Bra­sil. Un pape­lón para Bol­so­na­ro, un pro­ble­ma para la izquierda

Por Eric Nepo­mu­ceno. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de diciem­bre de 2020.

Al prin­ci­pio de la noche del domin­go se cono­cie­ron los resul­ta­dos de la segun­da vuel­ta para la elec­ción de alcal­des en 57 muni­ci­pios bra­si­le­ños, entre capi­ta­les pro­vin­cia­les y ciu­da­des con más de 200 mil electores.

No hubo sor­pre­sas sig­ni­fi­ca­ti­vas entre los gana­do­res, pero lo que lla­mó la aten­ción de obser­va­do­res y ana­lis­tas, ade­más de los diri­gen­tes par­ti­da­rios, fue la dife­ren­cia de votos entre elec­tos y derro­ta­dos, que en casi todos los casos superó lo que pre­veían los son­deos de opi­nión rea­li­za­dos dos días antes. Tam­bién se con­fir­mó, con una úni­ca y ais­la­da excep­ción, que los can­di­da­tos defen­di­dos por el ultra­de­re­chis­ta pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro tuvie­ron un desem­pe­ño más bien des­cep­cio­nan­te en las urnas.

Ese dato refuer­za el ais­la­mien­to del man­da­ta­rio, cuya ima­gen nega­ti­va cre­ció de mane­ra expo­nen­cial en algu­nas de las capi­ta­les más impor­tan­tes del país, en espe­cial Sao Pau­lo y Sal­va­dor de Bahía. Otro aspec­to que lla­mó la aten­ción ha sido el sur­gi­mien­to de al menos dos lide­raz­gos jóve­nes que en estas elec­cio­nes vie­ron sus imá­ge­nes exten­der­se mucho más allá de los lími­tes de sus res­pec­ti­vas ciu­da­des o pro­vin­cias, para inser­tar­se en el esce­na­rio nacional.

Un ter­cer dato se refie­re al volu­men iné­di­to de abs­ten­cio­nes y ausen­tis­mo por todo el país, que en Rio de Janei­ro rozó el 36% del elec­to­ra­do. Con eso, si se con­si­de­ra el total de elec­to­res aptos para votar, 1.614.343 opta­ron por abs­te­ner­se, un volu­men de votos que supera el total de los que opta­ron por el ex alcal­de dere­chis­ta Eduar­do Paes, que alcan­zó 1.600.000 votos váli­dos (o sea, excep­tuán­do­se los nulos, en blan­co y abstenciones).

Y el actual alcal­de, Mar­ce­lo Cri­ve­lla, un auto­nom­bra­do obis­po de una de las sec­tas evan­gé­li­cas dedi­ca­das a recau­dar fon­dos explo­tan­do la fe aje­na, tuvo 913.000 votos. Entre los sufra­gios váli­dos, casi un 36%, muy por enci­ma de lo que indi­ca­ban los son­deos que le daban menos del trein­ta en pro­me­dio. Cri­ve­lla con­tó con el res­pal­do de Jair Bol­so­na­ro que, acor­de a lo pre­vis­to, sufrió dos espec­ta­cu­la­res derro­tas en Sao Pau­lo (su can­di­da­to ni siquie­ra pasó a la segun­da vuel­ta) y Rio, las dos prin­ci­pa­les ciu­da­des del país.

El mis­mo ausen­tis­mo se hizo sen­tir por todos lados, pero el argu­men­to de que se tra­tó de pre­ca­ver­se con­tra los peli­gros de la segun­da ola del coro­na­vi­rus (nega­da, pese a su obvie­dad, tan­to por Bol­so­na­ro como por su gobierno) cae por tie­rra cuan­do se obser­va cómo las pla­yas de Río y los par­ques de todas las ciu­da­des bra­si­le­ñas esta­ban copa­das por mul­ti­tu­des en bús­que­da de los pla­ce­res de un domin­go de sol.

El balan­ce de la izquierda

Las dos nue­vas figu­ras que logra­ron exten­der sus imá­ge­nes a nivel nacio­nal son Guilher­me Bou­los, que en Sao Pau­lo (ciu­dad en que el índi­ce de abs­ten­cio­nes tam­bién superó la casa de los 33 pun­tos) per­dió ante el actual alcal­de, el dere­chis­ta Bruno Covas, y de Manue­la D’Ávila, que lle­gó a la segun­da vuel­ta y per­dió con el tam­bién dere­chis­ta Sebas­tião Melo la alcal­día de Por­to Ale­gre. Nin­guno de los dos ganó la alcal­día, pero gana­ron pro­yec­ción nacional.

Bou­los dis­pu­tó por el PSOL, naci­do de una diver­gen­cia inter­na del PT, y Manue­la por el Par­ti­do Comu­nis­ta do Bra­sil. Ambas agru­pa­cio­nes tie­nen un peso muy peque­ño tan­to en Sao Pau­lo como en Por­to Ale­gre, por no men­cio­nar al res­to del país. El ascen­so de los dos, pero espe­cial­men­te de Bou­los, deja cla­ra la pers­pec­ti­va de la aper­tu­ra de una reno­va­ción en las corrien­tes pro­gre­si­vas en Brasil.

En tér­mi­nos com­pa­ra­ti­vos, de la mis­ma for­ma que Lula es una figu­ra cuya pro­yec­ción exce­de la de su par­ti­do, el PT (aun con­si­de­rán­do­se que se tra­ta de la mayor agru­pa­ción de izquier­da de todo el con­ti­nen­te latino-ame­ri­cano), tan­to Bou­los como Manue­la supe­ran, con cre­ces, el peso de sus res­pec­ti­vas siglas.

Hay varios aspec­tos a con­si­de­rar con rela­ción al cam­po pro­gre­sis­ta, bajo la tur­bu­len­cia ince­san­te pro­vo­ca­da por los des­va­ríos de Bol­so­na­ro y su gobierno tan iner­te fren­te a los gra­ví­si­mos pro­ble­mas enfren­ta­dos por Bra­sil como abso­lu­ta­men­te devastador.

Des­de el encar­ce­la­mien­to de Lula da Sil­va lue­go de un jui­cio pla­ga­do de mani­pu­la­cio­nes e irre­gu­la­ri­da­des coman­da­das por el ex juez Ser­gio Moro (quien lue­go fue “com­pen­sa­do” por Bol­so­na­ro con el car­go de minis­tro de Jus­ti­cia, has­ta ser defe­nes­tra­do), la izquier­da bra­si­le­ña pare­ce haber per­di­do el rum­bo. Lula fue impe­di­do de dispu­tar las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en 2018, y lue­go de reco­brar la liber­tad no asu­mió, como espe­ra­ban sus segui­do­res, el lide­raz­go natu­ral de la oposición.

La fal­ta de pro­pues­tas con­cre­tas y de accio­nes efec­ti­vas para for­mar un fren­te amplio de izquier­da y cen­tro-izquier­da tuvo efec­tos con­tun­den­tes. Buen ejem­plo de esa situa­ción es veri­fi­car que por pri­me­ra vez des­de la rede­mo­cra­ti­za­ción, o sea, los últi­mos 35 años, el PT no logró ele­gir ni un alcal­de de capi­tal pro­vin­cial en Bra­sil. La dere­cha y el cen­tro-dere­cha, mien­tras tan­to, tra­ta­ron de recha­zar con vehe­men­cia el des­equi­li­brio y el radi­ca­lis­mo de Bol­so­na­ro y sus segui­do­res más fie­les y faná­ti­cos, pre­sen­tán­do­se como un fac­tor de mode­ra­ción en un país que asis­te per­ple­jo al cre­ci­mien­to desen­fre­na­do del extremismo.

Habrá que ver qué ven­drá en el con­tur­ba­do esce­na­rio polí­ti­co lue­go de elec­cio­nes en que per­dió la izquier­da, pero mucho más per­dió la ultra­de­re­cha encar­na­da por el pre­si­den­te Bolsonaro.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *