Nación Mapu­che. La his­to­ria de Isa­bel Catri­man. El con­flic­to terri­to­rial en Lagu­na Lar­ga, Pro­vin­cia de Chubut

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de diciem­bre de 2020

En estos meses de cua­ren­te­na nacio­nal, lle­ga­ron al terri­to­rio de Isa­bel Catri­man, unos seño­res lla­ma­dos Ale­jan­dro Sama­me y Nahuel Serra dicien­do que ese cam­po les per­te­ne­cía por­que habrían com­pra­do los dere­chos de pose­sión a Luciano Free­man, hijo del falle­ci­do Lucio Free­man.

Des­de el mes de mar­zo, Isa­bel y su fami­lia están denun­cian­do alla­na­mien­tos de la poli­cía, pre­po­ten­cia de los supues­tos com­pra­do­res y tra­tos vio­len­tos de quie­nes que­da­ron en el cam­po como “cui­da­do­res” de sus intere­ses. Sin embar­go, estos hechos no se hicie­ron públi­cos has­ta que la Lof Pai­la­ko emi­tió un comu­ni­ca­do difun­dien­do lo suce­di­do los pri­me­ros días de mayo de 2020.

URGENTE, FUTALAUFKEN MEW- LOF PAILAKO 6/​5/​20 Mari Mari pu peñi, pu lam­gen ka pu wenuy, se nece­si­ta difu­sión y apo­yo de nues­tra gen­te. La papay Isa­bel Catri­man (78), está en estos momen­tos sien­do hos­ti­ga­da, insul­ta­da y ame­na­za­da para que aban­do­ne sus tie­rras, por mato­nes que lle­ga­ron el día de ayer en 4 camio­ne­tas y una casi­lla, ingre­sa­ron por la por­ta­da del Par­que los Aler­ces sien­do que rige la cua­ren­te­na decre­ta­da por el Esta­do. Estos sin­ver­güen­zas dicen haber com­pra­do esas tie­rras cer­ca­nas a las Lagu­nas Lar­ga y Mar­ti­llo. Des­de febre­ro Ale­jan­dro Sama­me (hijo de un fis­cal) y Nahuel Serra vie­nen ame­na­zan­do y hos­ti­gan­do a la Lof. Ni gen­dar­me­ría ni la poli­cía toman la denun­cia, todo lo con­tra­rio les están impi­dien­do lle­gar al terri­to­rio. En estos momen­tos se sabe que cam­bia­ron los can­da­dos de las tran­que­ras y quie­ren des­alo­jar a la papay Isa­bel y su sobrino. Pedi­mos en lo posi­ble acer­car­se y difun­dir. MARICHIWEW!!

Fui­mos has­ta la casa de Isa­bel –ubi­ca­da en tie­rras fis­ca­les, lin­de­ras al Par­que Nacio­nal Los Aler­ces, a pocos de kiló­me­tros de Esquel– para escu­char su his­to­ria. En los siguien­tes párra­fos tra­ta­mos de plas­mar los acon­te­ci­mien­tos, las cone­xio­nes entre hechos, los sen­ti­dos y los énfa­sis que Isa­bel fue entra­man­do en una con­ver­sa­ción de cua­tro horas con nosotras.

La his­to­ria de vida de Isa­bel Catri­man: “Ten­go todos los recuerdos”

Isa­bel Catri­man res­guar­da en ngtram (rela­tos ver­da­de­ros) y expe­rien­cias pro­pias las memo­rias de los Pue­blo Mapu­che y Tehuel­che trans­mi­ti­das en el seno de su fami­lia. Esta his­to­ria, ancla­da en el terri­to­rio mapu­che, ini­cia hace muchos años atrás cuan­do sus ante­pa­sa­dos defen­die­ron el terri­to­rio fren­te a la inva­sión de los ejér­ci­tos esta­ta­les. Estos recuer­dos son los que hacían llo­rar a su abue­la cuan­do con­ver­sa­ba con otras ancia­nas y los que hoy Isa­bel nom­bra como “his­to­rias tris­tes” (sobre estas nos deten­dre­mos en un pró­xi­mo trabajo). 

Remon­té­mo­nos solo unos cien años atrás en la zona de Lan­gui­neo, actual­men­te pro­vin­cia de Chu­but. Allí, y sien­do muy jóve­nes, Car­me­la Leu­fu­man (hija de Juan Leu­fu­man y Jacin­ta Cayu­lef) y Deme­cio Catri­man (hijo de Manuel Catri­man y Mer­ce­des Coli­pan) se casa­ron. Al poco tiem­po se vie­ron obli­ga­dos a migrar a la loca­li­dad de Esquel, jun­to a Mer­ce­des, la mamá de Demecio.

Se ins­ta­la­ron en una cha­cra en “el are­nal” en el Barrio Bue­nos Aires, don­de tenían sus ani­ma­les. Car­me­la y Deme­cio tuvie­ron cua­tro hijos, uno de ellos Isa­bel Catri­man. Isa­bel nació en Esquel en el año 1941 y, cuan­do sus padres se sepa­ra­ron, vivió jun­to con su madre y su abue­la pater­na en aque­lla ciu­dad. Apren­dió a hilar y tejer en telar des­de muy chi­ca, a uti­li­zar lawen (medi­ci­na mapu­che) para curar­se y a rea­li­zar cere­mo­nias. Su abue­la Mer­ce­des levan­ta­ba estas cere­mo­nias para que ella, sus her­ma­nos y fami­lia­res estu­vie­ran bien. Así recuer­da Isa­bel su infan­cia y las prác­ti­cas y cono­ci­mien­tos here­da­dos de su madre y abue­la paterna: 

Ten­go todos los recuer­dos (…) Viví mi infan­cia con mi madre ayu­dán­do­la con los hila­dos. Así nos crió mi mamá. Ella se sepa­ró de mi papá. Pasa­mos mil y una. Me fal­tó pasar por la ore­ja de la agu­ja. Ella es la que nos ense­ñó. Siem­pre hacia roga­ti­vas para noso­tros, para que siem­pre ande­mos bien. Que cuan­do ande­mos solos, Futa­chao nos levan­ta­ra el espí­ri­tu. Yo soy mapu­che tehuel­che. Mi mamá era tehuel­che, Leu­fu­man, y mi papá mapu­che. Sé hablar algu­nas pala­bras en len­gua, le entien­do, pero res­pon­der no pue­do. Mi mamá sí, pero no me ense­ñó. Cuan­do se jun­ta­ba con algu­na ancia­na no me deja­ba estar, me decía ‘anda afue­ra’. Y yo escu­cha­ba por­que me gus­ta­ba. Mi mamá can­ta­ba tayil, tan boni­to. Can­ta­ba en la casa, en la caña (rewe). Mi abue­la nos saca­ba en el mes de agos­to, me ves­tía de una polle­ra azul, y con mi mamá salía­mos. Con mi her­mano y mi papá tam­bién. Me lle­va­ba de la mano a la caña, antes de que sal­ga el sol. Y mi abue­la tay­lia­ba y mi mamá a veces se lar­ga­ba a llo­rar. Qué diría mi abue­la!? Era tan triste…

(e.p I.C., mayo 2020).

Isa­bel Catri­man tie­ne 79 años y vive des­de hace vein­te años en Lote 5, Lagu­na “El Mar­ti­llo”, zona Lagu­na Lar­ga, en las cer­ca­nías del Par­que Nacio­nal los Aler­ces. Allí lle­gó en el año 2000, jun­to con su difun­to hijo Hipó­li­to Ernes­to Colihue­que y su pri­mo Gre­go­rio Cayu­lef, cuan­do Lucio Free­man le otor­gó un per­mi­so de pala­bra para que se asien­te en aque­llas tie­rras fis­ca­les que él tam­bién ocupaba.

Cuan­do yo vine dije ‘esto es para mí’. Andar a caba­llo, toda­vía para la edad que ten­go ando a caba­llo. Re con­ten­ta, era todo para mí, y don Lucio re con­ten­to tam­bién. Muy contento 

(e.p I.C., mayo 2020).

Lucio Free­man e Isa­bel Catri­man se cono­cie­ron de muy jóve­nes en la loca­li­dad de Esquel. Free­man era leche­ro y anti­gua­men­te le encar­ga­ba teji­dos a la mamá de Isa­bel. Según lo recuer­da ella, él “era un hom­bre muy sen­ci­llo, que hacía vida de campo”: 

Don Lucio lle­ga­ba a la casa y com­pra­ba teji­dos, des­pués cono­ció a mi hijo y a mi hija y enton­ces depo­si­tó con­fian­za en mí. Y me dice ‘Anda­te para allá y esta­te tran­qui­la en el cam­po, hacé quin­ta que te gusta’ 

(e.p I.C., mayo 2020).

De esta mane­ra, Isa­bel y su fami­lia lle­ga­ron al cam­po en el que viven des­de hace ya vein­te años. 

Foto­gra­fía, gru­po Gemas, mayo 2020.

La lle­ga­da al terri­to­rio de Lagu­na Lar­ga: “Hici­mos un trato”

En el año 2000, Lucio Free­man e Isa­bel Catri­man hicie­ron un acuer­do de pala­bra: ella y su fami­lia vivi­rían en este terri­to­rio. La con­vi­ven­cia se fue basan­do en dife­ren­tes acuer­dos a tra­vés del tiem­po. Duran­te los pri­me­ros años, tro­ca­ron el tala­je de ani­ma­les –la fami­lia de Isa­bel era la úni­ca que pas­ta­ba ani­ma­les en el lugar– por la pro­vi­sión de leña –que los Catri­man Colihue­que jun­ta­ban por la zona. Unos años des­pués, los cui­da­dos mutuos entre Lucio Free­man y la fami­lia de Isa­bel se fue­ron hacien­do cada vez más informales:

Don Lucio me había traí­do a mi hijo y a mí, me tra­jo de Esquel me dice ‘yo ten­go un cam­po, lle­va a tu hijo, com­pra ani­ma­li­tos, que yo no ten­go ani­ma­les, que va a ser para vos algún día el cam­po’. Así nos tra­jo para acá con mi hijo y mi pri­mo, para que ellos cor­ta­ran leña y arre­gla­ran el alam­bre y pusié­ra­mos ani­ma­les para que yo tuvie­ra ani­ma­les para sacar­le la lana a las ove­jas, para que haga mis teji­dos. Noso­tros no fui­mos emplea­dos de él, por­que él me tra­jo y con la leña que cor­ta­ba­mos le paga­mos el tala­je para tener nues­tros animales

(entre­vis­ta a Isa­bel Catri­man en Radio Nacio­nal de Esquel, mayo 2020).

Cuan­do lle­ga­ron al terri­to­rio, se ins­ta­la­ron en un gal­pón que Free­man les pres­tó. Lue­go, y a tra­vés de un nue­vo tra­to (en este caso el true­que de teji­dos por made­ra), fue­ron cons­tru­yen­do la casa de made­ra en la que viven actualmente. 

Hici­mos un tra­to: ‘hace­me teji­dos y yo te ven­do la made­ra’, me dijo. Cuan­do lle­ga­mos, él (Lucio Free­man) tenía su casi­ta allá y había un gal­pón que esta­ba que se caía, ahí estu­vi­mos con mi hijo, ese gal­pón nos pasó a noso­tros, ahí dor­mía­mos, ahí tenía­mos una estu­fa y todo. Mi hijo cor­ta­ba leña y le paga­ba el tala­je por leña. Él arre­gló el alam­bre, todo. Arre­gla­ba con don Lucio

(e.p I.C., mayo 2020).

Duran­te estas dos déca­das, Isa­bel y su fami­lia fue­ron diver­si­fi­can­do su pro­duc­ción y sus tra­ba­jos. No solo fue­ron de a poco aumen­tan­do su hacien­da –lo que les per­mi­tió tra­mi­tar su pro­pia mar­ca y señal– sino que tam­bién cons­tru­ye­ron un corral, arma­ron la quin­ta e hicie­ron las “mejo­ras” nece­sa­rias para habi­tar en el campo: 

Así lle­gué yo aca. Vein­te años va hacer. Lle­gué con mi hijo y mi pri­mo. Esto lo alam­bró todo mi hijo para que no entren los ani­ma­les, por­que ence­rra­mos allí y ahí tene­mos para tra­ba­jar. Los ani­ma­les andan arri­ba, suel­tos. Enton­ces se man­tie­ne ese mallín lin­do, con el pas­ti­to. Aquí ten­go la quin­ta, y los perros los tene­mos ata­dos para que no anden en la quinta

(e.p I.C., mayo 2020).

El “acuer­do de pala­bra” que men­cio­na Isa­bel es una prác­ti­ca ins­ti­tu­cio­na­li­za­da y de mucho valor en el Pue­blo Mapu­che y Tehuel­che. La pala­bra pro­nun­cia­da en el mar­co de un acuer­do es prue­ba sufi­cien­te para vali­dar­lo como un con­tra­to inque­bran­ta­ble. Por eso, para Isa­bel, no hay lugar a la duda de que ese terri­to­rio le per­te­ne­ce, así como tam­po­co de su dere­cho de pose­sión: “Él me decía, ‘el día que yo des­can­se, esto va a ser para vos’. Si yo hubie­ra sido otra, le digo fír­ma­me acá, pero no”.

Cuan­do Lucio Free­man iba a pasar un tiem­po en el cam­po, se que­da­ba en una casa que tenía a cier­ta dis­tan­cia del lugar don­de tenían su casa los Catri­man Colihue­que. Al res­pec­to, Glo­ria (la hija de Isa­bel) sub­ra­ya que los que esta­ban coti­dia­na­men­te en el terri­to­rio eran Isa­bel, Gre­go­rio e Hipólito.

Lucio nun­ca vivió en el cam­po. El iba unas sema­nas, a veces iba. El vivía en la cha­cra acá (en Esquel) Cer­ca del Prin­ci­pio, en la entra­da a Esquel (…) Ahí tenía sus animales

(e.p G.C., mayo 2020).

Los víncu­los entre los pobla­do­res que com­par­tían el lote se fue­ron hacien­do cada vez más afec­ti­vos (“era un víncu­lo de amis­tad” dice Glo­ria). La con­fian­za gana­da a tra­vés del tiem­po, las reci­pro­ci­da­des mutuas, la cer­ca­nía de habi­tar en un mis­mo espa­cio terri­to­rial, y algu­nos hechos tris­tes de sus vidas (el falle­ci­mien­to de Hipó­li­to y la enfer­me­dad que pade­ció Free­man) hicie­ron que Isa­bel y Lucio fue­ran for­jan­do una rela­ción de mucho cari­ño y un tra­to como parientes: 

Cuan­do falle­ció mi hijo aquí –le dio un infar­to – , que­dé con Lucio. Hacé de cuen­ta que era un fami­liar para mí. Salía­mos los dos de a pie a reco­rrer, a ver a mis ani­ma­les. A mí me cono­ció de muy joven, yo toda­vía no me casa­ba cuan­do lo cono­cí a Lucio. Des­pués el pobre vie­ji­to se enfer­mó. Y él venía acá, se acos­ta­ba ahí y le ponía las gotas en la vis­ta, todo. Yo lo aten­día, lo cuidaba

(e.p I.C., mayo 2020).

Hipó­li­to y Gre­go­rio a caba­llo. Foto­gra­fía con­ce­di­da por la fami­lia Catri­man Colihueque.

Ances­tra­li­dad y terri­to­rio: “te levan­ta el espíritu” 

El lugar que habi­tan des­de hace vein­te años es un terri­to­rio de apro­xi­ma­da­men­te 844 hec­tá­reas que se dis­tri­bu­ye entre zonas bos­co­sas, agua­das y malli­nes. Los Catri­man Colihue­que orga­ni­za­ron el terri­to­rio sepa­ran­do a tra­vés de alam­bra­dos inter­nos un espa­cio de malli­nes, pro­te­gi­do del paso de ani­ma­les, para hacer huer­ta y tener un galli­ne­ro, mien­tras las zonas más altas del terri­to­rio que­da­ron como cam­po abier­to de pas­to­reo de vacas, ove­jas y caba­llos. Glo­ria acla­ra ade­más que, al día de la fecha, tie­nen toda la docu­men­ta­ción en regla en lo que res­pec­ta a la admi­nis­tra­ción de los animales. 

En la actua­li­dad, Isa­bel tam­bién vive del recur­so eco­nó­mi­co de la ven­ta de la lana de sus ani­ma­les y espe­cial­men­te del hila­do y teji­do, ofi­cio tra­di­cio­nal que apren­dió y here­dó de su madre. Muchos de estos encar­gos son por par­te de los veci­nos del lugar con quie­nes siem­pre ha teni­do una bue­na relación:

Ven­do mis teji­dos. Por ejem­plo, acá a Juan Anto­nio le hice vein­te pele­las que me encar­gó para los caba­llos. Armo el telar con palos como me ense­ñó mi mamá que vivía de hacer eso. Yo hago así y ven­do par­ti­cu­lar. Este hom­bre me encar­go y me había encar­ga­do más, pero con esto que pasó (la cua­ren­te­na) no pude hacer nada

(e.p I.C., mayo 2020).

Isa­bel y su fami­lia tie­nen un gran res­pe­to y ape­go por el terri­to­rio que se evi­den­cia en sus rela­tos sobre los usos y rela­cio­nes coti­dia­nas con el lugar. Isa­bel here­dó el cono­ci­mien­to de su madre y de su abue­la acer­ca de cómo rela­cio­nar­se con el terri­to­rio y cómo ir for­jan­do una rela­ción de afec­to y cui­da­do mutuo con las fuer­zas que habi­tan allí. Ella tie­ne mucho cono­ci­mien­to acer­ca de cuá­les son los lawen de su terri­to­riolos luga­res don­de cre­cen, las for­mas de sacar­los de su lugar (pidien­do per­mi­so y agra­de­cien­do) y sus usos terapéuticos. 

Acá hay mucho lawen, arri­ba, sí! Hay ñan­co nahuel, piu­ke nahuel, para­me­la, hay mucho! Los uso para las enfer­me­da­des. El ñan­co nahuel hay que pre­pa­rar­lo con raíz de nal­ca y tomar­lo sie­te días, si te hace bien, nota uno que le hace bien, dejas des­can­sar has­ta que se cura. Hay mucho lawen

(e.p I.C., mayo 2020).

Mien­tras nos seña­la su huer­ta, men­cio­na que estos cono­ci­mien­tos de su mamá y de su abue­la le per­mi­tie­ron vivir de for­ma autó­no­ma en su terri­to­rio: “Es muy impor­tan­te para mí vivir acá. Por­que yo bus­co los lawen, ten­go mis ani­ma­les y pue­do hacer mis teji­dos. Ten­go un lugar para hacer rogativas”.

En esta foto esta Hipó­li­to Ernes­to Colihue­que tra­ba­jan­do en una mar­ca­ción de ter­ne­ros en el cam­po. Foto con­ce­di­da por la fami­lia Catri­man Colihueque.

Para Isa­bel, estas rela­cio­nes se estre­chan y pro­fun­di­zan al levan­tar cere­mo­nias, las que rea­li­za como le ense­ñó su abue­la. Al lle­gar al cam­po, iden­ti­fi­có el lugar don­de debía estar el rewe (lugar sagra­do y cere­mo­nial) de su fami­lia y, des­de enton­ces, las cere­mo­nias fue­ron par­te de su vida coti­dia­na en el lugar. 

Don­de está la caña, ahí hago la roga­ti­va. En la madru­ga­da se hace. A veces vie­nen otros mapu­che, otros her­ma­nos de otros lados. En cuan­to nece­si­to, o antes igual, para no estar amar­ga­da, hago mis roga­ti­vas. Siem­pre le pido a futa­chao andar bien de salud. Esté como esté, esté nevan­do, no impor­ta, se abri­ga bien y hay que salir. Y como que levan­ta el espí­ri­tu. Te cam­bia todo. Te da más fuer­za, más for­ta­le­za. No te due­le los hue­sos, te saca todo. Pero hay que pedir

(e.p I.C., mayo 2020).

No obs­tan­te, tan­to la rela­cio­na­li­dad con su entorno –de la que depen­de la salud y el bien­es­tar de la fami­lia Catri­man Colihue­que– como la auto-sub­sis­ten­cia eco­nó­mi­ca están sien­do ame­na­za­das por el hos­ti­ga­mien­to que hoy están sufriendo: 

Aho­ra no estoy tran­qui­la, a las tres de la maña­na me levan­to. Nun­ca andu­ve mal con los veci­nos, ellos saben que yo siem­pre estu­ve acá. Pero aho­ra ando mal por­que están estos… Me pone mal. Vis­te que andan con prepotencia 

(e.p I.C., mayo 2020).

El ini­cio del con­flic­to: “nos ence­rra­ron en nues­tro pro­pio campo”

Unos meses atrás, Isa­bel pasa­ba sus días cui­dan­do de sus ove­jas, tra­ba­jan­do en la quin­ta e hilan­do y tejien­do en el telar. Según nos con­tó, esta situa­ción cam­bió por com­ple­to en febre­ro del año 2020, cuan­do Luciano Free­man –hijo de Lucio Free­man– le infor­ma a Isa­bel que tie­ne posi­bles com­pra­do­res para el cam­po, y que es muy impor­tan­te que ella fir­me unos pape­les. Ante esta impo­si­ción repen­ti­na, Isa­bel se resis­tió a fir­mar el escri­to, sabien­do que ella era par­te de ese terri­to­rio y que nadie tenía dere­chos para sacar­la de allí. 

La bús­que­da pre­po­ten­te y ansio­sa de la fir­ma de un pobla­dor o pobla­do­ra mapu­che his­tó­ri­ca­men­te ha sido emer­gen­te de un enga­ño, y del inten­to de con­ver­tir esa tra­mo­ya en docu­men­to. Por lo tan­to, Isa­bel des­con­fió. Glo­ria Colihue­que, la hija de Isa­bel, deta­lla con exac­ti­tud la cons­truc­ción de esa far­sa y el enga­ño que esta­ban que­rien­do documentar. 

Al rato me lla­ma Luciano Free­man y me dice que ten­go que ir yo a ver al abo­ga­do de él. Yo le digo que no ten­go nada que hablar con ese abo­ga­do. La cosa es que lo que que­rían que fir­me era un acuer­do para decir que ella tenía un año para irse, pero esta­ba fecha­do en febre­ro de 2019 y has­ta febre­ro de 2020. Ella si fir­ma­ba ya tenía que estar salien­do. Por eso esta­ban apu­ra­dos para que fir­me. Le que­rían hacer pasar como un acuer­do labo­ral. No corres­pon­de eso. Ade­más le ponían apro­xi­ma­da­men­te 15 años de “un víncu­lo de espe­cie”, algo así. No le ponían 20. Por­que son 20 años que mi fami­lia está ahí. Está la cons­tan­cia de SENASA que hace 20 años están en ese lugar, yo ten­go la ori­gi­nal. Ade­más hay veci­nos para comprobar

(e.p G.C., mayo 2020).

El 6 de mar­zo, Luciano Free­man vuel­ve a la casa de Isa­bel, pero esta vez con mayor pre­po­ten­cia y con amenazas:

Ellos dicen que com­pra­ron, pero es tie­rra fis­cal, dicen que com­pra­ron al hijo de Lucio Free­man (…) Yo esta­ba lim­pian­do mi quin­ta, esta­ba hecha una mona, esta­ba cose­chan­do todas mis ver­du­ras. Y Free­man, Luciano Free­man, que es el hijo de don Lucio lle­gó y me dice: ‘Buen día’, me dice Luciano, ‘hoy es el últi­mo día, dice, que veni­mos acá, tra­ji­mos una escri­ba­na y tie­ne que fir­mar a ver si pode­mos lle­gar a un acuerdo’

(e.p I.C., mayo 2020).

Al día siguien­te, el 7 de mar­zo, Glo­ria inten­ta hacer la denun­cia de los hechos en la comi­sa­ría sin nin­gún éxito.

Yo me había ente­ra­do que iba a pasar, yo hice la denun­cia y no me la toma­ron. Nun­ca se inves­ti­gó. A par­tir del 7 de mar­zo empe­cé a hacer denun­cias. El 6 de mar­zo fue esta gen­te allá a ame­na­zar a mi madre para que fir­me el papel. Y bueno, mi mamá se puso mal, se le subió la pre­sión. Yo esta­ba tra­ba­jan­do en Esquel y ella me avi­so. Fui a la comi­sa­ría 1era y me dicen que no tenían juris­dic­ción para ir has­ta allá, sola­men­te has­ta el puen­te rojo. Tie­ne que ir a Tre­ve­lin. Fui a Tre­ve­lin, en Tre­ve­lin me dicen que no, noso­tros tene­mos sola­men­te has­ta la villa. Lle­ga­mos a la villa

(e.p G.C., mayo 2020).

Según le han comen­ta­do a Isa­bel, los supues­tos nue­vos com­pra­do­res tie­nen como pro­yec­to rea­li­zar una explo­ta­ción de los recur­sos natu­ra­les en este lote lin­de­ro con el Par­que Nacio­nal Los Aler­ces, lo que trans­for­ma­ría por com­ple­to la vida que allí se desa­rro­lla, inclu­so la de los inte­gran­tes de la familia. 

Sen­ta­das en su coci­na espe­rá­ba­mos que estu­vie­ra lis­ta el agua para el mate, cuan­do ella nos empie­za a con­tar “esta his­to­ria que la tie­ne tan angus­tia­da”. Se acer­ca al alma­na­que col­ga­do en la pared, lo des­cuel­ga y nos seña­la la fecha del 5 de mayo del 2020. Ese día, Facun­do Serra (hijo de un empre­sa­rio de Esquel) y Ale­jan­dro Sama­me (vice­pre­si­den­te de la Socie­dad Rural Esquel) se pre­sen­ta­ron en su casa, jun­to con un escri­bano, para avi­sar­le a Isa­bel que eran “los nue­vos due­ños del cam­po” y para dejar cua­tro emplea­dos vigi­lan­do el lugar. Des­de ese momen­to, el deve­nir habi­tual en el terri­to­rio se vió pro­fun­da­men­te alte­ra­do por el empe­ño de estos suje­tos en que­bran­tar la deter­mi­na­ción de Isa­bel y Gre­go­rio de per­ma­ne­cer en el lugar. Isa­bel denun­cia que sufre dife­ren­tes hos­ti­ga­cio­nes de par­te de esos emplea­dos. Luciano Free­man, en com­pli­ci­dad con Serra y Sama­me, com­par­tían el mis­mo inte­rés: la fir­ma de Isa­bel y de su pri­mo cedien­do sus derechos. 

La reite­ra­ción de estos even­tos afec­tó tam­bién la salud de Isa­bel. Si bien ha enfren­ta­do con gran valen­tía cada una de las pre­po­ten­cias de esos suje­tos, en el trans­cu­rrir dia­rio en la sole­dad de su casa, se sue­le ver envuel­ta por el mie­do a “per­der todo lo que tie­ne”: “Me subió la pre­sión. Mi pri­mo se levan­tó y le dije estoy marea­da. Por­que me sube la pre­sión y empie­zo a tem­blar y no hay caso, y me pon­go furiosa”.

Esa fecha en el alma­na­que seña­la el día en el cual “que­da­ron ence­rra­dos en su pro­pio cam­po”. En el con­tex­to de ple­na cua­ren­te­na por la pan­de­mia de coro­na­vi­rus, esos hom­bres ingre­sa­ron al terri­to­rio, ins­ta­la­ron una casi­lla muy cer­ca de la casa de Isa­bel y deja­ron allí cua­tro emplea­dos con el pro­pó­si­to de hos­ti­gar y agre­dir a la familia: 

Hay dos de ellos que tra­ba­jan y otros dos que están vigi­lan­do. Están hacien­do la pla­tea para agre­gar a la casa don­de esta­ba Lucio. En una oca­sión le dije­ron a Gre­go­rio ‘todo lo que entra ten­go que atajarlo’ 

(e.p I.C., mayo 2020).

La fami­lia Catri­man Colihue­que solía cerrar las tran­que­ras de su terri­to­rio con can­da­do con el fin de que los ani­ma­les no se esca­pa­ran y no pisa­ran las zonas de mallín, de lawen y de siem­bra. En los últi­mos días, quie­nes dicen ser los nue­vos pro­pie­ta­rios no sólo cor­ta­ron los can­da­dos anti­guos, sino que ade­más pusie­ron nue­vas cade­nas y can­da­dos, dejan­do sin lla­ve y sin trán­si­to a la fami­lia Catri­man Colihueque.

Me dicen ‘seño­ra noso­tros somos los due­ños de acá y usted no tie­ne por qué poner can­da­do, no tie­ne por qué poner can­da­do’. Me dicen ‘yo cor­te el can­da­do por­que yo puse mis can­da­dos, usted no tie­ne nada que ver acá’. Me dolió tan­to esto que empe­cé a rene­gar y me dicen ‘baja el tono y calla­te la boca’. La úni­ca lla­ve la tie­nen ellos. Ellos van y vie­nen del pue­blo, suben a la laguna 

(e.p I.C., mayo 2020).

Me sien­to muy angus­tia­da y me están fal­tan­do los medi­ca­men­tos, no pue­do salir, estoy bajo lla­ve, nos cor­ta­ron tres can­da­dos y ellos man­dan más que yo. Salen al cam­po a reco­rrer y yo los ten­go que dejar humi­llar­me. Y no pue­de ser esto, sien­do que yo estoy pri­me­ro que ellos acá

(entre­vis­ta en Radio Nacio­nal de Esquel, mayo 2020).

Se suma a esta situa­ción que Glo­ria Colihue­que, úni­ca hija de Isa­bel, tie­ne, des­de abril, una “prohi­bi­ción de acer­ca­mien­to” y una “exclu­sión del hogar” de su mamá, tras dis­cu­tir con uno de los supues­tos com­pra­do­res. Tras estos hechos, Glo­ria no pudo lle­gar al terri­to­rio a cui­dar a su madre y lle­var­le pro­vi­sio­nes a su fami­lia. Esta situa­ción angus­tia aún más la vida de Isabel:

Pero cómo pue­de ser, si mi hija me vie­ne a ver a mí. Así es de terror. Me fal­ta el pas­to, el maíz para las galli­nas, la ave­na, para los ani­ma­les y no me lo pue­den traer. Si me lo iba a traer mi hija. El me quie­re mane­jar a mí

(e.p I.C., mayo 2020).

En pleno con­tex­to de ais­la­mien­to social, pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio, estos pri­va­dos que cir­cu­lan libre­men­te, obli­ga­ron a Isa­bel y su pri­mo –mayo­res de 60 años– a que­dar aco­rra­la­dos en el medio del bos­que. Con el agra­van­te de estar con­tro­lan­do arbi­tra­ria­men­te quié­nes pue­den entrar o no en el terri­to­rio. Isa­bel recla­ma y hace públi­ca estas injus­ti­cias y exi­ge a la jus­ti­cia actuar inmediatamente: 

La jus­ti­cia tie­ne que hacer algo para mí tam­bién, ¿cómo van a tirar para los que tie­nen pla­ta?, y yo por­que soy pobre me quie­ren humi­llar? No, bas­ta. Yo estoy sola y no ten­go nin­gún ampa­ro. Sola­men­te mi hija. Mi hija no está pudien­do pasar, me está hacien­do fal­ta todo acá, pas­to, ali­men­to para los ani­ma­les, y a mí si se me mue­ren los ani­ma­les, quién me lo va a reco­no­cer eso? Voy a tener pura pér­di­da, no pue­de ser esto (…) Para ellos vie­ne la auto­ri­dad ense­gui­da pero para Isa­bel no hay justicia

(entre­vis­ta en Radio Nacio­nal de Esquel, mayo 2020).

Mien­tras Isa­bel esta­ba sien­do hos­ti­ga­da por los emplea­dos apos­ta­dos en el cam­po, la poli­cía de la pro­vin­cia de Chu­but reali­zó tres alla­na­mien­tos en su terri­to­rio: dos en el inte­rior de la vivien­da y uno en el exte­rior. El argu­men­to del per­so­nal de la fuer­za de segu­ri­dad fue que bus­ca­ban armas. Sin embar­go, dice Isa­bel, estos agen­tes entra­ron a la vivien­da y “revol­vie­ron sus per­te­nen­cias sin mos­trar las órde­nes judi­cia­les” correspondientes.

La pre­sen­cia del Pue­blo Mapu­che y Tehuel­che: “vinie­ron mis lam­gen, puse mi bandera” 

Isa­bel se encon­tró a sus casi ochen­ta años luchan­do en defen­sa de su terri­to­rio. Tomó enton­ces la ini­cia­ti­va de levan­tar la ban­de­ra mapu­che en el rewe que está en la entra­da de su casa y bus­có el apo­yo y la soli­da­ri­dad de otras comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes mapu­che y tehuel­che. En un con­tex­to en el que la cir­cu­la­ción de per­so­nas no es posi­ble, ha sido cen­tral para la lucha de Isa­bel el acom­pa­ña­mien­to de la Lof Pai­la­ko, una comu­ni­dad mapu­che tehuel­che cuyo terri­to­rio está casi lin­dan­do con el de Isabel. 

Esta Lof había recu­pe­ra­do terri­to­rio ances­tral en el mes de enero del 2020 en el Par­que Nacio­nal los Aler­ces. Mien­tras nos acom­pa­ña­ba has­ta la casa de Isa­bel, uno de los inte­gran­tes de la Lof Pai­la­ko, sin­te­ti­za­ba de este modo la his­to­ria de la región: 

El terri­to­rio de Isa­bel no está en Par­ques, son tie­rras fis­ca­les. A mí me con­ta­ron que acá vivían pobla­do­res mapu­che y que cuan­do lle­ga­ron los wing­ka y los fue­ron aco­rra­lan­do hacia la mon­ta­ña y muchos murie­ron de ham­bre. En esta región, el Esta­do se hizo pre­sen­te median­te la escue­la y la poli­cía fron­te­ri­za, has­ta que lo decla­ran Par­que Nacio­nal y apa­re­cen los guar­da­par­que que eran como mili­ta­res en esa época

(e.p, mayo 2020)

Los y las jóve­nes mapu­che de la comu­ni­dad Pai­la­ko están muy preo­cu­pa­dos por la situa­ción que está vivien­do esta ancia­na. A menu­do, se acer­can a su casa para pre­gun­tar­le cómo se encuen­tra y difun­den los hechos entre las orga­ni­za­cio­nes y comu­ni­da­des del Pue­blo Mapu­che y Tehuel­che (ver comu­ni­ca­dos públi­cos 1 y 2). Lue­go de esta visi­ta, Isa­bel Catri­man levan­tó cere­mo­nia en el rewe y dejó fla­mean­do, en la caña, la ban­de­ra de su pueblo. 

Foto­gra­fía, gru­po Gemas, mayo 2020.

Los emplea­dos de los empre­sa­rios se acer­ca­ron al lugar y exi­gie­ron a Isa­bel que saca­ra la ban­de­ra mapu­che por­que de lo con­tra­rio “infor­ma­rán al Juez sobre las visi­tas que reci­bía y las prác­ti­cas que rea­li­za­ba”. Cuan­do hace tres días lle­ga­mos a la casa de Isa­bel, la ban­de­ra toda­vía fla­mea­ba en su lugar.

Has­ta el momen­to de nues­tra visi­ta, habían sido muy pocas las per­so­nas con las que Isa­bel había podi­do inter­ac­tuar. De par­te de las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les no hubo nin­gún tipo de inter­ven­ción ni acer­ca­mien­to, a excep­ción de la poli­cía, que ya había ido tres veces, pero para alla­nar su casa. “Acá no lle­ga nadie”, repe­tían. Las úni­cas visi­tas que reci­bían Isa­bel y Gre­go­rio eran, ade­más de las de su sobrino, las de los chi­cos y las chi­cas de la Lof Pailako. 

Isa­bel y Gre­go­rio son dos per­so­nas mayo­res que, en medio de la cua­ren­te­na, en vez de sen­tir­se res­guar­da­dos en su pro­pia casa, sien­ten mie­do por­que pasan sus días vigi­la­dos, agre­di­dos y ame­na­za­dos. Ella dijo, mien­tras llo­ra­ba en la coci­na angus­tia­da por todo lo que esta­ba pasan­do: “yo soy pobre pero tie­ne que haber una jus­ti­cia para mí”. 

El con­flic­to en tér­mi­nos jurí­di­cos: “yo soy pobre pero tie­ne que haber una jus­ti­cia para mí”

Para el 14 de mayo, cuan­do habla­mos por pri­me­ra vez con Sonia Iva­noff, la úni­ca línea de inves­ti­ga­ción que esta­ba abier­ta era la “prohi­bi­ción de acer­ca­mien­to”, lle­va­da a cabo por el juez Jor­ge Cria­do, a la hija de Isabel. 

Sonia Iva­noff, abo­ga­da espe­cia­lis­ta en dere­chos indí­ge­nas, defen­so­ra de Isa­bel, expli­ca en Radio Nacio­nal de Esquel que, a nivel judi­cial, el tras­fon­do del con­flic­to es una dispu­ta por el “dere­cho al real ocu­pan­te”. En pala­bras de la abo­ga­da, la ley de tie­rras públi­cas y tie­rras fis­ca­les en la pro­vin­cia de Chu­but, pon­de­ra y pri­vi­le­gia al “real ocupante”.

Esta­mos denun­cian­do en tér­mi­nos lega­les a estas per­so­nas que se ins­ta­la­ron en el lugar don­de habi­ta Isa­bel, por “per­tur­ba­ción de la pose­sión y des­po­jo”. No obs­tan­te, estas per­so­nas dicen ser pro­pie­ta­rias, pero aún el titu­lar nomi­nal sigue sien­do el Esta­do. Es decir, que quien ven­dió estas “mejo­ras” como una heren­cia de su padre y dere­chos here­di­ta­rios, no era ocu­pan­te real de las pose­sio­nes. Las trans­fe­ren­cias sobre mejo­ras y sesio­nes de dere­chos acor­da­dos por la Ley en tie­rras fis­ca­les tie­nen que estar auto­ri­za­dos por el IAC (Ins­ti­tu­to Autár­qui­co de Colo­ni­za­ción y Fomen­to). Esto impli­ca una segun­da cues­tión. Si el IAC auto­ri­za las ven­tas de estas tie­rras, pri­me­ro tie­ne que rea­li­zar una ins­pec­ción, la cual no fue rea­li­za­da. Segun­do, eva­luar la veri­fi­ca­ción de la tie­rra fis­cal que hizo Isa­bel Catri­man sobre el lote 5. Ter­ce­ro, ver las cons­tan­cias del expe­dien­te. Cuar­to, como Isa­bel Catri­man es par­te del Pue­blo mapu­che, el dere­cho es otro. En este pun­to es impor­tan­te que en la cons­ti­tu­ción de Chu­but, el artícu­lo 95 auto­ri­za que el Esta­do pro­vin­cial adju­di­que inclu­so a títu­lo pro­pie­dad indi­vi­dual a las fami­lias indí­ge­nas. Por tal moti­vo, el IAC debe soli­ci­tar a la Comi­sión de Tie­rras Indí­ge­nas (ver nota del dia­rio) (…) Enton­ces hay muchas irre­gu­la­ri­da­des des­de el pun­to de vis­ta admi­nis­tra­ti­vo en como obtu­vie­ron la adju­di­ca­ción de las tie­rras (…) El tener una escri­tu­ra y una auto­ri­za­ción no les da para hacer el acto que han hecho de des­po­jo. Por­que no está lega­li­za­do, no está con­fir­ma­do y no está con­va­li­da­do esa auto­ri­za­ción, esa escri­tu­ra, y esa com­pra ven­ta de la tie­rra fiscal

(S. I. entre­vis­ta en Radio Nacio­nal de Esquel, mayo 2020).

El 5 de mayo, la abo­ga­da que está defen­dien­do a Isa­bel piden una medi­da cau­te­lar des­cri­bien­do de este modo el “con­tex­to fáctico”.

De los hechos rela­ta­dos en la pre­sen­ta­ción ini­cial emer­ge: el día 05 de mayo de 2020 los denun­cia­dos Ale­jan­dro Sama­me, Facun­do Nahuel Serra, Auden­cio Díaz, Pablo Leo­nar­do Díaz, Rober­to Eduar­do Coc­co Rodrí­guez y Gas­tón Lucas Mar­chan, irrum­pie­ron en la pro­pie­dad de la Sra. Isa­bel Catri­man, rom­pie­ron el can­da­do de la tran­que­ra, diri­gién­do­se hacia ella y su gru­po fami­liar ame­na­zán­do­la con que la mata­rían y la iban a correr del terri­to­rio o ter­mi­nar muer­ta. Deja­ron allí apos­ta­dos a cua­tro hom­bres, a vein­te metros de la vivien­da, ais­lán­do­la de sus con­tac­tos y fami­lia­res quie­nes la ayu­dan al tras­la­do al pues­to sani­ta­rio “Los Aler­ces” para lle­var a cabo los con­tro­les dia­rios de pre­sión arte­rial, por ser pacien­te de alto ries­go, pade­cer hiper­ten­sión y una car­dio­pa­tía aten­di­da por el Dr. Serebrinsky

(Medi­da cau­te­lar, mayo 2020)

El 16 de este mes, la jue­za Marie­la Gon­zá­lez de la ciu­dad de Esquel apro­bó par­cial­men­te la medi­da cau­te­lar a favor de la abue­la mapu­che Isa­bel Catri­man (ver prin­ci­pa­les pun­tos). Esta medi­da prohí­be el acer­ca­mien­to al pre­dio de Lagu­na Lar­ga a Ale­jan­dro Sama­mé, Nahuel Serra, Auden­cio y Pablo Díaz, Rober­to Coc­co Rodrí­guez y Gas­tón Mar­chan. La magis­tra­da fun­da­men­ta su fallo en la con­di­ción de “mujer rural” y en la efec­ti­va ocu­pa­ción de la ancia­na en el terri­to­rio, enmar­cán­do­lo en la Con­ven­ción para la Eli­mi­na­ción de Todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer (CEDAW).

Cuan­do salió esta medi­da, con­ver­sa­mos con la hija de Isa­bel, Glo­ria Colihue­que. Ella esta­ba con­ten­ta con la dis­po­si­ción de la cau­te­lar, aun cuan­do en la coti­dia­nei­dad de su fami­lia, las con­di­cio­nes siguen sien­do adversas:

Ayer pude ir a visi­tar a mi mamá, me die­ron per­mi­so para lle­var­le ali­men­tos y medi­ca­men­tos, pero que como cam­bia­ron el can­da­do tuve que ir cami­nan­do (ese día llo­vió muchí­si­mo en Esquel). Fui cami­nan­do, nomás, cru­za­mos la pasa­re­la, has­ta la rodi­lla el agua del arro­yo, nos moja­mos todos. Le lle­va­mos ali­men­tos para ella y la medi­ca­ción sobre todo. Enci­ma el arro­yo lle­va mucha agua, vamos a ver si rein­te­gran los can­da­dos, sino no sé cómo vamos a hacer para acce­der den­tro de unas semanas

(e.p G.C, mayo 2020).

Algu­nas reflexiones

Los temo­res de Isa­bel Catri­man están lejos de haber­se disi­pa­do, así como su deter­mi­na­ción para defen­der el terri­to­rio se man­tie­ne más fuer­te que nun­ca. Acor­da­mos con Isa­bel y su fami­lia que el gru­po GEMAS con­ti­nua­ría recons­tru­yen­do los even­tos del con­flic­to y acom­pa­ñan­do a la Lof Catri­man Colihue­que para que no se trans­gi­ver­se la información. 

Has­ta la fecha, y fren­te a los rela­tos de que cita­mos en este escri­to, qui­sié­ra­mos hacer dos refle­xio­nes. Por un lado, cree­mos que es impor­tan­te sub­ra­yar la ile­ga­li­dad evi­den­te de las accio­nes lle­va­das a cabo por Free­man (hijo), Sama­me y Serra. Pero más nos preo­cu­pa la faci­li­dad con la que esas prác­ti­cas pue­den deve­nir lega­les –a tra­vés de enga­ños, arti­lu­gios y vio­len­cias– en un Esta­do que habi­li­ta cir­cui­tos de “lega­li­za­ción de enga­ños”. La his­to­ria de Isa­bel y su fami­lia ten­dría, al menos, que haber des­per­ta­do la indig­na­ción de muchos fun­cio­na­rios esta­ta­les y la ini­cia­ti­va de empren­der una inves­ti­ga­ción pro­fun­da. Algu­nos Jue­ces, fuer­zas de segu­ri­dad y empre­sa­rios o terra­te­nien­tes loca­les pare­cie­ran estar actua­li­zan­do las mis­mas redes de con­ni­ven­cia que lle­va­ron a cabo el des­po­jo del Pue­blo Mapu­che des­de prin­ci­pios del siglo XX (al res­pec­to ver aná­li­sis sobre la Lof Bue­nu­leo, S.C de Bari­lo­che, mayo 2020). 

Por otro lado, el tema es mucho más serio en un con­tex­to de emer­gen­cia sani­ta­ria, en el que las per­so­nas no pue­den cir­cu­lar libre­men­te por el terri­to­rio, en el que muchas ins­ti­tu­cio­nes están fun­cio­nan­do irre­gu­lar­men­te, en el que las fuer­zas de segu­ri­dad tie­nen un mayor poder de con­trol sobre la pobla­ción y en el que el ais­la­mien­to de dos per­so­nas mayo­res en el cam­po tie­ne otras con­se­cuen­cias. Mien­tras el Esta­do debía cui­dar las segu­ri­dad de sus ciu­da­da­nos, los ancia­nos Isa­bel y Gre­go­rio esta­ban sien­do enga­ña­dos, ame­na­za­dos, ais­la­dos y alla­na­dos en sus hoga­res. El con­flic­to en Lagu­na Lar­ga mues­tra tam­bién la des­igual­dad con la que se admi­nis­tran los per­mi­sos o los con­tro­les de cir­cu­la­ción en con­tex­to de cua­ren­te­na, pues­to que mien­tras los terra­te­nien­tes y sus emplea­dos lle­ga­ban al terri­to­rio sin difi­cul­tad, las orga­ni­za­cio­nes mapu­che y de dere­chos huma­nos y otras Lof que qui­sie­ron acom­pa­ñar y soli­da­ri­zar­se con Isa­bel y Gre­go­rio no pudie­ron acce­der al lugar.

Docu­men­tos con­sul­ta­dos:

FUENTE: Gemas Memoria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *