Pen­sa­mien­to Crí­ti­co. Trump y el terro­ris­mo con­tra Cuba (I)

por Angel Gue­rra, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de diciem­bre de 2020.

Una esca­la­da de sabo­ta­jes a la eco­no­mía, diri­gi­das des­de Esta­dos Uni­dos, se ha pro­du­ci­do en Cuba entre 2017 y 2020, con­ti­nua­da duran­te la pan­de­mia de la Covid-19. El lla­ma­do Movi­mien­to San Isi­dro (MSI), al que tan­to espa­cio han dedi­ca­do los medios cana­llas en las últi­mas sema­nas no pue­de des­li­gar­se de esas accio­nes, que jun­to a otras, como la supues­ta acción artís­ti­ca des­ple­ga­da por este gru­po de 4 per­so­nas sin pres­ti­gio alguno en la isla, for­man par­te del plan de gol­pe blan­do para derro­car al gobierno cubano(véase amplia infor­ma­ción y vídeos en (www​.cuba​de​ba​te​.cu/​e​t​i​q​u​e​t​a​/​m​o​v​i​m​i​e​n​t​o​-​san isidro/​). Vuel­ta al terro­ris­mo que Washing­ton, sal­vo por bre­ves perio­dos, como duran­te el gobierno de Oba­ma, ha prac­ti­ca­do sis­te­má­ti­ca­men­te con­tra la Revo­lu­ción Cuba­na des­de 1960. Lo que expli­ca este repun­te es la influen­cia sin pre­ce­den­te con­ce­di­da por el pre­si­den­te Donald Trump a la extre­ma dere­cha con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de Mia­mi, a la que entre­gó vir­tual­men­te la direc­ción de la polí­ti­ca de asfi­xia eco­nó­mi­ca máxi­ma y esti­mu­ló, con las bru­ta­les accio­nes y retó­ri­ca con­tra Cuba de él mis­mo y de su gobierno,el sur­gi­mien­to de una nue­va gene­ra­ción de mer­ce­na­rios del terror en La Flo­ri­da total­men­te tole­ra­dos por las auto­ri­da­des yan­quis y acei­ta­dos con un río de dine­ro, que tam­bién les per­mi­tió crear un nue­vo sis­te­ma de medios de difu­sión con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios new age. Esto sig­ni­fi­có tam­bién un incre­men­to del uso de las redes digi­ta­les para crear fake­news y pos­ver­da­des, que venía des­de la épo­ca de Oba­ma, con for­mas más prag­má­ti­cas y moderadas.

El MSI, en con­se­cuen­cia, es par­te de un con­jun­to de célu­las y acti­vi­da­des den­tro y fue­ra de Cuba inser­tas en el plan gol­pis­ta esta­dou­ni­den­se. En este plan, el terro­ris­mo, enca­mi­na­do a sem­brar caos y páni­co, es un ingre­dien­te de pri­mer orden, como lo fue en las gua­rim­bas de Vene­zue­la. La liqui­da­ción del socia­lis­mo en Cuba no es para tran­si­tar a la “demo­cra­cia”, como pro­cla­ma Washing­ton, sino al neo­li­be­ra­lis­mo 3.0, la for­ma más cruel de dis­tri­bu­ción de la rique­za y entre las más auto­ri­ta­rias y des­pó­ti­cas de gobierno. Por lo vis­to en Chi­le, Boli­via, Perú, Bra­sil, Colom­bia, Hon­du­ras, Gua­te­ma­la y el pro­pio Esta­dos Uni­dos, en la actua­li­dad es cada vez más del­ga­da la línea que sepa­ra al Esta­do neo­li­be­ral de uno pri­mo her­mano del fascismo.

Los miem­bros del MSI, que se con­cen­tró en una casa del popu­lar barrio de San Isi­dro, en La Haba­na, son 4 o 5 artis­tas jóve­nes y sin ape­nas obra. Jun­to a ellos, otras 14 per­so­nas, que no son artis­tas, se suma­ron a la total­men­te fal­sa huel­ga de ham­bre y líqui­do que pro­ta­go­ni­za­ron. No hay más que ver en los videos difun­di­dos por ellos mis­mos la sana con­di­ción físi­ca de los allí reu­ni­dos y el refri­ge­ra­dor reple­to de comi­da. Eso sí, se tra­ta de un gru­po, sin excep­ción, al ser­vi­cio de los pla­nes de Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba, inclu­yen­do su ver­tien­te terro­ris­ta y el cobro en dóla­res por delan­te. La deman­da prin­ci­pal de los fal­sos huel­guis­tas de ham­bre era la libe­ra­ción del músi­co Dennys Solís, miem­bro del MSI que cum­ple una sen­ten­cia de ocho meses por des­aca­to. La otra, la eli­mi­na­ción de las tien­das que ven­den en divi­sas, una medi­da vital para defen­der la eco­no­mía del recru­de­ci­mien­to del blo­queo. Solís, quien había sos­te­ni­do plá­ti­cas tele­fó­ni­cas con José Luis Fer­nán­dez Figueras,de ori­gen cubano y resi­den­te en Esta­dos Uni­dos, fue cita­do por la poli­cía para acla­rar su rela­ción con este, nada menos que miem­bro de una orga­ni­za­ción terro­ris­ta de Mia­mi lla­ma­da Lobos soli­ta­rios, bus­ca­do por las auto­ri­da­des cuba­nas des­de 2017 por su vin­cu­la­ción direc­ta a hechos de sabo­ta­je. Fer­nán­dez Figue­ras le ofre­ció 200 dóla­res por seguir sus ins­truc­cio­nes, con­fie­sa Solís en un video que cir­cu­la en las redes digi­ta­les. “Lo que me intere­sa­ba era el dine­ro”, dice el artis­ta. Al negar­se a acu­dir a la con­vo­ca­to­ria poli­cial, fue cita­do per­so­nal­men­te por un agen­te, a quien cubrió de gro­se­rías e insul­tos, mag­ní­fi­ca­men­te docu­men­ta­do en otro video en las redes digi­ta­les. Es por el deli­to de des­aca­to que fue san­cio­na­do a ocho meses de cár­cel, sin que pre­sen­ta­ra ape­la­ción. Otro artis­ta, el líder del gru­po, Luis Manuel Ote­ro Alcán­ta­ra, se espe­cia­li­za en rea­li­zar per­for­man­ces repug­nan­tes y ofen­si­vos con la ban­de­ra cuba­na y su cuer­po. Esa labor artís­ti­ca mere­ció el reco­no­ci­mien­to y la alter­nan­cia con su autor de Mara Tekas, ante­rior encar­ga­da de nego­cios de Esta­dos Uni­dos en Cuba, cuyo sus­ti­tu­to, Timothy Zúñi­ga Brown visi­tó a los huel­guis­tas en tres oca­sio­nes, quie­nes tam­bién reci­bie­ron tri­nos de apo­yo del secre­ta­rio de Esta­do Mike Pom­peo, el sub­se­cre­ta­rio Michael Kozak y de Tekas, aho­ra coor­di­na­do­ra de asun­tos cuba­nos del Depar­ta­men­to de Esta­do. Y, no podía fal­tar el apo­yo del tráns­fu­ga Luis Alma­gro, secre­ta­rio de la des­pres­ti­gia­da OEA.

Los huel­guis­tas fue­ron remo­vi­dos del lugar don­de se encon­tra­ban y lle­va­dos a sus domi­ci­lios por la auto­ri­dad sani­ta­ria cuba­na pues trans­gre­die­ron gra­ve­men­te las reglas de segu­ri­dad bio­ló­gi­ca emi­ti­das duran­te la pan­de­mia. El col­mo habría sido que se les per­mi­tie­ra seme­jan­te deli­to. De eso y más habla­re­mos en la pró­xi­ma entrega.

Quién es Denis Solís y por qué lo condenan a ocho meses de cárcel en Cuba?  | DIARIO DE CUBA
Denis Solís, dete­ni­do por cons­pi­rar, no por can­tar, como dicen sus defensores.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *