Perú. Ola repre­si­va: cien per­so­nas dete­ni­das, inclui­dos algu­nos abogados

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 diciem­bre 2020.-

Un cen­te­nar de arres­tos y alla­na­mien­tos en todo el país, y una caza de bru­jas aún en cur­so. Este es el resul­ta­do de un ope­ra­ti­vo poli­cial con­tra algu­nas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas perua­nas como el Movi­mien­to de Amnis­tía y Dere­chos Fun­da­men­ta­les (Mova­def), con­si­de­ra­do el bra­zo legal de la orga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra Sen­de­ro Luminoso.

La poli­cía y la fis­ca­lía perua­na afir­man que los dete­ni­dos «obe­de­cie­ron las órde­nes» de líde­res comu­nis­tas cau­ti­vos como Abi­mael Guz­mán Rei­no­so. El fun­da­dor de la orga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra fue dete­ni­do el 12 de sep­tiem­bre de 1992 y sen­ten­cia­do con dos cade­nas per­pe­tuas que, duran­te casi trein­ta años, cum­ple en régi­men de abso­lu­ta inco­mu­ni­ca­ción en el Penal Mili­tar, cen­tro de tor­tu­ra de la Base Naval del Callao en Lima.

Guz­mán tie­ne 86 años, no reci­be asis­ten­cia médi­ca a pesar de que su salud es muy débil, tan­to por las tor­tu­ras que sufrió como por su edad. Los pre­sos polí­ti­cos, todos muy ancia­nos y muy debi­li­ta­dos, tam­bién fue­ron exclui­dos del últi­mo decre­to emi­ti­do por el Covid-19, que per­mi­tía a los pre­sos mayo­res de 65 años salir de la cárcel.

Tam­bién fue dete­ni­do el abo­ga­do de Guz­mán, Alfre­do Cres­po, mili­tan­te muy cono­ci­do a nivel inter­na­cio­nal: un doble abu­so, tan­to para el abo­ga­do como para su clien­te, a quien se le impo­ne un mayor ais­la­mien­to. Jun­to a abo­ga­dos, movi­mien­tos socia­les y mili­tan­tes de la izquier­da perua­na que quie­ren aca­bar con el perío­do de la gue­rra, del que que­dan muy pocos super­vi­vien­tes con una amnis­tía, Mova­def apo­ya la tran­si­ción a la lucha polí­ti­ca empren­di­da des­de años por los com­ba­tien­tes comu­nis­tas en prisión.

El cie­rre de un sis­te­ma polí­ti­co corrup­to y repre­si­vo, dis­pues­to a garan­ti­zar la impu­ni­dad al fuji­mo­ris­mo y a per­pe­trar la suce­sión de una plé­to­ra de corrup­tos y empre­sa­rios, se mani­fies­ta con evi­den­te furia con­tra la indó­mi­ta opo­si­ción popu­lar, que lucha por una trans­for­ma­ción estruc­tu­ral, y que rei­vin­di­ca el dere­cho del pue­blo a rebelarse.

El ope­ra­ti­vo poli­cial fue pre­sen­ta­do como resul­ta­do de años de inves­ti­ga­cio­nes y escu­chas tele­fó­ni­cas, pero sin embar­go pare­ce total­men­te incon­sis­ten­te des­de la pri­me­ra «prue­ba» pre­sen­ta­da a la pren­sa, que mues­tra úni­ca­men­te reunio­nes de soli­da­ri­dad de los abo­ga­dos de los pre­sos polí­ti­cos y folle­tos pidien­do su libe­ra­ción. En una entre­vis­ta, el coman­dan­te gene­ral de la Poli­cía, César Cer­van­tes, afir­mó que duran­te la ope­ra­ción «Olim­po» se res­pe­ta­ron «en todo momen­to» los dere­chos humanos.

Una ver­sión recha­za­da por las decla­ra­cio­nes de fami­lia­res y tes­ti­gos que hablan de deten­cio­nes arbi­tra­rias, ais­la­mien­tos, alla­na­mien­tos vio­len­tos e ile­ga­les. En cuan­to a los sos­pe­cho­sos de apo­yar a los pre­sos comu­nis­tas, el Esta­do peruano nun­ca ha apos­ta­do por lo sutil, y ha piso­tea­do cual­quier atis­bo de lega­li­dad al emi­tir nue­vas órde­nes de aprehen­sión por el mis­mo deli­to a quie­nes ter­mi­na­ron sus penas tras años de ais­la­mien­to y tortura.

En este caso, se tra­ta de una pro­vo­ca­ción cla­ra y adi­cio­nal, que se con­fi­gu­ra como una estra­te­gia de dis­trac­ción masi­va. El país, de hecho, está sacu­di­do por las pro­tes­tas, que ya han pro­vo­ca­do la muer­te, pri­me­ro de dos jóve­nes, y lue­go de un tra­ba­ja­dor de die­ci­nue­ve años que se mani­fes­tó con los cam­pe­si­nos, y cien­tos de heri­dos. Un paro agrí­co­la comen­zó en la región de Ica des­de el 30 de noviembre.

Los tra­ba­ja­do­res recla­man la mejo­ría de las con­di­cio­nes labo­ra­les y la abo­li­ción de la Ley de Pro­mo­ción Agra­ria, apro­ba­da como medi­da tem­po­ral en 2000 y pro­mul­ga­da por otros 10 años por el gobierno de Viz­ca­rra. Nue­va­men­te, la poli­cía repri­mió seve­ra­men­te la pro­tes­ta, matan­do al joven esta­cio­nal Jor­ge Yener Muñoz Jimé­nez. La soli­da­ri­dad con los cam­pe­si­nos en lucha y tam­bién con los mili­tan­te de Mova­def dete­ni­dos vino de algu­nos colec­ti­vos femi­nis­tas y, des­de Méxi­co, de algu­nos fami­lia­res de los 14 estu­dian­tes de Ayotzi­na­pa, des­apa­re­ci­dos en Igua­la en 2014.

Entre­tan­to, lle­gó al Perú una dele­ga­ción de la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH), que se reu­nió tan­to con las auto­ri­da­des perua­nas como con los mani­fes­tan­tes que denun­cia­ron los bru­ta­les ata­ques de la poli­cía duran­te las mani­fes­ta­cio­nes con­tra el gobierno, tras otro “gol­pe ins­ti­tu­cio­nal ”que des­tro­nó al ex pre­si­den­te Manuel Merino por corrup­ción, como ya había pasa­do con Mar­tín Viz­ca­rra, tam­bién acu­sa­do de corrupción.

La noti­cia del falle­ci­mien­to del tra­ba­ja­dor de 19 años se pro­du­jo duran­te la apro­ba­ción del nue­vo gabi­ne­te del pre­si­den­te Fran­cis­co Sagas­ti, que ten­drá que lide­rar el país has­ta las elec­cio­nes de julio de 2021. Para inten­tar apa­ci­guar el enfa­do de los mani­fes­tan­tes, el 24 de noviem­bre, Sagas­ti orde­nó una refor­ma poli­cial. Tam­bién ha reti­ra­do a 18 gene­ra­les y al minis­tro del Inte­rior Var­gas, el sex­to des­de prin­ci­pios de año, un refle­jo más de la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que azo­ta al país.

Ante la refor­ma y la pers­pec­ti­va de per­der algo de terreno, los poli­cías anun­cia­ron una huel­ga, que­ján­do­se tam­bién de que esta­ban par­ti­cu­lar­men­te expues­tos al covid-19. Según cifras ofi­cia­les, el virus mató a más de 500 agen­tes e infec­tó a 33.700, de un total de 60.000 perua­nos muer­tos por la pandemia.

El Perú aún no ha deja­do atrás la influen­cia del fuji­mo­ris­mo, que sigue tenien­do un fuer­te peso en el sis­te­ma de poder. La dele­ga­ción de la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (Cidh) tam­bién se reu­nió con un gru­po de muje­res víc­ti­mas de la este­ri­li­za­ción for­za­da del gobierno fuji­mo­ris­ta entre 1995 y 2000. Se esti­ma que más de 300.000 muje­res fue­ron este­ri­li­za­das a la fuer­za, y unos 1.300 casos toda­vía que­dan abiertos.

En todas las mani­fes­ta­cio­nes sur­ge una fuer­te y cla­ra soli­ci­tud polí­ti­ca de los movi­mien­tos popu­la­res: Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te. La mis­ma que resue­na en toda los paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca don­de aún no ha lle­ga­do el vien­to del socia­lis­mo bolivariano.

“¡Bas­ta de per­se­cu­cio­nes polí­ti­cas! ¡Nue­va cons­ti­tu­ción! ”, Decían los car­te­les de los mani­fes­tan­tes que salie­ron a las calles en dife­ren­tes luga­res de Amé­ri­ca Lati­na y tam­bién en Euro­pa, en soli­da­ri­dad con los dete­ni­dos. Uno de los folle­tos, difun­di­do por movi­mien­tos popu­la­res inme­dia­ta­men­te des­pués del alla­na­mien­to, resu­me el con­te­ni­do de la pro­tes­ta y los obje­ti­vos: «Aba­jo la polí­ti­ca de odio y ven­gan­za del Esta­do peruano – dice – Exi­gi­mos la liber­tad de abo­ga­dos, estu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res dete­ni­dos por la poli­cía polí­ti­ca y mer­ce­na­ria del esta­do capi­ta­lis­ta y corrup­to que domi­na la socie­dad peruana.

Esta repre­sión tie­ne como obje­ti­vo sofo­car la voz de pro­tes­ta del pue­blo que lucha con­tra la putre­fac­ción del Esta­do, sus luchas inter­nas, su endeu­da­mien­to a favor de su mafia, el saqueo cobar­de y, sobre todo, los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad come­ti­dos con­tra al pue­blo negán­do­les medi­ci­nas y oxí­geno para com­ba­tir el Covid-19 que ya ha cau­sa­do más de 60.000 muer­tes: peor que cual­quier gue­rra que haya vivi­do el Perú.

Hoy, por orden del agen­te del impe­ria­lis­mo, el nue­vo man­da­mas de turno, arre­me­te con­tra los lucha­do­res socia­les que, en su dere­cho, recla­man un cam­bio de la cons­ti­tu­ción polí­ti­ca abyec­ta y neo­li­be­ral del Perú a tra­vés de una Asam­blea Popu­lar Constituyente ”.

Una con­fe­ren­cia de pren­sa inter­na­cio­nal vir­tual se lle­va­rá a cabo el sába­do 5 a la 1 pm hora de Perú, a las 6 pm hora italiana.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *