Argen­ti­na. Edu­ca­ción Sexual en tiem­pos de trans­for­ma­ción social: con­flic­tos, víncu­los y desafíos

Por Mari­na Toma­si­ni y María Este­ve, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de diciem­bre de 2020 

La Edu­ca­ción Sexual Inte­gral (ESI) ha sig­ni­fi­ca­do una de las peda­go­gías más poten­tes y trans­for­ma­do­ras en los últi­mos años, den­tro y fue­ra de la escue­la. Defen­di­da, com­ba­ti­da y con desa­fíos, la ESI tras­cen­dió el papel de la Ley y se vol­vió un cam­po para lle­nar de lucha. En esta nota, com­par­ti­mos algu­nas refle­xio­nes que sur­gen del tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción en escue­las de la Ciu­dad de Cór­do­ba, como ensa­yo para abrir deba­tes urgen­tes y ampliar sus horizontes.

En octu­bre de 2006, la san­ción de la Ley N° 26.150 esta­ble­ció el dere­cho a reci­bir edu­ca­ción sexual inte­gral en los esta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos públi­cos, de ges­tión esta­tal o pri­va­da en todo el país. No fue una ley ais­la­da, sino par­te de un con­jun­to de polí­ti­cas que bus­ca­ban ampliar dere­chos en mate­ria de géne­ro y sexua­li­dad. A par­tir de allí, se abre el desa­fío de resig­ni­fi­car­la, dispu­tar­la y lle­nar­la de con­te­ni­do en cada con­tex­to escolar.

Las luchas ideo­ló­gi­cas en torno a la ESI no son solo mar­cas del con­tex­to de su pro­duc­ción como tex­to nor­ma­ti­vo, sino que abren un cam­po de dispu­tas en las prác­ti­cas coti­dia­nas. Se tra­ta de pug­nas entre acto­res que luchan por la amplia­ción de dere­chos, den­tro o fue­ra del Esta­do, como los acti­vis­mos femi­nis­tas y LGTTTBIQ+, y los sec­to­res con­ser­va­do­res. Se pone en ten­sión una y otra vez: la rela­ción entre el Esta­do, las escue­las y las fami­lias; los lími­tes entre lo públi­co y lo pri­va­do; aque­llo que se dice sobre la sexua­li­dad, infan­cia y juven­tu­des; así como las retó­ri­cas y regu­la­cio­nes que pro­mue­ven mie­do, temo­res o páni­co sexual.

Escri­bi­mos las siguien­tes refle­xio­nes como Equi­po de Inves­ti­ga­ción del área Femi­nis­mos, Géne­ro y Sexua­li­da­des del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes de la Facul­tad de Filo­so­fía y Huma­ni­da­des (FFyH), de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Cór­do­ba (UNC), a par­tir del aná­li­sis del tra­ba­jo de cam­po rea­li­za­do en escue­las secun­da­rias de Cór­do­ba des­de el año 2012.

¿De qué edu­ca­ción sexual hablamos?

En el año 2018, des­pués del deba­te en el Con­gre­so, en las calles y en las aulas sobre la Ley de Inte­rrup­ción Volun­ta­ria del Emba­ra­zo (IVE), sec­to­res a favor y en con­tra pare­cían coin­ci­dir en la impor­tan­cia de la edu­ca­ción sexual. En ese con­tex­to, se pre­sen­ta una pro­pues­ta para modi­fi­car algu­nos de los artícu­los de la Ley de ESI: eli­mi­nar la posi­bi­li­dad de adap­tar con­te­ni­dos al idea­rio ins­ti­tu­cio­nal por par­te de cada comu­ni­dad edu­ca­ti­va; esta­ble­cer con­te­ni­dos lai­cos, cien­tí­fi­cos y actua­li­za­dos de acuer­do con las leyes san­cio­na­das con pos­te­rio­ri­dad al año 2006, así como su abor­da­je en espa­cios curri­cu­la­res espe­cí­fi­cos – talle­res sema­na­les o mate­rias de ESI-.

Fren­te a este esce­na­rio, en Cór­do­ba y en otros luga­res del país, se lan­zó la Cam­pa­ña con el hash­tag #Con­MisHi­jos­No­Te­Me­tas, eslo­gan acu­ña­do años ante­rio­res en Perú. Con la ins­ta­la­ción de este lema, se esti­mu­ló a las fami­lias a pre­sen­tar­se como obje­to­ras para que sus hijes sean reti­ra­des de cla­ses o acti­vi­da­des de edu­ca­ción sexual. Se plan­teó así una fuer­te opo­si­ción a lo que deno­mi­na­ron “ideo­lo­gía de géne­ro”, en defen­sa de un orden “natu­ral” ante la idea del géne­ro y la sexua­li­dad como cons­truc­cio­nes socia­les y cul­tu­ra­les. El acti­vis­mo de estos gru­pos tuvo una fuer­te pre­sen­cia en las redes socia­les y, par­ti­cu­lar­men­te, la vira­li­za­ción de audios en gru­pos de WhatsApp para alar­mar res­pec­to de lo que se hace en las escue­las bajo la deno­mi­na­ción de edu­ca­ción sexual, aso­cián­do­la con prác­ti­cas abusivas.

Al mis­mo tiem­po, los acti­vis­mos femi­nis­tas reac­ti­va­ron otros deba­tes, como ha seña­la­do la inves­ti­ga­do­ra Eleo­nor Faur, la deman­da de les estu­dian­tes por el dere­cho a la ESI cre­ció de mane­ra expo­nen­cial. Empe­za­ron a repli­car­se asam­bleas, sen­ta­das, toma de escue­las, se orga­ni­zan talle­res o char­las, cen­tros de estu­dian­tes exi­gien­do que se imple­men­te la ley o estu­dian­tes que con­tes­ta­ron las prue­bas del Ope­ra­ti­vo Apren­der soli­ci­tan­do la imple­men­ta­ción de la ESI.

En este con­tex­to, muches pro­fe­so­res rea­li­zan un tra­ba­jo de inci­den­cia en la vida dia­ria de sus escue­las. Como decía una docen­te: “A la ESI hay que mili­tar­la coti­dia­na­men­te”, para que su abor­da­je sea des­de una pers­pec­ti­va de géne­ro y dere­chos. Algo que intro­du­ce ris­pi­de­ces y males­ta­res entre pro­fes que “mili­tan” la ESI y docen­tes que se resis­ten por­que con­si­de­ran que no es asun­to de su mate­ria o por­que dicen no tener herra­mien­tas para abor­dar­la.
En el tra­ba­jo de cam­po, hemos obser­va­do que se sue­len mora­li­zar las posi­cio­nes docen­tes en un jue­go de impu­tacio­nes recí­pro­cas entre “con­ser­va­do­res”, “des­com­pro­me­ti­dos”, “exa­ge­ra­das”, “sus­cep­ti­bles”, con lo cual que­da el con­flic­to en un plano inter­per­so­nal y se resien­te la posi­bi­li­dad de un tra­ba­jo cola­bo­ra­ti­vo. A su vez, algu­nes docen­tes que tra­ba­jan la ESI sien­ten que enfren­tan crí­ti­cas rela­cio­na­das con las expec­ta­ti­vas des­me­di­das de que su labor “debe­ría solu­cio­nar todo” lo refe­ri­do a los con­flic­tos en las rela­cio­nes y víncu­los entre estudiantes.

A pesar de que toda­vía hay sec­to­res que se opo­nen a la ESI o ven en ella un peli­gro de adoc­tri­na­mien­to ideo­ló­gi­co, lo cier­to es que ha ido ganan­do mayor legi­ti­mi­dad. Aho­ra bien, el rela­ti­vo con­sen­so abre otro desa­fío: ¿de qué habla­mos cuan­do deci­mos ESI y qué hace­mos cuan­do tra­ba­ja­mos edu­ca­ción sexual?

estudiantes-colegios-aborto-legal2
(Ima­gen: Colec­ti­vo Manifiesto)

La solu­ción a todo es la ESI, pero… ¿cuál ESI?

Les docen­tes entien­den que la edu­ca­ción sexual inte­gral es algo más que un con­jun­to de con­te­ni­dos orien­ta­dos a la pre­ven­ción de emba­ra­zos e infec­cio­nes de trans­mi­sión sexual (ITS), y pre­ten­den que se cons­ti­tu­ya en una herra­mien­ta crí­ti­ca de las rela­cio­nes sexo-afec­ti­vas y de los dis­po­si­ti­vos que regu­lan los cuer­pos y la sexua­li­dad, y que se legitime.

“Hacer un tra­ba­jo de hor­mi­ga” es la fra­se que resu­me esta viven­cia. Se tra­ta de pen­sar en múl­ti­ples estra­te­gias para no gene­rar resis­ten­cias, lo cual es viven­cia­do como “tra­ba­jo duro”, “ago­ta­dor”, “pesa­do”, por­que, en muchos casos, supo­ne sopor­tar la hos­ti­li­dad de pares, de fami­lias o de auto­ri­da­des; en algu­nos casos, es vivi­do como tra­ba­jo soli­ta­rio; en otros, se per­ci­ben alian­zas entre docen­tes o entre docen­tes y estudiantes.

Una cues­tión pro­ble­má­ti­ca es la mayor imper­mea­bi­li­dad hacia las pers­pec­ti­vas crí­ti­cas de los sis­te­mas nor­ma­ti­vos de géne­ro y sexua­li­dad. Un pro­fe­sor de tea­tro iden­ti­fi­ca­ba cla­ra­men­te que hay un ima­gi­na­rio de neu­tra­li­dad en el tra­ta­mien­to de algu­nos temas y, cuan­do se cru­za el umbral de lo supues­ta­men­te neu­tro, “te impu­tan estar hacien­do un tra­ba­jo ideo­ló­gi­co”. Su ejem­plo era el siguien­te: cues­tio­nar la homo­fo­bia está bien, no resul­ta pro­ble­má­ti­co y pare­ce haber acuer­do en mani­fes­tar­se en con­tra de la vio­len­cia. Pero cuan­do cues­tio­nás la hete­ro­nor­ma –esa matriz que natu­ra­li­za la hete­ro­se­xua­li­dad como hori­zon­te desea­ble y cons­tru­ye como “lo otro” a cual­quier otra expre­sión de deseo- se entien­de como ideo­ló­gi­co, con una car­ga nega­ti­va, e ingre­sa en la cate­go­ría de un dis­cur­so problemático.

Des­de el equi­po de inves­ti­ga­ción, veni­mos obser­van­do lo que hemos lla­ma­do la con­fi­gu­ra­ción de una zona de con­fort de la ESI, como un lugar de como­di­dad y segu­ri­dad, que pre­vie­ne o deja poco mar­gen para la emer­gen­cia de inter­pe­la­cio­nes, dudas, cues­tio­na­mien­tos o polé­mi­cas. La como­di­dad pare­ce des­can­sar en gran medi­da sobre con­te­ni­dos que abor­dan “la bio­lo­gía de la sexua­li­dad” y dis­po­si­ti­vos áuli­cos más for­ma­les. En el ejer­ci­cio ruti­na­rio de la pro­pues­ta de ense­ñan­za como un libre­to áuli­co, que se repi­te en la dis­po­si­ción de los cuer­pos para el apren­di­za­je, en el diá­lo­go de pre­gun­tas y res­pues­tas “correc­tas”, o a tra­vés de la char­la de espe­cia­lis­tas, se va con­fi­gu­ran­do esa zona de confort.

La inclu­sión de cier­tos con­te­ni­dos –y la exclu­sión de otros – , jun­to con for­ma­tos de ense­ñan­za tra­di­cio­na­les, pue­de gene­rar una sen­sa­ción de segu­ri­dad fren­te a las pre­sio­nes y posi­bles con­tro­les sobre la tarea docen­te, que, en estos últi­mos años, se incre­men­ta­ron a par­tir de los movi­mien­tos con­ser­va­do­res. Estos enfo­ques, que apa­ren­tan neu­tra­li­dad y obje­ti­vi­dad, tra­tan como excep­cio­na­les a las sexua­li­da­des y cuer­pos diver­sos, y des­de ese carác­ter refuer­zan la norma.

Exis­ten ausen­cias his­tó­ri­cas en el currí­cu­lum esco­lar que han sido mar­ca­das por los movi­mien­tos femi­nis­tas, acti­vis­mos anti­rra­cis­tas y LGTTTBIQ+. La peda­go­ga bra­si­le­ra Gua­ci­ra López Lou­ro sos­tie­ne que las res­pues­tas a esa deman­da se tra­du­cen en acti­vi­da­des con­me­mo­ra­ti­vas, como el “día de”. Este tipo de ini­cia­ti­vas no per­tur­ban el cur­so de lo que se esta­ble­ce como lo “nor­mal”, sino que sim­ple­men­te rea­li­zan un corri­mien­to momen­tá­neo de la “nor­ma”, lo que ter­mi­na por refor­zar el sig­ni­fi­ca­do de lo dife­ren­te y extra­ño, aque­llo que está en el mar­gen. Esto cons­ti­tu­ye lo excep­cio­nal del acto peda­gó­gi­co, que bien pue­de ser una for­ma de con­des­cen­den­cia ante deman­das ins­ta­la­das por los acti­vis­mos en la agen­da social o por exi­gen­cias de la polí­ti­ca públi­ca, cuan­do no a inter­pe­la­cio­nes que vie­nen de estudiantes.

Las dis­tin­tas estra­te­gias que docen­tes y estu­dian­tes van ela­bo­ran­do para abor­dar temas de ESI no son inde­pen­dien­tes de los esti­los de ges­tión ins­ti­tu­cio­nal. Hemos obser­va­do y sis­te­ma­ti­za­do tres esti­los, que en la prác­ti­ca se pue­den dar de for­ma com­bi­na­da: la prohi­bi­ción de tra­ba­jar ESI o de hablar de algu­nos temas, o la “baja­da de línea”; la asun­ción del tra­ba­jo en ESI como par­te del pro­yec­to peda­gó­gi­co ins­ti­tu­cio­nal y el “dejar hacer”. Esta últi­ma for­ma sue­le deri­var en situa­cio­nes con­tro­ver­sia­les, ya que, si sur­gen pro­ble­mas, como recla­mos de par­te de xadres, les docen­tes pue­den que­dar sin res­pal­do ins­ti­tu­cio­nal. Una pro­fe­so­ra nos con­ta­ba que se sin­tió “entre­ga­da” por la escue­la ante fami­lias ofus­ca­das, al dar cuen­ta de una acti­vi­dad de edu­ca­ción sexual en un taller.

escuelas-clases-cordoba-cuarentena

El acer­ca­mien­to intergeneracional

Hay pro­fe­so­res que hablan de dere­chos, que usan len­gua­je inclu­si­vo en el aula o que con su esté­ti­ca irrum­pen en la esce­na esco­lar. Hay estu­dian­tes que con­ju­gan cues­tio­na­mien­tos muy varia­dos: el enfo­que con el que se tra­ba­ja en las aulas ale­ja­do de los linea­mien­tos de la ley de ESI, la imple­men­ta­ción solo en los últi­mos cur­sos, la super­fi­cia­li­dad con que se abor­dan cier­tos con­te­ni­dos o el carác­ter espo­rá­di­co de las actividades.

A veces, es posi­ble el encuen­tro entre estu­dian­tes y docen­tes en la escue­la a par­tir del reco­no­ci­mien­to mutuo como par­te de un espa­cio sim­bó­li­co com­par­ti­do. “Con­ver­tir­se en pro­fe refe­ren­te” impli­ca pasar a ser reco­no­ci­de como alguien con­fia­ble, que escu­cha y acom­pa­ña sin juz­gar ni cen­su­rar. Ese pro­fe dijo algo y ayu­dó a encon­trar un nom­bre a lo que era una expe­rien­cia silen­cia­da, impul­só el pedi­do de ayu­da ante un pro­ble­ma o trans­mi­tió con­fian­za para acer­car­se a che­quear la vera­ci­dad de una infor­ma­ción obte­ni­da en las redes.

Tam­bién, para les pro­fe­so­res, el impul­so acti­vis­ta de les estu­dian­tes es una fuer­za alia­da para el tra­ba­jo en ESI ante otres docen­tes o auto­ri­da­des que se resis­ten. Cuen­tan con el empu­je de les jóve­nes que deman­dan edu­ca­ción sexual al com­pás de sus expe­rien­cias y reali­da­des, inclu­yen­do la pers­pec­ti­va de géne­ro en la currí­cu­la o en las acti­vi­da­des peda­gó­gi­cas. Aun­que espe­ran que la escue­la tome estos temas, se vuel­ven pro­ta­go­nis­tas en la pro­mo­ción u orga­ni­za­ción de accio­nes. En muchas escue­las, se han orga­ni­za­do acti­vi­da­des con­jun­tas entre estu­dian­tes y docen­tes, como talle­res, char­las o asambleas.

En uno de los cole­gios que estu­dia­mos, se reali­zó una asam­blea de Muje­res, Les­bia­nas, Tra­ves­tis, Trans, No bina­ries el 8 de mar­zo de 2018, en oca­sión del Paro Inter­na­cio­nal, que dio lugar a la escri­tu­ra de una ponen­cia por par­te de docen­tes y alum­nas, que lue­go pre­sen­ta­ron en un con­gre­so. Sobre esta expe­rien­cia, las estu­dian­tes comen­ta­ban: “Fue una cons­truc­ción colec­ti­va, no fue como una acti­vi­dad que se baja­ba des­de arri­ba, des­de les docen­tes, se fue tra­ba­jan­do colec­ti­va­men­te, se fue arman­do y cons­tru­yen­do. Todo este tema de la ponen­cia, de la asam­blea, es algo que me re mar­có. Tan­to como per­so­nal como colec­ti­vo, como que di un paso más allá, que haya sido no de algo más jerár­qui­co, sino como pares. Me pare­ció bas­tan­te impor­tan­te y es algo que te ter­mi­na lle­nan­do el alma”.

ESI en tiem­pos de cla­ses virtuales

La pan­de­mia por COVID-19 ha irrum­pi­do en este esce­na­rio par­ti­ci­pa­ti­vo, aun­que no anu­ló las ini­cia­ti­vas de estu­dian­tes, tal como lo mues­tra la Encues­ta Nacio­nal vir­tual de la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes Secun­da­rios de Cór­do­ba diri­gi­da a estu­dian­tes del país para rea­li­zar un rele­va­mien­to que les per­mi­ta cono­cer la situa­ción de la ESI en pan­de­mia des­de las pro­pias voces juveniles.

Pen­sar el hoy y el futu­ro cer­cano de la ESI impli­ca (re)conocer si la situa­ción de con­fi­na­mien­to y ais­la­mien­to social intro­du­ce otras preo­cu­pa­cio­nes e intere­ses vin­cu­la­dos con la edu­ca­ción sexual. Nos pre­gun­ta­mos de qué modo este even­to irrum­pe en los esque­mas de per­cep­ción, pen­sa­mien­to y acción vin­cu­la­dos con los cuer­pos y la sexua­li­dad. Reco­no­ce­mos que esta­mos en un momen­to de inten­si­fi­ca­ción de la socia­bi­li­dad “sin los cin­co sen­ti­dos” a tra­vés de los medios vir­tua­les, cuyo acce­so es por demás des­igual. Este con­tex­to supo­ne tam­bién con­si­de­rar de qué modo ‑como lo indi­ca un infor­me recien­te del Obser­va­to­rio de ado­les­cen­tes y jóve­nes- el con­fi­na­mien­to en el núcleo fami­liar pue­de haber rigi­di­za­do lazos socia­les y/​o pro­fun­di­za­do vio­len­cias que que­dan silen­cia­das y cer­ca­das por el encierro.

Debe­re­mos inda­gar sobre los for­ma­tos edu­ca­ti­vos y el tra­ba­jo con los con­te­ni­dos a par­tir del ais­la­mien­to social, ya que supu­so, por ejem­plo, tomar deci­sio­nes res­pec­to a la prio­ri­za­ción de temas, pudien­do inci­dir en las ideas sobre lo ense­ña­ble y lo jerar­qui­za­do en el currí­cu­lum. En un con­tex­to de sus­pen­sión de la pre­sen­cia­li­dad en las escue­las, la inves­ti­ga­ción situa­da nos per­mi­te vol­ver a la escu­cha de les acto­res esco­la­res. Nos intere­sa com­pren­der cómo se recon­fi­gu­ra la ESI en este entra­ma­do ‑nue­vo en par­te- de redes, cla­ses vir­tua­les, video­lla­ma­das, inter­cam­bios con fami­lia­res y ami­gues, dón­de radi­can sus poten­cias y qué nue­vos espa­cios pue­den habitarse.

Escuela-itinerante-educacion-03
(Ima­gen: Colec­ti­vo Manifiesto)

Fuen­te: La Tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *