Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Trump y Julio César, ase­si­na­dos en el Senado

Por Fran­co Viel­ma. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de diciem­bre de 2020.

Cla­ra­men­te, el man­da­ta­rio esta­dou­ni­den­se Donald Trump está per­dien­do sus bata­llas en los fren­tes ins­ti­tu­cio­na­les con el fin de rever­tir, lo que ase­gu­ra, sigue sien­do un «frau­de elec­to­ral masi­vo» en su con­tra. Des­de las elec­cio­nes del 3 de noviem­bre y lue­go de la pro­cla­ma­ción de Joe Biden por medios de comu­ni­ca­ción, Trump ha lide­ra­do una cru­za­da de luchas en el ámbi­to legal para inten­tar des­mon­tar el «frau­de» electoral.

Sin embar­go, el pre­si­den­te salien­te solo está acu­mu­lan­do derro­tas mien­tras se apro­xi­ma la fecha tope del 14 de diciem­bre, cuan­do ten­drán lugar los votos de los dele­ga­dos elec­to­ra­les. Será has­ta este lap­so don­de los esta­dos darán un resul­ta­do inexo­ra­ble y defi­ni­ti­vo, lue­go de supe­ra­das todas las impug­na­cio­nes y denuncias.

Si los esta­dos ter­mi­nan favo­re­cien­do a Biden tal como corres­pon­de median­te la ten­den­cia que dejó el voto popu­lar, Trump que­da­rá solo con la posi­bi­li­dad de ir ante la máxi­ma cor­te esta­dou­ni­den­se para lidiar su caso.

El peor revés: una ope­ra­ción interna

Qui­zá la derro­ta más sig­ni­fi­ca­ti­va para Trump vie­ne aho­ra con la fir­ma de uno de sus más altos fun­cio­na­rios y buró­cra­tas de la más alta con­fian­za. El fis­cal gene­ral de Esta­dos Uni­dos, William Barr, ultra­con­ser­va­dor y uno de los prin­ci­pa­les alia­dos de Trump, dijo este mar­tes 1° de diciem­bre que el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia no ha encon­tra­do evi­den­cia de frau­de en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2020.

«Has­ta la fecha, no hemos vis­to frau­de a una esca­la que pudie­ra afec­tar y dar lugar a un resul­ta­do dife­ren­te en las elec­cio­nes», dijo el prin­ci­pal fun­cio­na­rio legal de Esta­dos Uni­dos, refie­re el medio BBC.

Sus comen­ta­rios se con­si­de­ran un gran gol­pe para Trump, que has­ta este mar­tes 1° no había acep­ta­do la derro­ta fren­te a su rival demó­cra­ta. Barr había sido desig­na­do por el man­da­ta­rio a la inusual tarea de des­ple­gar toda su ins­ti­tu­ción en la bús­que­da de las «prue­bas del frau­de», y aho­ra en medio de este revés, las posi­bi­li­da­des de Trump de con­for­mar un caso sóli­do se vuel­ven vir­tual­men­te nulas.

La noti­cia adquie­re rele­van­cia no solo por el fun­cio­na­rio res­pon­sa­ble de efec­tuar­la. Adi­cio­nal­men­te se tra­ta de un anun­cio tajan­te, que mediá­ti­ca­men­te cons­ti­tu­ye un gol­pe de opi­nión cla­ra­men­te adver­so a la narra­ti­va del man­da­ta­rio saliente.

«Hubo una afir­ma­ción de que habría un frau­de sis­té­mi­co y de que las máqui­nas esta­rían pro­gra­ma­das esen­cial­men­te para ses­gar los resul­ta­dos de las elec­cio­nes», dijo Barr a AP News, refi­rién­do­se a la deman­da de que las máqui­nas de vota­ción habían sido pira­tea­das para dar más votos a Biden.

Barr dijo que el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia (DOJ, por sus siglas en inglés) y el Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal han inves­ti­ga­do esas ale­ga­cio­nes, y has­ta el momen­to no han vis­to «nada que lo corrobore».

En un polé­mi­co comen­ta­rio, que refie­re a Trump sin nom­brar­lo y don­de Barr hace una cla­ra dis­tan­cia, agre­ga: «Hay una ten­den­cia cre­cien­te a usar el sis­te­ma de jus­ti­cia penal como una espe­cie de solu­ción por defec­to, si a la gen­te no le gus­ta algo quie­ren que el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia entre e ‘inves­ti­gue”».

El anun­cio, en tér­mi­nos estric­ta­men­te téc­ni­cos, arrui­na el caso de la cam­pa­ña de Trump colo­can­do ele­men­tos ins­ti­tu­cio­na­les, polí­ti­cos y comu­ni­ca­cio­na­les que pue­den con­si­de­rar­se irre­pa­ra­bles. Ya podría asu­mir­se como bas­tan­te polé­mi­co que el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia se pusie­ra a dis­po­si­ción de la cam­pa­ña de Trump, la cual es en el hecho una ins­tan­cia par­ti­dis­ta y pri­va­da. Pero aho­ra Barr se ha des­mar­ca­do y lo ha hecho ale­gan­do que no hay fraude.

En reac­ción a los comen­ta­rios del fis­cal gene­ral, los abo­ga­dos de Trump, Rudy Giu­lia­ni y Jen­na Ellis, dije­ron en una decla­ra­ción con­jun­ta: «Con el mayor res­pe­to para el Fis­cal Gene­ral, su opi­nión pare­ce care­cer de cono­ci­mien­to o inves­ti­ga­ción sobre las irre­gu­la­ri­da­des sus­tan­cia­les y evi­den­cia de frau­de sis­té­mi­co», refie­re BBC.

Que­dan en evi­den­cia, con esto, los dis­tan­cia­mien­tos entre los equi­pos ins­ti­tu­cio­na­les y polí­ti­cos que rodean a Trump y cómo en el momen­to más cla­ve don­de está en entre­di­cho el futu­ro del man­da­ta­rio, sus alle­ga­dos fla­quean, pues Barr pudo sim­ple­men­te evi­tar un anun­cio de estas carac­te­rís­ti­cas y dila­tar la posi­ción de su Departamento.

El derrum­be de la cam­pa­ña de Trump en su fren­te judi­cial tie­ne lugar lue­go de sus fra­ca­sos en Pen­sil­va­nia, Geor­gia, Michi­gan y Ari­zo­na, don­de lue­go de recon­teos se cer­ti­fi­ca­ron las vic­to­rias de Biden y en para­le­lo los tri­bu­na­les esta­ta­les no die­ron lugar a las deman­das del equi­po legal de Trump.

Julio César en el Senado

La situa­ción actual en las altas esfe­ras del poder esta­dou­ni­den­se hace pare­cer a Esta­dos Uni­dos al impe­rio romano en su eta­pa de mayor decadencia.

Recien­te­men­te y en un fer­vo­ro­so tweet, Trump ale­gó que Biden solo podrá asu­mir la pre­si­den­cia del país si logra demos­trar que los millo­nes de votos que obtu­vo no fue­ron ile­ga­les o fraudulentos.

Des­car­tan­do que se tra­te de otra bufo­na­da del man­da­ta­rio y del sos­te­ni­mien­to de una épi­ca post-elec­to­ral, Trump enton­ces segui­ría con­ven­ci­do de que ha habi­do un «frau­de» en su con­tra, y que por las actua­cio­nes de sus enemi­gos y alle­ga­dos, hay en cur­so un gol­pe ins­ti­tu­cio­nal que lo está des­alo­jan­do del poder en medio de las for­ma­li­da­des y apa­rien­cias de tan poco sofis­ti­ca­do anda­mia­je político.

Según BBC Trump se ha esta­do que­jan­do en pri­va­do de la fal­ta de apo­yo de Barr y del FBI en sus inten­tos de atri­buir su derro­ta al frau­de. El medio seña­la que Trump se esta­ría enfren­tan­do con los gober­na­do­res repu­bli­ca­nos en Ari­zo­na y Geor­gia, dos esta­dos tra­di­cio­nal­men­te con­ser­va­do­res que per­dió ante Biden, por no hacer­se eco de sus denuncias.

Adi­cio­nal­men­te, el man­da­ta­rio se esta­ría que­dan­do solo en la aspi­ra­ción de que varios esta­dos gober­na­dos por par­la­men­tos repu­bli­ca­nos y gana­dos por Biden, vol­teen a su favor los votos elec­to­ra­les con­tra­ria­men­te a los resul­ta­dos del voto popular.

El encon­tro­na­zo con Barr no es el pri­me­ro que con­cu­rre den­tro de la estruc­tu­ra buro­crá­ti­ca teji­da por el pre­si­den­te salien­te. Chris Krebs, quien diri­gió la Agen­cia de Segu­ri­dad de Infra­es­truc­tu­ra y Ciber­se­gu­ri­dad, fue des­pe­di­do en noviem­bre des­pués de que cues­tio­na­ra las acu­sa­cio­nes de frau­de de Trump. Las elec­cio­nes de 2020 «fue­ron las más segu­ras en la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos», había dicho.

Varias per­so­na­li­da­des de la estruc­tu­ra de poder y del Par­ti­do Repu­bli­cano ya se han ale­ja­do de Trump abier­ta­men­te, y estas esce­nas del impe­rio en deca­den­cia solo hacen que Esta­dos Uni­dos se parez­ca a Roma.

Sal­van­do las dis­tan­cias, todo el com­ple­jo cua­dro hace pare­cer a Trump como un Cayo Julio César sien­do abor­da­do en el Sena­do para ser ajus­ti­cia­do por sus adver­sa­rios y alia­dos trai­do­res. ¿Es William Barr el Mar­co Junio Bruto?

El mag­ni­ci­dio de Julio César, recor­de­mos, tuvo lugar en un con­tex­to don­de los sena­do­res, o el «Esta­do pro­fun­do» romano, se dis­po­nían a pro­te­ger la estruc­tu­ra impe­rial de su máxi­mo res­pon­sa­ble. Pre­ten­dían pro­te­ger «la liber­tad» de Roma. Bru­to cons­pi­ró jun­to a Gayo Casio Lon­gino y otros sena­do­res para ir a la acción: ase­si­nar a Julio César para sal­var la República.

Dece­nas de sena­do­res par­ti­ci­pa­ron en la refrie­ga con­tra el man­da­ta­rio y ocu­rrió jus­ta­men­te en el Sena­do, para hacer­lo hecho públi­co y obli­gar a los fun­cio­na­rios a tomar par­ti­do a favor de la cons­pi­ra­ción consumada.

Qui­zá para varios de los inte­gran­tes en la estruc­tu­ra de poder esta­dou­ni­den­se, del lado de Trump y en su con­tra, el patri­mo­nio a sal­va­guar­dar es el pro­pio anda­mia­je de poder y es pro­ba­ble que los inten­tos del man­da­ta­rio en luchar por lo que cree legí­ti­mo, es para estos gru­pos una afren­ta a la «liber­tad» y futu­ro de su «repú­bli­ca». Razo­nes por las cua­les, entre muchas otras, pre­fe­ri­rían sepa­rar­lo del poder.

Haya un frau­de elec­to­ral o no, sean legí­ti­mas o no las denun­cias del man­da­ta­rio, su des­tino apun­ta a su sali­da del car­go en situa­cio­nes que ya están fue­ra de toda regu­la­ri­dad.

Aun­que Trump divi­dió la polí­ti­ca en las altas esfe­ras de su país y man­tu­vo un abier­to con­flic­to con la eli­te tra­di­cio­nal glo­ba­lis­ta-libe­ral, tam­bién es cier­to que duran­te su man­da­to tuvo que con­vi­vir con los com­po­nen­tes de la estruc­tu­ra de poder y Esta­do que here­dó. Hizo lugar en la mis­ma mesa con algu­nos de sus enemi­gos natu­ra­les en la estruc­tu­ra de gobierno y esta, que a su vez tie­ne capa­ci­da­des enor­mes de coop­ta­ción y trai­ción, pro­ba­ble­men­te arras­tró ya a sus más «lea­les» colaboradores.

Tal como Cayo Julio César, ase­si­na­do por sena­do­res bue­na par­te de ellos pom­pe­ya­nos, a quie­nes él mis­mo per­do­nó y dejó pre­ser­var sus pri­vi­le­gios y pre­sen­cia en el Sena­do, Trump pare­ce estar sien­do aho­ra tri­tu­ra­do por la estruc­tu­ra de poder y sus acó­li­tos, en una com­par­sa entre inte­gran­tes del «Esta­do pro­fun­do», inte­gran­tes de la eli­te que le adver­sa y alia­dos que aho­ra lo traicionan.

Minu­tos antes del ase­si­na­to de Cayo Julio César este había sido pre­via­men­te noti­fi­ca­do median­te un docu­men­to don­de se le exi­gía el poder pleno de vuel­ta al Sena­do, es decir, a la estruc­tu­ra del Esta­do. ¿Está sien­do Trump noti­fi­ca­do por Barr que debe des­alo­jar el poder?

La actual encru­ci­ja­da de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se está apun­to de resol­ver­se. Al menos en apa­rien­cias estric­ta­men­te polí­ti­cas, ya podría­mos dar por sen­ta­do de que Trump ha reci­bi­do unas 23 puña­la­das y que su cuer­po polí­ti­co ya está a los pies de la esta­tua de Pompeyo.

Así pare­ce ter­mi­nar su paso por la pre­si­den­cia esta­dou­ni­den­se y su apa­ra­to de poder, pero no es así su final polí­ti­co. Trump es y será des­de este tiem­po, un pun­to inevi­ta­ble en la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se, con pro­yec­cio­nes de influen­cia y lide­raz­go que podrían con­so­li­dar­se tal como las que sos­tie­nen otros séqui­tos, como los Bush y los Clinton.

Final­men­te, el asun­to de fon­do, la pug­na de eli­tes que colo­có a Trump en el poder, aún no termina.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *