Cos­ta Rica. Api­cul­to­res denun­cian que los agro­quí­mi­cos están matan­do 250 mil abe­jas cada día

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de diciem­bre de 2020.

El “Arma­ge­dón de las Abe­jas” “masa­cres de abe­jas o api­ci­dios” así defi­nió la situa­ción que vive Juan Bau­tis­ta Alva­ra­do pre­si­den­te de la Cáma­ra de Nacio­nal de Fomen­to de la Apicultura.

Esta can­ti­dad de muer­tes de abe­jas dia­rias equi­va­len a 92 millo­nes de abe­jas menos por año, unas 50 tone­la­das de miel menos y unos 450 millo­nes de colo­nes menos cada año. En tér­mi­nos de poli­ni­za­ción equi­va­le a un pro­me­dio de 1750 millo­nes de flo­res menos polinizadas.

La fuer­te denun­cias fue­ron hechas por el api­cul­tor en un foro sobre los agro­tó­xi­cos y poli­ni­za­do­res en Cos­ta Rica orga­ni­za­do ayer 3 de diciem­bre se con­me­mo­ra el Día Mun­dial del No Uso de Pla­gui­ci­das y fue orga­ni­za­do por Blo­que­ver­de, Paren de fumi­gar, Red de Coor­di­na­ción en Bio­di­ver­si­dad y Radio Cen­tral Tarraiz­ta. “Lo que las abe­jas de nues­tro país están pasan­do es una ver­da­de­ra catás­tro­fe, el autén­ti­co cuyas con­se­cuen­cias sí que son pre­de­ci­bles: pér­di­da de bio­di­ver­si­dad, dimi­nu­ción en la pro­duc­ción de ali­men­tos, ham­bre y final­men­te muer­te” ase­gu­ró el apicultor.

Como ejem­plo recien­te el pre­si­den­te de la Cáma­ra narro “que hace una déca­da La Zona de Los San­tos alber­ga­ba el 8% de las abe­jas Apis de Cos­ta Rica. Con­ta­ban con apro­xi­ma­da­men­te 3.000 col­me­nas, hoy sólo les que­dan unas 800. Esa dis­mi­nu­ción repre­sen­ta un 73 % y equi­va­le a la pér­di­da de apro­xi­ma­da­men­te 220 millo­nes de abe­jas. Duran­te el mis­mo perio­do, Los San­tos, pasó de pro­du­cir 90 tone­la­das de miel por año, a tan solo 20. Así como lo escu­chan; se tra­ta de una reduc­ción del 77 por cien­to en tan solo diez años”. 

Tan­to la Cáma­ra de Api­cul­tu­ra como los exper­tos del Ins­ti­tu­to Regio­nal de Estu­dios en Sus­tan­cias Tóxi­cas (IRET) de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal seña­lan la gran res­pon­sa­bi­li­dad de un alto uso de pla­gui­ci­das del mode­lo de pro­duc­ción agropecuario.

Juan Bau­tis­ta ase­gu­ro: “que en la prác­ti­ca todos los casos de enve­ne­na­mien­to masi­vo, cuyas mues­tras de abe­jas han sido ana­li­za­das por el SENASA, se ha encon­tra­do un ingre­dien­te acti­vo lla­ma­do Fipro­nil. Al fipro­nil ya debe­ría­mos decla­rar­lo el terror de las abe­jas cos­ta­rri­cen­ses. Ade­más del terro­rí­fi­co Fipro­nil, tene­mos un gru­po de pla­gui­ci­das alta­men­te tóxi­cos para las abe­jas, y son los lla­ma­dos neonicotinoides”.

Sobre estos pro­duc­tos neo­ni­co­ti­noi­des, el agró­no­mo Fer­nan­do Ramí­rez Muñoz del Ins­ti­tu­to Regio­nal en Estu­dios de Sus­tan­cias Tóxi­cas (IRET), ase­gu­ra que son insec­ti­ci­das más usa­dos en el mun­do, un ter­cio de la ven­ta y la prin­ci­pal pro­ble­má­ti­ca es que “son sis­té­mi­cos y con alta per­sis­ten­cia den­tro de la plan­ta (hojas, semi­llas, fru­tos, polen, etc)”. Ade­más, el espe­cia­lis­ta seña­la otros insec­ti­ci­das: 49 ingre­dien­te acti­vo (IA) alta­men­te tóxi­cos para abe­jas que se usan en nues­tro país y her­bi­ci­das como gli­fo­sa­to, para­quat y otros que tie­nen efec­tos indi­rec­tos o cola­te­ra­les de otros pla­gui­ci­das sobre abejas.

Para Ramí­rez es “impres­cin­di­ble res­trin­gir aque­llas sus­tan­cias que dañen las abe­jas y empe­zar por los Pla­gui­ci­das Alta­men­te Peli­gro­sos (PAPs) y bus­car alter­na­ti­vas de polí­ti­cas agro­eco­ló­gi­cas ante la ame­na­za de los insec­ti­ci­das neonicotinoides”.

Final­men­te, el pre­si­den­te de la Cáma­ra Nacio­nal de Api­cul­tu­ra, Juan Bau­tis­ta Alva­ra­do cerró dicien­do “el futu­ro ver­de de Cos­ta Rica será con abe­jas o no será”.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *