Puer­to Rico. Colap­sa el his­tó­ri­co radio­te­les­co­pio de Arecibo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de diciem­bre de 2020.

El his­tó­ri­co radio­te­les­co­pio de Arci­bo en Puer­to Rico, que lle­gó a ser uno de los más pode­ro­sos ins­tru­men­tos de esta natu­ra­le­za a nivel mun­dial, colap­só este mar­tes, según la Fun­da­ción Nacio­nal de Ciencias.

Pese a que más de 52.000 per­so­nas habían fir­ma­do una peti­ción para que la Casa Blan­ca evi­ta­ra la demo­li­ción pro­gra­ma­da del Obser­va­to­rio de Are­ci­bo, el monu­men­to se ha veni­do abajo.

El gigan­tes­co radio­te­les­co­pio ya esta­ba daña­do por la rotu­ra de algu­nos cables de sopor­te de ace­ro, y se encon­tra­ba fue­ra de ser­vi­cio y lis­to para ser des­man­te­la­do a peti­ción de la Fun­da­ción Nacio­nal de Cien­cias de Esta­dos Uni­dos (NSF), pero no aguan­tó, y la estruc­tu­ra se derum­bó en noche del recien pasa­do 1 de diciembre.

La enor­me estruc­tu­ra del Obser­va­to­rio de Are­ci­bo, cons­trui­do en la déca­da de 1960, cuya altu­ra era simi­lar a la de un edi­fi­cio de cua­tro pisos que alber­ga reflec­to­res secun­da­rios, pesa­ba unas 900 tone­la­das, tenía una cúpu­la gre­go­ria­na y una pla­ta­for­ma receptora.

El con­si­de­ra­do, duran­te muchos años, el más gran­de radio­te­les­co­pio del mun­do, cayó en la par­te nor­te del gran reflec­tor ubi­ca­do a unos 121 metros más abajo.

«Sona­ba como un estruen­do. Sabía exac­ta­men­te lo que era. Yo esta­ba gri­tan­do. Per­so­nal­men­te esta­ba fue­ra de con­trol … no ten­go pala­bras para expre­sar­lo. Es un sen­ti­mien­to terri­ble y muy pro­fun­do», expre­só Jonathan Fried­man, quien vive cer­ca de la zona y y tra­ba­jó por 26 años como inves­ti­ga­dor en el obsevatorio.

El emble­má­ti­co radio­te­les­co­pio de Are­ci­bo, en sus 57 años en fun­cio­na­mien­to per­mi­tió entre­nar a estu­dian­tes en el área, ras­trear aste­roi­des, deter­mi­nar si un pla­ne­ta era poten­cial­men­te habi­ta­ble, y rea­li­zar inves­ti­ga­cio­nes reco­no­ci­das con un Pre­mio Nobel; reci­bía anual­men­te a unos 90.000 visi­tan­tes, y logró sopor­tar en su momen­to dis­tin­tos fenó­me­nos naturales.

Se pre­ve que el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se eva­lúe un posi­ble fina­cia­mien­to para la ins­ta­la­ción de un nue­vo teles­co­pio en el lugar, por­que la NSF no cuen­ta con los 350 millo­nes de dóla­res nece­sa­rios para ello.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *