Esta­dos Uni­dos. La elec­ción pre­si­den­cial como cri­sis del sis­te­ma mundial

Por Isaac Enrí­quez Pérez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de diciem­bre de 2020 

Tomar posi­ción des­de el exte­rior es un esfuer­zo pue­ril si la comen­to­cra­cia se pro­nun­cia por un can­di­da­to o por otro. Las éli­tes esta­dou­ni­den­ses, cual­quie­ra sea su signo ideo­ló­gi­co, no tie­nen amis­ta­des en el mun­do, sino intereses.

En prin­ci­pio, cabe pun­tua­li­zar que todo aque­llo que rodea al pro­ce­so elec­to­ral rea­li­za­do el pasa­do 3 de noviem­bre de 2020 y la pola­ri­za­ción sus­ci­ta­da en los Esta­dos Uni­dos des­de el año 2015, está en fun­ción de las luchas y dispu­tas entre las dis­tin­tas fac­cio­nes de las éli­tes plu­to­crá­ti­cas y tec­no­crá­ti­cas que abo­nan a la cons­truc­ción de las estruc­tu­ras de poder, rique­za y domi­na­ción, no solo en esa nación, sino en el con­jun­to del sis­te­ma mun­dial. A su vez, estas dispu­tas intra-éli­te se ins­cri­ben en una era sig­na­da por el ago­ta­mien­to del sis­te­ma polí­ti­co nor­te­ame­ri­cano y de su par­ti­cu­lar con­cep­ción de la demo­cra­cia en tan­to com­po­nen­te con­sus­tan­cial de la mal­tre­cha y des­fa­sa­da ideo­lo­gía libe­ral. Para­le­la­men­te a ello, el telón de fon­do de estas luchas plu­to­crá­ti­cas y de la ero­sión sis­te­má­ti­ca de la polí­ti­ca en esa nación hoy día pola­ri­za­da, es la cri­sis de los Esta­dos Uni­dos como impe­rio y como hege­mo­nía arti­cu­la­do­ra de ese sis­te­ma mun­dial estruc­tu­ra­do a par­tir del capi­ta­lis­mo des­de hace más de 200 años. 

Des­agre­gan­do estos argu­men­tos, cabe plan­tear que esa lucha des­pia­da­da entre dos fac­cio­nes de las éli­tes polí­ti­cas y empre­sa­ria­les y el res­to de los pode­res fác­ti­cos que le son con­sus­tan­cia­les en los Esta­dos Uni­dos y fue­ra de esa socie­dad, se rige por la dispu­ta de dos con­cep­cio­nes y mode­los del capitalismo. 

Por un lado, la con­cep­ción nati­vis­ta, nacio­na­lis­ta, neo­ais­la­cio­nis­ta y con­ser­va­do­ra –cuya cabe­za visi­ble es Donald J. Trump– tie­ne detrás a las éli­tes empre­sa­ria­les dedi­ca­das a la indus­tria tra­di­cio­nal, la ener­gía, la cons­truc­ción, la por­ta­ción y comer­cia­li­za­ción masi­vas de armas de fue­go entre los ciu­da­da­nos, y el mer­ca­deo de meta­les pre­cio­sos como los dia­man­tes, el oro y la pla­ta; y que fue­ron suplan­ta­das en la direc­ción y con­trol del patrón de acu­mu­la­ción des­de la déca­da de los seten­ta por los glo­ba­lis­tas, los agen­tes finan­cie­ros y las gran­des for­tu­nas de la high tech. Par­ti­cu­lar­men­te, des­ta­can en esta pri­me­ra éli­te plu­to­crá­ti­ca nacio­na­lis­ta los gru­pos ultra­con­ser­va­do­res de la lla­ma­da alt right (o dere­cha alter­na­ti­va como el Tea Party Move­ment o medios de difu­sión alter­na­ti­vos como Breit­bart News), orga­ni­za­cio­nes como la Aso­cia­ción Nacio­nal del Rifle, y las igle­sias evan­ge­lis­tas; gran­des cor­po­ra­cio­nes petro­le­ras del mode­lo de la eco­no­mía fosi­li­za­da como Koch Indus­tries (cuya fami­lia con­cen­tra la ter­ce­ra for­tu­na esta­dou­ni­den­se); y Gold­man Sachs (con The Van­guard Group como fon­do de inver­sión que posee la mayor can­ti­dad de accio­nes), todos ellos al inte­rior de los Esta­dos Uni­dos. Estos gru­pos anti­es­ta­tis­tas apues­tan a la reduc­ción de impues­tos al capi­tal, el des­mon­te de regu­la­cio­nes ambien­ta­les, la entro­ni­za­ción de un dis­cur­so nega­cio­nis­ta del colap­so cli­má­ti­co, la adop­ción de aran­ce­les comer­cia­les y a la cana­li­za­ción de la inver­sión públi­ca a la (re)construcción de la infra­es­truc­tu­ra físi­ca. A esca­la mun­dial los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res de este mode­lo de capi­ta­lis­mo y que apo­yan al señor Trump es el Vati­cano y las anti­guas aris­to­cra­cias euro­peas rele­ga­das des­de la déca­da de los ochen­ta por la fie­bre del glo­ba­lis­mo y el europeismo.A esas éli­tes mile­na­rias con­tri­bu­yen tam­bién des­de el exte­rior la City lon­di­nen­se, la Casa Wind­sor, la Casa Roths­child (que jue­ga en varias pis­tas). No menos impor­tan­te es el apo­yo dado des­de 2015 – 2016 por la cone­xión con las éli­tes chi­nas y rusas incon­for­mes con la polí­ti­ca exte­rior de los Esta­dos Uni­dos regi­da por el expan­sio­nis­mo y el “caos con­tro­la­do” y que mira­ron en Trump la posi­bi­li­dad de un nue­vo para­dig­ma geo­po­lí­ti­co regi­do por la mul­ti­po­la­ri­dad y la emer­gen­cia de nue­vas reglas del jue­go en las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas internacionales. 

La otra fac­ción de las éli­tes plu­to­crá­ti­cas que se dispu­tan el poder y el con­trol del impe­rio y del mis­mo cur­so y com­por­ta­mien­to que pue­da tomar el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo en las siguien­tes déca­das es la repre­sen­ta­da por el ran­cio esta­blish­ment esta­dou­ni­den­se y su Esta­do pro­fun­do (Deep Sta­te). Las arrai­ga­das tec­no­cra­cias radi­ca­das des­de 1945 en Washing­ton le dan for­ma a ese esta­blish­ment polí­ti­co; hoy en día se nuclean en torno a las dinas­tías Bush y Clin­ton y se afian­zan con per­so­na­jes como Henry Kis­sin­ger, James Car­ter, Al Gore, Barak Oba­ma y Joe Biden. Se nutren tam­bién de las agen­cias de inte­li­gen­cia (FBI, CIA, DEA, etc.), de los hal­co­nes beli­cis­tas del Pen­tá­gono, de los fun­cio­na­ria­dos y tec­no­cra­cias del sis­te­ma mul­ti­la­te­ral de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y de agen­cias alia­das como la OTAN. Estas tec­no­cra­cias defien­den y pro­mue­ven los intere­ses de un mode­lo de capi­ta­lis­mo liberal/​financiero/​globalista pilo­tea­do por los espe­cu­la­do­res ren­tis­tas radi­ca­dos en Wall Street y que se rigen por la vora­ci­dad de la “eco­no­mía de casino” y la des­re­gu­la­ción finan­cie­ra que les per­mi­te jugar con el dine­ro. Una cabe­za visi­ble de esta plu­to­cra­cia finan­cie­ra lo sería Geor­ge Soros y el con­trol que des­plie­ga sobre la indus­tria mediá­ti­ca esta­dou­ni­den­se. Les acom­pa­ña tam­bién el sec­tor empre­sa­rial de la high tech del Silli­con Valley (Micro­soft, Apple, Face­book, Goo­gle, Ama­zon, Twit­ter); los medios masi­vos de difu­sión tra­di­cio­na­les que le dan for­ma a la opi­nión públi­ca esta­dou­ni­den­se y que tiran línea entre la comen­to­cra­cia a esca­la mun­dial (CNN, CBS, ABC, CNBC, The New York Times, The Washing­ton Post); las fun­da­cio­nes filan­tró­pi­cas (Open Society Foun­da­tions, Bill & Melin­da Gates Foun­da­tion, The Roc­ke­fe­ller Foun­da­tion) y los think tank’s glo­ba­lis­tas; los ven­de­do­res de humo del Ame­ri­can way of life radi­ca­dos en el com­ple­jo cine­ma­to­grá­fi­co y comu­ni­ca­cio­nal de Holly­wood y que viven de la nor­ma­li­za­ción de la gue­rra en el ima­gi­na­rio social. No es menor la con­tri­bu­ción a esta éli­te plu­to­crá­ti­ca rea­li­za­da por los terro­ris­tas finan­cia­dos y los tra­fi­can­tes de dro­gas y armas diri­gi­dos des­de agen­cias de inte­li­gen­cia como la CIA y la DEA. O el papel que jue­gan pode­res fác­ti­cos pri­va­dos y semi-ocul­tos como los repre­sen­ta­dos por el Coun­cil on Foreign Rela­tions, el Club Bil­der­berg y la Comi­sión Tri­la­te­ral patro­ci­na­das y finan­cia­das por la fami­lia Rockefeller. 

Esta éli­te plu­to­crá­ti­ca ultra-libe­ral y finan­cis­ta fun­da­men­ta su poder en el mode­lo del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ili­mi­ta­do, la eco­no­mía de gue­rra y el expan­sio­nis­mo esta­dou­ni­den­se, las lla­ma­das “ener­gías ver­des o lim­pias”, la espe­cu­la­ción y en el con­trol de la Reser­va Fede­ral y del patrón mone­ta­rio del petro­dó­lar. Como Donald J. Trump no es un repre­sen­tan­te típi­co de ese esta­blish­ment polí­ti­co tra­di­cio­nal, esta éli­te plu­to­crá­ti­ca glo­ba­lis­ta se nutrió en los últi­mos cua­ren­ta años lo mis­mo de líde­res polí­ti­cos demó­cra­tas que de repu­bli­ca­nos; tor­nán­do­se borro­sas las fron­te­ras entre ambas opcio­nes partidistas. 

De ahí que el pro­ce­so elec­to­ral del 2020 no se redu­ce a la elec­ción –o reelec­ción– de un ocu­pan­te de la Casa Blan­ca ni a una sim­ple opo­si­ción entre repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas, sino a la coli­sión explo­si­va entre dos mode­los de capi­ta­lis­mo y de socie­dad, que se ade­re­za con la cri­sis epi­de­mio­ló­gi­ca glo­bal, la cons­truc­ción mediá­ti­ca del coro­na­vi­rus (https://​bit​.ly/​2​V​O​O​QSu) y la gran reclu­sión (https://​bit​.ly/​3​l​9​r​JfX). Lo que sub­ya­ce en todo ello es una lucha por el con­trol y ges­tión del impe­rio y de su deca­den­cia; lucha adop­ta­da des­de una ópti­ca geo­es­tra­té­gi­ca que va más allá de la sim­ple rela­ción costo/​beneficio y en la cual no impor­ta el lin­cha­mien­to mediá­ti­co de algún per­so­na­je públi­co, incen­diar a los Esta­dos Uni­dos y con­du­cir a su socie­dad al bor­de de una gue­rra civil. 

Más allá del mani­queís­mo y de la pola­ri­za­ción que impo­ne la post-ver­dad, los Esta­dos Uni­dos no son una socie­dad homo­gé­nea, sino diver­sa y amplia­men­te frag­men­ta­da y lace­ra­da por el ago­ta­mien­to del Ame­ri­can way of life –por opo­si­ción al flo­re­ci­mien­to que expe­ri­men­tan nacio­nes como Chi­na– que se com­bi­na con el inevi­ta­ble decli­ve impe­rial y la cri­sis hege­mó­ni­ca en el sis­te­ma mundial. 

Para ilus­trar esta cri­sis del Ame­ri­can way of life, cabe argu­men­tar que la esta­dou­ni­den­se es una socie­dad vio­len­ta­da (alre­de­dor de 20 millo­nes de armas ven­di­das a ciu­da­da­nos de a pie a lo lar­go del 2020), enfer­ma y adic­ta a los opiá­ceos y a las dro­gas far­ma­co­ló­gi­cas lega­les rece­ta­das por su sis­te­ma de salud en deca­den­cia, exclu­yen­te, inac­ce­si­ble y caro para más de la mitad de la pobla­ción. Con 192 muer­tes por sobre­do­sis al día hacia el año 2019 y un cos­te de 100 000 millo­nes de dóla­res, se per­fi­la una epi­de­mia de opiá­ceos que acu­mu­la, des­de 1990, 400 000 defun­cio­nes por obra y gra­cia de los intere­ses crea­dos del Big Phar­ma favo­re­ci­dos –en el caso de fár­ma­cos como el Oxy­Con­tin– con las des­re­gu­la­cio­nes sani­ta­rias. Ade­más, las muer­tes por sobre­do­sis de heroí­na se cua­dru­pli­ca­ron entre el 2002 y el 2016, afec­tan­do cada vez más a la pobla­ción cau­cá­si­ca (https://​bit​.ly/​2​G​F​o​GgL). 

En gene­ral, la espe­ran­za de vida –que es de 78,5 años– en los Esta­dos Uni­dos no aumen­tó, sino que se man­tu­vo estan­ca­da des­de el año 2010. El alcoho­lis­mo, la cirro­sis, la sobre­do­sis de dro­gas y los sui­ci­dios afec­ta­ron a más de 500 mil esta­dou­ni­den­ses (134 defun­cio­nes por 100 000 habi­tan­tes) que murie­ron entre 1999 y el año 2014 (https://​nyti​.ms/​2​I​f​2​hHO) y cuyo ran­go de edad eran los 45 y 54 años. Estas enfer­me­da­des y hechos socia­les afec­tan cada vez más a las cla­ses medias ase­dia­das por el des­em­pleo, las deu­das fami­lia­res y la ausen­cia de pro­tec­ción social. 

La ero­sión de las cla­ses medias y el empo­bre­ci­mien­to de amplios bol­so­nes de la pobla­ción, es otra cons­tan­te en la socie­dad esta­dou­ni­den­se des­de la déca­da de los ochen­ta del siglo pasa­do. La des­igual­dad social es el ori­gen de esta ten­den­cia ace­le­ra­da duran­te las últi­mas déca­das: mien­tras el 0,1% mul­ti­pli­có cin­co veces sus ingre­sos (https://​wapo​.st/​3​5​a​m​cjC), la cla­se media retro­ce­dió en su par­ti­ci­pa­ción den­tro de la rique­za nacio­nal, en tan­to que el ingre­so anual de la cla­se tra­ba­ja­do­ra se redu­jo con­si­de­ra­ble­men­te. Los 19 640 dóla­res ingre­sa­dos por las fami­lias en 1970 aumen­ta­ron a 27 642 en el año 2018, pero este incre­men­to fue por deba­jo de la infla­ción (lo que se com­pra­ba con un dólar en Esta­dos Uni­dos, actual­men­te se adquie­re con 6,8 dóla­res). El sala­rio de la cla­se tra­ba­ja­do­ra retro­ce­dió en la rique­za nacio­nal a medi­da que una éli­te eje­cu­ti­va de las prin­ci­pa­les cor­po­ra­cio­nes y ban­cos incre­men­ta­ron sus ingre­sos 320 veces des­de 1989 –año en que el sala­rio de los CEO era 61 veces mayor al del tra­ba­ja­dor pro­me­dio– (https://​bit​.ly/​3​k​3​J​WdC). 

Si no se com­pren­de la lógi­ca que asu­me la des­igual­dad extre­ma en los Esta­dos Uni­dos, será difí­cil com­pren­der los alcan­ces del actual pro­ce­so elec­to­ral. Esta des­igual­dad es la base de la cri­sis del sis­te­ma polí­ti­co nor­te­ame­ri­cano y de la emer­gen­cia de un lide­raz­go como el de Donald Trump en el 2015/​2016 en tan­to repre­sen­tan­te de la lla­ma­da –por Hillary Clin­ton en ese pro­ce­so elec­to­ral– Bas­ket of deplo­ra­bles (la ces­ta de deplo­ra­bles). Estos deplo­ra­bles –en el 2020– repre­sen­tan más de 70 millo­nes de votan­tes que eli­gie­ron al señor Trump y que se rigen por valo­res com­par­ti­dos y por el lema “god, flag and country”. Des­de­ñar­los y redu­cir­los a faná­ti­cos, locos y pul­si­vos cri­mi­na­les no solo sería un fallo des­de el aná­li­sis, sino un error polí­ti­co y éti­co en momen­tos en que pri­va el odio y la emo­ción vis­ce­ral como eje de los deba­tes públi­cos en esa nación. 

El carác­ter cadu­co y obso­le­to del sis­te­ma elec­to­ral esta­dou­ni­den­se no res­pon­de a las con­di­cio­nes de su socie­dad, sino que con­jun­ta­men­te con sus éli­tes está des­fa­sa­do de las nece­si­da­des y pro­ble­mas públi­cos que expe­ri­men­tan sus ciu­da­da­nos en el día a día. Ambas éli­tes plu­to­crá­ti­cas com­pren­den cómo fun­cio­na el poder en el impe­rio y están dis­pues­tas a hacer lo que sea para no aban­do­nar­lo (per­ma­nen­tes lin­cha­mien­tos mediá­ti­cos, rup­tu­ra del orden cons­ti­tu­cio­nal, frau­de elec­to­ral, per­so­nas naci­das en el siglo XIX que emi­tie­ron votos, etcé­te­ra). Es el caso de la éli­te financiero/​globalista que des­de su Esta­do pro­fun­do (Deep Sta­te) empren­dió un mane­jo mediá­ti­co, cri­mi­nal y fac­cio­so de la pan­de­mia que posi­cio­nó a Esta­dos Uni­dos en epi­cen­tro de la cri­sis epi­de­mio­ló­gi­ca glo­bal –con 9 960 379 de con­ta­gios y 240 668 muer­tes al 7 de noviem­bre – , en tan­to expe­dien­te emplea­do como par­te de esta lucha entre ambas éli­tes plu­to­crá­ti­cas y su con­cre­ción en el pro­ce­so electoral. 

La acción con­cer­ta­da de las prin­ci­pa­les tele­vi­so­ras que cen­su­ra­ron, detu­vie­ron y reti­ra­ron del aire el men­sa­je en vivo del Pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos denun­cian­do el frau­de elec­to­ral es un sín­to­ma de la pola­ri­za­ción y de las cruen­tas dispu­tas al inte­rior de los Esta­dos Uni­dos, y una evi­den­cia o una señal de quién pre­ten­de con­tro­lar el pro­ce­so polí­ti­co en ese país aún sin fina­li­zar el pro­ce­so elec­to­ral. Los medios masi­vos de difu­sión con­ven­cio­na­les con­den­san esas luchas intra-éli­te y mues­tran su talan­te auto­ri­ta­rio y su inca­pa­ci­dad para refu­tar con ideas y perio­dis­mo de inves­ti­ga­ción los dichos y acu­sa­cio­nes del man­da­ta­rio. Lo irri­so­rio de esta fae­na fue que esos mis­mos medios, a lo lar­go de cua­tro años, hicie­ron leña de los dichos y con­tra­dic­cio­nes del señor Trump y aho­ra recu­rren al nin­gu­neo para ridi­cu­li­zar­lo ante un tema que alcan­za tin­tes jurí­di­cos y judiciales. 

En suma, la elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses del 2020 repre­sen­tan el pun­to cul­mi­nan­te de la cri­sis de la demo­cra­cia libe­ral y del sis­te­ma político/​electoral de ese país que inten­tó mate­ria­li­zar­la y difun­dir­la a lo lar­go y ancho del mun­do duran­te los últi­mos 200 años. Pero este ago­ta­mien­to de la pra­xis polí­ti­ca y la divi­sión extre­ma y pre­ña­da de odio no se pre­sen­tan solas, sino que se acom­pa­ñan del decli­ve hege­mó­ni­co de esa poten­cia, así como de la ero­sión de las pro­me­sas del Ame­ri­can way of life. Lo que en últi­ma ins­tan­cia se dispu­ta es la ges­tión –sea para ace­le­rar o retar­dar– de la caí­da del imperio. 

Tomar posi­ción des­de el exte­rior –o des­de una socie­dad sub­de­sa­rro­lla­da y depen­dien­te como Méxi­co– es un esfuer­zo pue­ril si la comen­to­cra­cia se pro­nun­cia por un can­di­da­to o por otro. Las éli­tes esta­dou­ni­den­ses, cual­quie­ra sea su signo ideo­ló­gi­co, no tie­nen amis­ta­des en el mun­do, sino intere­ses que son defen­di­dos a ultran­za en los dis­tin­tos ámbi­tos de la toma de deci­sio­nes. Nin­gún repre­sen­tan­te o cara visi­ble de esas éli­tes plu­to­crá­ti­cas en dispu­ta con­vie­ne al mun­do mien­tras el impe­rio se diri­ja al des­fi­la­de­ro y a su diso­lu­ción; muchos menos son con­ve­nien­tes para Méxi­co, pues ambos repre­sen­tan rela­cio­nes de domi­na­ción orien­ta­das al con­trol del poder pla­ne­ta­rio. En esas dispu­tas no exis­ten bue­nos ni malos. Solo la pren­sa y la comen­to­cra­cia entre­guis­ta pue­den visua­li­zar­lo con esa len­ti­lla mani­quea al adop­tar el guión del com­ple­jo comu­ni­ca­cio­nal nor­te­ame­ri­cano liga­do a los intere­ses finan­cie­ros, mili­ta­res, tec­no­ló­gi­cos y cine­ma­to­grá­fi­cos más per­ni­cio­sos. Joe Biden, la cara visi­ble de esa éli­te per­de­do­ra en el 2016, es el repre­sen­tan­te de los intere­ses beli­cis­tas, expan­sio­nis­tas, cri­mi­na­les, anti-inmi­gran­tes y ren­tis­tas más depre­da­do­res y ava­sa­lla­do­res, y que le dan for­ma a un impe­rio y a su carác­ter inter­ven­tor. Aun­que con bue­nos moda­les y un dis­cur­so polí­ti­ca­men­te correc­to, los pla­nes de la éli­te que repre­sen­ta son tan devas­ta­do­res como cual­quier otro. 

El mis­mo con­sen­so pan­dé­mi­co fun­gió como are­na de esas dispu­tas intra-éli­te don­de final­men­te se impo­ne un mode­lo de capi­ta­lis­mo orien­ta­do al ava­sa­lla­mien­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y al cam­bio de patrón tec­no­ló­gi­co que afian­za­rá la socie­dad de los pres­cin­di­bles

De ahí la impor­tan­cia de com­pren­der con rigor y sin posi­cio­na­mien­tos fac­cio­sos, vis­ce­ra­les y des­in­for­ma­dos la lógi­ca de la socie­dad esta­dou­ni­den­se con­tem­po­rá­nea y el rum­bo de sus prin­ci­pa­les con­tra­dic­cio­nes, pues el mun­do ente­ro no es ajeno a ello ni a su decli­ve como hege­mo­nía del sis­te­ma mundial. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *