Ecua­dor. ¡Aler­ta, las elec­cio­nes tie­nen que ser libres!

Por Juan Meri­guet. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de diciem­bre de 2020.

En medio de la pan­de­mia y la des­mo­vi­li­za­ción, los orga­nis­mos elec­to­ra­les cavi­lan si la can­di­da­tu­ra de Andrés Arauz va o no en la pape­le­ta pre­si­den­cial. Bus­can, ago­tan­do arti­ma­ñas, la des­ca­li­fi­ca­ción de una opción que ya ha toma­do cuer­po y pri­me­rí­si­ma posi­ción en las encuestas.

Quie­nes aúpan este osa­do des­pro­pó­si­to son los mis­mos que usu­fruc­túan del poder jun­to a los gru­pos oli­gár­qui­cos que los mane­jan, y todos, con el aval de una emba­ja­da, tra­tan de crear un esce­na­rio de caos. Lo úni­co que les mue­ve es el páni­co a per­der la pró­xi­ma con­tien­da en las urnas.

O pos­ter­gar los comi­cios (pan­de­mia más con­vul­sión social de pre­tex­to) o bajar esa o cual­quier can­di­da­tu­ra, son inten­cio­nes anti­cons­ti­tu­cio­na­les y antidemocráticas.

Crear con­flic­tos y lue­go crear con­flic­tos, es una vie­ja fór­mu­la, here­da­da, para apli­car su nefas­to plan entre éste y el pró­xi­mo período:

1. Eje­cu­tar, a raja­ta­bla y a cual­quier pre­cio, el pro­gra­ma eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, en toda su exten­sión. Acre­cen­tar sus estra­tos­fé­ri­cas ganan­cias. Para ello, para alla­nar su camino, nos impon­drán un reme­do de cons­ti­tu­ción vie­ja y liqui­da­rán la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca, apro­ba­da y pro­mul­ga­da con referendo.

2. Liqui­dar la dola­ri­za­ción, como anun­cia­ra el empre­sa­rio y polí­ti­co César Rohón. Retor­nar, bajo la fal­sa ban­de­ra de «inver­sión extran­je­ra», una míni­ma par­te de los ingen­tes capi­ta­les saca­dos a paraí­sos fis­ca­les y «com­prar», a pre­cio rega­la­do, los bie­nes y ser­vi­cios públi­cos y, ade­más, las pro­pie­da­des de quie­nes que­bra­rán en el crack que ellos mis­mos avecinan.

3. Des­aten­der­se y entre­gar la sobe­ra­nía nacio­nal y el mane­jo estra­té­gi­co geo­po­lí­ti­co del país a la emba­ja­da aquella.

4 Ase­gu­rar el mono­po­lio y el poder oli­gár­qui­co de los ban­que­ros, impi­dien­do aún el ingre­so y com­pe­ten­cia de inver­sión extran­je­ra en sus empre­sas financieras.

Es hora de impe­dir estos afa­nes que aten­ta­rán con­tra la inte­gri­dad huma­na en nues­tro país. Es la tarea de todas y todos, sin excep­ción, sal­var el alien­to vital que que­da en un pue­blo trai­cio­na­do, des­em­plea­do y des­aten­di­do, el cual ele­gi­rá su dere­cho humano al res­pe­to y a la dignidad.

La obli­ga­ción de res­pe­tar el pro­nun­cia­mien­to popu­lar, no corres­pon­de, úni­ca­men­te, a la can­di­da­tu­ra afec­ta­da. Lo urgen­te es ele­var voces, en Ecua­dor y el Mun­do, en defen­sa de la demo­cra­cia y de los dere­chos huma­nos, para que nada ni nadie afec­te el dere­cho libre y sobe­rano del pue­blo a ele­gir su mandatario.

La exis­ten­cia de la Patria, siem­pre, nos exi­ge sal­var­la. Regre­se­mos en uni­dad, con deci­sión y valen­tía, al impe­rio del sen­ti­do común y la soli­da­ri­dad. El pue­blo debe deci­dir sin ata­du­ras y la úni­ca fecha es el pró­xi­mo 7 de febrero.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *