Bra­sil. Des­alo­jo de fami­lias que vivían en situa­ción pre­ca­ria deba­jo de un puen­te gene­ra repre­sión y enfren­ta­mien­tos en São Luís, Maranhão

Por Maria­na Cas­tro. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de diciem­bre de 2020.

El gobierno dice que no des­alo­jó a las fami­lias y que el sitio había sido inva­di­do por fac­cio­nes delic­ti­vas. La Defen­so­ría Públi­ca recha­za la ver­sión oficial.

Sprays de pimien­ta, puñe­ta­zos y pata­das for­man par­te de las esce­nas vio­len­tas del des­alo­jo lle­va­do a cabo por la poli­cía urba­na del Ayun­ta­mien­to de São Luís (MA), con el apo­yo de la Poli­cía Mili­tar, este miér­co­les 2 de noviem­bre por la maña­na y que ter­mi­nó con cua­tro per­so­nas detenidas.

El ope­ra­ti­vo se lle­vó a cabo en un lugar don­de viven 100 fami­lias en estruc­tu­ras pre­ca­rias mon­ta­das sobre pilo­tes bajo el puen­te José Sar­ney, más cono­ci­do como puen­te São Francisco.

Sin embar­go, el gobierno esta­tal, nie­ga que hubie­ra fami­lias vivien­do en el lugar al momen­to de la acción y afir­ma que ya habían sido regis­tra­dos y tras­la­da­dos vivien­das del pro­gra­ma Minha Casa Minha Vida, en sep­tiem­bre de este año.

Tam­bién según una nota del esta­do, la acción admi­nis­tra­ti­va fue una res­pues­ta a la ocu­pa­ción irre­gu­lar del sitio, que habría comen­za­do el mar­tes 1 y, por lo tan­to, no ten­dría fami­lias vivien­do en el sitio, sino un inten­to de ocu­pa­ción por par­te de fac­cio­nes criminales.

Por su par­te, en una visi­ta al sitio en la tar­de del miér­co­les 2, el defen­sor públi­co Jean Nunes denun­ción que, con­tra­ria­men­te a lo que se publi­ci­tó, hay muchas per­so­nas que viven allí, inclui­das muje­res emba­ra­za­das y niños, a quie­nes no se les die­ron alternativas.

“Había dos gamas de vivien­das. Una de las cho­zas que esta­ban en cons­truc­ción, la gen­te real­men­te se iba a vivir allí, pero hay apro­xi­ma­da­men­te 36 cho­zas que están exac­ta­men­te deba­jo del puen­te, don­de hay fami­lias, vivien­do en el sitio ”, explica.

A últi­ma hora de la tar­de, miem­bros del Núcleo de Dere­chos Huma­nos y Vivien­da de la Defen­so­ría esta­ban en el lugar. Foto: Dal­va Rego 

Inte­gran­te de la Comi­sión Esta­tal para la Pre­ven­ción de la Vio­len­cia en el Cam­po y en la Ciu­dad (COECV) y coor­di­na­dor de la Unión por la Vivien­da Popu­lar (UNMP), José Rai­mun­do Trin­da­de infor­ma que los órga­nos y movi­mien­tos de pre­ven­ción y media­ción de con­flic­tos no han sido noti­fi­ca­dos de la acción.

“Cuan­do somos lla­ma­dos, rea­li­za­mos un segui­mien­to. Noso­tros des­de la vivien­da, el per­so­nal de dere­chos huma­nos, nos arti­cu­la­mos para evi­tar que se pro­duz­ca el des­alo­jo y, de ser así, que no sea tan agre­si­vo con las fami­lias, por­que el des­alo­jo en sí ya es una agre­sión ”, expli­ca Trindade.

Se encon­tra­ron fami­lias vul­ne­ra­bles en el sitio en un total de 36 vivien­das pre­ca­rias. Foto: Dal­va Rego

Sobre el caso, la Defen­so­ría Públi­ca de Maranhão, a tra­vés del Cen­tro de Dere­chos Huma­nos y Vivien­da, infor­mó que actua­rá para que las polí­ti­cas públi­cas se arti­cu­len a favor de los resi­den­tes, vivien­da y ren­ta social, así como las res­pon­sa­bi­li­da­des por la for­ma en que ocu­rrió el desalojo.

“Este mode­lo de exclu­sión, no pue­de seguir. Patro­nes de des­alo­jo sin que las par­tes sean escu­cha­das, sin res­guar­dar los medios de media­ción, enten­de­mos que es un for­ma­to des­ac­tua­li­za­do, que vio­la dere­chos y gene­ra con­se­cuen­cias muy dañi­nas, como lo vimos hoy”, con­clu­yó el defen­sor Jean Nunes.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *