Libros. Una peda­go­gía crí­ti­ca y eman­ci­pa­do­ra fren­te a la edu­ca­ción tradicional

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 diciem­bre 2020.- 

Los peda­go­gos Jau­me Mar­tí­nez Bona­fé y Jau­me Car­bo­nell Seba­rro­ja publi­can Otra edu­ca­ción con cine, lite­ra­tu­ra y can­cio­nes (Octae­dro).

“El paseo de un gru­po de ado­les­cen­tes ‑un vier­nes por la tar­de- por un cen­tro comer­cial posee mayor men­sa­je edu­ca­ti­vo que una teo­ría, sea del cuer­po, la ali­men­ta­ción, la fami­lia, los via­jes o la sexua­li­dad; se tra­ta­ría, en este caso, de una inter­pre­ta­ción crí­ti­ca del capi­ta­lis­mo de con­su­mo, que pue­de plan­tear­se miran­do un esca­pa­ra­te; pero esto no sig­ni­fi­ca, en modo alguno, negar el valor de la escue­la”expli­ca en Radio Kla­ra Jau­me Mar­tí­nez Bona­fé. Comen­zó su carre­ra docen­te como maes­tro de escue­la –duran­te una déca­da- y ha ejer­ci­do como pro­fe­sor en el área de Didác­ti­ca y Orga­ni­za­ción Esco­lar en la Uni­ver­si­tat de Valèn­cia. Es coau­tor, jun­to al peda­go­go y exdi­rec­tor de la revis­ta Cua­der­nos de Peda­go­gía, Jau­me Car­bo­nell Seba­rro­ja, del ensa­yo Otra edu­ca­ción con cine, lite­ra­tu­ra y can­cio­nes, publi­ca­do en sep­tiem­bre por la edi­to­rial Octaedro.

Los auto­res, actual­men­te jubi­la­dos, se posi­cio­nan en la izquier­da y ads­cri­ben a las corrien­tes de la Reno­va­ción Peda­gó­gi­ca. De hecho, reco­no­cen su deu­da con la Escue­la Nue­va, que sur­ge en Ingla­te­rra a fina­les del siglo XIX en con­tra­po­si­ción a la escue­la tra­di­cio­nal; tam­bién de la meto­do­lo­gía Frei­net, la peda­go­gía del opri­mi­do de Pau­lo Frei­re, la Escue­la Moder­na de Ferrer Guar­dia y dos expe­rien­cias popu­la­res de la segun­da mitad del siglo XX en Ita­lia: la de Loren­zo Mila­ni en Bar­bia­na, y la pro­mo­vi­da por Loris Mala­guz­zi en Reg­gio Emilia.

En Otra edu­ca­ción, Mar­tí­nez Bona­fé y Car­bo­nell Seba­rro­ja resu­men 50 años de su expe­rien­cia en el cam­po edu­ca­ti­vo. “En la lite­ra­tu­ra, el cine o la can­ción popu­lar halla­mos tex­tos y refle­xio­nes que nos ayu­dan a cons­truir la crí­ti­ca a la tra­di­ción esco­lás­ti­ca (la for­ma­ción enten­di­da como correc­to­ra de las imper­fec­cio­nes huma­nas) y pen­sar pro­pues­tas eman­ci­pa­do­ras”, subrayan.

Secuen­cias de la pelí­cu­la Amar­cord (1973), de Fede­ri­co Felli­ni, per­mi­ten apro­xi­mar­se a la edu­ca­ción auto­ri­ta­ria de la Ita­lia fas­cis­ta a tra­vés de un ado­les­cen­te, Tit­ta (Bruno Zanin), que estu­dia en la ciu­dad de Rimi­ni en los años 30 del siglo XX. Una for­ma­ción alter­na­ti­va es la que pro­po­ne en Luga­res Comu­nes (2002) el vete­rano pro­fe­sor de Lite­ra­tu­ra, Fer­nan­do Robles (Fede­ri­co Lup­pi): “Tra­ten de dejar las supers­ti­cio­nes en el pasi­llo antes de entrar en el aula. No obli­guen a sus alum­nos a estu­diar de memo­ria, eso no sir­ve. Lo que se impo­ne por la fuer­za es recha­za­do y en poco tiem­po se olvi­da”, expli­ca el docen­te por­te­ño a los uni­ver­si­ta­rios en la pelí­cu­la de Adol­fo Aristarain.

El ensa­yo apues­ta por la divul­ga­ción, tra­ta de evi­tar el ses­go aca­de­mi­cis­ta y la den­si­dad del exper­tis­mo. Según los auto­res, “las Mate­má­ti­cas, la Len­gua, la His­to­ria o la Geo­gra­fía sólo tie­nen sen­ti­do si ayu­dan a nave­gar y al cre­ci­mien­to autó­no­mo del alumno; en la edu­ca­ción eman­ci­pa­do­ra el cono­ci­mien­to es una herra­mien­ta prác­ti­ca”. Hay maes­tros que desa­rro­llan esta labor. Algu­nos, como el per­so­na­je Daniel Lefeb­vre, en un pue­blo mine­ro del nor­te de Fran­cia cas­ti­ga­do por la cri­sis y el paro, tal como reco­ge el fil­me Hoy empie­za todo (1999), de Ber­trand Tavernier.

O Don Gre­go­rio, maes­tro repu­bli­cano en la Gali­cia rural, víc­ti­ma de la repre­sión fran­quis­ta en el cuen­to La len­gua de las mari­po­sas, de Manuel Rivas (Fer­nan­do Fer­nán Gómez encar­nó a Don Gre­go­rio en la pelí­cu­la titu­la­da como el rela­to, estre­na­da en 1999 por el rea­li­za­dor José Luis Cuer­da). Al apren­di­za­je no jerar­qui­za­do tam­bién hace refe­ren­cia José Agus­tín Goy­ti­so­lo en el poe­ma La mejor escue­la: “Des­con­fía de aque­llos que te ense­ñan /​lis­tas de nom­bres, fór­mu­las y fechas /​y que siem­pre repi­ten mode­los de cul­tu­ra /​que son la tris­te heren­cia que aborreces”.

Una mira­da sobre la juven­tud pue­de pro­yec­tar­se a tra­vés de la músi­ca. The times they are a‑changing (1964), de Bob Dylan, se ins­cri­be en la can­ción pro­tes­ta con­tra la dis­cri­mi­na­ción racial en Esta­dos Uni­dos y la gue­rra de Viet­nam: “Sena­do­res y con­gre­sis­tas, escu­chad la lla­ma­da. /​No os que­déis en la puer­ta, /​no blo­queéis el paso, /​por­que el que sal­drá heri­do será el que ha que­da­do atrás. /​Fue­ra hay una bata­lla y es bru­tal”. La letra de Dylan reco­ge asi­mis­mo la bre­cha gene­ra­cio­nal: “Madres y padres de todo el mun­do, /​no cri­ti­quéis lo que no podéis enten­der. /​Vues­tros hijos e hijas están más allá de vues­tro con­trol, /​vues­tro vie­jo camino enve­je­ce rápidamente”.

En 1962 la can­tau­to­ra chi­le­na Vio­le­ta Parra com­pu­so Me gus­tan los estu­dian­tes. El cam­po de mira pue­de ampliar­se tam­bién con la narra­ti­va, por ejem­plo Las tri­bu­la­cio­nes del estu­dian­te Tör­less (1906), de Robert Musil, que retra­ta la edu­ca­ción opre­si­va en un cole­gio mili­tar del Impe­rio Aus­tro-Hún­ga­ro. Pero el lis­ta­do que com­par­ten los auto­res no aspi­ra a ago­tar la cues­tión; el pasa­do 24 de noviem­bre TVE‑2 emi­tió Los 400 gol­pes (1959), de Fra­nçois Truf­faut, sobre la rebel­día y los sue­ños de liber­tad de Antoi­ne Doi­nel, un joven pari­sino de 14 años. Kes (1969), de Ken Loach, y El niño de la bici­cle­ta (2011), de los her­ma­nos Dar­den­ne, plan­tean el caso de mucha­chos que cre­cen en ambien­tes de conflictividad.

Mar­tí­nez Bona­fé y Car­bo­nell Seba­rro­ja abo­gan por una pers­pec­ti­va a lar­go pla­zo, lo que impli­ca “pres­cin­dir de las nove­da­des y las modas –que no tie­nen nada de nuevo‑, y que se que­dan en el vue­lo galli­ná­ceo de la dic­ta­du­ra del pre­sen­tis­mo y la inme­dia­tez”. Los dos inves­ti­ga­do­res cri­ti­can el actual dise­ño de los currícu­los esco­la­res (pla­ni­fi­ca­ción de la ense­ñan­za) que hacen posi­ble la repro­duc­ción del cono­ci­mien­to en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta; entre la plu­ra­li­dad de alter­na­ti­vas, apun­tan los tra­ba­jos por pro­yec­tos que sur­gen de las asam­bleas de aula. Ade­más sub­ra­yan el fuer­te encor­se­ta­mien­to que impo­ne –a pro­fe­so­res y alum­nos- el libro de tex­to tra­di­cio­nal. En la nove­la Dok­tor Faus­tus (1947), de Tho­mas Mann, las con­fe­ren­cias del pro­fe­sor Kretz­sch­mar sobre Beetho­ven moti­van la refle­xión y las con­ver­sa­cio­nes de los alum­nos. El tea­tro tam­bién apor­ta ejem­plos; en Diá­lo­gos de fugi­ti­vos, escri­be Ber­tolt Brecht: “Noso­tros apren­di­mos en la escue­la cosas como las dife­ren­cias socia­les. ¡Aque­llo era toda una asignatura!”.

El com­ba­te por la eman­ci­pa­ción de las muje­res pue­de suge­rir­se en el aula median­te clá­si­cos como Mada­me Bovary (1857), de Flau­bert, o Ana kare­ni­na (1877), de Tols­toi. Si se ate­rri­za en la his­to­ria recien­te, la can­tan­te y acti­vis­ta chi­le­na Ana Tijoux estre­nó en 2014 su cuar­to álbum, Ven­go; una de las can­cio­nes, Anti­pa­triar­ca, exhor­ta­ba a la libe­ra­ción feme­ni­na: “No sumi­sa ni obe­dien­te /​mujer fuer­te insur­gen­te /​inde­pen­dien­te y valien­te /​rom­per las cade­nas de lo indi­fe­ren­te /​no pasi­va ni oprimida/​”. La cin­ta Te doy mis ojos (2003), de Icíar Bollaín, se cen­tra en la vio­len­cia machista.

Los auto­res de Otra edu­ca­ción recha­zan el dis­cur­so úni­co y uni­for­mi­za­dor que no res­pe­ta las dife­ren­cias de len­guas, cul­tu­ras e iden­ti­da­des. Se mues­tran par­ti­da­rios de un inter­cul­tu­ra­lis­mo crí­ti­co. Las letras de los can­tau­to­res Manu Chao (Clan­des­tino) y Pedro Gue­rra (Con­ta­mí­na­me) asu­men esta diver­si­dad: “Cuén­ta­me el cuen­to del árbol dác­til de los desier­tos /​de las mez­qui­tas de tus abue­los /​dame los rit­mos de las dar­bu­kas y los secre­tos /​que hay en los libros que yo no leo/​”. El supre­ma­cis­mo blan­co en Esta­dos Uni­dos ‑duran­te los años 30 del siglo pasa­do- apa­re­ce en Matar a un rui­se­ñor (1960), de Har­per Lee; la nove­la, éxi­to de ven­tas, fue adap­ta­da dos años des­pués al cine, con Gre­gory Peck en el papel protagonista.

Fren­te a la bar­ba­rie, la impu­ni­dad y el auge de la extre­ma dere­cha, el ensa­yo rei­vin­di­ca la memo­ria. El escri­tor ita­liano judío Pri­mo Levi dejó tes­ti­mo­nio en Si esto es un hom­bre (1947) de cómo sobre­vi­vió al holo­caus­to nazi en el cam­po de Ausch­witz. Sobre la repre­sión y el terror en Amé­ri­ca Lati­na, los peda­go­gos pro­po­nen títu­los cine­ma­to­grá­fi­cos como La his­to­ria ofi­cial (1985), de Luis Puen­zo, que se acer­ca a las des­apa­ri­cio­nes y la lucha por la ver­dad en la dic­ta­du­ra mili­tar argen­ti­na. Un moti­vo simi­lar, para el caso de Chi­le, pue­de hallar­se en Mis­sing (des­apa­re­ci­do), estre­na­da en 1982 con la direc­ción de Cos­ta-Gavras y pro­ta­go­ni­za­da por Jack Lemmon.

Res­pec­to a la gue­rra espa­ño­la de 1936, dos de las múl­ti­ples opcio­nes lite­ra­rias son La for­ja de un rebel­de, de Artu­ro Barea, y Réquiem por un cam­pe­sino espa­ñol, de Ramón J. Sén­der. El tex­to con­clu­ye con una ape­la­ción a la espe­ran­za y la resis­ten­cia colec­ti­va: Get up, stand up, stand up for your rights! (Leván­ta­te, pon­te de pie por tus dere­chos), can­ta­ba Bob Mar­ley en 1973.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *