Méxi­co. CNDH aler­ta por «mili­ta­ri­za­ción» de auto­ri­dad migratoria

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de diciem­bre de 2020

El ombuds­man mexi­cano aler­tó el mar­tes que la auto­ri­dad migra­to­ria ha veni­do sufrien­do una «mili­ta­ri­za­ción» de sus ofi­ci­nas, lo que podría hacer más vul­ne­ra­bles a los miles de migran­tes que cada año arri­ban al país.

A tra­vés de un comu­ni­ca­do, la esta­tal Comi­sión Nacio­nal de los Dere­chos Huma­nos (CNDH) cues­tio­nó que, en al menos 18 esta­dos, inclui­do Chia­pas, en la fron­te­ra con Gua­te­ma­la, las ins­ta­la­cio­nes del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Migra­ción (INM) son con­du­ci­das por per­so­nal con per­fil castrense.

«Esta pers­pec­ti­va abo­na a la idea de la cri­mi­na­li­za­ción de los gru­pos de per­so­nas migran­tes, lo cual agra­va aún más su situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad», dijo la CNDH en el docu­men­to fir­ma­do con­jun­ta­men­te con dece­nas de orga­ni­za­cio­nes civi­les y alber­gues para migrantes.

Ni el INM, ni repre­sen­tan­tes del Ejér­ci­to mexi­cano res­pon­die­ron de inme­dia­to a una soli­ci­tud de comen­ta­rios de Reuters.

La CNDH lla­mó al Gobierno a revi­sar la pro­ble­má­ti­ca, a encau­sar la con­duc­ción de sus repre­sen­ta­cio­nes hacia una pers­pec­ti­va de dere­chos huma­nos, más que de segu­ri­dad, y a brin­dar mayor aten­ción a los albergues.

«Expre­sa­mos nues­tra preo­cu­pa­ción por la fal­ta de cla­ri­dad en la con­duc­ción de la polí­ti­ca migra­to­ria y, por las diver­sas vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos de las que son obje­to un sin núme­ro de migran­tes en movi­li­dad por nues­tro país», sostuvo.

Orga­nis­mos como la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU) han exter­na­do en el pasa­do su preo­cu­pa­ción por el uso de mili­ta­res en las fron­te­ras mexi­ca­nas, ya que advier­ten que este tipo de medi­das pue­den pro­vo­car un incre­men­to de los agra­vios con­tra migrantes.

Cada año, miles de migran­tes atra­vie­san el país bus­can­do lle­gar a Esta­dos Uni­dos, sin embar­go, en su lar­go tra­yec­to sue­len ser secues­tra­dos y ase­si­na­dos por ban­das del cri­men orga­ni­za­do, pero tam­bién son víc­ti­mas de abu­sos por ser­vi­do­res públi­cos, como lo han denun­cia­do orga­ni­za­cio­nes civiles.

Con infor­ma­ción de Reuters

FUENTE: La Jornada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *