Cuba. El Minis­te­rio de Cul­tu­ra abre puer­tas al diá­lo­go con artis­tas e inte­lec­tua­les, pero sin condicionamientos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de diciem­bre de 2020.

El Minis­te­rio de Cul­tu­ra de Cuba dio a cono­cer este vier­nes una decla­ra­ción en la que reafir­ma su dis­po­si­ción al diá­lo­go con los artis­tas e inte­lec­tua­les, pero sin con­di­cio­na­mien­tos y con aque­llos que no hayan com­pro­me­ti­do su obra con “los enemi­gos de la nación cubana”.

El tex­to alu­de a los suce­sos del pasa­do 27 de noviem­bre, cuan­do un gru­po de crea­do­res, fun­da­men­tal­men­te jóve­nes, se con­gre­ga­ron fren­te al Minis­te­rio de Cul­tu­ra con recla­mos diversos.

Tales hechos han sido pre­sen­ta­dos con dis­tin­tos mati­ces en la pren­sa inter­na­cio­nal, pero tra­tan­do de resal­tar víncu­los con el deno­mi­na­do Movi­mien­to de San Isi­dro y la exi­gen­cia de la liber­tad para Denis Solís, con­de­na­do a ocho meses de pri­va­ción de liber­tad por des­aca­to a las auto­ri­da­des; algo de lo que se han des­mar­ca­do en redes socia­les varios de los par­ti­ci­pan­tes en el Minis­te­rio de Cultura.

En aquel momen­to, “por res­pe­to a las inquie­tu­des y deman­das de los jóve­nes vin­cu­la­dos al arte”, el vice­mi­nis­tro Fer­nan­do Rojas y repre­sen­tan­tes de la Unión Nacio­nal de Escri­to­res y Artis­tas de Cuba (Uneac) y la Aso­cia­ción Her­ma­nos Saíz, sos­tu­vie­ron un inter­cam­bio con repre­sen­tan­tes del grupo.

Enton­ces se acor­dó un nue­vo encuen­tro, sin embar­go, este jue­ves algu­nas per­so­nas, eri­gi­das en voce­ras de los demás, envia­ron un correo a la sede ins­ti­tu­cio­nal en el que se deman­dan con­di­cio­nes para el diálogo.

“Al pre­ten­der incluir entre los par­ti­ci­pan­tes a per­so­nas que se han auto­ex­clui­do hace mucho tiem­po por sus agre­sio­nes a los sím­bo­los patrios, deli­tos comu­nes y ata­ques fron­ta­les a la direc­ción de la Revo­lu­ción Cuba­na, bajo el dis­fraz del arte, los que ins­tru­men­ta­ron esta manio­bra aca­ban de rom­per toda posi­bi­li­dad de diá­lo­go”, refie­re la declaración.

Aña­de que el Minis­te­rio no se reu­ni­rá con “per­so­nas que tie­nen con­tac­to direc­to y reci­ben finan­cia­mien­to, apo­yo logís­ti­co y res­pal­do pro­pa­gan­dís­ti­co del Gobierno de los Esta­dos Uni­dos y sus fun­cio­na­rios”. Tam­po­co con medios de pren­sa finan­cia­dos por agen­cias fede­ra­les estadounidenses.

El correo, que tam­bién fue divul­ga­do por el Minis­te­rio, deman­da entre otras cosas la par­ti­ci­pa­ción inne­go­cia­ble en el encuen­tro de Luis Manuel Ote­ro, uno de los pro­ta­go­nis­tas de la “far­sa de San Isi­dro” y quien man­tie­ne una con­duc­ta anti­so­cial, con inci­den­tes de des­or­den públi­co y accio­nes de ultra­je a la ban­de­ra cuba­na pre­sen­ta­das como «per­for­man­ce” artísticos.

Tam­bién exi­ge la pre­sen­cia del pre­si­den­te Miguel Díaz-Canel, el minis­tro de Jus­ti­cia y altos direc­ti­vos del Minis­te­rio del Interior.

“Con los mer­ce­na­rios, no nos enten­de­mos”, con­clu­ye el tex­to del Minis­te­rio de Cul­tu­ra, que ha sido res­pal­da­do por el gre­mio perio­dís­ti­co en la isla, cuya orga­ni­za­ción, la Unión de Perio­dis­tas de Cuba (UPEC), publi­có un mate­rial en el que ase­gu­ra la dis­po­si­ción al diá­lo­go, pero sin chantajes.

La UPEC denun­cia que “la far­sa de San Isi­dro mar­ca el ini­cio de una eta­pa de “fase agu­da” de la bata­lla comu­ni­ca­cio­nal con­tra Cuba”, apli­ca­da a par­tir de los manua­les de Ope­ra­cio­nes Psi­co­ló­gi­cas de las agen­cias mili­ta­res y de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos, que se des­plie­gan pri­me­ro en el con­tex­to digi­tal, para lue­go pasar a la calle.

Este guion, pues­to en prác­ti­ca en otras nacio­nes, pre­ten­de gene­rar los pre­tex­tos para acti­var más san­cio­nes e inclu­so jus­ti­fi­car “aven­tu­ras béli­cas”, apun­ta la declaración.

Seña­la que “des­de medios pri­va­dos digi­ta­les y des­de labo­ra­to­rios de into­xi­ca­ción de la ultra­de­re­cha de la Flo­ri­da”, cul­pan al gobierno cubano de inci­tar a la gue­rra civil y has­ta exi­gen una inter­ven­ción mili­tar de fuer­zas inter­na­cio­na­les con Washing­ton a la cabe­za; una tác­ti­ca de gue­rra sico­ló­gi­ca que “pudie­ra esca­lar en las pró­xi­mas horas”.

“Como perio­dis­tas y comu­ni­ca­do­res de un país que ha sido víc­ti­ma del terro­ris­mo en todos los órde­nes, lite­ral y mediá­ti­ca­men­te hablan­do, denun­cia­mos la mani­pu­la­ción y el opor­tu­nis­mo polí­ti­co para encu­brir una ope­ra­ción de gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción extre­ma­da­men­te peli­gro­sa”, enfa­ti­za el material.

La Uneac, por su par­te, refren­dó la his­to­ria de víncu­los de la orga­ni­za­ción con los crea­do­res, des­de su fun­da­ción en 1961.

Res­pe­ta­mos y alen­ta­mos el com­po­nen­te crí­ti­co del arte y su capa­ci­dad para reve­lar tan­to las zonas lumi­no­sas como los con­flic­tos y pro­ble­mas del indi­vi­duo y la socie­dad, sos­tie­ne el pro­nun­cia­mien­to de la orga­ni­za­ción; pero aña­de que no pue­den comul­gar con el chan­ta­je y la simu­la­ción de quie­nes “empe­que­ñe­cen y fal­sean el ejer­ci­cio artís­ti­co y lo toman como pre­tex­to para deni­grar la obra cul­tu­ral” de la Revo­lu­ción cubana.

“Favo­re­ce­mos el diá­lo­go fecun­do con crea­do­res de todas las gene­ra­cio­nes y ten­den­cias esté­ti­cas”, pre­ci­sa el tex­to, que recuer­da que esta es una prác­ti­ca de la orga­ni­za­ción, rati­fi­ca­da duran­te el pro­ce­so de su IX Congreso.

KMG/​RL/​Foto de por­ta­da: AFP

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *