Pales­ti­na. Estu­dian­te pales­ti­na libe­ra­da de la cár­cel israe­lí narra las tor­tu­ras que sufrió

Resu­men Medio Orien­te, 1 de diciem­bre de 2020-.

duran­te unos 15 meses una estu­dian­te de 22 años fue encar­ce­la­da en una pri­sión de Israel don­de sufrió toda cla­se de tor­tu­ras por creer­lo miem­bro de un gru­po prohibido.

Mays Abu Ghosh, estu­dian­te de perio­dis­mo de 23 años, fue libe­ra­da de una pri­sión israe­lí don­de por 15 meses enfren­tó tor­tu­ras psi­co­ló­gi­cas y físi­cas duran­te el inte­rro­ga­to­rio de las fuer­zas israelíes.

Abu Ghosh, quien estu­dia­ba perio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad de Bir­zeit, fue arres­ta­da en agos­to de 2019 y fue acu­sa­da de ser miem­bro del Polo Estu­dian­til Pro­gre­sis­ta Demo­crá­ti­co, que está prohi­bi­do por las órde­nes mili­ta­res israe­líes, ade­más lo vin­cu­la­ron de par­ti­ci­par en acti­vi­da­des estu­dian­ti­les con­tra la ocu­pa­ción israelí.

Otro de los car­gos, en Israel, de Abu Ghash y que La Ver­dad Noti­cias cono­ció fue de haber­se comu­ni­ca­do con un enemi­go y par­ti­ci­par en una con­fe­ren­cia sobre el dere­cho al retorno de los pales­ti­nos y de con­tri­buir a una agen­cia de noti­cias supues­ta­men­te afi­lia­da a Hezbolá.

Mays Abu Ghosh, de 23 años estu­dian­te y acti­vis­ta pales­ti­na fue libe­ra­da hoy des­pués de pasar 15 meses en las cár­ce­les israe­líes. Fue arres­ta­da en agos­to de 2019 por su acti­vis­mo polí­ti­co en la universidad.

Abu Ghosh fue mul­ta­da con 2.000 she­kels (600 dóla­res) y libe­ra­do de la pri­sión de Damon en el pues­to de con­trol de Jala­meh, al nor­te de la ciu­dad de Jenin, Cis­jor­da­nia ocu­pa­da ile­gal­men­te, don­de la reci­bie­ron su fami­lia y amigos.

Varios gru­pos de dere­chos huma­nos dije­ron que Abu Ghosh les con­tó sobre la tor­tu­ra físi­ca y psi­co­ló­gi­ca que sufrió duran­te más de un mes en el famo­so cen­tro de inte­rro­ga­to­rios de Mas­ko­bi­yeh en Jerusalén.

Los gru­pos agre­ga­ron que la obli­ga­ron a adop­tar varias posi­cio­nes de estrés duran­te lar­gas horas y la ame­na­za­ron con vol­ver a casa para­li­za­da o men­tal­men­te rota. Tam­bién se vio obli­ga­da a escu­char los gri­tos y llan­tos de otros pri­sio­ne­ros some­ti­dos a inte­rro­ga­to­rios, y se enfren­tó a repe­ti­das bofe­ta­das en la cara cuan­do los sol­da­dos israe­líes le gri­ta­ban obscenidades.

«Quie­ro con­tar­les a todos lo que pasó con­mi­go duran­te el perío­do de inte­rro­ga­to­rio y tor­tu­ra», dijo Abu Ghosh a Al Jazee­ra un día des­pués de que fue libe­ra­da. «No como algo que me haya suce­di­do, sino para que cual­quier pales­tino sepa qué espe­rar cuan­do Israel los arreste».

Tras 15 meses encar­ce­la­da Mays Abu Ghosh se reen­cuen­tra con su familia.

Esta prác­ti­ca de acu­sar a estu­dian­tes demues­tra la cri­mi­na­li­za­ción de los dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les por par­te de las auto­ri­da­des de ocu­pa­ción a tra­vés de órde­nes mili­ta­res. Mien­tras que Abu Ghosh agre­gó que el men­sa­je que trans­mi­te de otras pri­sio­ne­ras es de «uni­dad nacional».

Israel vio­len­to, Abu Gosh sufrió de todo

En agos­to de 2019, la casa de Abu Gosh fue alla­na­da al ama­ne­cer por las fuer­zas israe­líes acom­pa­ña­das de perros mili­ta­res. La lle­va­ron a una habi­ta­ción sepa­ra­da y le orde­na­ron que encen­die­ra su compu­tado­ra por­tá­til y su telé­fono. Tras su nega­ti­va, le ven­da­ron los ojos, la espo­sa­ron y la arrestaron.

Un mes des­pués, su her­mano Sulei­man, de 17 años, fue arres­ta­do para pre­sio­nar a Abu Ghosh para que con­fe­sa­ra. Cum­plió cua­tro meses bajo deten­ción admi­nis­tra­ti­va, encar­ce­la­do por Israel sin car­gos ni jui­cio. Sus padres tam­bién fue­ron con­vo­ca­dos para interrogarlos.

Unas 40 muje­res pales­ti­nas están encar­ce­la­das por Israel. La pobla­ción car­ce­la­ria total ascien­de actual­men­te a 4.500, inclui­dos 170 meno­res y 370 dete­ni­dos administrativos.

En la pri­sión de Damon, sie­te pre­sos han toma­do cur­sos uni­ver­si­ta­rios, pero una reda­da en sus cel­das por par­te del Ser­vi­cio Peni­ten­cia­rio de Israel la sema­na pasa­da resul­tó en la con­fis­ca­ción de sus libros.

Des­pués de su libe­ra­ción, Abu Ghosh dijo que quie­re ter­mi­nar sus estu­dios y con­ti­nuar con su for­ma­ción en medios. «Las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias ame­na­za­ron con ais­lar a los pre­sos que con­ti­núen sus estu­dios», dijo Abu Ghosh.

Fuen­te: PALES​TI​NA​LI​BRE​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *