Pen­sa­mien­to crí­ti­co. ¿Es posi­ble un pla­ne­ta en Socialismo?

Por Gon­za­lo Abe­lla, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de diciem­bre de 2020.

En el siglo XVIII muchos inte­lec­tua­les de Euro­pa se suma­ron a la lucha con­tra el Abso­lu­tis­mo de los monar­cas tra­di­cio­na­les. Expre­sa­ban el pen­sa­mien­to de la bur­gue­sía, que aspi­ra­ba a tener una par­te en el Poder.
El Par­ti­do Mun­dial de la bur­gue­sía (la Maso­ne­ría) pro­cla­mó “la liber­tad, la igual­dad y la fra­ter­ni­dad” que fue el lema de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa de 1789. Esta revo­lu­ción triun­fó como Repú­bli­ca, tuvo des­pués una bre­ve fase radi­cal que duró muy poco y ter­mi­nó coro­nan­do como Empe­ra­dor a un hom­bre que no era de ori­gen noble: Napo­león. La pro­pia bur­gue­sía se había encar­ga­do de matar a los que se radi­ca­li­za­ron dema­sia­do, como Robes­pie­rre y Marat.
Esta eta­pa de la his­to­ria de Fran­cia expre­sa (en sus ras­gos sin­gu­la­res) lo que fue la ten­den­cia de esa épo­ca en toda Euro­pa: el avan­ce hacia la liber­tad de ideas y hacia la liber­tad de comer­cio, que acom­pa­ña­ron el desa­rro­llo del Capi­ta­lis­mo. Pero ya en el siglo XIX se com­pro­bó que “la liber­tad, la igual­dad y la fra­ter­ni­dad” no habían lle­ga­do para todos. La acu­mu­la­ción de rique­zas de unos pocos y la mise­ria de muchos, mos­tra­ron que las con­sig­nas abs­trac­tas no modi­fi­ca­ban la des­igual­dad. Los dere­chos uni­ver­sa­les “del hom­bre”, en abs­trac­to, ocul­ta­ban la pro­pie­dad pri­va­da sobre los prin­ci­pa­les Medios de Pro­duc­ción. La acu­mu­la­ción voraz del Capi­tal, esa dic­ta­du­ra enmas­ca­ra­da, man­te­nía y acen­tua­ba la mise­ria de los nue­vos pro­le­ta­rios y de los pue­blos escla­vi­za­dos. Por esos tem­pos fue en Fran­cia, pre­ci­sa­men­te, don­de se escri­bió más sobre uto­pías socia­lis­tas, y don­de la cla­se obre­ra por unos meses lle­gó a gober­nar París (en 1871) aun­que su pro­yec­to fue aho­ga­do en san­gre por la bur­gue­sía.
En Ingla­te­rra se habían estu­dia­do el meca­nis­mo de este nue­vo Modo de Pro­duc­ción. Se pen­só que era un sis­te­ma eterno, has­ta que se apli­ca­ron a su estu­dio las leyes teó­ri­cas del movi­mien­to dia­léc­ti­co, cuyas cate­go­rías filo­só­fi­cas se habían desa­rro­lla­do espe­cial­men­te en Ale­ma­nia.
A par­tir de estos cono­ci­mien­tos, fun­di­dos con la lucha obre­ra y popu­lar, nació el Socia­lis­mo Cien­tí­fi­co, que plan­teó un avan­ce mun­dial hacia una Socie­dad Comu­nis­ta. A ésta se lle­ga­ría pasan­do pre­via­men­te por una eta­pa inter­me­dia, “socia­lis­ta”, de gobierno obre­ro y popu­lar. La fase socia­lis­ta sería, por pri­me­ra vez, demo­cra­cia para las mayo­rías, pero debía ser dic­ta­to­rial con­tra el Dere­cho bur­gués y con­tra la explo­ta­ción asa­la­ria­da.
El siglo XX fue tes­ti­go de la cons­truc­ción colec­ti­va y heroi­ca de gran­des labo­ra­to­rios socia­les ins­pi­ra­dos en el Socia­lis­mo Cien­tí­fi­co. El prin­ci­pal labo­ra­to­rio social se lla­mó URSS. Tan­to allí como en la inmen­sa Chi­na, en las pri­me­ras déca­das, los logros pro­duc­ti­vos, cul­tu­ra­les y socia­les fue­ron extra­or­di­na­rios. Resul­ta nece­sa­rio estu­diar las cau­sas de su pos­te­rior retorno a la Eco­no­mía de Mer­ca­do, pero lo más impor­tan­te fue la demos­tra­ción de que el Socia­lis­mo fun­cio­na­ba y que en pocas déca­das, dos impe­rios atra­sa­dos pasa­ron a ser poten­cias mun­dia­les. En los Esta­dos peque­ños blo­quea­dos, don­de algu­nas for­mas socia­lis­tas sobre­vi­vie­ron, no exis­te la mise­ria que hoy se agra­va en los Esta­dos some­ti­dos a las tras­na­cio­na­les.
Pen­sar en la posi­bi­li­dad un Pla­ne­ta Socia­lis­ta en el siglo XXI pare­ce lejano, pero no es así. Las revo­lu­cio­nes del siglo XX nos ense­ñan lo que hay que hacer y lo que no debe repe­tir­se. La infor­ma­ción sigue allí, ven­cien­do las dis­tor­sio­nes de la CNN, y está en la memo­ria de los pue­blos.
Tene­mos todo para este cam­bio radi­cal: una Eco­no­mía mun­dial ya glo­ba­li­za­da, fuer­tes movi­mien­tos socia­les y ambien­ta­les, un colo­sal desa­rro­llo de las Fuer­zas Pro­duc­ti­vas y de las posi­bi­li­da­des de Comu­ni­ca­ción a dis­tan­cia. La expro­pia­ción de los Medios de Pro­duc­ción y el con­trol popu­lar sobre la trans­fe­ren­cia de datos es jus­ti­cia y nece­si­dad.
La revo­lu­ción en cada país empie­za por la toma del poder y la reso­lu­ción con­cre­ta de los pro­ble­mas más urgen­tes y sen­ti­dos, con­vo­can­do a la movi­li­za­ción masi­va. La gen­te sabe que este sis­te­ma no pue­de más; nece­si­ta adver­tir que el camino hacia el Socia­lis­mo, sigue sien­do no sólo posi­ble, sino más nece­sa­rio, más urgen­te que nun­ca, en tiem­pos de un feroz saqueo ambien­tal. La pro­pia super­vi­ven­cia de la Huma­ni­dad está ame­na­za­da.
¡Es posi­ble un Pla­ne­ta en Socia­lis­mo? Vale la pena inten­tar­lo, por­que lo que ya no es posi­ble es que el pla­ne­ta sobre­vi­va en un mar­co Capitalista.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *