale­gan­do que serían frau­du­len­tos. No han apor­ta­do, sin embar­go, nin­gu­na prue­ba que sos­ten­ga dicha acu­sa­ción. Tam­po­co los medios de comu­ni­ca­ción del Atlán­ti­co Nor­te exi­gie­ron nin­gu­na prue­ba para repro­du­cir dicha acu­sa­ción, ni se moles­ta­ron en comen­tar que las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de 2015 habían favo­re­ci­do, de hecho, a la opo­si­ción. En lugar de dispu­tar el poder a tra­vés de medios demo­crá­ti­cos como las elec­cio­nes o de la pro­po­si­ción de leyes, la opo­si­ción enca­be­za­da por Guai­dó pre­ten­de con­se­guir el poder median­te medios no demo­crá­ti­cos. Pare­ce que ganar la elec­ción tie­ne menos impor­tan­cia que des­le­gi­ti­mar el pro­ce­so elec­to­ral y el democrático.

Inter­fe­ren­cia de EE.UU. en las elecciones

El gobierno de Esta­dos Uni­dos –con el apo­yo tan­to de repu­bli­ca­nos como de demó­cra­tas– ha inter­ve­ni­do acti­va­men­te en las elec­cio­nes vene­zo­la­nas de 2020 a la Asam­blea Nacio­nal. El pasa­do mes de sep­tiem­bre, el Depar­ta­men­to del Teso­ro de EE.UU. san­cio­nó a cua­tro fun­cio­na­rios del gobierno vene­zo­lano: Rei­nal­do Enri­que Muñoz Pedro­za (fis­cal gene­ral), David Euge­nio de Lima Salas (un anti­guo gober­na­dor), y dos fun­cio­na­rios del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral, Indi­ra Mai­ra Alfon­zo Iza­gui­rre y José Luis Gutié­rrez Parra. Alfon­zo es la pre­si­den­ta del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral y una res­pe­ta­da exma­gis­tra­da con anti­guos lazos con la oposición. 

El gobierno esta­dou­ni­den­se decla­ró (sin pro­por­cio­na prue­bas que lo sos­tu­vie­ran) que estos fun­cio­na­rios for­ma­ban par­te de un “plan para inter­fe­rir en las elec­cio­nes de diciem­bre de 2020 y evi­tar que estas fue­ran libres y jus­tas”. La inter­fe­ren­cia del gobierno de EE.UU. con­ti­nuó ese mis­mo mes con las san­cio­nes pos­te­rio­res a cin­co líde­res de la opo­si­ción que deci­die­ron par­ti­ci­par en los comi­cios: el Depar­ta­men­to de Esta­do afir­mó hacer­lo por su “com­pli­ci­dad” en las elecciones.

Los polí­ti­cos opo­si­to­res que se enfren­tan a estas pre­sio­nes por par­te de Washing­ton tam­bién se enfren­tan a unas bases des­con­ten­tas en Vene­zue­la que han esta­do luchan­do con­tra esta polí­ti­ca de abs­ten­ción y boi­cot. Muchos de los afi­lia­dos a estos gru­pos opo­si­to­res han denun­cia­do a sus líde­res, exi­gién­do­les par­ti­ci­par en la elec­ción. Están har­tos de la estra­te­gia de des­gas­te de Guai­dó y de la sumi­sión de este al Depar­ta­men­to de Esta­dos de EE.UU.

Esa es la razón por la que en los comi­cios del domin­go hay más de 14.000 can­di­da­tos de 107 orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, de las cua­les 98 se iden­ti­fi­can como par­ti­dos de la opo­si­ción. Com­pe­ti­rán por los 277 esca­ños (aumen­ta­dos des­de 165 para aco­mo­dar­se al cre­ci­mien­to de la pobla­ción y tener mayor repre­sen­ta­ti­vi­dad democrática).

La Asam­blea Nacio­nal de Vene­zue­la ha esta­do para­li­za­da des­de que se con­vir­tió en un ins­tru­men­to al ser­vi­cio del cam­bio de régi­men pro­pi­cia­do por Washing­ton. Aho­ra, con esta elec­ción, hay espe­ran­zas de que el pro­ce­so legis­la­ti­vo pue­da seguir su cur­so. Una nue­va Asam­blea Nacio­nal ten­dría capa­ci­dad para nom­brar pues­tos cla­ve en la admi­nis­tra­ción y apro­bar leyes para abor­dar la pan­de­mia; debe­ría con­ver­tir­se en un esce­na­rio para el diá­lo­go salu­da­ble entre gobierno y opo­si­ción, entor­pe­ci­do por Washing­ton y por Guai­dó. Y, más que nada, esta Asam­blea Nacio­nal debe­ría supo­ner un desa­fío legal para los gobier­nos y ban­cos de Esta­dos Uni­dos y de Euro­pa que han con­ge­la­do al menos 6.000 millo­nes de dóla­res de fon­dos vene­zo­la­nos y con­fis­ca­do acti­vos como Cit­go; ya no podrán uti­li­zar el supues­to gobierno inte­ri­no de Guai­dó como excu­sa para sus actos.

En resu­mi­das cuen­tas: Vene­zue­la gana sim­ple­men­te por cele­brar elecciones.

Vijay Prashad es un his­to­ria­dor, edi­tor y perio­dis­ta indio, corres­pon­sal habi­tual de Glo­be­trot­ter. Es tam­bién edi­tor de Left­Word Books y direc­tor de Tri­con­ti­nen­tal: Ins­ti­tu­te for Social Research. Autor de más de 20 libros, el últi­mo de ellos Washing­ton Bullets pro­lo­ga­do por Evo Morales.

Fuen­te original

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *