Eco­lo­gía Social. Abo­ga­dos inter­na­cio­na­les redac­tan un plan para cri­mi­na­li­zar la des­truc­ción de ecosistemas

Por Owen Bow­cott, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de diciem­bre de 2020.

Abo­ga­dos inter­na­cio­na­les están redac­tan­do pla­nes para que se reco­noz­ca legal­men­te el cri­men de eco­ci­dio, cri­mi­na­li­zan­do la des­truc­ción de los eco­sis­te­mas del mun­do, que ya está atra­yen­do el apo­yo de paí­ses euro­peos y nacio­nes insu­la­res en ries­go por la subi­da del nivel del mar.

El panel que coor­di­na la ini­cia­ti­va está pre­si­di­do por el Pro­fe­sor Phi­lip­pe­Sands QC, del Uni­ver­sity Colle­ge de Lon­dres, y Flo­ren­ce Mum­ba, una anti­gua jue­za del Tri­bu­nal Penal Inter­na­cio­nal (ICC).

El obje­ti­vo es redac­tor una defi­ni­ción legal de “eco­ci­dio” que com­ple­men­ta­ría otras ofen­sas inter­na­cio­na­les exis­ten­tes como los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad, los crí­me­nes de gue­rra y el genocidio.

El pro­yec­to, orga­ni­za­do por la Fun­da­ción Stop Eco­ci­dio a soli­ci­tud de par­la­men­ta­rios sue­cos, se lan­zó este mes para coin­ci­dir con el 75 ani­ver­sa­rio del comien­zo de los jui­cios de Nurem­berg por crí­me­nes de gue­rra a los líde­res nazis en 1945.

Varias peque­ños esta­dos insu­la­res, que inclu­yen a Vanua­tu, en el Paci­fi­co y las Mal­di­vas, en el océano Índi­co, hicie­ron un lla­ma­mien­to a que se “con­si­de­ra­se seria­men­te” un cri­men de eco­ci­dio en la asam­blea anual de esta­dos miem­bros del ICC en diciem­bre el año pasado.

El pre­si­den­te fran­cés, Emma­nuel Macron, tam­bién ha defen­di­do la idea y el gobierno bel­ga ha com­pro­me­ti­do su apo­yo. El secre­ta­rio de jus­ti­cia en la som­bra, David Lammy, tam­bién ha deman­da­do que el eco­ci­dio se incor­po­re a la ley.

El tri­bu­nal penal inter­na­cio­nal, con base en la Haya, pro­me­tió ante­rior­men­te prio­ri­zar crí­me­nes que resul­ta­sen en la “des­truc­ción del medioam­bien­te”, la “explo­ta­ción de recur­sos natu­ra­les” y la “expro­pia­ción ile­gal” de tierras.

Un docu­men­to de polí­ti­cas del ICC de 2016 decía que no exten­día su juris­dic­ción for­mal­men­te pero valo­ra­ría ofen­sas exis­ten­tes, tales como crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad, en un con­tex­to más amplio. No ha habi­do nin­gu­na inves­ti­ga­ción for­mal o impu­tacio­nes de este tipo has­ta ahora.

Stand dijo: “Es el momen­to para apro­ve­char el poder de la ley penal inter­na­cio­nal para pro­te­ger el medioam­bien­te global….mi espe­ran­za es que este gru­po sea capaz de…crear una defi­ni­ción que es prác­ti­ca, efec­ti­va y sos­te­ni­ble, y que pue­da atraer los apo­yos que per­mi­tan que se haga una modi­fi­ca­ción en el esta­tu­to del ICC”.

Mum­ba, una juez en el tri­bu­nal Khmer Rou­ge y anti­gua juez del tri­bu­nal supre­mo de Zam­bia, dijo: “Un cri­men inter­na­cio­nal de eco­ci­dio pue­de ser impor­tan­te dado que podría regu­lar la res­pon­sa­bi­li­dad individual/​estatal para con­se­guir equi­li­brio para la super­vi­ven­cia de la huma­ni­dad y de la naturaleza”

Jojo­Metha, el pre­si­den­te de la Fun­da­ción Stop Eco­ci­dio, dijo al Guar­dian: “es más pro­ba­ble que en la mayo­ría de los casos el eco­ci­dio sea un cri­men cor­po­ra­ti­vo. Cri­mi­na­li­zar algo en el ICC sig­ni­fi­ca que las nacio­nes que lo han rati­fi­ca­do tie­nen que incor­po­rar­lo en su pro­pia legis­la­ción nacional”.

“Eso sig­ni­fi­ca que habrá muchas opcio­nes para enjui­ciar (cor­po­ra­cio­nes infrac­to­ras) en todo el mundo”.

Metha dijo que un desa­fío para el panel redac­tor sería defi­nir en qué pun­to sería apli­ca­ble una ofen­sa de eco­ci­dio. Cor­tar un árbol en un pue­blo no sería sufi­cien­te, explica.

“Ten­dría que impli­car una des­truc­ción masi­va, sis­té­mi­ca y gene­ra­li­za­da”, aña­dió. “Pro­ba­ble­men­te esta­mos hablan­do de la defo­res­ta­ción de la Ama­zo­nía a gran esca­la, del arras­tre de fon­do en aguas pro­fun­das o de los ver­ti­dos de petró­leo. Que­re­mos colo­car­lo en el mis­mo nivel que las atro­ci­da­des que inves­ti­ga el ICC”.

El panel de 13 exper­tos lega­les de todo el mun­do inclu­ye a Tui­lo­ma Nero­ni Sla­de de Samoa, que tam­bién es un anti­guo juez del ICC. Pla­nean com­ple­tar su tra­ba­jo a prin­ci­pios del año que viene.

Tra­du­ci­do por Eva Calleja.

Fuen­te: https://​www​.the​guar​dian​.com/​l​a​w​/​2​0​2​0​/​n​o​v​/​3​0​/​i​n​t​e​r​n​a​t​i​o​n​a​l​-​l​a​w​y​e​r​s​-​d​r​a​f​t​-​p​l​a​n​-​t​o​-​c​r​i​m​i​n​a​l​i​s​e​-​e​c​o​s​y​s​t​e​m​-​d​e​s​t​r​u​c​t​ion?, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *