Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Un infor­me de coyun­tu­ra sobre América

Por Lido Iaco­mi­ni. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de noviem­bre de 2020.

Se ven como res­plan­do­res de un nue­vo ama­ne­cer sobre los terri­to­rios de la Patria Gran­de, oscu­re­ci­da duran­te los últi­mos años por el giro dere­chis­ta que los neo­li­be­ra­les de, afue­ra y de aden­tro, habían con­se­gui­do impo­ner en la mayo­ría de los paí­ses de la región. Por la vía de los lla­ma­dos gol­pes blan­dos pero tam­bién por elec­cio­nes como en Argen­ti­na. Aho­ra los paí­ses de la región comien­zan a reto­mar la sen­da auto­no­mis­ta inau­gu­ra­da a fines del siglo XX y que se exten­dió duran­te la pri­me­ra déca­da del XXI. Con nue­vos pro­ta­go­nis­tas y con reno­va­das estra­te­gias, pro­duc­to de la expe­rien­cia acu­mu­la­da a cos­ta de dolo­res y fracasos.

Aún cuan­do pare­cía que el Coro­na­vi­rus había pues­to en sus­pen­so toda la vida polí­ti­ca inter­na­cio­nal o al menos la había subor­di­na­do de tal mane­ra que toda cues­tión impor­tan­te se pro­du­ci­ría recién a la sali­da de la pan­de­mia, el mes de Noviem­bre nos tra­jo acon­te­ci­mien­tos de tal mag­ni­tud en Amé­ri­ca que se hace impres­cin­di­ble dimen­sio­nar­los y –por qué no- inten­tar esta­ble­cer sus nexos.

Nóte­se que diji­mos Amé­ri­ca y no nues­tro habi­tual Lati­noa­mé­ri­ca. Pero tam­po­co deci­mos Amé­ri­ca al esti­lo de los nor­te­ame­ri­ca­nos, quie­nes ven a su país, los EEUU con su patio tra­se­ro inclui­do, como el cen­tro del mun­do. Deci­mos Amé­ri­ca como el vas­to espa­cio con­ti­nen­tal sacu­di­do de acon­te­ci­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos, por­que Noviem­bre abar­có el retorno de Boli­via a la expe­rien­cia demo­crá­ti­ca y a la rei­vin­di­ca­ción de su mejor pro­ce­so polí­ti­co del últi­mo siglo. Por­que el pue­blo chi­leno logró, con su lucha en las calles y con su voto en las urnas, cerrar las pági­nas amar­gas del pino­che­tis­mo y abrir ven­ta­nas espe­ran­za­do­ras al futu­ro. Tam­bién por­que EEUU fue noti­cia al mos­trar que el mamo­tré­ti­co Trump no logró que su mode­lo fue­se reele­gi­do y mos­trar que su lla­ma­da demo­cra­cia ejem­plar hacía agua a la vis­ta de todo el mun­do. Lue­go de su gran cri­sis finan­cie­ra del 20089 lle­gó la cri­sis de hege­mo­nía que EEUU comen­zó a tran­si­tar por el ascen­so ace­le­ra­do de Chi­na. El mode­lo Trump fue un inten­to fra­ca­sa­do de rever­tir el decli­ve de un impe­rio que ha dura­do dema­sia­do. El gobierno de Donald Trump cedió posi­cio­nes en el mun­do al tiem­po que inten­ta­ba enco­rra­lar a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos en su tra­di­cio­nal patio trasero.

And last but not least… Amé­ri­ca tam­bién es Perú y allí una dere­cha arrin­co­na­da por sus pro­pios desa­gui­sa­dos se atre­ve a dar un gol­pe par­la­men­ta­rio y a aupar al gobierno a un oscu­ro par­la­men­ta­rio y empre­sa­rio con­de­na­do por escla­vis­ta, des­atan­do la furia juve­nil y la movi­li­za­ción popu­lar repri­mi­da con vio­len­cia en las calles de Lima. Y lo nota­ble es que logra­ron derro­car al gobierno frau­du­len­to de Merino y dar lugar a una nue­va espe­ran­za con la asun­ción de Fran­cis­co Sagas­ti como pre­si­den­te por el bre­ve pero cru­cial perío­do que media entre esta insu­rrec­ción juve­nil y las pró­xi­mas elec­cio­nes gene­ra­les en Perú, en Abril del 2021.

Y toda­vía después…

Y lle­gó ines­pe­ra­da­men­te Gua­te­ma­la, que esta vez no fue Gua­te­peor por­que su juven­tud –hablan­do de nue­vos pro­ta­go­nis­mos- no tole­ró que entre gallos y medias­no­ches el gobierno de la dere­cha con­ser­va­do­ra enca­be­za­do por Ale­jan­dro Giam­mat­tei hicie­ra apro­bar un pre­su­pues­to que redu­cía los mon­tos des­ti­na­dos para edu­ca­ción y salud e igno­ra­ba los tre­men­dos índi­ces de pobre­za en esa nación (59,3%). Cua­tro días de movi­li­za­cio­nes y luchas con­tra la repre­sión en las calles con dece­nas de heri­dos y dete­ni­dos has­ta alcan­zar un mode­ra­do triun­fo: Giamm­mat­tei se vió obli­ga­do a reti­rar el plie­go del Par­la­men­to y lla­mar a una nego­cia­ción para redac­tar uno nue­vo. Pre­via­men­te dese­chó la renun­cia con­jun­ta que le había suge­ri­do su vice­pre­si­den­te Gui­ller­mo Cas­ti­llo, opo­si­tor a sus polí­ti­cas. Movi­li­za­cio­nes de más de 10.000 per­so­nas aco­sa­ron el Pala­cio de la Cul­tu­ra, sede del gobierno mien­tras otros gru­pos meno­res pren­die­ron fue­go al par­la­men­to, con­su­mi­do en un 20%. Pero la exten­sión como regue­ro de estos suce­sos insu­rrec­cio­na­les a esta nación cen­tro­ame­ri­ca­na, cobra rele­van­cia sobre todo por­que mues­tra a los pue­blos del mun­do que algo nue­vo está suce­dien­do en la región, y que los vie­jos y des­gas­ta­dos pode­res neo­li­be­ra­les ya no podrán hacer y des­ha­cer a su anto­jo sobre el des­tino de nues­tras naciones.

Es cier­to que ni en Perú, ni en Chi­le ni en Gua­te­ma­la hay par­ti­dos popu­la­res ya cons­trui­dos y asen­ta­dos que superen el des­pres­ti­gio, pro­duc­to de sus com­pli­ci­da­des con el neo­li­be­ra­lis­mo y las dere­chas del perío­do que pare­ce fina­li­zar. En Gua­te­ma­la la izquier­da está divi­di­da y con esca­sa rele­van­cia. Pero como en Chi­le y Perú, una juven­tud con fuer­te espí­ri­tu de lucha pare­ce haber lle­ga­do para asu­mir las tareas de cons­truc­ción y orga­ni­za­ción que exi­ge la hora. Luis Alma­gro en lo que podría ser uno de sus ester­to­res polí­ti­cos lla­mo a la des­mo­vi­li­za­ción popu­lar y defen­dió al gobierno de Giam­mat­tei. Su hora al fren­te de la OEA pare­ce haber ter­mi­na­do y ya se deba­te sobre la repo­si­ción efec­ti­va de la Celac o la Una­sur mien­tras que el Mer­co­sur es man­te­ni­do a flo­te a la espe­ra, pre­vi­si­ble, de la caí­da de Bolsonaro.

Y ya que men­cio­na­mos a Bol­so­na­ro apro­ve­che­mos a decir que si hay alguien en Amé­ri­ca lati­na que ha que­da­do mal para­do con la derro­ta de Donald Trump es Jair Bol­so­na­ro. Está de pun­ta, como sue­le decir­se, con Joe Biden, el nue­vo pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano y eso es poco menos que decir que está de sali­da. Un pun­to esen­cial en su cam­pa­ña elec­to­ral fue la cues­tión del Cam­bio Cli­má­ti­co, con la pro­me­sa del regre­so de su país al Acuer­do de París y ade­más con el acen­to pues­to en el desas­tre pro­vo­ca­do por el líder dere­chis­ta bra­si­le­ño sobre la Ama­zo­nia. Si bien Bol­so­na­ro no es pre­ci­sa­men­te un hom­bre de prin­ci­pios sóli­dos, todas sus ideas y polí­ti­cas cho­can con los nudos tron­ca­les de la cam­pa­ña demó­cra­ta. Regre­so a la OMS: Jair se ha bur­la­do del orga­nis­mo inter­na­cio­nal y jun­to con Trump han pro­mo­vi­do el des­pre­cio con­tu­maz a la lucha con­tra el Covid. Mul­ti­la­te­ra­lis­mo al palo los demó­cra­tas y un des­ape­go fuer­te hacia la ins­ti­tu­cio­na­li­dad inter­na­cio­nal por par­te del pre­si­den­te bra­si­le­ño. Bol­so­na­rono, des­de el ase­si­na­to de Marie­lle Fran­co ha esca­la­do en la dis­cri­mi­na­ción racial mien­tras Biden vie­ne mon­ta­do con vien­to a favor a par­tir del des­pres­ti­gio que a Trump le han sig­ni­fi­ca­do su des­ma­dre racis­ta. Podría resu­mir­se el esta­do de situa­ción así: es invia­ble un gobierno mode­lo Bol­so­na­ro con­vi­vien­do con un gobierno demó­cra­ta en los EEUU, y par­ti­cu­lar­men­te con éste Biden, flan­quea­do por el ala izquier­da de su par­ti­do que ha apro­ve­cha­do los exabrup­tos polí­ti­cos por dere­cha del man­da­ta­rio repu­bli­cano para cre­cer significativamente.

No que­re­mos enga­ñar­nos ni enga­ñar: sobre el caba­llo men­ti­ro­so del mul­ti­la­te­ra­lis­mo vie­ne mon­ta­do el glo­ba­lis­mo ultra­fi­nan­cie­ro y su bur­bu­ja. Sobre su ver­dor ambien­ta­lis­ta su rapa­ci­dad sobre los recur­sos natu­ra­les y sobre su “social­de­mo­crá­ti­co” espí­ri­tu dia­lo­guis­ta su inten­to de recon­ver­tir el hege­món dete­rio­ra­do y ais­la­do. EEUU de la mano de Biden empren­de­rá una mar­cha sobre Euro­pa para recom­po­ner alian­zas que le per­mi­tan enfren­tar a Chi­na y su ten­ta­do­ra Fran­ja y Ruta de la Seda.

Argen­ti­na, reva­lo­ri­zán­do­se como impor­tan­te país peri­fé­ri­co, debe­rá deci­dir su con­duc­ta en este esce­na­rio en bus­ca de su des­tino. Qui­zás la polí­ti­ca exte­rior no luz­ca tan­to como algu­nas medi­das eco­nó­mi­cas que ayu­den a resol­ver los des­equi­li­brios exter­nos. Sin embar­go es en la cons­truc­ción de una nue­va arqui­tec­tu­ra inter­na­cio­nal, Celac, Una­sur, Brics (como pro­po­ne la Emba­ja­do­ra Ali­cia Cas­tro), la Fran­ja y la Ruta, don­de se encuen­tra la pla­ta­for­ma del des­pe­gue argentino.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *