Vene­zue­la. ¡Las cosas como son! ¿Por qué es cla­ve la uni­dad popu­lar el 6D?

Por Eduar­do Vilo­ria Daboín. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de diciem­bre de 2020.

Des­de un prin­ci­pio fui­mos blan­co de un sis­te­má­ti­co ata­que rea­li­za­do en nom­bre de la demo­cra­cia, la liber­tad y los dere­chos huma­nos, por par­te de las éli­tes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas cons­truc­to­ras y defen­so­ras del neo­li­be­ra­lis­mo y de la fal­sa demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va. Las éli­tes de EEUU y sus éli­tes subor­di­na­das atis­ba­ron rápi­da­men­te el peli­gro que sig­ni­fi­ca­ba para sus intere­ses el sur­gi­mien­to de un lide­raz­go como el de Chá­vez en un con­ti­nen­te pro­fun­da­men­te empo­bre­ci­do, saquea­do y explo­ta­do en cuyo seno cre­cía una bom­ba de tiem­po social, un con­ti­nen­te con un pue­blo que pug­na­ba por abrir­se hori­zon­tes transformadores.

Inclu­so antes, cuan­do todo se ges­ta­ba, cuan­do Chá­vez salió de la cár­cel y reco­rrió el país cons­tru­yen­do el movi­mien­to nacio­nal que lo lle­va­ría al poder en diciem­bre de 1998, las éli­tes vene­zo­la­nas enfi­la­ron una feroz y sos­te­ni­da cam­pa­ña mediá­ti­ca en su con­tra y en con­tra de quie­nes lo acom­pa­ña­ban en el lide­raz­go polí­ti­co y en la bullen­te hori­zon­ta­li­dad del pue­blo vene­zo­lano: a Chá­vez y sus diri­gen­tes se los cata­lo­gó como vio­len­tos, auto­ri­ta­rios, car­ga­dos de odio, y a noso­tros, el pue­blo que res­pal­da­ba y sos­te­nía el cre­cien­te movi­mien­to polí­ti­co, se lo defi­nió des­de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y los dis­cur­sos polí­ti­cos defen­so­res del sta­tus quo, como igno­ran­te, ira­cun­do, resen­ti­do, manipulado.

Des­pués de que hici­mos ganar a Chá­vez con votos en 1998, en los pro­ce­sos elec­to­ra­les que siguie­ron los cali­fi­ca­ti­vos aso­cia­dos al odio, al auto­ri­ta­ris­mo y a la vio­len­cia fue­ron aso­cia­dos no solo a Chá­vez sino a todo aquel que aspi­ra­ba a un car­go de elec­ción popu­lar como par­te del MVR o los par­ti­dos alia­dos. Abun­da­ron enton­ces en la pren­sa car­te­les publi­ci­ta­rios con foto­gra­fías tru­ca­das, pis­to­las colo­ca­das en manos de diri­gen­tes, ros­tros des­fi­gu­ra­dos por mue­cas de odio mani­pu­la­das grá­fi­ca­men­te, afir­ma­cio­nes fal­sas sobre acu­mu­la­ción de arse­na­les de armas en los sóta­nos de sus casas o ente­rra­dos en sus patios. Cómo olvi­dar aque­lla cuña titu­la­da “Las ame­na­zas de Chá­vez”, en la que jun­to a la ima­gen de un fal­so recor­te de pren­sa, un imi­ta­dor pro­fe­sio­nal repro­du­cía la voz de Chá­vez dicien­do: “Eli­mi­na­ré a los ade­cos de la faz de la tie­rra”, y lue­go, acom­pa­ña­da por imá­ge­nes de sar­te­nes con acei­te hir­vien­do, la voz decía: “Le voy a freír la cabe­za en acei­te a los ade­cos”. Sem­bran­do el mie­do bus­ca­ban, por un lado, ale­jar­nos como pue­blo del pro­yec­to que Chá­vez pro­po­nía y, por otro, cul­ti­var el odio en los sec­to­res socia­les pro­pen­sos a opo­nér­se­le por razo­nes ideo­ló­gi­cas y de cla­se. Lo pri­me­ro no lo con­si­guie­ron, lo segun­do sí.

El dis­cur­so mediá­ti­co con­tra Chá­vez esca­ló has­ta que, fabri­ca­dos sufi­cien­te­men­te Chá­vez y quie­nes lo seguía­mos como íco­nos del terror, se fra­guó el gol­pe de Esta­do de abril de 2002 con una ope­ra­ción que capi­ta­li­za­ba polí­ti­ca­men­te el odio sem­bra­do y lo con­du­cía para cons­truir el esce­na­rio del gran mon­ta­je mediá­ti­co de Puen­te Lla­guno: la opo­si­ción con­vo­có una gran mar­cha y la con­du­jo al Pala­cio de Gobierno, en don­de se pro­vo­ca­ría un cho­que con­tra la movi­li­za­ción cha­vis­ta que allí se encon­tra­ba: los blin­da­dos de la Poli­cía Metro­po­li­ta­na (con­ju­ra­da en la cons­pi­ra­ción) avan­za­ron inten­tan­do abrir paso con dis­pa­ros entre la movi­li­za­ción cha­vis­ta. Una cáma­ra de Vene­vi­sión gra­bó nues­tra defen­sa arma­da ante la agre­sión arma­da de fran­co­ti­ra­do­res y poli­cías, para lue­go difun­dir esas imá­ge­nes como si fue­ra un ata­que de cha­vis­tas en con­tra de la mar­cha pací­fi­ca: “Las ban­das arma­das que el pro­pio gobierno paga­ba y pro­veía con armas se encar­ga­ron de sem­brar el terror en medio de una pací­fi­ca mar­cha”, “Todos nos horro­ri­za­mos vien­do cómo dis­pa­ra­ban a man­sal­va sobre una mul­ti­tud iner­me”. Eso decían locu­to­ras y locu­to­res de TV en los noti­cie­ros noc­tur­nos, mien­tras se veía solo a los cha­vis­tas dis­pa­ran­do, sin mos­trar que en reali­dad nos defen­día­mos de la Poli­cía Metro­po­li­ta­na. El mon­ta­je audio­vi­sual cons­tru­yó una ilu­sión de con­ti­nui­dad entre los cha­vis­tas dis­pa­ran­do a la poli­cía y los muer­tos y heri­dos sien­do reco­gi­dos y car­ga­dos. Cerró la ope­ra­ción un video de una par­te del alto man­do mili­tar (gra­ba­do el día ante­rior, según se supo des­pués) pro­nun­cián­do­se en con­tra de Chá­vez lue­go de res­pon­sa­bi­li­zar­lo de haber orde­na­do las muertes.

II

Para 2002, cuan­do estos hechos ocu­rrie­ron, en ape­nas cua­tro años de exis­ten­cia con la revo­lu­ción boli­va­ria­na había­mos gana­do 5 elec­cio­nes de carác­ter nacio­nal, todas con altí­si­mos nive­les de par­ti­ci­pa­ción, trans­pa­ren­cia y con­fia­bi­li­dad, habien­do lle­ga­do al poder ape­nas en diciem­bre de 1998. Ese alud demo­cra­ti­za­dor se expre­sa­ba ade­más en la apli­ca­ción de un nue­vo mode­lo de demo­cra­cia carac­te­ri­za­do, entre otras cosas, por:

  • la crea­ción de ins­tan­cias masi­vas para la orga­ni­za­ción popu­lar y el ejer­ci­cio del poder de múl­ti­ples for­mas en la vida cotidiana,
  • altí­si­mos nive­les de movi­li­za­ción popular,
  • par­ti­ci­pa­ción popu­lar masi­va en deba­tes y con­sul­tas sobre temas de inte­rés nacio­nal y alcan­ce estratégico,
  • incor­po­ra­ción del pue­blo orga­ni­za­do como pie­za cla­ve en la eje­cu­ción de polí­ti­cas públi­cas de alcan­ce nacio­nal, en mate­ria de edu­ca­ción, ali­men­ta­ción, ener­gía, ser­vi­cios públi­cos, pro­duc­ción, salud.

Antes de dar tiem­po a que ese pro­ce­so alcan­za­ra logros impor­tan­tes que lo arrai­ga­ran más aún en la sim­pa­tía y la con­cien­cia de nues­tra gen­te, las fuer­zas eli­tes­cas de la eco­no­mía y la polí­ti­ca que domi­na­ban y opri­mían a la socie­dad vene­zo­la­na, apo­ya­das por EEUU, deci­die­ron trun­car­lo, fie­les a sus prin­ci­pios anti­de­mo­crá­ti­cos: su res­pues­ta fue gue­rra mediá­ti­ca, gol­pe de Esta­do, ase­si­na­to fron­tal de ino­cen­tes, sabo­ta­je masi­vo al cora­zón de la eco­no­mía del país.

Estas éli­tes des­pla­za­das del poder por la ava­lan­cha demo­crá­ti­ca que empu­já­ba­mos como pue­blo se qui­ta­ron sin tapu­jos las más­ca­ras demo­crá­ti­cas y de con­ci­lia­ción social con que nos habían gober­na­do duran­te déca­das: no duda­ron jamás enfren­tar­nos por todos los medios aje­nos a la polí­ti­ca y des­co­no­cer sin escrú­pu­los nues­tra volun­tad como pue­blo. Diri­gen­tes como Julio Bor­ges, Leo­pol­do López, Anto­nio Ledez­ma, Capri­les Radonsky, Hen­ri Ramos Allup y María Cori­na Macha­do, que hoy en día pro­mue­ven la asfi­xia, la des­truc­ción del país y el des­hi­la­cha­mien­to y des­le­gi­ti­ma­ción del Esta­do Vene­zo­lano en nom­bre de la liber­tad y la demo­cra­cia, fue­ron prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de aque­llos hechos. La mario­ne­ta de ape­lli­do Guai­dó no es más que la mue­ca más recien­te con que esa cater­va polí­ti­ca y sus jefes del nor­te bus­ca­ron reno­var su ya roto y hue­su­do disfraz.

Esta­mos cla­ros de la línea de con­ti­nui­dad entre aque­lla diri­gen­cia opo­si­to­ra y la que hoy actúa fron­tal­men­te como ins­tru­men­to de la agre­sión esta­dou­ni­den­se. Su deci­sión actual de des­truir la Repú­bli­ca, dejar al Esta­do sin ingre­sos eco­nó­mi­cos, cau­sar enor­mes sufri­mien­tos a la pobla­ción vene­zo­la­na, des­co­no­cer el Esta­do y el gobierno, crear un Esta­do para­le­lo y no par­ti­ci­par en las elec­cio­nes lega­les y legí­ti­mas del pró­xi­mo 6 de diciem­bre, es abso­lu­ta­men­te con­se­cuen­te y cohe­ren­te con el des­co­no­ci­mien­to de nues­tra ins­ti­tu­cio­na­li­dad y volun­tad mayo­ri­ta­ria del que hicie­ron gala en el tiem­po en que nacía la revo­lu­ción boli­va­ria­na ganan­do elec­cio­nes con mayo­ría abso­lu­ta y prác­ti­ca­men­te sin abs­ten­ción. En eso esta­mos cla­ros. Son las mis­mas prác­ti­cas y el mis­mo sus­tra­to, con tác­ti­cas y méto­dos dis­tin­tos y reno­va­dos. El ata­que de hoy es una nue­va expre­sión de su talan­te eli­tes­co, supre­ma­cis­ta, auto­ri­ta­rio, racis­ta, vio­len­to y anti­de­mo­crá­ti­co, ese que se pone en evi­den­cia cuan­do se qui­tan la más­ca­ra, o cuan­do se les cae o cuan­do se la tumbamos.

III

Logra­mos con­ju­rar la vio­len­cia y obli­gar a las fuer­zas anti­de­mo­crá­ti­cas derro­ta­das a tran­si­tar por los cami­nos lega­les y polí­ti­cos. Ade­más, el ros­tro mos­tra­do por esa cla­se polí­ti­ca, social y eco­nó­mi­ca cuan­do se qui­tó la más­ca­ra cau­só tal recha­zo que expe­ri­men­ta­ron un enor­me retro­ce­so polí­ti­co. Fue­ron enton­ces los años de desa­rro­llo y con­so­li­da­ción del mode­lo polí­ti­co y socio­eco­nó­mi­co boli­va­riano, los años de nues­tros gran­des logros como pue­blo. Y fue­ron los años de pro­fun­di­za­ción y expan­sión del lide­raz­go de Chá­vez no solo en toda Vene­zue­la sino en el con­ti­nen­te y en el mun­do ente­ro. Algu­nos núme­ros pue­den ayu­dar a medir la dimen­sión de algu­nas de nues­tras conquistas:

  • Entre 1998 y 2013, el PIB cre­ció 57%.
  • Has­ta 2014 el empleo cre­ció en más de 4 millo­nes y medio de puestos.
  • Hubo un 15% de expan­sión del sec­tor for­mal de la economía.
  • En los sec­to­res más pobres: 
    • el acce­so a edu­ca­ción ini­cial pasó de 38% a 77%,
    • el acce­so a edu­ca­ción pri­ma­ria pasó de 86% a 97%,
    • el acce­so de edu­ca­ción media de 48% a 76%,
    • la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria aumen­tó en más de 2.5 millo­nes de cupos,
    • el empleo pasó de 68% a 74%.
  • La bre­cha de ingre­sos entre los más ricos y los más pobres se redu­jo en casi 6 veces.
  • Más de 4 millo­nes de niños pasa­ron a desa­yu­nar, almor­zar y meren­dar en las escue­las públicas.
  • Vene­zue­la pasó a ser el cuar­to país con menor des­nu­tri­ción infantil.
  • 1 millón de per­so­nas pasa­ron a comer una vez al día todos los días en 6 millo­nes de casas de ali­men­ta­ción ubi­ca­das en los sec­to­res más excluidos.
  • Según la FAO Vene­zue­la redu­jo el ham­bre en casi cin­co millo­nes de personas.
  • La pobre­za extre­ma se redu­jo en casi 6%.
  • Alcan­za­mos un Índi­ce de Desa­rro­llo Humano alto, con 0,76 puntos.
  • El sis­te­ma públi­co de salud alcan­zó 82% de cobertura.
  • El acce­so a agua pota­ble pasó a 95% de la población

Esos años sig­ni­fi­ca­ron, ade­más y sobre todo, la demos­tra­ción y expe­ri­men­ta­ción con­cre­ta por par­te de la gran mayo­ría de nues­tra gen­te, de un hecho cla­ve: es posi­ble un mode­lo en el cual la rique­za gene­ra­da en el país se dis­tri­bu­ya equi­ta­ti­va­men­te y en el cual exis­ta par­ti­ci­pa­ción, corres­pon­sa­bi­li­dad y pro­fun­di­za­ción de una autén­ti­ca democracia.

Eso comen­zó a expan­dir­se, ade­más, por dis­tin­tos paí­ses del con­ti­nen­te, y Hugo Chá­vez se fue con­vir­tien­do en un líder con­ti­nen­tal que habla­ba de anti­im­pe­ria­lis­mo, que impul­só la derro­ta del Tra­ta­do de Libre Comer­cio para las Amé­ri­cas (ALCA), que difun­dió e impul­só en lo con­cre­to la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na como úni­ca vía para la inde­pen­den­cia y desa­rro­llo de Amé­ri­ca Lati­na, que logró eco y con­sen­so en el con­ti­nen­te con los nue­vos gobier­nos que iban sur­gien­do y que empe­zó a ser una ame­na­za cier­ta para los intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos de los Esta­dos Uni­dos en el con­ti­nen­te y para los intere­ses de las éli­tes loca­les serviles.

Enton­ces pusie­ron en mar­cha defi­ni­ti­va­men­te todo su anda­mia­je polí­ti­co, mili­tar, eco­nó­mi­co, diplo­má­ti­co, dis­cur­si­vo, retó­ri­co, esté­ti­co y sim­bó­li­co, diri­gi­do por EEUU, al ser­vi­cio de un con­ti­nuo aten­ta­do con­tra nues­tra demo­cra­cia para cor­tar ese pro­ce­so ascendente.

El rela­to y la acción con­tra nues­tra revo­lu­ción se asen­ta­ba bási­ca­men­te en tres men­ti­ras argu­men­ta­ti­vas gruesas:

1) Chá­vez era un dic­ta­dor y su gobierno una tira­nía en la que no se res­pe­ta­ba nin­gu­na liber­tad, se vio­la­ban sis­te­má­ti­ca­men­te todos los dere­chos huma­nos y no había posi­bi­li­dad de lucha polí­ti­ca fran­ca por exis­tir un con­trol férreo de todos los pode­res públi­cos, inclui­do el poder electoral.

2) En lugar de apo­yo popu­lar cau­sa­do por desa­rro­llo y cre­ci­mien­to polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social, el gobierno boli­va­riano sos­te­nía su base de apo­yo mani­pu­lan­do a la pobla­ción por la vía de un popu­lis­mo ras­tre­ro que otor­ga­ba dádi­vas y rega­los inme­re­ci­dos a un pue­blo flo­jo, pere­zo­so e igno­ran­te que no se gana­ba sus dere­chos y su bien­es­tar con tra­ba­jo, cul­tu­ra, hones­ti­dad y sudor.

3) Chá­vez, con Cuba a la som­bra, finan­cia­ba el terro­ris­mo inter­na­cio­nal, cedía espa­cio en Vene­zue­la para la orga­ni­za­ción, entre­na­mien­to y fun­cio­na­mien­to de redes inter­na­cio­na­les de terro­ris­mo, y expor­ta­ba su mode­lo tirá­ni­co y popu­lis­ta a toda Amé­ri­ca Lati­na, por lo cual repre­sen­ta­ba una ame­na­za a la paz, la segu­ri­dad y esta­bi­li­dad de todo el con­ti­nen­te, inclui­do el norte.

Esos años la estra­te­gia de las éli­tes diri­gi­das por EEUU con­tra Vene­zue­la se cen­tró en pro­fun­di­zar y pro­pa­gar esa cons­truc­ción pre­fra­bri­ca­da (se ha desa­rro­lla­do y pro­fun­di­za­do has­ta hoy) y en sen­tar las bases y hacer los pri­me­ros expe­ri­men­tos de lo que sería su nue­vo cur­so de acción:

1) des­co­no­ci­mien­to total de nues­tra ins­ti­tu­cio­na­li­dad y democracia,

2) insu­rrec­ción total apo­ya­da por fuer­za con­cre­ta inyec­ta­da des­de el extran­je­ro vía fran­ca injerencia,

3) sabo­ta­je y boi­cot mone­ta­rio, eco­nó­mi­co y financiero.

IV

El falle­ci­mien­to de Chá­vez en mar­zo de 2013 mar­có el ini­cio de un des­plie­gue pro­fun­di­za­do de la agre­sión mul­ti­di­men­sio­nal e híbri­da, des­de la lec­tu­ra de que entrá­ba­mos en una fase de debi­li­dad al haber per­di­do a nues­tro coman­dan­te. Las fuer­zas anti­de­mo­crá­ti­cas que des­de un prin­ci­pio inten­ta­ron derro­car­nos por la vía vio­len­ta y des­co­no­cer la volun­tad de nues­tro pue­blo, vie­ron enton­ces una opor­tu­ni­dad pri­vi­le­gia­da para capi­ta­li­zar aho­ra sí sus obje­ti­vos, y se lan­za­ron con todas sus fuer­zas y recur­sos a lograr­lo. Fra­ca­sa­dos todos los inten­tos ante­rio­res, agre­ga­ban el des­plie­gue total del boi­cot eco­nó­mi­co y finan­cie­ro con dos obje­ti­vos: ela­bo­rar el dis­cur­so sobre el fra­ca­so del mode­lo y fabri­car­lo, en la bata­lla por la per­cep­ción, la sen­si­bi­li­dad y la con­cien­cia, como gene­ra­dor de pobre­za y quie­bra, y soca­var la ele­va­da dig­ni­dad y auto­va­lo­ra­ción posi­ti­va alcan­za­da por el pue­blo vene­zo­lano. Todo eso lo tene­mos pre­sen­te siem­pre. Tene­mos prohi­bi­do olvi­dar­lo y, de hecho, no lo olvidamos.

Elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2013:

No sólo gana­mos la elec­ción sino que tuvi­mos que salir a defen­der la vic­to­ria. Esta vez urdie­ron una pode­ro­sa ope­ra­ción mediá­ti­ca para des­co­no­cer el resul­ta­do elec­to­ral, con base en el acu­mu­la­do polí­ti­co aglu­ti­na­do por Hen­ri­que Capri­les Radonsky en dos cam­pa­ñas elec­to­ra­les segui­das, bus­can­do capi­ta­li­zar toda la cam­pa­ña pre­via de des­le­gi­ti­ma­ción del Esta­do vene­zo­lano ini­cia­da en 2004 con el can­to de frau­de ante nues­tra vic­to­ria en el refe­rén­dum con­tra Chá­vez y lue­go con su ausen­cia de par­ti­ci­pa­ción en las par­la­men­ta­rias de 2006.

Toda la jor­na­da elec­to­ral estu­vi­mos bom­bar­dea­dos por una ava­lan­cha de fakes orien­ta­dos a sem­brar la per­cep­ción de frau­de en la pobla­ción opo­si­to­ra, con lo cual se pre­pa­ra­ba la car­ga explo­si­va que corres­pon­dió deto­nar al pro­pio can­di­da­to Capri­les al des­co­no­cer en rue­da de pren­sa el resul­ta­do elec­to­ral y orde­nar a sus segui­do­res des­atar la vio­len­cia en la calle.

Mer­ce­na­rios de la comu­ni­ca­ción como Nel­son Boca­ran­da tuvie­ron un rol cen­tral en la ope­ra­ción, al encar­gar­se de difun­dir masi­va­men­te los fakes y de gene­rar el ini­cio de muchos, como el que afir­ma­ba que en un CDI en Zulia había médi­cos cuba­nos pro­te­gien­do urnas elec­to­ra­les roba­das, con el cla­ro fin de diri­gir la vio­len­cia que Capri­les había orde­na­do des­atar. Ade­más del des­plie­gue de toda una mega­ope­ra­ción psi­co­ló­gi­ca para degra­dar la figu­ra de la pre­si­den­ta del CNE y mal­po­ner­la como una mario­ne­ta al ser­vi­cio de la “dic­ta­du­ra Vene­zo­la­na”, se urdie­ron fakes como el de unos supues­tos mili­ta­res que­man­do mate­rial electoral.

De allí en ade­lan­te ocu­rrió el des­plie­gue de vio­len­cia polí­ti­ca des­ata­do con­tra noso­tros: 11 muer­tos todos cha­vis­tas, 108 per­so­nas heri­das y cuan­tio­sos daños mate­ria­les cau­sa­dos a infra­es­truc­tu­ra físi­ca de cen­tros de salud, vehícu­los y sedes ofi­cia­les del Psuv, fue el sal­do de aque­lla inten­to­na insurreccional.

La Sali­da:

La vic­to­ria cerra­da de Madu­ro en abril la rati­fi­ca­mos y amplia­mos por la vía elec­to­ral en diciem­bre del mis­mo 2013, con la elec­ción de 240 de las 337 alcal­días y un 48% de los votos a nues­tro favor. Eso fue nue­va­men­te des­co­no­ci­do por la opo­si­ción, en una nue­va demos­tra­ción de su des­pre­cio por la volun­tad, deseos y aspi­ra­cio­nes del pue­blo vene­zo­lano: “No esta­mos para espe­rar seis años a que se dé un cam­bio en Vene­zue­la. Todo el pue­blo Vene­zo­lano se tie­ne que alzar. Que lo sepa Nico­lás Madu­ro, vamos a sacar­lo de Mira­flo­res” (Leo­pol­do López) y “Hay algu­nos que dicen que debe­mos espe­rar a unas elec­cio­nes que se den en unos cuan­tos años, pero no pode­mos espe­rar” (María Cori­na Macha­do). Jóve­nes impli­ca­dos en el plan afir­ma­ron a medios de comu­ni­ca­ción cosas como: “Nues­tra misión es tum­bar al gobierno” o “No vamos a espe­rar a las pró­xi­mas elec­cio­nes, o es aho­ra o es nun­ca”. Así arran­có en febre­ro de 2014 la nue­va mega­ope­ra­ción: La Salida.

La moda­li­dad esta vez fue el des­plie­gue de accio­nes vio­len­tas de calle que impli­ca­ban tran­ca de vías, asal­to, incen­dio y saqueo de edi­fi­cios y vehícu­los ofi­cia­les y del Psuv. En ese des­plie­gue se evi­den­ció el entre­na­mien­to pre­vio y la pre­pa­ra­ción con téc­ni­cas mili­ta­res de los y las jóve­nes emplea­dos en el plan, esto com­bi­na­do con la acción selec­ti­va de mer­ce­na­rios con armas de fue­go. Otro ras­go de este des­plie­gue es que solo se dio en cla­ses medias y altas y en muni­ci­pios gober­na­dos por la opo­si­ción. Las accio­nes se carac­te­ri­za­ron por barri­ca­das, incen­dios, derra­ma­do de acei­te en la calle y colo­ca­ción de gua­yas trans­ver­sa­les en las calles, todo lo cual cau­só bue­na par­te de los heri­dos y fallecidos.

La vio­len­cia des­ple­ga­da en el terreno fue la mate­ria pri­ma para la mega­ope­ra­ción inter­na­cio­nal de pro­pa­gan­da negra iden­ti­fi­ca­da como “S.O.S. VENEZUELA”, des­ti­na­da a crear la ima­gen de nues­tro gobierno como ase­sino y tirá­ni­co. Por miles cir­cu­la­ron en redes socia­les y medios inter­na­cio­na­les memes, cari­ca­tu­ras, ilus­tra­cio­nes y foto­gra­fías tru­ca­das: se vira­li­za­ron en todo el pla­ne­ta imá­ge­nes como:

  • la ban­de­ra vene­zo­la­na atra­ve­sa­da por dis­pa­ros y baña­da en sangre,
  • bra­zos ves­ti­dos de rojo o fun­cio­na­rios mili­ta­res o poli­cia­les apun­tan­do armas de fue­go a gen­te en acti­tud pacífica,
  • sol­da­dos volan­do la cabe­za con armas lar­gas a per­so­nas desarmadas,
  • el mapa de Vene­zue­la con­ver­ti­do en las rejas de una celda.

Ade­más, pulu­la­ron tam­bién fakes hechos a base de foto­gra­fías tru­ca­das o saca­das del con­tex­to de otros paí­ses y pues­tas como si hubie­ran sido toma­das en Vene­zue­la: gen­te sien­do gol­pea­da por mili­ta­res en Chi­le y Egip­to o cadá­ve­res api­la­dos de la gue­rra en Siria, por ejem­plo, fue­ron difun­di­das como toma­das en Venezuela.

La cam­pa­ña mediá­ti­ca era refor­za­da y legi­ti­ma­da por voce­rías polí­ti­cas de varios paí­ses y orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como EEUU, Espa­ña y la ONU, y por fran­qui­cias inter­na­cio­na­les de dere­chos huma­nos como Human Rigths Watch.

El total de víc­ti­mas de este plan insu­rrec­cio­nal fue de 43 per­so­nas falle­ci­das, de las cua­les 35 fue­ron civi­les y 9 fue­ron fun­cio­na­rios de cuer­pos de segu­ri­dad del Esta­do. De estos, 30 murie­ron por impac­tos de armas de fue­go, 6 al estre­llar­se con las barri­ca­das o gua­yas, 4 fue­ron en el mis­mo pro­ce­so de acti­var las gua­rim­bas y 3 en otras circunstancias.

Se cons­tru­yó el esce­na­rio de vio­len­cia entre civi­les y cuer­pos de segu­ri­dad públi­ca, en los que hubie­ra per­so­nas heri­das y falle­ci­das, para ela­bo­rar un rela­to que sen­ten­cia­ba al gobierno de Madu­ro como res­pon­sa­ble de repre­sión, vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos y muer­te. El mis­mo méto­do de abril de 2002 con algu­nas varia­cio­nes: ya no era un solo enfren­ta­mien­to sino múl­ti­ples, y no era una sola noche de noti­cie­ros de TV sino la vira­li­za­ción en redes socia­les e inter­net de cada acción, cada con­fron­ta­ción, cada per­so­na falle­ci­da, día tras día, sema­na a sema­na, con la sen­ten­cia pre­via­men­te definida.

Vio­len­cia total en 2017:

En los años 2015 y 2016 la ope­ra­ción sos­te­ni­da con­tra Vene­zue­la se enfo­có en el plano eco­nó­mi­co y polí­ti­co. Fue­ron los años de pro­fun­di­za­ción de la gue­rra eco­nó­mi­ca como estra­te­gia cen­tral para afec­tar nues­tra vida coti­dia­na, impo­si­bi­li­tar la satis­fac­ción de nues­tras nece­si­da­des bási­cas, para cau­sar un efec­to polí­ti­co: des­mo­vi­li­za­ción, apa­tía y des­afi­lia­ción del enor­me apo­yo polí­ti­co que con­ti­nua­ba tenien­do la revo­lu­ción bolivariana.

El obje­ti­vo era las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de 2015: gene­rar por la vía de la gue­rra eco­nó­mi­ca el mayor des­con­ten­to posi­ble y capi­ta­li­zar­lo elec­to­ral­men­te. La estra­te­gia esta vez dio resul­ta­do. Sin embar­go, en la cla­se polí­ti­ca que con­quis­tó la Asam­blea Nacio­nal por la vía polí­ti­ca se impu­so el afán supre­ma­cis­ta y auto­ri­ta­rio, ponien­do por delan­te el obje­ti­vo de derro­car de inme­dia­to al gobierno boli­va­riano. La embria­guez de haber gana­do el Poder Legis­la­ti­vo sig­ni­fi­có a la lar­ga el mayor des­pil­fa­rro polí­ti­co que se haya vis­to en Vene­zue­la. Lo que pudo haber sido el pri­mer esca­lón de un ascen­so polí­ti­co y demo­crá­ti­co que con­du­je­ra final­men­te al logro de sus obje­ti­vos en un mediano pla­zo, ter­mi­nó suman­do cero para esos fac­to­res polí­ti­cos cuan­do no logra­ron con­cre­tar su ins­tru­men­ta­li­za­ción de un poder del Esta­do en con­tra del Pre­si­den­te de la República.

Gal­pón de ali­men­tos que­ma­dos por guarimberos

Ese fra­ca­so deri­vó en 2017, nue­va­men­te, en la reite­ra­ción de la vía vio­len­ta, esta vez lle­va­da a un nivel super­la­ti­vo. La Sali­da fue supe­ra­da con cre­ces en des­plie­gue terri­to­rial, dura­ción, en uso de mer­ce­na­rios, en nive­les de des­truc­ción, saqueo y muer­te, y en alcan­ce comunicacional.

Pue­blos y peque­ñas ciu­da­des (por ejem­plo: Colón, en Táchi­ra; Soco­pó, en Bari­nas; San Anto­nio de Los Altos, en Miran­da; Cabu­da­re, en Lara) y amplias zonas de dis­tin­tas ciu­da­des (por ejem­plo: Cha­cao, Bello Mon­te, El Cafe­tal, La Tri­ni­dad, en Cara­cas) fue­ron sitia­das por com­ple­to duran­te días; incen­dia­ron cen­tros de aco­pio de ali­men­tos; ata­ca­ron ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas; 23 per­so­nas fue­ron que­ma­das vivas en la calle por el solo hecho de pare­cer sim­pa­ti­zan­tes del gobierno. El sal­do lamen­ta­ble de esta vio­len­cia fie de más de 150 per­so­nas falle­ci­das y más de 3000 heridas.

La res­pues­ta ofi­cial para con­ju­rar esta arre­me­ti­da fue la menos espe­ra­da pero la más efec­ti­va: elec­cio­nes para una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te. Los nive­les de vio­len­cia lle­ga­ron a tal pun­to que en deter­mi­na­dos terri­to­rios en todo el país no fue posi­ble que se ins­ta­la­ran cen­tros de vota­ción, por lo cual hubo que acti­var­los en zonas segu­ras para que las per­so­nas resi­den­tes en los sitios más afec­ta­dos por la vio­len­cia pudie­ran ejer­cer su dere­cho al sufra­gio (El Polie­dro de Cara­cas, con lar­gas colas de miles de per­so­nas, fue el más emble­má­ti­co). A ese extre­mo lle­gó el talan­te anti­de­mo­crá­ti­co y vio­len­to de las fuer­zas que des­de fina­les de los años noven­ta vie­nen adver­san­do a la revo­lu­ción boli­va­ria­na. El resul­ta­do de esa elec­ción fue que inclu­so par­te de la base social opo­si­to­ra votó, al enten­der el ejer­ci­cio elec­to­ral como for­ma de fre­nar la vio­len­cia fatri­ci­da y mer­ce­na­ria: más de 8 millo­nes de votos así lo confirman.

Enton­ces se detu­vo la vio­len­cia como por acto de magia y retro­ce­dió has­ta lle­gar a la des­mo­vi­li­za­ción total. La con­tra­ofen­si­va polí­ti­ca del gobierno boli­va­riano con­fir­mó esto: tres elec­cio­nes segui­das deja­ron a la opo­si­ción mucho más redu­ci­da en tér­mi­nos de espa­cios con­cre­tos de poder polí­ti­co: elec­cio­nes de gober­na­cio­nes, de alcal­días y elec­ción pre­si­den­cial. Las de gober­na­cio­nes (octu­bre) tuvie­ron como resul­ta­do 18 esta­dos para la coa­li­ción boli­va­ria­na lide­ra­da por el Psuv, con casi 6 millo­nes de votos, y 5 esta­dos para la opo­si­ción, con casi 5 millo­nes de votos. Las muni­ci­pa­les (diciem­bre) arro­ja­ron como resul­ta­do 305 alcal­días para la cola­ción boli­va­ria­na, con 6 millo­nes y medio de votos, y 30 alcal­días para los fac­to­res opo­si­to­res, con menos de 3 millo­nes de votos.

Nue­va­men­te la vía polí­ti­ca y elec­to­ral, pro­mo­vi­da a toda cos­ta por nues­tro gobierno y nues­tro pue­blo, daba al tras­te con las inten­cio­nes vio­len­tas, beli­cis­tas y anti­de­mo­crá­ti­cas de las fuer­zas polí­ti­cas repre­sen­tan­tes de las éli­tes ser­vi­les a EEUU.

2018: estra­te­gia des­le­gi­ti­ma­do­ra total:

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 20 de mayo de 2018, en las que fue reelec­to Nico­lás Madu­ro como pre­si­den­te de Vene­zue­la, mar­ca­ron un sal­to enor­me en la gue­rra con­tra de la demo­cra­cia vene­zo­la­na. Lue­go de casi dos déca­das de cons­truc­ción mediá­ti­ca del gobierno vene­zo­lano como un régi­men anti­de­mo­crá­ti­co, ese rela­to había cobra­do for­ma­li­dad polí­ti­ca con el decre­to del expre­si­den­te Oba­ma del año 2015 según el cual Vene­zue­la es una ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria con­tra la demo­cra­cia y la paz en la región. De allí en ade­lan­te comen­za­ron a apli­car­se san­cio­nes eco­nó­mi­cas y voce­rías polí­ti­cas de dis­tin­tos paí­ses y de la OEA y la Unión Euro­pea tuvie­ron luz ver­de para asu­mir fron­tal­men­te esa terminología.

“Por qué las elec­cio­nes en Vene­zue­la serán un mega­frau­de de his­tó­ri­cas pro­por­cio­nes”, sen­ten­cia­ba a modo de pre­gun­ta un titu­lar del New Herald on line pocos días antes del 20 de mayo. “Se tra­ta de una far­sa elec­to­ral que bus­ca pro­lon­gar una dic­ta­du­ra cada vez más ais­la­da del pue­blo. Se nece­si­ta un gobierno de tran­si­ción que pue­da gene­rar un sis­te­ma elec­to­ral legí­ti­mo”, afir­ma­ba Luis Alma­gro el 19 de mayo, secre­ta­rio gene­ral de la OEA, a tra­vés de su cuen­ta Twit­ter. Algo pare­ci­do publi­có la CIDH el 18 de mayo tam­bién en su Twit­ter: “Elec­cio­nes con­vo­ca­das para 20/​mayo en Vene­zue­la no cum­plen con con­di­cio­nes míni­mas nece­sa­rias para rea­li­za­ción de elec­cio­nes libres, jus­tas y con­fia­bles en Vene­zue­la”. A prin­ci­pios de mes Mike Pen­ce, Secre­ta­rio de Esta­do de EEUU, ya había dic­ta­do la línea: “No habrá elec­cio­nes reales en Vene­zue­la, y el mun­do lo sabe”, dijo en un dis­cur­so ante la OEA.

De este modo, antes de suce­di­das las elec­cio­nes, sin inves­ti­ga­cio­nes pre­vias, sin prue­bas ni demos­tra­cio­nes de nin­gún tipo, ya esta­ba deci­di­do el des­co­no­ci­mien­to del régi­men demo­crá­ti­co vene­zo­lano y de su ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Y con ello, esta­ba seña­la­da la línea dis­cur­si­va que debían tomar los medios en todo el mun­do para tra­tar el even­to elec­to­ral pre­si­den­cial de Vene­zue­la. Y así se hizo.

“Madu­ro se reeli­ge como pre­si­den­te en una far­sa sin riva­les”, titu­ló en pri­me­ra pági­na El País de Espa­ña el 21 de mayo, en una manio­bra ver­bal para obviar la rea­li­za­ción de elec­cio­nes y suge­rir la idea de la auto­elec­ción. “Madu­ro reelec­to y cues­tio­na­do”, titu­ló O Glo­bo, de Bra­sil. “Madu­ro se pro­cla­ma gana­dor en comi­cios des­co­no­ci­dos por la opo­si­ción y varios paí­ses.”, escri­bió El Mer­cu­rio, de Chile.

El 21 de mayo el secre­ta­rio gene­ral de la OEA hizo lo suyo mar­can­do, des­de su Twit­ter, la línea dis­cur­si­va: “No reco­no­ce­mos a @NicolasMaduro como el pre­si­den­te legí­ti­mo de #Vene­zue­la. El país nece­si­ta un gobierno de tran­si­ción que pue­da gene­rar un sis­te­ma elec­to­ral legí­ti­mo, que a su vez per­mi­ta solu­cio­nes al país”. “Lo peor que le pue­de pasar a #Vene­zue­la es la pro­lon­ga­ción de la dic­ta­du­ra. No pode­mos ser indi­fe­ren­tes y no lo sere­mos. Segui­re­mos bre­gan­do x san­cio­nes más fuer­te con­tra el régi­men y por el fin de la dic­ta­du­ra vene­zo­la­na”. “Ayer #20May fue un día infa­me para la demo­cra­cia de las Amé­ri­cas. El dic­ta­dor @NicolasMaduro inten­tó sin éxi­to dar­le un ropa­je demo­crá­ti­co a su régi­men tota­li­ta­rio en #Vene­zue­la. Mi men­sa­je ante la far­sa de la dictadura”.

Así se pre­pa­ra­ba el esce­na­rio para el últi­mo gran plan de asal­to a la demo­cra­cia, la paz y la sobe­ra­nía de Vene­zue­la: el arte­fac­to Guaidó.

2019 – 2020: el arte­fac­to Guaidó:

Los ras­gos que carac­te­ri­za­ban a la opo­si­ción vene­zo­la­na para cuan­do apa­re­ció Juan Guai­dó en el esce­na­rio polí­ti­co eran:

  • ausen­cia abso­lu­ta de diri­gen­tes que pudie­ran con­vo­car y movi­li­zar uni­ta­ria­men­te las orga­ni­za­cio­nes, los par­ti­dos y la base social opositora,
  • recha­zo cre­cien­te de toda su diri­gen­cia por par­te de su base social,
  • divi­sión, frag­men­ta­ción y con­flic­tos internos,
  • des­con­ten­to, des­ilu­sión y des­mo­vi­li­za­ción de sus bases,
  • inexis­ten­cia de dis­cur­so pro­pio y pro­yec­to de país,
  • inca­pa­ci­dad para calar en los sec­to­res popu­la­res y lle­gar­le a las gran­des mayo­rías del país,
  • pér­di­da de prác­ti­ca­men­te todos los espa­cios de poder for­mal y legi­ti­mi­dad popular,
  • des­cré­di­to internacional.

He allí la razón por la que Esta­dos Uni­dos, cons­cien­te de esta reali­dad y con­se­cuen­te con su empe­ño de derro­car la revo­lu­ción boli­va­ria­na, dise­ña y fabri­ca el arte­fac­to Juan Guai­dó, el cual requie­re, como com­bus­ti­ble fun­da­men­tal para exis­tir y fun­cio­nar, la per­ma­nen­te inyec­ción de oxí­geno y fuer­za con­cre­ta des­de el exte­rior del terri­to­rio vene­zo­lano por par­te del gobierno esta­dou­ni­den­se, de las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les ali­nea­das a sus intere­ses y de los gobier­nos ser­vi­les a las éli­tes del poder norteamericano.

Se con­cre­ta con ello la uti­li­za­ción de un poder del Esta­do Vene­zo­lano, el Poder Legis­la­ti­vo, como ins­tru­men­to polí­ti­co para la agre­sión extran­je­ra y la frag­men­ta­ción de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad vene­zo­la­na. Con­vir­tie­ron la Asam­blea Nacio­nal diri­gi­da y pre­si­di­da por la opo­si­ción en un arma de guerra.

Los más altos repre­sen­tan­tes del gobierno de los Esta­dos Uni­dos asu­men fron­tal y direc­ta­men­te, sin inter­me­dia­rios 1) la con­duc­ción de las accio­nes opo­si­to­ras, el ali­nea­mien­to y con­duc­ción del entra­ma­do diplo­má­ti­co y de pre­sión polí­ti­ca inter­na­cio­nal con­tra Vene­zue­la; 2) la ope­ra­cio­na­li­za­ción de su ins­ti­tu­cio­na­li­dad polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y mili­tar para pre­sio­nar y agre­dir a Vene­zue­la; 3) la emi­sión per­ma­nen­te de dis­cur­sos, órde­nes y accio­nes de cara al derro­ca­mien­to del gobierno de Nico­lás Maduro.

Sólo así fue posi­ble levan­tar una figu­ra diri­gen­te y dar­le rele­van­cia nacio­nal e inter­na­cio­nal, lograr que las fuer­zas polí­ti­cas opo­si­to­ras y su base social más radi­ca­li­za­da y proes­ta­dou­ni­den­se se aglu­ti­na­ran y tuvie­ran cohe­sión y uni­dad de acción. EEUU asu­mió fron­tal­men­te el lide­raz­go y lo trans­fi­rió a Juan Guai­dó, en tan­to pre­si­den­te del Poder Legislativo.

Se des­ple­gó enton­ces de for­ma simul­tá­nea y cre­cien­te el más com­ple­to arse­nal con­tra el país:

  • Auto­pro­cla­ma­ción de Juan Guai­dó como pre­si­den­te inte­ri­no, inme­dia­ta­men­te reco­no­ci­do como tal, vía Twit­ter, por Donald Trump, pre­si­den­te de EEUU, y por Luis Alma­gro, secre­ta­rio gene­ral de la OEA
  • Reco­no­ci­mien­to de ese gobierno por más de 50 paí­ses ali­nea­dos por EEUU
  • Máxi­ma pre­sión polí­ti­ca y mediá­ti­ca para que­brar la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na y lograr que algún fac­tor de peso se ali­nea­ra a la agre­sión extranjera
  • Ata­ques arma­dos a ins­ta­la­cio­nes y pues­tos militares
  • Inten­to de vio­la­ción arma­da del terri­to­rio Vene­zo­lano en la fron­te­ra con Colombia
  • Per­ma­nen­te ope­ra­ción psi­co­ló­gi­ca para con­ven­cer a la pobla­ción de la nece­si­dad de una gue­rra para derro­car al gobierno
  • Ame­na­zas mili­ta­res fron­ta­les por par­te del pre­si­den­te de EEUU y de otros altos fun­cio­na­rios de ese gobierno
  • Ame­na­zas y pro­vo­ca­cio­nes mili­ta­res des­de Colom­bia y Brasil
  • Sabo­ta­je total al Sis­te­ma Eléc­tri­co Nacio­na (apa­gón nacional)
  • Inten­to de gol­pe de Esta­do mili­tar (30 de abril)
  • Embar­go petrolero
  • San­cio­nes a Pdvsa
  • San­cio­nes a 58 buques, 58 avio­nes y 131 empre­sas de trans­por­te de com­bus­ti­ble e insumos
  • San­cio­nes al Ban­co Cen­tral de Venezuela
  • Robo de más de 5.400 millo­nes de dóla­res de Vene­zue­la depo­si­ta­dos en ban­cos en el extranjero
  • Secues­tro de Cit­go y Monómeros
  • Pér­di­das para el país por más de 130 mil millo­nes de dólares
  • Cer­co abso­lu­to comer­cial y financiero
  • Inva­sión mer­ce­na­ria en for­ma­to de gue­rra ter­ce­ri­za­da y pri­va­ti­za­da (ope­ra­ción Gedeón)
  • Reduc­ción de los ingre­sos del Esta­do a 500 millo­nes de dóla­res (en 2013 era de 56.000 millones

Sin embar­go, a pesar de la enor­me mag­ni­tud de este ata­que, fra­ca­sa el plan dise­ña­do por EEUU para derro­car nues­tra revo­lu­ción. Nues­tra demos­tra­ción de fuer­za y uni­dad fue deter­mi­nan­te para que no cua­ja­ra el plan inje­ren­cis­ta: la direc­ción polí­ti­ca no se que­bró, la FANB no se que­bró, los pode­res públi­cos no se que­bra­ron, las estruc­tu­ras de gobierno nacio­nal, regio­nal y muni­ci­pal no se que­bra­ron y se man­tu­vie­ron fir­mes del lado de Madu­ro, los fac­to­res polí­ti­cos, socia­les y popu­la­res pre­ser­va­ron la uni­dad en medio de las dife­ren­cias, las ten­sio­nes y las afec­ta­cio­nes de la cri­sis y el bloqueo.

Al final de 2019 el cua­dro polí­ti­co de la opo­si­ción vene­zo­la­na a lo interno del país era prác­ti­ca­men­te el mis­mo que había dado ori­gen al dise­ño esta­dou­ni­den­se del arte­fac­to Guaidó:

  • nue­va­men­te cun­dió la des­mo­ti­va­ción, frus­tra­ción y des­mo­vi­li­za­ción de su base social,
  • bro­ta­ron otra vez los intere­ses per­so­na­les, gru­pa­les y par­ti­dis­tas con el corres­pon­dien­te quie­bre polí­ti­co del blo­que opositor,
  • reapa­re­ce de for­ma cre­cien­te el des­pres­ti­gio inter­na­cio­nal de la opo­si­ción venezolana,
  • emer­gie­ron con mayor fuer­za los fac­to­res polí­ti­cos opo­si­to­res que recha­zan la inje­ren­cia de EEUU y el blo­queo, que reco­no­cen a Madu­ro como pre­si­den­te y están dis­pues­tos a encon­trar una sali­da dia­lo­ga­da y nacio­nal al con­flic­to polí­ti­co y la gra­ve situa­ción eco­nó­mi­ca del país.

V

En este país tene­mos memo­ria y no olvi­da­mos la mul­ti­pli­ci­dad de ata­ques y agre­sio­nes a la paz, la demo­cra­cia y la sobe­ra­nía des­de 1998 has­ta 2020, por­que sabe­mos que esta ha sido la prin­ci­pal bata­lla que ha teni­do que librar nues­tro país, sobre todo des­de 2013 has­ta hoy: defen­der la paz, la demo­cra­cia y la soberanía.

Sabe­mos que en esta bata­lla se ponen en jue­go todas las demás luchas, todas las demás vic­to­rias, todos los hori­zon­tes. Sin la resis­ten­cia que hemos sabi­do tener como pue­blo a esta cons­tan­te agre­sión, nin­gu­na otra vic­to­ria, nin­gu­na otra con­quis­ta hubie­ra sido posi­ble. Y tene­mos pre­sen­te que sin la con­ti­nui­dad de esa resis­ten­cia y sin la pers­pec­ti­va laten­te de vic­to­ria se cerra­ría la puer­ta a la posi­bi­li­dad trans­for­ma­do­ra que ha sido, es y será la revo­lu­ción bolivariana.

Esto no debe­mos per­der­lo de vis­ta bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia: hoy hemos per­di­do terreno en todos los ámbi­tos, pero la posi­bi­li­dad de recu­pe­rar el terreno per­di­do y seguir abrien­do el camino a la pers­pec­ti­va libe­ra­do­ra, sobe­ra­na, jus­ta, demo­crá­ti­ca y huma­nis­ta de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, está sos­te­ni­da en que poda­mos con­ti­nuar resis­tien­do y lograr las vic­to­rias tác­ti­cas necesarias.

No per­da­mos de vis­ta cuál es el esce­na­rio cen­tral de la con­fron­ta­ción y el con­flic­to, y cuál el es prin­ci­pal adver­sa­rio, ese que des­de un prin­ci­pio dejó de ser un con­ten­dor polí­ti­co y pasó a ser enemi­go acé­rri­mo, cruen­to y sin escrú­pu­los. En estas líneas hemos repa­sa­do ade­más cuál es su talan­te, sus ras­gos fun­da­men­ta­les y los méto­dos y armas que des­de un prin­ci­pio deci­dió emplear y que ha ajus­ta­do y profundizado.

Por eso es que tene­mos cla­ro tam­bién cuál es la for­ta­le­za y el arma prin­ci­pal con las cual hemos logra­do siem­pre salir airo­sos como pue­blo: la uni­dad de todas las fuer­zas, corrien­tes, ten­den­cias y for­mas del cha­vis­mo en torno al Psuv, al Gpp y al gobierno boli­va­riano que lide­ró pri­me­ro Chá­vez y aho­ra Nico­lás Madu­ro. En cada uno de esos esce­na­rios y bata­llas esta uni­dad siem­pre estu­vo fir­me como deter­mi­nan­te fun­da­men­tal de la resis­ten­cia y la con­tra­ofen­si­va victoriosa.

Hoy el esce­na­rio es el mis­mo y aún más gra­ve, el nivel de la agre­sión es inclu­so más pode­ro­so, pro­fun­do y evi­den­te que en arre­me­ti­das ante­rio­res, las con­se­cuen­cias de la agre­sión sobre la vida ins­ti­tu­cio­nal y sobre la vida de la gen­te son más gra­ves que nun­ca. Por eso debe­mos hoy estar rodi­lla en tie­rra como siem­pre hemos hecho.

Hoy exis­te un abier­to y sos­te­ni­do pro­ce­so de inten­to de gol­pe de Esta­do, de rup­tu­ra de la cons­ti­tu­ción y vio­len­cia abier­ta con­tra todo el pue­blo vene­zo­lano. Por eso debe impo­ner­se entre noso­tros la cla­ri­dad, con­cien­cia y madu­rez para no poner por delan­te otros deba­tes y con­tra­dic­cio­nes y poner como prio­ri­dad abso­lu­ta el inte­rés supre­mo de defen­der la paz, la demo­cra­cia, la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y la sobe­ra­nía del país.

Quien asu­ma una posi­ción con­tra­ria debe saber que esta­rá jugan­do a favor de este adver­sa­rio que des­de un pri­mer momen­to des­pre­ció la volun­tad de la mayo­ría y optó por la vio­len­cia antidemocrática.

Sería un gra­ve error polí­ti­co o una ilu­sión creer que cual­quie­ra de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, de izquier­da, comu­na­les y cha­vis­tas orga­ni­za­das y exis­ten­tes en el país pue­de, por fue­ra de la uni­dad nuclea­da entorno al PSUV y el GPP, hacer fren­te, con­te­ner, dete­ner y derro­tar el peso y volu­men de la agre­sión plan­tea­da con­tra la paz, la demo­cra­cia y la sobe­ra­nía de Vene­zue­la. No es rom­pien­do la uni­dad que garan­ti­za­re­mos la con­ti­nui­dad del lega­do de Chá­vez. Es un error creer­lo posi­ble por fue­ra de la capi­la­ri­dad y pro­fun­di­dad orga­ni­za­ti­va y la capa­ci­dad de acción exis­ten­te, por ejem­plo, en torno a las más de 14 mil UbChs, los más de 30 mil Claps y la estruc­tu­ra que orga­ni­za los más de 3 millo­nes de mili­cia­nos y mili­cia­nas, todas estruc­tu­ras polí­ti­cas y socia­les engen­dra­das y sos­te­ni­das por nues­tro pue­blo cha­vis­ta en su pro­pio seno.

Sabe­mos enton­ces que la vic­to­ria tác­ti­ca fun­da­men­tal es ter­mi­nar de que­brar y derro­tar la prin­ci­pal arma que ha emplea­do el adver­sa­rio en la últi­ma fase de la agre­sión: el Poder Legis­la­ti­vo, la Asam­blea Nacio­nal en manos de dipu­tados y dipu­tadas que no son sino peo­nes de la fuer­za agre­so­ra. Y es cla­ve, ade­más, el esce­na­rio en el que esto debe dar­se: elec­cio­nes amplias, trans­pa­ren­tes y lega­les, como las con­vo­ca­das para el 6 de diciem­bre de este año.

Recor­de­mos que el ejer­ci­cio demo­crá­ti­co ha sido en todo este his­to­rial de ata­ques el recur­so prin­ci­pal con que hemos ter­mi­na­do por redu­cir­los y con­ju­rar­los, lue­go de con­te­ner­los y resis­tir­los. Las vic­to­rias siem­pre las hemos con­so­li­da­do con una con­tra­ofen­si­va demo­crá­ti­ca. En últi­ma ins­tan­cia, en lo más álgi­do de los ata­ques, en su clí­max, ha sido siem­pre la car­ta del voto, de nues­tra par­ti­ci­pa­ción, de nues­tra volun­tad de paz, ale­gría y diá­lo­go la que nos hemos saca­do deba­jo de la man­ga para vencer.

El 6 de diciem­bre no será dife­ren­te. El adver­sa­rio y sus méto­dos son los mis­mos: vio­len­cia mili­tar, vio­len­cia polí­ti­ca, vio­len­cia mediá­ti­ca y psi­co­ló­gi­ca, vio­len­cia económica.

No será ese adver­sa­rio el que esta­rá con sus colo­res y siglas y ros­tros en la dispu­ta elec­to­ral pro­pia­men­te dicha, por­que en su afán de des­co­no­cer la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y demo­cra­cia vene­zo­la­na y en su afán de des­co­no­cer la volun­tad, aspi­ra­cio­nes y deseos de nues­tro pue­blo, deci­die­ron no par­ti­ci­par y man­tie­nen su tác­ti­ca de pro­fun­di­zar el esta­do para­le­lo. Pero sí será el enemi­go que con la elec­ción en sí mis­ma y nues­tra par­ti­ci­pa­ción esta­re­mos derro­tan­do, por­que esta­re­mos votan­do para ele­gir a los hom­bres y muje­res que los sus­ti­tui­rán en los curu­les de la Asam­blea Nacio­nal que des­de 2015 uti­li­zan para des­truir la Repú­bli­ca, des­mem­brar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, ase­diar y asfi­xiar al país en el ámbi­to eco­nó­mi­co, robar­le miles de millo­nes de dóla­res y cau­sar el sufri­mien­to de millo­nes de vene­zo­la­nos y venezolanas.

Des­pués del 6 de diciem­bre deja­rán de tener legi­ti­mi­dad algu­na para actuar en nom­bre de nadie. Deja­rán de ser dipu­tados y dipu­tadas y pasa­rán a ser lo que en reali­dad son: nada.

Fuen­te: CRBZ

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *