Méxi­co. El signo de los tiem­pos: pola­ri­za­ción más que derechización

Pablo Ospi­na Peral­ta /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de diciem­bre de 2020

Cir­cu­la (y tie­ne segui­do­res) la inter­pre­ta­ción de que lue­go de la “ola rosa­da” asis­ti­mos a un ciclo de dere­chi­za­ción en la polí­ti­ca y la socie­dad lati­no­ame­ri­ca­na. Los gobier­nos de izquier­das o cen­troiz­quier­da han sido derro­ca­dos frau­du­len­ta­men­te (Dil­ma y Evo), trai­cio­na­dos (Correa) o sus­ti­tui­dos demo­crá­ti­ca­men­te (Cris­ti­na y Taba­ré Váz­quez) por gobier­nos neoliberales.

Como un pén­du­lo, la polí­ti­ca lati­no­ame­ri­ca­na bas­cu­la y se mue­ve entre un extre­mo y otro. Las vic­to­rias de Luis Arce en Boli­via, de Alber­to Fer­nán­dez en Argen­ti­na o López Obra­dor en Méxi­co; así como las resis­ten­cias “heroi­cas” de Daniel Orte­ga y Nico­lás Madu­ro con­tra la agre­sión impe­ria­lis­ta y la gue­rra eco­nó­mi­ca, han hecho excla­mar a varios de estos ana­lis­tas que el giro del pén­du­lo es menos cla­ro. El pén­du­lo pare­ce levi­tar a veces a la izquier­da, desa­fian­do la ley de la gra­ve­dad; así como una déca­da antes levi­ta­ba a la dere­cha en Colom­bia o Perú, cuan­do cun­día la ola progresista.

La metá­fo­ra de las “olas” o los “ciclos” de izquier­da y dere­cha no nos sir­ven para enten­der lo que está pasan­do. No es que los ciclos no exis­tan. Lo que ocu­rre es que no se mue­ven a izquier­da y dere­cha. El ciclo rele­van­te para enten­der la situa­ción es más lar­go en el tiem­po. Y es mun­dial, no lati­no­ame­ri­cano. Vivi­mos una rees­truc­tu­ra­ción glo­bal del capi­ta­lis­mo que se carac­te­ri­za por el caos geo­po­lí­ti­co, la incer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral, la fal­ta de toda capa­ci­dad para regu­lar esta­tal­men­te los flu­jos eco­nó­mi­cos y la ten­den­cia a la caí­da de la tasa de bene­fi­cio y del comer­cio mun­dial. No soy exper­to en estos temas, pero la mejor expli­ca­ción que he leí­do al res­pec­to es la de Gio­van­ni Arrighi que pro­po­ne que el pre­sen­te ciclo de caos y des­or­den glo­bal es una recu­rren­cia his­tó­ri­ca del capi­ta­lis­mo mun­dial y que empe­zó a media­dos de los años 1970. Esta fase anun­cia el fin de la hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na sobre el sis­te­ma mun­dial (y por tan­to el orden que ella trae apa­re­ja­da), de sus sis­te­mas empre­sa­ria­les y de sus for­mas esta­ta­les de regu­la­ción (1).

La mecá­ni­ca de la polarización

Sea cual fue­re el ori­gen del caos cir­cun­dan­te, lo que se ha apo­de­ra­do del mun­do y sus habi­tan­tes es el mie­do. La incer­ti­dum­bre, la fal­ta de con­fian­za en el futu­ro, el dete­rio­ro de todas las segu­ri­da­des eco­nó­mi­cas y socia­les, el peli­gro acu­cian­te de la movi­li­dad des­cen­den­te, alien­tan inter­pre­ta­cio­nes cons­pi­ra­ti­vas, la desa­zón cul­tu­ral o civi­li­za­do­ra, y los desig­nios de catás­tro­fe. La heca­tom­be del coro­na­vi­rus solo rati­fi­ca una tra­yec­to­ria pre­via. Seme­jan­te ambien­te polí­ti­co y cul­tu­ral es recep­ti­vo para cual­quier pro­yec­to polí­ti­co que pro­pon­ga otro orden y una reno­va­da seguridad.

Lo que con­tem­pla­mos a nivel glo­bal, y en Amé­ri­ca Lati­na, es una dispu­ta cada vez más agria, que se des­en­vuel­ve en esce­na­rios diver­sos, por el dise­ño del orden alter­na­ti­vo al des­or­den que nos rodea. Las migra­cio­nes exis­ten hace siglos y es difí­cil pos­tu­lar que haya habi­do una inten­si­fi­ca­ción de las migra­cio­nes en los últi­mos años, cuan­do hemos pre­sen­cia­do olas migra­to­rias masi­vas a fines del siglo XIX e ini­cios del XX. Pero las migra­cio­nes se han con­ver­ti­do, en el actual con­tex­to, en el chi­vo expia­to­rio per­fec­to para el mie­do cre­cien­te y en el eje del dis­cur­so de quie­nes pro­po­nen orden en medio del des­or­den. Ha sido la prin­ci­pal herra­mien­ta polí­ti­ca de las dere­chas en Euro­pa, e inclu­so en Esta­dos Uni­dos. Pero no la única.

La glo­ba­li­za­ción del capi­tal tam­bién ha sido com­ba­ti­da y con­ver­ti­da en enemi­ga de la segu­ri­dad per­so­nal, no solo para varias dere­chas sino para las izquier­das. Las “ideo­lo­gías de géne­ro”, que agre­den la célu­la bási­ca del cui­da­do y la soli­da­ri­dad, la fami­lia, han ser­vi­do tam­bién como con­trin­can­te para reco­ger y cen­tra­li­zar las ener­gías des­ti­la­das por el des­con­ten­to con el des­or­den vigente.

El con­tex­to glo­bal de incer­ti­dum­bre, temor e inse­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca, social y cul­tu­ral, es el que en todas par­tes ha amplia­do los oídos recep­ti­vos a las pro­fe­cías radi­ca­les. A izquier­das y dere­chas. Esa es la pola­ri­za­ción. Los vie­jos sis­te­mas polí­ti­cos y las des­ven­ci­ja­das estruc­tu­ras de par­ti­dos que emer­gie­ron en el perío­do ante­rior del capi­ta­lis­mo se han estre­me­ci­do en esta épo­ca de incer­ti­dum­bre y muchos de ellos han sucum­bi­do, aumen­tan­do la incer­ti­dum­bre. Las pré­di­cas radi­ca­les se pue­den mani­fes­tar en for­ma de movi­mien­tos polí­ti­cos más o menos cen­tra­li­za­dos que com­pi­ten en elec­cio­nes, o pue­den tomar la for­ma de movi­li­za­cio­nes más o menos inor­gá­ni­cas de pro­tes­ta, o como ambas, en dife­ren­tes pro­por­cio­nes. Son los con­tex­tos nacio­na­les y loca­les, mar­ca­dos por estruc­tu­ras socia­les y tra­yec­to­rias his­tó­ri­cas par­ti­cu­la­res, los que deter­mi­nan la ampli­tud de esa escu­cha, y el nivel de cen­tra­li­za­ción o de expre­sión elec­to­ral que pue­den adqui­rir los dis­tin­tos “polos” de las solu­cio­nes que se pro­po­nen al desorden.

No es el “ciclo” el que se mue­ve a la izquier­da o la dere­cha; son los pro­yec­tos polí­ti­cos que pro­po­nen solu­cio­nes, los que se mue­ven a un lado y a otro. No exis­te ten­den­cia algu­na en su éxi­to apa­ren­te, sal­vo la que deri­va de la máxi­ma gene­ral de que siem­pre tie­nen más opor­tu­ni­dad quie­nes corren del lado del poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co del capi­tal, que quie­nes lo cuestionan.

En Colom­bia y Perú, antes y en medio de la “ola rosa­da”, la pola­ri­za­ción pudo ser capi­ta­li­za­da por Álva­ro Uri­be o Alber­to Fuji­mo­ri por­que con­si­guie­ron fabri­car un “eje de pola­ri­dad” aglu­ti­na­dor alre­de­dor de la gue­rra civil inter­na. En lugar de girar alre­de­dor del neo­li­be­ra­lis­mo, la pola­ri­za­ción en estos dos paí­ses fue recon­du­ci­da hacia el com­ba­te en la gue­rra inter­na. El “orden” se iden­ti­fi­có con la refrie­ga con­tra las gue­rri­llas; mien­tras las gue­rri­llas se con­vir­tie­ron exi­to­sa­men­te en la iden­ti­fi­ca­ción del des­or­den, el cri­men, la incer­ti­dum­bre y la ines­ta­bi­li­dad. La “dere­chi­za­ción” en esos paí­ses no nece­si­tó la migra­ción, aun­que pue­da usarla.

En los paí­ses andi­nos en los que triun­fa­ron gobier­nos pro­gre­sis­tas, éstos fue­ron capa­ces de lograr que el des­or­den y la incer­ti­dum­bre se iden­ti­fi­ca­ran con el mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral. La línea de frac­tu­ra que logra­ron ins­ti­tuir fue cla­ra­men­te la de las izquier­das. Sin embar­go, los pro­yec­tos eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos que ins­tau­ra­ron a par­tir de esa con­cen­tra­ción de poder, no atis­ba­ron nin­gu­na eco­no­mía alter­na­ti­va. Daniel Orte­ga y Nico­lás Madu­ra repre­sen­tan dos extre­mos en el pro­ce­so de emer­gen­cia de nue­vas eli­tes tan podri­das y per­ver­sas como las que sus­ti­tu­yen. Orte­ga tie­ne tan poco que envi­diar al somo­cis­mo que imi­ta, como Madu­ro a la corrup­ción de Pun­to Fijo que sustituye.

Sin lle­gar a tales extre­mos de dege­ne­ra­ción, el correís­mo en Ecua­dor y el evis­mo en Boli­via ter­mi­na­ron expre­san­do a su mane­ra los for­ce­jeos de nue­vas eli­tes que uti­li­zan el Esta­do para impo­ner­se y que tra­tan de domes­ti­car a los movi­mien­tos socia­les que una vez los vie­ron con espe­ran­za. Si en Ecua­dor esos movi­mien­tos socia­les se dis­tan­cia­ron tem­pra­na­men­te del correís­mo y bus­ca­ron cons­ti­tuir su pro­pia “pola­ri­dad”, en Boli­via la mayo­ría se man­tu­vo den­tro de la órbi­ta del Movi­mien­to al Socia­lis­mo pug­nan­do por su auto­no­mía. La “dere­chi­za­ción” en los pro­gre­sis­mos no nece­si­tó el cam­bio de gobierno: fue sufi­cien­te que el espa­cio de auto­no­mía esta­tal abier­to por el aumen­to de los pre­cios de las mate­rias pri­mas se eva­po­ra­ra para que los inten­tos más o menos tími­dos de hete­ro­do­xia eco­nó­mi­ca cedie­ran el paso a las polí­ti­cas per­fec­ta­men­te orto­do­xas de Dil­ma Rous­sef, Alber­to Fer­nán­dez o Nico­lás Maduro.

¿Por qué polarización?

En la acción polí­ti­ca, usar la pola­ri­za­ción como estra­te­gia de cre­ci­mien­to o con­so­li­da­ción es muy fre­cuen­te y gene­ra­li­za­da. Todo polí­ti­co debe pre­sen­tar­se como la úni­ca alter­na­ti­va ante del desas­tre de los ante­rio­res. El bipar­ti­dis­mo que pre­do­mi­nó en casi toda Euro­pa des­de la pos­gue­rra o que pre­do­mi­na toda­vía en Esta­dos Uni­dos, se for­jó sobre un tipo de pola­ri­dad que excluía o limi­ta­ba a ter­ce­ros. Reti­rar el apo­yo al PSOE equi­va­lía a ase­gu­rar la vic­to­ria del PP. y vice­ver­sa. La cono­ci­da teo­ri­za­ción de Ernes­to Laclau sobre la “agre­ga­ción dis­cur­si­va de deman­das”, es la for­ma­li­za­ción, en cla­ve del giro lin­güís­ti­co, de esta exi­to­sa fór­mu­la polí­ti­ca (2).

¿Qué nos ofre­ce de dife­ren­te este vago tér­mino para enten­der la épo­ca actual? Que en estos tiem­pos de incer­ti­dum­bre, el orden anti­guo se ha des­acre­di­ta­do y aumen­ta­ron las opor­tu­ni­da­des para quie­nes se opo­nen a él. La pola­ri­dad se des­pla­za a todo el sis­te­ma. Sea cier­to o figu­ra­do su genuino títu­lo “anti­sis­té­mi­co”, la estra­te­gia polí­ti­ca en la actua­li­dad se ubi­ca por fue­ra de las pola­ri­da­des ante­rio­res. Hay que cons­truir una (o varias) nue­vas pola­ri­da­des para capi­ta­li­zar el des­con­ten­to, la ira, la indig­na­ción ante el ambien­te de clau­su­ra y des­con­cier­to, por el cual se cul­pa al sis­te­ma en su con­jun­to. Estos inten­tos exis­tían antes pero no tenían el mis­mo éxi­to. Lo que ha cam­bia­do no es la estra­te­gia polí­ti­ca mis­ma sino el ambien­te de la recep­ción: es el entorno social el que está cris­pa­do y legi­ti­ma el uso del tér­mino para des­cri­bir el signo de los tiem­pos. La pola­ri­za­ción social se expre­sa (o no lo hace) políticamente.

Qui­zás Esta­dos Uni­dos es el país don­de la pola­ri­za­ción se pre­sen­ta de la for­ma más pura, tan­to en la esce­na social como en el sis­te­ma polí­ti­co. Un ciclo ascen­den­te de movi­li­za­cio­nes socia­les des­de 2008 con­vi­ve con una ten­den­cia al for­ta­le­ci­mien­to de sec­to­res ultra con­ser­va­do­res que han colo­ni­za­do el par­ti­do Repu­bli­cano. La pola­ri­za­ción social no logra toda­vía pene­trar en ambos polos el sis­te­ma de par­ti­dos con el mis­mo éxi­to. Si lo que Trump sim­bo­li­za ha ocu­pa­do dura­de­ra­men­te el espa­cio repu­bli­cano, no ha suce­di­do toda­vía nada aná­lo­go entre los demó­cra­tas. El caso del Rei­no Uni­do mues­tra cómo las estra­te­gias de pola­ri­za­ción de las dere­chas alre­de­dor del Bre­xit tuvie­ron mucho más éxi­to que el esfuer­zo de Jeremy Corbyn por re-situar el eje de la pola­ri­dad alre­de­dor de la ten­sión por la igual­dad eco­nó­mi­ca. Para­fra­sean­do a Perry Ander­son, siem­pre es más pro­ba­ble que el sis­te­ma gane (3).

En Chi­le, la acu­mu­la­ción de agra­vios por el éxi­to incon­tes­ta­do del neo­li­be­ra­lis­mo se acu­mu­ló duran­te años fue­ra del sis­te­ma de par­ti­dos y se expre­só como abs­ten­ción y des­en­can­to. El ciclo ascen­den­te de la movi­li­za­ción social tomó como pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les a los dam­ni­fi­ca­dos del sis­te­ma, aque­llos que eran con­si­de­ra­dos los más apá­ti­cos y los más mol­dea­dos por la hege­mo­nía cul­tu­ral del con­su­mis­mo: la nue­va gene­ra­ción de jóve­nes. El esta­lli­do de irri­ta­ción de octu­bre de 2019 estu­vo pre­ce­di­do de algu­nas seña­les de infle­xión del pode­ro­so sis­te­ma de par­ti­dos, cuyo mono­po­lio se fisu­ró dura­de­ra­men­te. Es cla­ro que la acu­mu­la­ción y pos­te­rior des­fo­gue del des­con­ten­to social con­tra todo el sis­te­ma polí­ti­co y con­tra la exclu­sión eco­nó­mi­ca creó un “polo” de des­con­ten­to que care­ce de expre­sión elec­to­ral. Por lo tan­to, el caso chi­leno ejem­pli­fi­ca, por razo­nes ancla­das en la tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca de su sis­te­ma polí­ti­co, una varian­te de la pola­ri­za­ción que no requie­re la cris­ta­li­za­ción de los “polos” en el sis­te­ma polí­ti­co. La dis­per­sión polí­ti­ca podría impe­dir que la pola­ri­za­ción en la base sea cap­tu­ra­da por algún actor nue­vo. Pero es cla­ro que todos los acto­res polí­ti­cos, anti­guos y nue­vos, están reajus­tan­do sus estra­te­gias alre­de­dor del nue­vo esce­na­rio de pola­ri­za­ción y bus­can capitalizarla.

En Ecua­dor, la gigan­tes­ca movi­li­za­ción popu­lar e indí­ge­na de octu­bre de 2019 con­tra un paque­te de medi­das eco­nó­mi­cas de ajus­te fis­cal que eli­mi­na­ba sub­si­dios a los com­bus­ti­bles, lide­ra­da incon­tes­ta­da­men­te por la Con­fe­de­ra­ción de Nacio­na­li­da­des Indí­ge­nas del Ecua­dor (CONAIE), le ha per­mi­ti­do entrar a dispu­tar la pola­ri­dad alre­de­dor de la opo­si­ción al mode­lo eco­nó­mi­co que había sido has­ta aho­ra hege­mo­ni­za­da por la con­tien­da entre el correís­mo y la dere­cha empre­sa­rial. Mien­tras el gobierno y la dere­cha, en la coyun­tu­ra deci­si­va de octu­bre, pre­ten­die­ron con­ver­tir­la en una dispu­ta con­tra el correís­mo, el correís­mo pre­ten­dió con­ver­tir­la en una ope­ra­ción para sacar al pre­si­den­te Moreno. Por su par­te, la CONAIE logró con­du­cir polí­ti­ca­men­te el epi­so­dio des­de su ini­cio en las calles has­ta la nego­cia­ción final ante las cáma­ras de tele­vi­sión. El esce­na­rio elec­to­ral pre­vio al 7 de febre­ro de 2021 pre­sen­ta un pano­ra­ma incier­to con tres can­di­da­tos con opcio­nes: el de la dere­cha empre­sa­rial, el del correís­mo y el de la CONAIE. El des­pla­za­mien­to polí­ti­co del correís­mo en octu­bre abre la pre­ca­ria opor­tu­ni­dad de que la pola­ri­za­ción pue­da ser movi­li­za­da hacia la cons­truc­ción ya no de un pro­yec­to per­so­na­lis­ta sino de un pro­yec­to alter­na­ti­vo cen­tra­do en la más gran­de de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res de Ecuador.

Estos bre­ves ejem­plos quie­ren resal­tar la uti­li­dad del con­cep­to de pola­ri­za­ción para enten­der la coyun­tu­ra mun­dial y regio­nal que esta­mos vivien­do. Siem­pre son las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas par­ti­cu­la­res de cada país las que per­mi­ten enten­der por qué razo­nes el con­tex­to mun­dial, que pre­sio­na hacia la pola­ri­za­ción, se mani­fies­ta de un modo u otro, se inten­si­fi­ca o se mode­ra. ¿Por qué el bol­so­na­ris­mo no echa raí­ces en Uru­guay, Argen­ti­na o Ecua­dor, don­de las dere­chas domi­nan­tes siguen sien­do bas­tan­te tra­di­cio­na­les? ¿Por qué la pola­ri­za­ción social pue­de expre­sar­se elec­to­ral­men­te en unos paí­ses con más faci­li­dad que en otros? ¿Por qué casi siem­pre la cohe­sión orga­ni­za­ti­va es más difí­cil en las izquier­das que en las dere­chas, pero a veces las dere­chas son las más divididas?

Final­men­te, una ana­lo­gía his­tó­ri­ca ser­vi­rá para dejar sen­ta­do un últi­mo pun­to: la pola­ri­za­ción difi­cul­ta el tra­ba­jo de las opcio­nes mode­ra­das del cen­tro, pero en nin­gún caso las eli­mi­na. Una épo­ca de pola­ri­za­ción simi­lar ocu­rrió en Euro­pa en los años 1920 y 1930. El fas­cis­mo y el comu­nis­mo eran los polos más visi­bles del momen­to anti­sis­té­mi­co que se abrió paso con el fin de la hege­mo­nía mun­dial bri­tá­ni­ca. No fue una pola­ri­za­ción pare­ja ni se expre­só por igual en todos los paí­ses. Al final, la solu­ción “de cen­tro” pre­va­le­ció con­tra todo pro­nós­ti­co; emer­gió un Esta­do de Bien­es­tar ins­pi­ra­do tan­to en las deman­das social­de­mó­cra­tas y obre­ras, como en las expe­rien­cias demo­cris­tia­nas tri­bu­ta­rias de la encí­cli­ca Rerum Nova­rum. Un camino aná­lo­go en la situa­ción actual no pue­de des­car­tar­se sin más.

Pero lo cier­to es que el esce­na­rio de pola­ri­za­ción amplía las ven­ta­nas de opor­tu­ni­dad para acu­mu­lar fuer­zas en favor de cam­bios radi­ca­les en un con­tex­to de debi­li­ta­mien­to del orden social. Los balan­ces de fuer­zas inter­nos de cada país, naci­dos a su vez de tra­yec­to­rias his­tó­ri­cas pasa­das y de estruc­tu­ras socia­les par­ti­cu­la­res, defi­ni­rán quién los pue­de capi­ta­li­zar y quié­nes ter­mi­na­rán des­pla­za­dos. Ten­drán su peso tam­bién en el resul­ta­do final, la inte­li­gen­cia estra­té­gi­ca de los gru­pos orga­ni­za­dos y las capa­ci­da­des de cen­tra­li­za­ción polí­ti­ca de cada uno de ellos.

A los movi­mien­tos socia­les lati­no­ame­ri­ca­nos no les ayu­da que­dar pega­dos a pro­yec­tos polí­ti­cos des­acre­di­ta­dos e inde­sea­bles, como las expe­rien­cias vene­zo­la­na o nica­ra­güen­se. Les con­vie­ne y les ayu­da cons­truir una auto­no­mía que vaya cimen­tan­do, con el barro dis­po­ni­ble en su pro­pia his­to­ria, pro­yec­tos alter­na­ti­vos que no depen­dan de cau­di­llos volu­bles, nue­vas eli­tes corrup­tas ni de juga­do­res prestados.

Notas

1. Gio­van­ni Arrighi 1999 [1994]. El lar­go siglo XX. Dine­ro y poder en los orí­ge­nes de nues­tra épo­ca. C. Prie­to del Cam­po (trad.). Madrid, Akal.

2. Ernes­to Laclau 2005. On Popu­list Reason. Lon­dres y New York: Ver­so. Otros auto­res pre­fie­ren usar el tér­mino “anta­go­nis­mo”, en lugar de pola­ri­za­ción. Cfr. Mas­si­mo Modo­nes­si 2010. Subal­ter­ni­dad, anta­go­nis­mo, auto­no­mía: mar­xis­mos y sub­je­ti­va­ción polí­ti­ca. Bue­nos Aires: Con­se­jo Lati­no­ame­ri­cano de Cien­cias Socia­les – CLACSO /​Pro­me­teo Libros.

3. Perry Ander­son 2017. Why the sys­tem will still win. En Le Mon­de Diplo­ma­ti­que. Mar­zo. Dis­po­ni­ble en http://​mon​de​di​plo​.com/​2​0​1​7​/​0​3​/​0​2​b​r​e​xit

Pablo Ospi­na Peral­ta es docen­te de la Uni­ver­si­dad Andi­na Simón Bolí­var en Qui­to (Ecua­dor), y mili­tan­te de la Comi­sión de Viven­cia, Fe y Política.

Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en Pala​bra​Sal​va​je​.com

FUENTE: Rebe­lion

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *