Colom­bia. Entre­vis­ta a Ley­ner Pala­cios, comi­sio­na­do de la Comi­sión para el Escla­re­ci­mien­to de la Verdad

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de diciem­bre de 2020.

El comi­sio­na­do Ley­ner Pala­cios recien­te­men­te ele­gi­do para el car­go por la Comi­sión para el Escla­re­ci­mien­to de la Ver­dad –CEV‑, habló en exclu­si­va para Con­ta­gio Radio sobre su nom­bra­mien­to, el reco­no­ci­mien­to que se le hizo como “Defen­sor del año”, la reali­dad de los líderes(as) y defensores(as) de dere­chos huma­nos en el país y los retos de la Comi­sión de la Verdad. 

Ade­más de su car­go como comi­sio­na­do, Ley­ner ha sido un con­sa­gra­do defen­sor de dere­chos huma­nos, víc­ti­ma de la masa­cre de Boja­yá en el año 2002 hoy repre­sen­ta al colec­ti­vo de víc­ti­mas de dicho ata­que. Adi­cio­nal­men­te ha tra­ba­ja­do direc­ta­men­te con las comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes víc­ti­mas del con­flic­to en el depar­ta­men­to del Cho­có des­de su tra­ba­jo con la Pas­to­ral Social y la Comi­sión Inter­ét­ni­ca por la ver­dad del Pacífico. 

-¿Qué sig­ni­fi­ca reci­bir el pre­mio como Defen­sor del Año en la IX edi­ción del Pre­mio Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos en Colom­bia 2020?

-Es una ale­gría com­par­tir con uste­des este momen­to. Este pre­mio es un reco­no­ci­mien­to para la socie­dad colom­bia­na y las comu­ni­da­des; el cual tam­bién dedi­co a los líde­res y lide­re­sas que siguen defen­dien­do la vida. Este pre­mio nos lla­ma a hacer memo­ria de cuán­tos líde­res han sido ase­si­na­dos y ame­na­za­dos des­pués de la fir­ma del Acuer­do de Paz.

-Usted y su equi­po de pro­tec­ción han sido víc­ti­mas de ata­ques a su segu­ri­dad, de hecho uno de sus escol­tas fue ase­si­na­do. ¿Cómo ha sido este perio­do de cua­ren­te­na que ini­ció con esa situa­ción crí­ti­ca para su segu­ri­dad y siguió hacia el nom­bra­mien­to como comi­sio­na­do de la Verdad?

-Este 2020 ha sido un año bas­tan­te com­pli­ca­do para mí. El 3 de diciem­bre del año pasa­do reci­bí ame­na­zas para aban­do­nar mi terri­to­rio, eso me lle­vó a radi­car­me en Cali y allí per­dí a uno de mis escol­tas. Fue muy difí­cil supe­rar esa inti­mi­da­ción, no podía dor­mir, tenía que tras­la­dar­me cons­tan­te­men­te de un lugar a otro, escon­di­do como si fue­ra un delin­cuen­te. Yo he sido un defen­sor de dere­chos huma­nos de cara al país, la ciu­da­da­nía me cono­ce abier­to y sin­ce­ro. Por eso me sen­tía muy mal estan­do en esas afugias.

No obs­tan­te, en medio de todo eso, siem­pre reci­bí mucho apo­yo y soli­da­ri­dad. Creo que para que yo esté vivo inter­vi­nie­ron dos cosas: Pri­me­ro mi dio­si­to, que nos pro­te­gió; las ora­cio­nes de las comu­ni­da­des y los rezos ances­tra­les. Segun­do, la mis­ma ciu­da­da­nía; es impre­sio­nan­te cómo Colom­bia se movi­li­zó y se preo­cu­pó por mi situa­ción de segu­ri­dad, ejer­cien­do pre­sión a las auto­ri­da­des para que no me deja­ran matar. Yo valo­ro mucho esa pro­tec­ción colec­ti­va que ejer­ció la ciu­da­da­nía colom­bia­na, estoy muy agra­de­ci­do por eso, mi vida hoy es posi­ble por esa gran pre­sión y esa movilización.

Muchos colom­bia­nos que­re­mos la paz, la recon­ci­lia­ción y la ver­dad, y en ese sen­ti­do nos iden­ti­fi­ca­mos y por eso es tan impor­tan­te esa labor de defen­sa y pro­tec­ción que muchos y muchas han ejer­ci­do en mi caso.

-¿Cómo se tra­du­ce esa soli­da­ri­dad ciu­da­da­na, que usted des­ta­ca, en el avan­ce de los pro­ce­sos comu­ni­ta­rios par­ti­cu­lar­men­te en el caso de Boja­yá y los pro­ce­sos que lide­ra la Comi­sión Inter­ét­ni­ca del Pacifico?

-Cuan­do yo salí de Boja­yá por las ame­na­zas, expe­ri­men­té el nivel de mie­do que viven los líde­res; hoy en Boja­yá nadie se atre­ve a denun­ciar lo que allí está pasan­do. Boja­yá hoy está peor que en el 2002, exis­te una avan­za­da para­mi­li­tar muy fuer­te en ese terri­to­rio, una coop­ta­ción y un con­trol sobre la pobla­ción civil tre­men­da­men­te gra­ve e inclu­so ame­na­zas a defen­so­res y líde­res de la igle­sia lo cual nun­ca antes había ocu­rri­do. Ocu­rren inti­mi­da­cio­nes a orga­nis­mos de con­trol y a orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y eso está pasan­do a lo lar­go y ancho del Río Atra­to, lo cual es muy tris­te por­que he sen­ti­do que el pro­ce­so orga­ni­za­ti­vo se ha debilitado.

Actual­men­te las orga­ni­za­cio­nes de esta región están más silen­cia­das y es evi­den­te que han dis­mi­nui­do las denun­cias por vul­ne­ra­cio­nes a los dere­chos huma­nos, no por­que no estén ocu­rrien­do, sino por­que hay un silen­cia­mien­to a la labor de los defen­so­res. Los líde­res de allá, muchos de ellos jóve­nes, me dicen que no quie­ren denun­ciar por mie­do a que les pase lo mis­mo que a mí.

Aun­que mi sali­da tam­bién me per­mi­tió estar en otros terri­to­rios del Pací­fi­co y con­ti­nuar el tra­ba­jo orga­ni­za­ti­vo ya des­de un nivel regio­nal; ahí cons­ti­tui­mos la Comi­sión Inter­ét­ni­ca por la Ver­dad del Pací­fi­co y avan­za­mos en la con­so­li­da­ción de una pro­pues­ta meto­do­ló­gi­ca de inves­ti­ga­ción para escla­re­cer lo ocu­rri­do en el con­flic­to arma­do des­de la pers­pec­ti­va del daño al terri­to­rio. Esta meto­do­lo­gía per­mi­ti­rá evi­den­ciar al país que estas comu­ni­da­des del Pací­fi­co, no solo han sido víc­ti­mas del con­flic­to, sino que han sido some­ti­das a una espe­cie de geno­ci­dio, espe­cial­men­te las comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes e indígenas.

La Comi­sión Inter­ét­ni­ca sur­gió como una pro­pues­ta de la socie­dad civil en la que se con­gre­gan más de 35 orga­ni­za­cio­nes como pla­ta­for­ma don­de con­ver­gen obje­ti­vos dis­tin­tos pero con un obje­ti­vo común, la cual ha sido rodea­da por la Comu­ni­dad Internacional.

Por otro lado, está mi lle­ga­da a la Comi­sión de la Ver­dad, los desa­fíos que hay para cons­truir ver­dad en Colom­bia son bas­tan­te gran­des. No nos diga­mos men­ti­ras, es muy difí­cil cons­truir ver­dad en los terri­to­rios étni­cos don­de el con­flic­to arma­do se ha exa­cer­ba­do de mane­ra terri­ble, en don­de la pan­de­mia ha teni­do unos impac­tos muy gran­des, don­de exis­ten desa­fíos de movi­li­dad y acer­ca­mien­to a las comu­ni­da­des por­que no se pue­de lle­gar de mane­ra vir­tual, pues estos terri­to­rios no cuen­tan con Inter­net por ende se difi­cul­ta esta­ble­cer ese con­tac­to con las víctimas.

Pese a esto la CEV ha hecho gran­des esfuer­zos, se han escu­cha­do alre­de­dor de 12.000 tes­ti­mo­nios, lo que, dado el con­tex­to en el que se ha tra­ba­ja­do ha sido una gran apues­ta, sobre­to­do por la rique­za de esos tes­ti­mo­nios en los que se encuen­tran las voces de los res­pon­sa­bles, de las víc­ti­mas y tam­bién de empresarios.

A futu­ro la Comi­sión pre­ten­de esta­ble­cer un rela­to que escla­rez­ca el con­flic­to arma­do, pero lo más impor­tan­te, un rela­to que per­mi­ta la recon­ci­lia­ción, pues una ver­dad que ter­mi­ne por pola­ri­zar y desan­grar más el país no tie­ne sen­ti­do. Eso no quie­re decir que se van a escon­der ver­da­des, la ver­dad ten­drá que aflo­rar pero el desa­fío es que aflo­re para reconciliar.

-¿Cómo hacer que un infor­me que reco­ge­rá ver­da­des que segu­ra­men­te van a levan­tar ampo­llas no se con­vier­ta en un foco de odios y polarización?

-Como Comi­sión de la Ver­dad, no pode­mos enga­ñar al país. Noso­tros veni­mos vivien­do una vio­len­cia por más de 54 años, una vio­len­cia cícli­ca que tie­ne unos patro­nes que se repi­ten en la his­to­ria de dicha violencia.

Si no toca­mos esos patro­nes de per­sis­ten­cia del con­flic­to arma­do vamos a con­de­nar al país a que repi­ta­mos un mode­lo de vio­len­cia y a que viva­mos un nue­vo ciclo. Por eso, ahí está el desa­fío de tocar esos patro­nes para lograr trans­for­mar­los. En ese sen­ti­do, más allá de la des­crip­ción de las diná­mi­cas del con­flic­to el gran desa­fío es pro­po­ner­le al país una serie de reco­men­da­cio­nes para que la socie­dad las entien­da y asu­ma, y para que las auto­ri­da­des se com­pro­me­tan con ellas para pre­ci­sa­men­te, evi­tar que se repi­ta el modelo.

Por ejem­plo la crea­ción del para­mi­li­ta­ris­mo en Colom­bia de anta­ño, sur­ge de una lógi­ca de alian­za con miem­bros de la Fuer­za Públi­ca, con sec­to­res polí­ti­cos, esto es un hecho que la Comi­sión no se va a inven­tar aho­ra, eso está cla­ra­men­te dicho. Lo más gra­ve es que ese fenó­meno se repi­te. No hay mane­ra de que la Comi­sión no abor­de ese tipo de situa­cio­nes; pero se hace no con la inten­ción de hacer seña­la­mien­tos sobre si la Fuer­za Públi­ca es mala o es bue­na, a noso­tros no nos corres­pon­de cali­fi­car eso.

Lo que se quie­re hacer es lla­mar a la refle­xión al país, por­que si esos temas no se abor­dan y no se pro­po­nen medi­das para que por ejem­plo las Fuer­zas Mili­ta­res imple­men­ten cam­bios, vamos a seguir vivien­do hechos de violencia.

¿Cuán­tas masa­cres lle­va­mos este año? Más de 70. Es decir la vio­len­cia se sigue man­te­nien­do a pesar de que esta­mos en un pro­ce­so de con­so­li­da­ción y de cons­truc­ción de paz y todo por­que no esta­mos aún en la capa­ci­dad de acep­tar los erro­res que hemos come­ti­do en ese pasa­do terri­ble­men­te dolo­ro­so. Por eso tene­mos que pre­pa­rar­nos para afron­tar ese horror del pasa­do y para a par­tir de eso, poner­nos de acuer­do en cómo vamos a recons­truir el país.

-¿Que han pen­sa­do des­de la Comi­sión para que ese rela­to de escla­re­ci­mien­to logre en efec­to reconciliar?

-Noso­tros esta­mos tra­ba­jan­do des­de la lógi­ca de la escu­cha plu­ral, hemos reci­bi­do más de 12.000 tes­ti­mo­nios inclui­das las voces de miem­bros de las Fuer­zas Mili­ta­res, la gue­rri­lla, las víc­ti­mas… En los tes­ti­mo­nios que hemos reco­pi­la­do van más de 8.000 tes­ti­mo­nios de las víc­ti­mas y eso es un capi­tal muy impor­tan­te para des­ci­frar el entra­ma­do de la gue­rra, de igual for­ma hemos escu­cha­do empresarios.

Yo lo que quie­ro es hacer un lla­ma­do para que más gen­te lle­gue y nos dé su tes­ti­mo­nio por­que nues­tro desa­fío es cons­truir un rela­to equi­li­bra­do sin ten­den­cias para nin­gún lado; un rela­to que per­mi­ta el escla­re­ci­mien­to y sobre todo la com­pren­sión de las cau­sas del con­flic­to para que nos com­pro­me­ta­mos con esa trans­for­ma­ción que nece­si­ta el país.

Con el mode­lo de inves­ti­ga­ción que ha imple­men­ta­do la Comi­sión esta­mos con­ven­ci­dos que se emi­ti­rá un infor­me equi­li­bra­do. Por ejem­plo yo que soy víc­ti­ma de Boja­yá, ya en mi rol de comi­sio­na­do ten­go que escu­char a otras víc­ti­mas, pero tam­bién a los vic­ti­ma­rios de todos los sec­to­res y a par­tir de esa escu­cha tene­mos que hacer un aná­li­sis lo más des­pren­di­do de apasionamientos.

Por eso es gra­ve que muchos estén cri­ti­can­do a la Comi­sión y al Sis­te­ma Inte­gral en lugar de acer­car­se a dar su tes­ti­mo­nio por­que con eso se le hace un daño al país, su tes­ti­mo­nio es nece­sa­rio para la cons­truc­ción de un rela­to equi­li­bra­do; enton­ces no depen­de solo de la Comi­sión o del Sis­te­ma, depen­de tam­bién de que muchas voces se acer­quen y pue­dan dar su pers­pec­ti­va de los acon­te­ci­do en el mar­co del conflicto.

-¿Cómo ha sido ese pro­ce­so de con­ver­tir­se, como comi­sio­na­do de la ver­dad, en una espe­cie de repre­sen­tan­te del Esta­do cuan­do al mis­mo tiem­po se tie­ne un rol de repre­sen­ta­ción de las víctimas?

-No es fácil, es un ejer­ci­cio en el que inclu­so a veces uno se cues­tio­na su lugar y si tenía que venir acá o más bien seguir repre­sen­tan­do a las víc­ti­mas en otros esce­na­rios. Pero creo que ha sido impor­tan­te lle­gar a la Comi­sión por el momen­to en el que se encuen­tra y por esa dispu­ta por la ver­dad que existe.

Creo que la Comi­sión reque­ría esta voz y esta pers­pec­ti­va des­de las víc­ti­mas y mi apor­te des­de la lógi­ca de la visión étni­ca y terri­to­rial de la paz. Es tam­bién un deber como ciu­da­dano de par­ti­ci­par por­que el dere­cho a la paz, si bien es un dere­cho, tam­bién es una obli­ga­ción en la con­tri­bu­ción para lle­gar a su consolidación.

Sien­do par­te del Esta­do es cuan­do pode­mos mos­trar cómo es que este debe rela­cio­nar­se con los terri­to­rios des­de la expe­rien­cia que tene­mos; eso per­mi­te enri­que­cer las lógi­cas de fun­cio­na­mien­to del Estado.

Fuen­te: Con­ta­gio Radio

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *