Israel. Psi­co­lo­gía de masas del sionismo

Por Ánge­les Díez, Resu­men Medio Orien­te, 5 de diciem­bre de 2020-.

“El fas­cis­mo no es un par­ti­do polí­ti­co, sino una deter­mi­na­da con­cep­ción de vida y una acti­tud res­pec­to del hom­bre, del amor y del tra­ba­jo”. (Wilhelm Reich)

Cau­sa estu­por y des­con­cier­to que un esta­do colo­nia­lis­ta de ideo­lo­gía racis­ta como el israe­lí haya con­se­gui­do impo­ner su rela­to de víc­ti­ma del terro­ris­mo en amplias masas de la pobla­ción a nivel mun­dial, espe­cial­men­te en Europa.

Cau­sa más zozo­bra aún obser­var cómo las cla­ses medias, bien­pen­san­tes huma­nis­tas de todos los colo­res y sabo­res, social­de­mó­cra­tas y pro­gre­sis­tas, aca­dé­mi­cos y perio­dis­tas, dicen soli­da­ri­zar­se con la cau­sa pales­ti­na pero al mis­mo tiem­po recha­zan el boi­cot al Esta­do sio­nis­ta israe­lí; se cui­dan mucho de no ser acu­sa­dos de anti­se­mi­tas y, en no pocas oca­sio­nes, asu­men que “algu­nos” pales­ti­nos son vio­len­tos y que debe­rían reco­no­cer como legí­ti­mo al Esta­do ocupante.

Estas para­do­jas, sin embar­go, son sólo apa­ren­tes si ana­li­za­mos los fac­to­res socio-psí­qui­cos que, a lo lar­go de la his­to­ria, han hecho que ideo­lo­gías racis­tas y supre­ma­cis­tas hayan ido de la mano com­par­tien­do obje­ti­vos e intere­ses; y ade­más hayan con­se­gui­do el apo­yo de amplias bases socia­les, en un pri­mer momen­to entre las cla­ses medias y pos­te­rior­men­te entre las cla­ses populares.

La sin­to­nía entre el fas­cis­mo y el sio­nis­mo pro­vie­ne de que com­par­ten tan­to el ser ideo­lo­gías afi­nes en rela­ción con el racis­mo como de su visión prag­má­ti­ca e ins­tru­men­tal por enci­ma de cual­quier valor o prin­ci­pio éti­co. Tam­bién es impor­tan­te con­si­de­rar cómo ambas se han ser­vi­do de prác­ti­cas como la pro­pa­gan­da sis­te­má­ti­ca y con­ti­nua­da, o la mani­pu­la­ción emo­cio­nal, o las alian­zas eco­nó­mi­cas y de poder para ocul­tar sus obje­ti­vos e intereses.

Tam­po­co pode­mos dejar de lado la his­to­ria que las ha colo­ca­do en situa­ción de enten­der­se y apo­yar­se per­si­guien­do ambas obje­ti­vos apa­ren­te­men­te dis­tin­tos. Así, una inves­ti­ga­ción his­tó­ri­co-empí­ri­ca muy bien docu­men­ta­da como la que reali­zó Len­ni Bren­ner en 1983, demos­tró que en el perio­do entre­gue­rras en Euro­pa el sio­nis­mo era un movi­mien­to polí­ti­co muy mar­gi­nal entre los judíos, que en gene­ral se encon­tra­ban inte­gra­dos en sus res­pec­ti­vos paí­ses y no se plan­tea­ban emi­grar a nin­gún lugar, a pesar del anti­se­mi­tis­mo cre­cien­te. De hecho, estos judíos que no eran sio­nis­tas fue­ron los que sufrie­ron mayo­ri­ta­ria­men­te la solu­ción final de los nazis. Y fue la mino­ría sio­nis­ta la que guia­da por su ideo­lo­gía racis­ta y por su obje­ti­vo de crear el rei­no del “super­hom­bre” hebreo en Pales­ti­na quien, no sólo no se enfren­tó ni a los nazis ale­ma­nes ni a los fas­cis­tas ita­lia­nos, sino que pac­tó con ellos para vaciar Euro­pa de judíos.

Pero pare­ce que el pasa­do, pasa­do está, y los pla­nes sio­nis­tas han vuel­to a con­fluir, tan­to con el pro­yec­to impe­ria­lis­ta esta­dou­ni­den­se como con las polí­ti­cas racis­tas y cla­sis­tas euro­peas. Unas polí­ti­cas dife­ren­tes en las for­mas pero simi­la­res en los con­te­ni­dos y en la lógi­ca que les impul­sa. Así, Oba­ma más dis­cre­to y Trump más direc­to, las admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses siem­pre han garan­ti­za­do con armas y recur­sos la super­vi­ven­cia de su encla­ve sio­nis­ta en Orien­te Pró­xi­mo; pero los alia­dos euro­peos han sido quie­nes han crea­do las con­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas para nor­ma­li­zar la ocu­pa­ción y el apartheid al que some­te el Ente sio­nis­ta a los palestinos.

La tria­da impe­ria­lis­mo-fas­cis­mo-sio­nis­mo ha crea­do redes de poder que se han des­ple­ga­do a lo lar­go y ancho del pla­ne­ta. De la mano del impe­ria­lis­mo, tan­to el fas­cis­mo como el sio­nis­mo israe­lí se han con­ver­ti­do en fenó­me­nos glo­ba­les vin­cu­la­dos tan­to a la gue­rra como al terro­ris­mo. De ahí que no haya sido casual que apa­re­cie­ran ban­de­ras israe­lís entre la opo­si­ción gol­pis­ta vene­zo­la­na en el 2016 [2], o entre la ultra­de­re­cha gol­pis­ta boli­via­na en el 2020 [3], tam­po­co las muy estre­chas rela­cio­nes entre Netan­yahu y Bol­so­na­ro [4], o la coope­ra­ción, ase­so­ría y apo­yo mili­tar de Israel a Colom­bia, etc. Pero tam­po­co es casua­li­dad que la ultra­de­re­cha fas­cis­ta euro­pea al tiem­po que ata­ca a los judíos sea una fir­me alia­da del Esta­do sio­nis­ta israe­lí. Como seña­la Alys Sam­son Esta­pé, Euro­pa nun­ca ha sido el con­ti­nen­te abier­to y pro­gre­sis­ta que nos quie­ren hacer creer; nin­gún país euro­peo ha hecho fren­te a sus crí­me­nes colo­nia­les con repa­ra­cio­nes, y su com­pli­ci­dad con el apartheid israe­lí con­tra el pue­blo pales­tino es más que evi­den­te al decla­rar al Esta­do sio­nis­ta socio pre­fe­ren­te. Tam­bién el his­to­ria­dor Ilan Pap­pé afir­ma que el sio­nis­mo siem­pre tuvo el apo­yo de la extre­ma dere­cha anti­se­mi­ta ya que com­par­ten el mis­mo obje­ti­vo: “nin­guno de los dos quie­re que haya judíos en Euro­pa” [5]

De este modo, des­pués de la II Gue­rra mun­dial el sio­nis­mo se con­vir­tió en la pie­za cla­ve de la expan­sión y domi­nio impe­ria­lis­ta; y cons­ti­tu­ye una de las más­ca­ras tras la que se ocul­ta el fascismo.

Fas­cis­mo y sio­nis­mo han aumen­tan­do su influen­cia mutua duran­te años, sin embar­go, mien­tras que el fas­cis­mo (tra­ves­ti­do de par­ti­do de ultra­de­re­cha) sigue cau­san­do algún rece­lo entre sec­to­res de cla­se media, el sio­nis­mo, cuya expre­sión ine­quí­vo­ca es el Esta­do israe­lí, ape­nas encuen­tra opo­si­ción. El sio­nis­mo se camu­fla fácil­men­te en los múl­ti­ples ins­tru­men­tos orga­ni­za­ti­vos y jurí­di­cos, lob­bies, éli­tes eco­nó­mi­cas y cien­tí­fi­cas que ope­ran en Occi­den­te entre los sec­to­res pro­gre­sis­tas. La pro­li­fe­ra­ción de pelí­cu­las esta­dou­ni­den­ses sobre el holo­caus­to y con pro­ta­go­nis­tas judíos, que inun­dan las pan­ta­llas de todo el mun­do, sir­ve para ocul­tar la bar­ba­rie sio­nis­ta con­tra los palestinos.

Al igual que ocu­rrió en el perio­do entre gue­rras en Euro­pa, las bases socia­les que apo­yan a los par­ti­dos fas­cis­tas va en aumen­to y lo mis­mo ocu­rre con el sio­nis­mo; que es capaz de ocul­tar su ideo­lo­gía fas­cis­ta y supre­ma­cis­ta bajo el ropa­je pro­gre­sis­ta que le faci­li­tan aca­dé­mi­cos, inte­lec­tua­les y polí­ti­cos que callan sobre el apartheid israe­lí, sobre los pri­sio­ne­ros pales­ti­nos, sobre las tor­tu­ras y ase­si­na­tos, y sobre la vio­la­ción de dere­chos que sufre coti­dia­na­men­te el pue­blo palestino.

Cier­ta­men­te, hay impor­tan­tes sec­to­res de las pobla­cio­nes occi­den­ta­les que no se dejan enga­ñar por la maqui­na­ria de pro­pa­gan­da sio­nis­ta y que apo­yan la cau­sa pales­ti­na. Des­de 1977, el 29 de noviem­bre de cada año, Nacio­nes Uni­das con­me­mo­ra el Día Inter­na­cio­nal de Soli­da­ri­dad con el Pue­blo Pales­tino, y este año, a pesar de la pan­de­mia del COVID-19 se rea­li­za­ron innu­me­ra­bles actos de soli­da­ri­dad con Pales­ti­na en todo el mundo.

Sin embar­go, la pre­gun­ta que debe­ría­mos hacer­nos no es por qué hay per­so­nas que apo­yan la cau­sa pales­ti­na, eso es lo más lógi­co y razo­na­ble. Los seres huma­nos ten­de­mos a empa­ti­zar con las víc­ti­mas, y en el caso que nos ocu­pa, no cabe duda de que la evi­den­cia his­tó­ri­ca, numé­ri­ca, y jurí­di­ca está del lado de los pales­ti­nos. Es difí­cil tapar el sol con un dedo aun­que el dedo sio­nis­ta sea muy gran­de. La pre­gun­ta que hemos de hacer­nos es por qué hay tan­ta gen­te que toda­vía no defien­de la cau­sa pales­ti­na, por qué toda­vía hay per­so­nas sen­si­bles que no hacen nada por aca­bar con la ocu­pa­ción sionista.

Se tra­ta­ría pues de enten­der por qué, a pesar de que año tras año la cau­sa pales­ti­na des­pier­ta más y más soli­da­ri­dad, esa soli­da­ri­dad no se tra­du­ce en accio­nes con­tun­den­tes y efi­ca­ces que hagan retro­ce­der los avan­ces del sionismo.

Es pro­ba­ble que la cla­ve esté en que, los mis­mos fac­to­res his­tó­ri­cos, cul­tu­ra­les, socio­ló­gi­cos y eco­nó­mi­cos que han posi­bi­li­ta­do el ascen­so de los par­ti­dos fas­cis­tas, estén detrás de la expan­sión sio­nis­ta tan­to en sec­to­res popu­la­res como de izquier­das. La fabri­ca­ción de indi­vi­duos sumi­sos y obe­dien­tes es un fac­tor que expli­ca que las masas, some­ti­das a dis­tin­tas for­mas de explo­ta­ción actúen en con­tra de sus intere­ses o sim­ple­men­te no actúen.

El capi­ta­lis­mo no sólo pro­du­ce mer­can­cías, pro­du­ce indi­vi­duos. Duran­te los últi­mos años, más aún tras la cri­sis finan­cie­ra del 2008, las pobla­cio­nes euro­peas se han ido hacien­do cada vez más y más con­ser­va­do­ras. En tiem­pos de bonan­za las cla­ses medias pro­yec­tan su mira­da hacia arri­ba pero en tiem­pos de cri­sis tra­tan deses­pe­ra­da­men­te de con­ser­var su nivel de vida a cual­quier pre­cio, y las cla­ses tra­ba­ja­do­ras acep­tan su empo­bre­ci­mien­to como un acon­te­ci­mien­to des­gra­cia­do inevitable.

El carác­ter con­ser­va­dor y sumi­so se ha gene­ra­li­za­do cimen­tan­do la base de los fas­cis­mos. Tal y como des­cri­bía W. Reich en 1933 “fue­ron pre­ci­sa­men­te las masas pau­pe­ri­za­das las que ayu­da­ron a que el fas­cis­mo, la reac­ción polí­ti­ca más extre­ma, toma­ra el poder”. [6] El pen­sar y el actuar de las masas es tan con­tra­dic­to­rio como la socie­dad de la que sur­gen. Las con­di­cio­nes psi­co­ló­gi­cas en las que se encon­tra­ban las pobla­cio­nes euro­peas en el perio­do de entre­gue­rras – nos dice Reich- “las lle­va a absor­ber la ideo­lo­gía impe­ria­lis­ta y tra­du­cir en hechos las con­sig­nas impe­ria­lis­tas, en fla­gran­te con­tra­dic­ción con la men­ta­li­dad pací­fi­ca y apo­lí­ti­ca de la pobla­ción ale­ma­na” [7].

Algu­nos par­ti­dos y acti­vis­tas de izquier­da creen que la con­cien­cia de las masas se adquie­re a base de dis­cur­sos, de lemas o con­sig­nas, expli­can­do a las masas los horro­res que les espe­ran si triun­fan los par­ti­dos de extre­ma dere­cha. Sin embar­go, ni la con­cien­cia de cla­se ni la soli­da­ri­dad se crean con dis­cur­sos. Si el fas­cis­mo está de nue­vo eclo­sio­nan­do en Euro­pa es por­que se han crea­do las con­di­cio­nes cul­tu­ra­les, ideo­ló­gi­cas y psi­co­ló­gi­cas para que pro­li­fe­re: indi­vi­dua­lis­mo, con­su­mis­mo, sumi­sión, racis­mo, cho­vi­nis­mo, etc., valo­res pro­pios de las cla­ses domi­nan­tes que tie­nen que gene­ra­li­zar­se para man­te­ner la repro­duc­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Es ahí don­de pode­mos ver cómo el sio­nis­mo, pri­mo her­mano del fas­cis­mo, avan­za tam­bién en todos los sec­to­res socia­les. En las cla­ses medias teme­ro­sas de enfa­dar a las éli­tes y per­der sus pri­vi­le­gios rela­ti­vos, en las cla­ses popu­la­res pre­dis­pues­tas a acep­tar los dis­cur­sos y actua­cio­nes racis­tas del sio­nis­mo por­que ya han asu­mi­do hace tiem­po el dis­cur­so racis­ta con­tra la emi­gra­ción, chi­vo expia­to­rio y cau­sa de todos sus males.

Si en el perio­do de entre gue­rras la social­de­mo­cra­cia tuvo una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me en el ascen­so del fas­cis­mo y del sio­nis­mo, de la mis­ma for­ma hoy, allí don­de gobier­na, no hace más que repro­du­cir el con­ser­va­du­ris­mo de sus bases que luchan por man­te­ner su nivel de vida con­tra las masas nacio­na­les depau­pe­ra­das, y con­tra los emi­gran­tes que huyen de la mise­ria que rie­ga por doquier el imperialismo.

Cuan­do los gobier­nos demo­crá­ti­cos tien­den a con­ver­tir­se en esta­dos de excep­ción el papel de los fas­cis­mos es con­te­ner la pro­tes­ta social, actuar como ame­na­za que enar­bo­lan las social­de­mo­cra­cias para jus­ti­fi­car sus polí­ti­cas “res­pe­tuo­sas con el Capi­tal”, el libre mer­ca­do y la for­ma­li­dad “demo­crá­ti­ca”. Decía W. Reich que “Cuan­do no hay orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, decep­cio­na­do por la social­de­mo­cra­cia y some­ti­do a la con­tra­dic­ción entre la depau­pe­ra­ción y el pen­sa­mien­to con­ser­va­dor, el tra­ba­ja­dor ter­mi­na por ads­cri­bir­se al fas­cis­mo”. [8]

La for­ma de vida con­ser­va­do­ra y reac­cio­na­ria que nos dis­tan­cia del sufri­mien­to de los otros ha pene­tra­do en nues­tra vida coti­dia­na mien­tras que los pan­fle­tos y los dis­cur­sos soli­da­rios ape­nas duran unas horas. Es aquí don­de hay que inci­dir para rever­tir el pro­ce­so de des­hu­ma­ni­za­ción en el que medra el fascismo.

A medi­da que el fas­cis­mo ascien­de, se crean las con­di­cio­nes para que fruc­ti­fi­que el sio­nis­mo (la ideo­lo­gía fas­cis­ta coin­ci­den­te) por­que la raíz del sio­nis­mo es la mis­ma: el racis­mo.

El sio­nis­mo encuen­tra en el fas­cis­mo todos los nutrien­tes nece­sa­rios para avan­zar. El fas­cis­mo encuen­tra en el sio­nis­mo una ima­gen menos mar­ca­da his­tó­ri­ca­men­te, le es más fácil ocul­tar­se dado que el sio­nis­mo como ideo­lo­gía es menos reco­no­ci­ble entre las gran­des masas de las pobla­cio­nes occidentales.

Por ello, enfren­tar al fas­cis­mo impli­ca des­en­mas­ca­rar todas sus expre­sio­nes, una de ellas, el sio­nis­mo. Impli­ca reco­no­cer que la cau­sa pales­ti­na es la cla­ve de bóve­da, el par­tea­guas que deli­mi­ta el cam­po en el que se jue­ga, no el futu­ro de un pue­blo, sino de la humanidad.

Fuen­te: insur​gen​te​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *