Pen­sa­mien­to crí­ti­co. «La tor­tu­ra ha cam­bia­do de macha­car el cuer­po a que­brar la mente”

Por Ges­sa­mí For­ner. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de diciem­bre de 2020.

Su padre era sin­di­ca­lis­ta y, a fina­les del fran­quis­mo, fue dete­ni­do por lan­zar octa­vi­llas en Ren­te­ria (Gipuz­koa). Escri­bió un libro y en la pági­na 97 des­cri­bió su paso por comi­sa­ría, pero no iden­ti­fi­ca­ba las tor­tu­ras como tor­tu­ras, como tan­ta otra gen­te. En 2017, el Gobierno vas­co pre­sen­tó el infor­me sobre tor­tu­ras que encar­gó al médi­co foren­se Paco Etxe­be­rria. El cineas­ta Ander Iriar­te acu­dió a la pre­sen­ta­ción y ahí fue cuan­do des­cu­brió qué es la tor­tu­ra y arran­có su actual pro­yec­to: el docu­men­tal El soni­do del crack, pro­du­ci­do, entre otros, por la pro­duc­to­ra Iru­soin (La trin­che­ra infi­ni­ta, Loreak, Aupa Etxe­bes­te!, Lucio, etc.). Hoy ter­mi­na el crow­fun­ding que impul­só para poder ter­mi­nar de rodar­lo y con­tar a tra­vés de las voces de exper­tos una his­to­ria común dema­sia­do silenciada.

¿Qué es el soni­do del crack?

-Es el títu­lo de la pelí­cu­la y el deno­mi­na­dor común de la tor­tu­ra. Poner el lími­te de qué es tor­tu­ra es com­pli­ca­do. ¿Que te rom­pan un bra­zo? ¿Unos elec­tro­dos? En los tor­tu­ra­dos hay un deno­mi­na­dor común que ellos defi­nen como el momen­to en el que escu­chan un crack en su cuer­po. Algu­nos lo des­cri­ben como un muñe­co de por­ce­la­na que se rom­pe, o como una rama par­ti­da. Eso es lo que vive el tor­tu­ra­do y ese es el momen­to que bus­ca el tor­tu­ra­dor. Como per­so­nas tene­mos líneas rojas, pero cuan­do rom­pen tu volun­tad, fir­ma­rías lo que sea, que un perro es un ele­fan­te o que pue­des volar. La tor­tu­ra no bus­ca la verdad.

Tu padre fue tor­tu­ra­do, pero en su bio­gra­fía Borro­ka­ren Gorrian (1999, edi­to­rial Txa­la­par­ta), él no lo reco­no­cía así.

-He teni­do pre­sen­te la tor­tu­ra en mi vida: una pla­ca de un médi­co tor­tu­ra­do del pue­blo, gen­te cono­ci­da. Así que un día me habla­ron del estu­dio que diri­gió Paco Etxe­be­rria y me dije­ron que tenía que asis­tir a la pre­sen­ta­ción y, entre tan­tas ponen­cias, una rela­ta­ba el paso por comi­sa­ría y reco­no­cí algu­nas cosas que esta­ban en mi cabe­za y no sabía rela­cio­nar, has­ta que se me encen­dió la bom­bi­lla y releí la bio­gra­fía de mi padre. 

¿Y?

-El psi­có­lo­go Pau Pérez dice que muchos tor­tu­ra­dos no se reco­no­cen como tal, pero las secue­las que­dan den­tro. No se sien­ten tor­tu­ra­dos por­que no les die­ron tan­tas hos­tias como a otros. Los tor­tu­ra­do­res jue­gan con tu códi­go de valo­res para des­truir­te como per­so­na y aquí tam­bién se ha juga­do con la iden­ti­dad, con la per­te­nen­cia a un gru­po, a un movi­mien­to sin­di­cal, a un par­ti­do polí­ti­co, y se ha per­pe­tua­do el mito de la hija de Itziar, un poe­ma que narra lo orgu­llo­sa que está la madre de que han tor­tu­ra­do a su hijo, pero este no ha cantado. 

«Aho­ra se bus­ca macha­car la men­te para des­tro­zar a la per­so­na, y que lue­go no haya fotos, ni mar­cas, solo una mira­da perdida” 

¿Cómo ha cam­bia­do la tortura?

-Hace mucho que empe­zó a cam­biar, sobre los años 70. Cuan­do sales de comi­sa­ría, no que­dan mar­cas, pero no te reco­no­ces a ti mis­mo y sufres efec­tos psi­co­ló­gi­cos que son como un cán­cer y te afec­ta­rán a ti y a tu entorno. Si en el País Vas­co vivi­mos dos millo­nes de per­so­nas y, como míni­mo, se ha pro­ba­do que entre 1960 y 2014 al menos 4.113 per­so­nas han sido tor­tu­ra­das, en más de 5.000 casos —algu­nas lo han sido en más de una oca­sión — , pode­mos ver una pau­ta que se extien­de a lo lar­go de los años. 

¿Qué tie­ne de espe­cial El soni­do del crack?

-Nues­tro foco no está pues­to en los tor­tu­ra­dos, por­que ese enfo­que es un acto de fe entre él y tú. Noso­tros segui­mos a los psi­có­lo­gos, a los foren­ses, a los exper­tos inter­na­cio­na­les que expli­can por­qué los más de 5.000 casos tie­nen una alta fiabilidad.

Cuen­tas con la par­ti­ci­pa­ción del foren­se Paco Etxe­be­rria, espe­cia­lis­ta en fosas comu­nes, una figu­ra impres­cin­di­ble en el País Vas­co. ¿Qué des­ta­ca­rías de su apor­ta­ción al documental?

-Paco Etxe­be­rria es una emi­nen­cia no solo aquí, sino en Euro­pa, y es una per­so­na que se le encar­gó el infor­me sin ser un con­ven­ci­do de las tor­tu­ras. Cogió la inves­ti­ga­ción y la diri­gió y, ante las evi­den­cias, con­clu­yó que esto es real y nadie ha podi­do refu­tar­le. Cuan­do lle­vó el infor­me al Par­la­men­to vas­co, has­ta la por­ta­voz del PP dijo que nadie pue­de dudar del infor­me. Paco da segu­ri­dad. Y jun­to con Lau­ra Pego, super­vi­só el tra­ba­jo de 300 pro­fe­sio­na­les que han par­ti­ci­pa­do en él. Hay una bar­ba­ri­dad de inves­ti­ga­do­res que han ras­trea­do víc­ti­mas. Es un infor­me úni­co en Euro­pa. Cuan­do habla­mos de tor­tu­ra, tene­mos ten­den­cia a mirar a otros lados, Áfri­ca, Latino Amé­ri­ca, y muy poca ten­den­cia a mirar hacia adentro.

¿Qué tipos de tor­tu­ras hay?

-Si habla­mos de tor­tu­ra moder­na, la tor­tu­ra es un tra­to inhu­mano o degra­dan­te físi­co rea­li­za­da por un fun­cio­na­rio públi­co, por­que al hacer­lo por un fun­cio­na­rio públi­co está ampa­ra­do por el poder. La tor­tu­ra his­tó­ri­ca, como cuan­do nos ima­gi­na­mos la Inqui­si­ción y lue­go el fran­quis­mo, se cen­tra en cuan­to pue­de aguan­tar el tor­tu­ra­do físi­ca­men­te. Pero cuan­do se prohi­be la tor­tu­ra físi­ca median­te la Car­ta de Dere­chos Huma­nos, esta cam­bia hacia la psi­co­ló­gi­ca. Por supues­to, que si le metes a alguien un hie­rro por el dedo tam­bién entras en lo psi­co­ló­gi­co, por­que hay rela­cio­nes de poder y des­gas­tes, pero lo impor­tan­te es dón­de se pone el foco, y este ha cam­bia­do de macha­car el cuer­po a que­brar la mente. 

Aho­ra se bus­ca macha­car la men­te para des­tro­zar a la per­so­na, y lue­go no hay fotos, no hay mar­cas, solo una mira­da per­di­da. La pecu­lia­ri­dad vas­ca es que aquí ha habi­do linea con­ti­nua de tor­tu­ras duran­te 50 años, empie­za con un gobierno dic­ta­to­rial pero lue­go no cam­bia. Hay, diga­mos, una cien­cia de la psi­co­lo­gía apli­ca­da a la tor­tu­ra y que es secre­ta, en el sen­ti­do ile­gal del tér­mino, como la con­ta­bi­li­dad B. 

En el crow­fun­dig has con­se­gui­do la recau­da­ción míni­ma para poder sacar ade­lan­te el docu­men­tal, pero no la ópti­ma. ¿Este resul­ta­do es una metá­fo­ra? ¿Hay que reve­lar públi­ca­men­te las tor­tu­ras pero resul­ta difí­cil que cale en el público? 

-Sí, cuan­do me pre­gun­tan a quién se diri­ge el docu­men­tal res­pon­do que a quien cree en los Dere­chos Huma­nos, sabe­mos que en el País Vas­co se poli­ti­zan las cosas, pero mi inten­ción es que las tor­tu­ras se entien­dan des­de los Dere­chos Huma­nos por­que ayu­da­ría a su pre­ven­ción, por­que hoy les pasa a unos y maña­na, a otros. 

En Euro­pa está aumen­tan­do de for­ma alar­man­te el núme­ro de per­so­nas dis­pues­tas a usar tor­tu­ras. Se cono­ce como la teo­ría del reloj bom­ba: si tú tie­nes a una per­so­na dete­ni­da que ha pues­to una bom­ba, ¿es legí­ti­mo tor­tu­rar­la para sal­var a diez per­so­nas? La res­pues­ta siem­pre tie­ne que ser no. Por­que si empie­zas por ahí, tu sis­te­ma se des­mo­ro­na, solo es una cues­tión de tiem­po. No pue­des poner tu lími­te en otro sitio, que es lo que pre­ten­dió EEUU con Abu Ghraib.

¿Qué te dijo tu padre cuan­do le con­tas­te tu proyecto?

-Le pare­ció intere­san­te y lo apo­yó. Pero lo curio­so fue cuan­do le pre­gun­té: Aita, ¿tú fuis­te tor­tu­ra­do? Y me dijo que no, así que le pasé el infor­me y aho­ra es una de las per­so­nas que for­man par­te de él. Pero tie­ne mie­do de la bana­li­za­ción de la tor­tu­ra, creo que en el jue­go del gato y el ratón, el Esta­do ha toma­do la delantera.

¿Cómo se recom­po­ne una figu­ra de por­ce­la­na rota?

-La psi­có­lo­ga Olatz Barre­netxea dice que con los pacien­tes hay que ave­ri­guar cómo les han tor­tu­ra­do para vol­ver hacia atrás. Hay tor­tu­ras dise­ña­das des­de la psi­co­lo­gía. Es casi segu­ro que los cuer­pos poli­cia­les se entre­nan, inclu­so entre paí­ses. Hay, diga­mos, una cien­cia de la psi­co­lo­gía apli­ca­da a la tor­tu­ra y que es secre­ta, en el sen­ti­do ile­gal del tér­mino, como la con­ta­bi­li­dad B.

Fuen­te: El Salto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *