Puer­to Rico. 2021: un cam­bio de men­ta­li­da­des, una nue­va oposición

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 1 de diciem­bre de 2021.

Uno de los momen­tos que sue­le menos­pre­ciar­se con mucha fre­cuen­cia en el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta es la hora de eva­luar un “logro”. A fuer­za de tan­tos can­ta­zos a lo lar­go de su his­to­ria, el movi­mien­to ha desa­rro­lla­do un refle­jo auto­má­ti­co de carác­ter nega­ti­vo cuan­do tie­ne que pon­de­rar algu­na vic­to­ria par­cial, algún avan­ce. Entre algu­nos epi­so­dios emble­má­ti­cos, recor­de­mos: cuan­do el Par­ti­do Inde­pen­den­tis­ta Puer­to­rri­que­ño alcan­zó 80,000 votos en 1976, que suma­dos a los del Par­ti­do Socia­lis­ta Puer­to­rri­que­ño acer­ca­ba al movi­mien­to a 100,000 votos; la for­ma­ción y el desa­rro­llo del Movi­mien­to Obre­ro Uni­do (MOU) que lle­gó a reu­nir los prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos del país y a gene­rar un movi­mien­to radi­cal de cla­se de gran enver­ga­du­ra; un Madi­son Squa­re Gar­den en 1974 lleno a capa­ci­dad en apo­yo a la inde­pen­den­cia de Puer­to Rico, acto mul­ti­tu­di­na­rio que clau­su­ró Juan Mari Brás y en el que par­ti­ci­pó Ange­la Davis, Jane Fon­da y una nutri­da repre­sen­ta­ción de toda la izquier­da nor­te­ame­ri­ca­na, o, diga­mos, cuan­do el Par­ti­do Socia­lis­ta Puer­to­rri­que­ño por poco eli­ge a Car­los Galli­sá y Mari Brás a la Legis­la­tu­ra. En todos estos casos, al logro le siguió una crisis.

En muchos otros se pon­de­ra el “logro” pero no se reco­no­ce su impac­to a lar­go pla­zo. Al filo de cier­tos pesi­mis­mos, con­ven­dría rei­vin­di­car algu­nos de los avan­ces más recien­tes en las últi­mas dos déca­das: las luchas por Vie­ques, el Gaso­duc­to y las ceni­zas en Peñue­las evi­den­cian triun­fos impor­tan­tes fue­ra del área metro­po­li­ta­na. Las huel­gas estu­dian­ti­les de 2010 y 2017 que sem­bra­ron la semi­lla del acti­vis­mo en miles de jóve­nes que salie­ron a votar el 3 de noviembre.

La excar­ce­la­ción de Oscar López Rive­ra, las nutri­das y com­ba­ti­vas movi­li­za­cio­nes femi­nis­tas de los últi­mos años, los pro­yec­tos agro­eco­ló­gi­cos y de auto­ges­tión en muchas comu­ni­da­des, las diver­sas luchas por los dere­chos huma­nos cada vez más fre­cuen­tes y sos­te­ni­das. Y, final­men­te, los suce­sos del Verano del 19, cuyo impac­to reso­nó en Esta­dos Uni­dos y en todo el mun­do. Toda esa expe­rien­cia acu­mu­la­da se reve­la de otro modo en noviem­bre del 2020: apa­re­ce con más cla­ri­dad una opo­si­ción elec­to­ral al régi­men colo­nial y neo­li­be­ral vigente.

A veces, fren­te a los “logros”, ade­más de igno­rar­los o reba­jar­los, se toman deci­sio­nes intré­pi­das o dema­sia­do arries­ga­das. Yo mis­mo ayu­dé a con­ver­tir una vic­to­ria en derro­ta cuan­do era líder estu­dian­til en el Cole­gio Uni­ver­si­ta­rio de Huma­cao en 1975. Se con­fun­de el arro­jo con un volun­ta­ris­mo incon­tro­la­ble que ter­mi­na por lle­var al movi­mien­to a un calle­jón sin sali­da. Y no hablo solo de epi­so­dios espec­ta­cu­la­res como son las huel­gas. Los más cono­ce­do­res de las prác­ti­cas del PSP o el PIP deben echar de menos las “escue­las de cua­dros” para la for­ma­ción de diri­gen­tes –un tra­ba­jo bas­tan­te anó­ni­mo – , que se aban­do­na­ron a pesar de los extra­or­di­na­rios logros que siem­pre repor­ta­ron. En lugar de la for­ma­ción se pre­fi­rió la “acción”, como si fue­ran acti­vi­da­des incom­pa­ti­bles o excluyentes.

Fren­te a esa tra­di­ción en con­tra, es pre­ci­so refle­xio­nar sobre los avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos de las izquier­das en Puer­to Rico en este perio­do elec­to­ral del 2020. Pro­pon­go una mira­da opti­mis­ta a par­tir de las cifras elec­to­ra­les y no de los meros deseos. Soy uno de los que sien­te que los avan­ces se han infra­va­lo­ra­do. Qui­zá esto se deba a que los resul­ta­dos fue­ron para muchos un tan­to ines­pe­ra­dos. En cual­quier caso, la gran pre­gun­ta es: ¿cómo reco­no­cer el nue­vo mapa de las izquier­das a par­tir del 2020, cómo se recon­fi­gu­ra aho­ra la opo­si­ción al régi­men colo­nial y neoliberal?

A con­ti­nua­ción me refie­ro espe­cí­fi­ca­men­te a aque­llas fuer­zas que se sitúan en opo­si­ción al neo­li­be­ra­lis­mo y el colo­nia­lis­mo en Puer­to Rico sin per­der de pers­pec­ti­va que allí tam­bién se cue­cen algu­nas dife­ren­cias impor­tan­tes. En otras pala­bras, no hablo de una sola comu­ni­dad, sino de “comu­ni­da­des” –en plu­ral– que inte­gran un movi­mien­to muy diver­so y que podrían iden­ti­fi­car­se como de izquier­das en el sen­ti­do arri­ba indi­ca­do. Con­vie­ne acla­rar que asu­mo los votos por can­di­da­tos inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas, y los favo­ra­bles al MVC y el PIP, y una par­te del res­pal­do al inde­pen­dien­te Var­gas Vidot, como votos afi­nes en su mayo­ría a la trans­for­ma­ción del país en algu­na medi­da, sea por una ruta gra­dual o des­co­lo­ni­za­do­ra, social­men­te de avan­za­da, y no como un “ges­to” mera­men­te de protesta.

En este sen­ti­do, con­ven­dría pen­sar las elec­cio­nes del 2020 como pen­sa­mos el Verano del 2019, no solo como una expe­rien­cia de “pro­tes­ta”, sino tam­bién como una expe­rien­cia de “pro­pues­ta” don­de el rol pro­ta­gó­ni­co lo tie­nen ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas con un nue­vo sen­ti­do de lo polí­ti­co. Fue­ra de líneas polí­ti­cas tra­di­cio­na­les, se com­par­tía una meta común: la renun­cia de Ricar­do Ros­se­lló y la pri­ma­cía de una moral públi­ca bási­ca: cero vio­len­cia con­tra la mujer y cero dis­cri­men por géne­ro. Se hacía tam­bién una adver­ten­cia al auto­ri­ta­ris­mo y al blan­qui­tis­mo del lide­ra­to polí­ti­co en gene­ral. Es difí­cil nom­brar lo ocu­rri­do, en par­te por­que no hay con­cep­tos polí­ti­cos del todo ade­cua­dos, pero en par­te tam­bién por­que el len­gua­je popu­lar (el per­for­man­ce) se impu­so de una mane­ra iné­di­ta, des­de el perreo com­ba­ti­vo fren­te a la Cate­dral has­ta el dis­cur­so de Manuel Natal fren­te al Capi­to­lio, jus­to cuan­do empe­za­ba la jor­na­da del Verano de 2019, en el que des­cri­bió a la mayo­ría de los legis­la­do­res como una “par­ti­da de cabro­nes”. Esa tar­de, con­vo­ca­da por las agru­pa­cio­nes femi­nis­tas tan pro­ta­gó­ni­cas en ese momen­to, tuvo un pun­to cul­mi­nan­te en la voz de Danny Rive­ra. Una can­ción trans­for­ma­da en himno por el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta des­de hace muchos años con­mo­vió a la muchedumbre:

Yo quie­ro un pue­blo,
que ría y que can­te,
yo quie­ro un pue­blo que bai­le en las calles…
yo quie­ro
un pue­blo que ame.

En resu­men, nadie nos qui­ta lo vivi­do en el 2019… ni el 2020.

La con­ver­gen­cia por el “cam­bio social” se pre­sen­ta en estas elec­cio­nes como un aba­ni­co muy amplio, des­de opcio­nes par­cia­les –como podría con­si­de­rar­se el voto por can­di­da­tu­ras– has­ta deci­sio­nes más cali­bra­das –diga­mos, el voto ínte­gro por el PIP o el MVC. Las cifras acu­mu­la­das por los can­di­da­tos de estos dos par­ti­dos iden­ti­fi­ca­dos con la “des­co­lo­ni­za­ción” y la lucha con­tra el “neo­li­be­ra­lis­mo” son muy altas. Asis­ti­mos, en el fon­do, a un cam­bio de men­ta­li­da­des, a una trans­for­ma­ción del sen­ti­do común que ima­gino como un mosai­co vivo don­de una de las regio­nes pue­de estar repre­sen­ta­da por el femi­nis­mo radi­cal que con­vo­có el Verano del 2019, otra por Bad Bunny, René Pérez y Ricky Mar­tin; la siguien­te por Lúga­ro, Natal y el MVC, has­ta un Par­ti­do Inde­pen­den­tis­ta que tie­ne en Dal­mau el ros­tro de una reno­va­ción convincente.

Ese cam­bio cul­tu­ral no lle­ga del cie­lo. De segu­ro están impli­ca­dos en ese des­pla­za­mien­to por el cam­bio todos los esfuer­zos, muchos anó­ni­mos, en cada uno de los fren­tes de la vida nacio­nal, sea en aso­cia­cio­nes o sin­di­ca­tos, pro­yec­tos comu­ni­ta­rios o eco­nó­mi­cos, encuen­tros temá­ti­cos o recla­mos his­tó­ri­cos como los que se libran por la mujer o en la edu­ca­ción, los dere­chos huma­nos, los asun­tos ambien­ta­les o labo­ra­les. Esa elas­ti­ci­dad es la que nos per­mi­te hablar de una nue­va opo­si­ción al régi­men colo­nial y neo­li­be­ral vigente.

Tomo pres­ta­da una cita de Han­nah Arent para los comen­ta­rios que siguen:

Com­pren­der quie­re decir…
…mirar la reali­dad cara a cara y
hacer­le fren­te de for­ma des­pre­jui­cia­da y aten­ta,
sea cual sea su apa­rien­cia.
—Han­nah Arendt (recu­pe­ra­do por Oscar Dávi­la del Valle)

Vea­mos:

1

En el 2020 se eli­gie­ron tres can­di­da­tos al Sena­do con este per­fil de izquier­da, dos por el MVC y uno por el PIP. María de Lour­des San­tia­go obtu­vo 132,208 votos en un con­tex­to don­de había, al mis­mo tiem­po, mayor varie­dad y con­vo­ca­to­rias pare­ci­das a las de ella. Reci­bió 2,000 votos más que Dal­mau en 2016. La can­di­da­tu­ra del PIP al Sena­do lle­va acu­mu­lan­do cifras pare­ci­das en las últi­mas cua­tro elec­cio­nes. Esa con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca me hace pen­sar que en su abru­ma­do­ra mayo­ría son inde­pen­den­tis­tas. Ana Irma, cono­ci­da inde­pen­den­tis­ta, femi­nis­ta, por­ta­voz his­tó­ri­ca de la comu­ni­dad LGBTQ+, obtu­vo 67,139; Ber­na­be, inde­pen­den­tis­ta, socia­lis­ta y exlí­der sin­di­cal, obtu­vo 62,926. Al Sena­do se pue­de selec­cio­nar dos can­di­da­tos por acu­mu­la­ción a la vez, así que pase­mos a sumar el voto por Ana Irma para acer­car­nos a una cifra más real. El resul­ta­do de los votos por María de Lour­des y Ana Irma suma 199,347. Una varia­ble por con­si­de­rar que aumen­ta­ría con­si­de­ra­ble­men­te este esti­ma­do es el voto por Cha­co Var­gas Vidot, que ascien­de a 67,151. Entre ellos debe haber una bue­na can­ti­dad de votos sim­pa­ti­zan­tes del cam­bio social y la inde­pen­den­cia. Si sumá­ra­mos sólo una ter­ce­ra de los votos por Var­gas Vidot al total del “voto alter­na­ti­vo” inde­pen­den­tis­ta-socia­lis­ta-sim­pa­ti­zan­te en el Sena­do, enton­ces lo acu­mu­la­do se ele­va­ría a 221,506.

Can­di­da­tos del “cam­bio” con un per­fil independentista

2

Sólo se pue­de votar por un can­di­da­to a repre­sen­tan­te por acu­mu­la­ción. Denis Már­quez obtu­vo 122,973 y Maria­na Noga­les 85,227. El “voto alter­na­ti­vo” suma aquí 208,200. Por su par­te, José Ber­nar­do Már­quez, can­di­da­to esta­dis­ta del MVC, obtu­vo 65,682, y entre esos es muy pro­ba­ble que haya muchos inde­pen­den­tis­tas por el efec­to acu­mu­la­ti­vo del voto ínte­gro. Todo este «voto alter­na­ti­vo» suma 273,882. Aun­que se requie­re algo más de escru­ti­nio, pues no nece­sa­ria­men­te todos los votos por Denis y Maria­na res­pon­den a las mis­mas razo­nes (pue­de pen­sar­se, por ejem­plo, que Maria­na arras­tró un apo­yo femi­nis­ta a dife­ren­cia de otros), y es difí­cil iden­ti­fi­car los que vota­ron por Ber­nar­do, sos­ten­go que es plau­si­ble pen­sar que entre ellos hay alre­de­dor de 220,000 inde­pen­den­tis­tas y/​o gen­te que se iden­ti­fi­ca por la des­co­lo­ni­za­ción y el cam­bio social, tal y como se refle­ja en el voto al Sena­do por los can­di­da­tos del PIP y el MVC jun­to a la por­ción corres­pon­dien­te a Var­gas Vidot.

Can­di­da­tos por el “cam­bio” con un per­fil independentista

3

Los votos por Lúga­ro, que obtu­vo 176 mil, no dejan lugar a dudas que están ins­cri­tos en el amplio aba­ni­co des­cri­to arri­ba. La can­di­da­ta del MVC se pro­yec­tó com­pro­me­ti­da con el cam­bio social y repe­ti­da­men­te se ha iden­ti­fi­ca­do como inde­pen­den­tis­ta. Se acom­pa­ñó ade­más de can­di­da­tos iden­ti­fi­ca­dos cla­ra­men­te con la inde­pen­den­cia, como es el caso Ana Irma, en pri­mer lugar, y algu­nos con el socia­lis­mo como es el caso de Ber­na­be y Maria­na. Si bien su com­pa­ñe­ra de pape­le­ta era “esta­dis­ta”, el balan­ce elec­to­ral favo­ra­ble al PNP des­car­ta un voto sóli­do de esta­dis­tas por el MVC. Cuán­tos de esos votos se iden­ti­fi­can con la des­co­lo­ni­za­ción des­de una pers­pec­ti­va inde­pen­den­tis­ta no lo sabe­mos con exac­ti­tud pero con­si­de­ra­mos plau­si­ble esti­mar, dadas estas cir­cuns­tan­cias, que por lo menos 23 par­tes de esos 176 mil votos por Lúga­ro pro­vie­nen de ese sec­tor, vis­to des­de una pers­pec­ti­va muy amplia: la base ori­gi­nal de inde­pen­den­tis­tas y acti­vis­tas que for­mó el MVC en pri­me­ra ins­tan­cia, los no afi­lia­dos, los ex-abs­te­ni­dos, la gen­te que aban­do­nó el “voto útil” por el PPD y la san­gre nue­va de muchos jóve­nes cur­ti­dos en las luchas uni­ver­si­ta­rias y socia­les del país.

El voto ínte­gro del PIP se tri­pli­có y ascen­dió a 70,000, al tiem­po que Dal­mau se acer­ca a los 170,000. Si toma­mos en con­si­de­ra­ción las cam­pa­ñas de mie­do y toda la mito­lo­gía nega­ti­va fabri­ca­da alre­de­dor de los inde­pen­den­tis­tas debe­ría con­si­de­rar­se que la mayo­ría de esos votos son inde­pen­den­tis­tas o sim­pa­ti­zan­tes, pero muy difí­cil­men­te esta­dis­tas o colo­nia­lis­tas com­pla­ci­dos con la situa­ción actual o aje­nos a bus­car un cam­bio social. Es pro­ba­ble, ade­más, que se haya supe­ra­do en bue­na medi­da el défi­cit de aten­ción que pro­vo­ca­ba el PIP en elec­cio­nes pasa­das. Cabe sub­ra­yar, por un lado, la pro­yec­ción más juve­nil, lúdi­ca y ener­gé­ti­ca de Dal­mau, su can­di­da­to a Gober­na­dor; y por el otro, el pro­fun­do cala­do que tuvo el lla­ma­do a for­ta­le­cer un “ins­tru­men­to inde­pen­den­tis­ta”, lo que sacó de su inde­ci­sión elec­to­ral a dece­nas de miles de posi­bles abs­te­ni­dos o que his­tó­ri­ca­men­te se des­via­ban al PPD bajo la for­ma del “voto útil”.

Así, pues, es plau­si­ble esti­mar, con­si­de­ran­do tam­bién el voto legis­la­ti­vo y sus varia­bles, que hay 120 a 140 mil inde­pen­den­tis­tas- socia­lis­tas-o-sim­pa­ti­zan­tes que vota­ron por Dal­mau, y de 120 a 140 mil inde­pen­den­tis­tas-socia­lis­tas o sim­pa­ti­zan­tes que vota­ron por Lúga­ro y el MVC. Todo lo cual nos lle­va a esti­mar un res­pal­do elec­to­ral de alre­de­dor de 240,000 per­so­nas por una o algu­na de las varian­tes de la lucha inde­pen­den­tis­ta, la des­co­lo­ni­za­ción y el cam­bio social.

4

Final­men­te, para esti­mar de mane­ra más exac­ta la con­ver­gen­cia des­cri­ta ante­rior­men­te, hace fal­ta con­si­de­rar el “total de abs­te­ni­dos” y el total de la gen­te que hizo uso del “voto útil” por el PPD. En todo caso, aun­que el PPD atrai­ga varios miles de elec­to­res de izquier­das, en las elec­cio­nes del 2020 esto se des­in­fló significativamente.

A esta con­si­de­ra­ción habría que aña­dir cómo ope­ró en el áni­mo del elec­to­ra­do el lla­ma­do a votar con­tra el bipar­ti­dis­mo, “cual­quier cosa menos PNP y PPD”. Dada la iden­ti­fi­ca­ción tan fuer­te de esos dos par­ti­dos con la con­di­ción colo­nial de Puer­to Rico, un voto con­tra el bipar­ti­dis­mo pue­de con­si­de­rar­se un voto con­tra la colo­nia. Este razo­na­mien­to pue­de haber auxi­lia­do tam­bién otro tipo de “voto útil”, es decir, muchos pene­pés que apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad para des­li­gar­se de su par­ti­do y dejar­le saber que la corrup­ción y el opor­tu­nis­mo tie­nen un límite.

Con­clu­sión

No se pue­den menos­pre­ciar los avan­ces de la lucha por la des­co­lo­ni­za­ción y el cam­bio social. Un reco­rri­do por los resul­ta­dos de estas elec­cio­nes reve­la un res­pal­do al “cam­bio” que podría esti­mar­se en alre­de­dor de 240,000 per­so­nas o más.

Los resul­ta­dos del 2020 son muy pecu­lia­res por­que el “voto alter­na­ti­vo” se hace más evi­den­te. En las elec­cio­nes pasa­das muchos que­da­ban sumer­gi­dos en el PPD, igno­ra­dos en la abs­ten­ción, algo visi­bles en los dos can­di­da­tos his­tó­ri­cos del PIP y Var­gas Vidot a la Legis­la­tu­ra y, final­men­te, una minús­cu­la repre­sen­ta­ción de los socia­lis­tas. Todo esto que­dó atrás. El MVC se pre­sen­ta como una ter­ce­ra fuer­za elec­to­ral con un futu­ro pro­me­te­dor y dos líde­res jóve­nes de esta­tu­ra nacio­nal –Lúga­ro y Natal– dis­pues­tos al dra­ma polí­ti­co des­de coor­de­na­das no tra­di­cio­na­les. Eli­ge cua­tro legis­la­do­res de mane­ra indispu­table, a lo que debe sumar­se la bre­cha his­tó­ri­ca que se abre en San Juan. El PIP, por su par­te, sale for­ta­le­ci­do y con bríos que no cono­cía des­de hace muchos años, a lo que se suma un lide­ra­to con gran reco­no­ci­mien­to públi­co en Denis Már­quez, María de Lour­des San­tia­go y Juan Dal­mau. Para el 2021 en ade­lan­te, esta gale­ría de líde­res, todos con la opor­tu­ni­dad de una gran pro­yec­ción nacio­nal y de com­bi­nar sus ener­gías y pro­yec­tos par­ti­cu­la­res con más éxi­to que nun­ca des­de la Legis­la­tu­ra, se com­ple­ta con Eva Pra­dos (¡éxi­to en el recuen­to!), Maria­na, Ber­na­be, Ana Irma, Ber­nar­do Már­quez y Var­gas Vidot.

Los resul­ta­dos elec­to­ra­les del 2020, en resu­men, recon­fi­gu­ran el mapa de las izquier­das: ade­más de los dos legis­la­do­res elec­tos por el PIP, cua­tro de los cin­co can­di­da­tos elec­tos por MVC se iden­ti­fi­can como inde­pen­den­tis­tas y acti­vis­tas del cam­bio social, a los que habría que sumar al inde­pen­dien­te Cha­co Var­gas Vidot. La elec­ción de Ber­nar­do Már­quez, que se decla­ra esta­dis­ta pero apo­ya la “agen­da urgen­te” de cam­bio social que pro­po­ne MVC, sugie­re posi­bles cam­bios en el lla­ma­do ‘obso­le­to para­dig­ma del sta­tus’, en la medi­da que abre la puer­ta a nue­vas con­ver­gen­cias entre esta­dis­tas e inde­pen­den­tis­tas (si no es que Már­quez sal­ta a la inde­pen­den­cia antes). La elec­ción de Rodrí­guez Veve y de Bur­gos Muñiz a la Cáma­ra, por un par­ti­do muy con­ser­va­dor, de ins­pi­ra­ción reli­gio­sa y mora­lis­ta, se suma a la diver­si­dad que se gana tam­bién en el 2020.

El bipar­ti­dis­mo no está derro­ta­do, al pare­cer, dada la fuer­za que exhi­be el PNP capaz de ele­gir a un líder en des­gra­cia en su pro­pio par­ti­do, de expe­dien­te corrup­to y una tra­yec­to­ria ser­vil a la Jun­ta de Con­trol Fis­cal. La fuer­za más pro­me­te­do­ra, en cam­bio, se encuen­tra en las izquier­das y una pobla­ción des­con­ten­ta que se movi­li­zó ener­gi­za­da por el MVC y el PIP, entre ellos, muchos jóve­nes here­de­ros de las expe­rien­cias huel­ga­rias uni­ver­si­ta­rias recien­tes, sec­to­res diver­sos de una pobla­ción adul­ta muy plu­ral en pers­pec­ti­vas ideo­ló­gi­cas, afi­lia­dos o no afi­lia­dos pero cur­ti­dos en múl­ti­ples luchas socia­les y polí­ti­cas que pasan por el femi­nis­mo, la defen­sa del ambien­te, los pro­yec­tos de auto­ges­tión y otras for­mas de soli­da­ri­dad y acción, todos los cua­les se han ido defi­nien­do, des­de el verano de 2019, por un cam­bio polí­ti­co de mayor enver­ga­du­ra. Lo que esta­ría en jue­go para el futu­ro no son los resul­ta­dos elec­to­ra­les de cada cual, sino la con­ver­gen­cia y el cam­bio de men­ta­li­da­des que per­mi­te aspi­rar a una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción del país en un con­tex­to de lucha glo­bal con­tra el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral y el colo­nia­lis­mo, y que ese camino sea viable.

*Fuen­te: 80grados

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *