Cul­tu­ra. Tere­ré jere: ami­gues, yer­ba y hielito

Por Sole­dad Sga­re­lla, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de diciem­bre de 2020.

Con naran­ja, con limón, con jugui­to de sobre, con men­ta. La ron­da de tere­ré es heren­cia meso­po­tá­mi­ca, es invi­ta­ción a la char­la. En esta nota, un acer­ca­mien­to a un hábi­to gua­ra­ní del buen vivir.

“¿Dón­de se pue­de encon­trar un pue­blo tan afa­no­sa­men­te
ena­mo­ra­do de la pala­bra que todo el tiem­po la uti­li­za en
el tere­ré, moti­vo para sus­pen­der sus acti­vi­da­des e ini­ciar
la con­ver­sa­ción?”.

Bar­to­meu Melià – Domi­ni­que Tem­ple
“El don, la ven­gan­za y otras for­mas de eco­no­mía guaraní”

Podría empe­zar esta nota con­tan­do que cono­cí el tere­ré de la mano de una com­pa­ñe­ra de pri­mer año de la facu, mucho más gran­de que yo, que lo pre­pa­ró en una caji­ta de jugo Bag­gio mien­tras espe­rá­ba­mos ren­dir His­to­ria del Arte I, allá por el difí­cil diciem­bre de 2001. Pero iré por otros cami­nos: recor­dar el diciem­bre de 2001 en Argen­ti­na ame­ri­ta otro espacio.

Hay miles de ver­sio­nes de esta infu­sión tan popu­la­ri­za­da en meses de calor. Depen­den ‑como siem­pre con las cues­tio­nes gas­tro­nó­mi­cas- del lugar de ori­gen, de las cos­tum­bres, del acce­so a algu­nas cosas, el cli­ma, les ami­gues y veci­nes, la fami­lia. En fin, la vida mis­ma. Eloí, que nació en Dos Arro­yos, al sur de Misio­nes, dice que el tere­ré ver­da­de­ro se hace con yer­ba, unas hojas y unos fru­tos de un árbol meso­po­tá­mi­co que se lla­ma cacú (en mi vida lo había sen­ti­do nom­brar), y agua de pozo, nada de hie­lo: tie­ne que ser fres­qui­ta de ver­dad, de la tie­rra, ima­gi­na­te que eso lo pre­pa­ra­ba mi papá y ¿dón­de iba a hacer hie­lo mi papá? Si no había nada de nada allá.

terere-bebidas-paraguay-argentina-brasil-yerba-mate
(Ima­gen: La tinta)

El tere­ré es una bebi­da tra­di­cio­nal a base de Ilex para­gua­rien­sis (yer­ba mate), agua y hie­lo, y es muy popu­lar en el Nores­te argen­tino, Para­guay y el Sur de Bra­sil. A par­tir de eso, todas las ver­sio­nes: con yuyi­tos cura­ti­vos, con jugui­to de sobre, con roda­jas de naran­ja, con limo­na­da de ver­dad. Con mucho hie­lo. Has­ta con gaseo­sa dilui­da, aun­que a esa opción gour­met no me le ani­mé. El tere­ré arra­sa los fines de año al cos­ta­do de pile­tas, ríos, patie­ci­tos, bal­co­nes y demás luga­res don­de bus­ca­mos ali­viar­nos de las altas temperaturas.

En Para­guay, el tere­ré fue decla­ra­do la bebi­da ofi­cial y ances­tral del país, y el últi­mo sába­do de febre­ro se cele­bra el Día Nacio­nal del Tere­ré, des­de el año 2011. La eti­mo­lo­gía, pare­ce, vie­ne de una fre­cuen­te inter­pre­ta­ción: tere­ré es una ono­ma­to­pe­ya vin­cu­la­da a los sor­bos que uno rea­li­za al tomar­se la bebi­da. Nada comprobable.

terere-bebidas-paraguay-argentina-brasil-yerba-mate
(Ima­gen: La tinta)

El tere­ré jere

“El tere­ré jere, la ron­da de tere­ré con las amigas/​os, vecinas/​os, fami­lia­res, cole­gas, compañeras/​os, cama­ra­das y/​o com­pue­bla­nos, es un espacio/​tiempo ideal para esa tarea, para esa cons­truc­ción, en los barrios, los asen­ta­mien­tos, las pla­zas, las can­chas, los mer­ca­dos, las calles y tan­tos otros luga­res que nos per­mi­ten encon­trar­nos, com­par­tir el fres­cor del agua, ka’a ha pohã ro’ysã (yer­ba y reme­dios refres­can­tes), las pala­bras, las mira­das, los silen­cios. El tere­ré jere es una expre­sión esen­cial de la cul­tu­ra para­gua­ya, de la soli­da­ri­dad, del com­par­tir, del reco­no­cer­nos como comu­ni­dad, como pue­blo, con un len­gua­je, una his­to­ria, raí­ces e iden­ti­dad comu­nes. Es la reci­pro­ci­dad indí­ge­na, cam­pe­si­na, para­gua­ya, con­tra­ria a la cul­tu­ra indi­vi­dual y com­pe­ti­ti­va del capi­ta­lis­mo, del colo­nia­lis­mo”, dice Rojas Villa­gra en Alter­na­ti­vas a la socie­dad para­gua­ya actual, una publi­ca­ción de la Fun­da­ción Rosa Luxemburgo.

Bar­to­meu Melià, un jesui­ta, lin­güis­ta y antro­pó­lo­go espa­ñol nacio­na­li­za­do para­gua­yo, habla del teko porã, el lla­ma­do buen vivir gua­ra­ní. Teko es el modo de ser y de estar en un lugar deter­mi­na­do, y porã es el bien, lo bueno; y esto inte­gra la cul­tu­ra, las cos­tum­bres y los hábi­tos vivi­dos coti­dia­na­men­te por las comunidades.

“El tere­ré era un vicio horren­do, según lo dicho algu­na vez por un jesui­ta. Pero a la hora de uti­li­zar a los indios para las tareas de reco­lec­ción de la hoja de yer­ba mate, no había ni escrú­pu­los ni pre­jui­cios. Ano­ta Helio Vera al res­pec­to que ‘el padre Mon­te­ne­gro con­de­na el [mate] calien­te, pero exal­ta el [tere­ré] frío’, refi­rién­do­se al mate y al tere­ré. En 1596, inclu­so el Pro­cu­ra­dor pro­vin­cial Alfon­so de Madrid pide al gober­na­dor Her­nan­da­rias su total extir­pa­ción”, escri­be Gus­ta­vo Iba­rra Díaz para la Uni­ver­si­dad Nacio­nal De Asunción. 

terere-bebidas-paraguay-argentina-brasil-yerba-mate
(Ima­gen: La tinta)

¿Y por qué siem­pre tan­to odio por estas cos­tum­bres? Y bueno, por­que el mate y el tere­ré se con­su­men en ron­das, se com­par­ten con otres, abren las con­ver­sa­cio­nes y, con eso, las liber­ta­des y los entra­ma­dos de orga­ni­za­ción. Ese odio vie­ne con­tra el “ser pueblo”.

Que la pan­de­mia no nos qui­te eso, será cada une con su tere­ré indi­vi­dual, pero las ron­das no se acabarán.

Fuen­te: La Tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *