Inter­na­cio­nal. ¿Cómo res­pon­de­rá Irán al ase­si­na­to de Fakh­ri Zadeh?

Por Eli­jah J. Mag­nie. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de diciem­bre de 2020.

El pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos Donald Trump y el pri­mer minis­tro de Israel, Ben­ja­min Netan­yahu deci­die­ron hace tiem­po que Irán es su peor enemi­go y que su pro­gra­ma nuclear debía ser inte­rrum­pi­do o des­trui­do de todas las for­mas y mane­ras. Qui­zás Trump con­si­de­ra a Irán como una de las razo­nes de su derro­ta en la reelec­ción, o qui­zás con­si­de­re como ‘misión no cum­pli­da’ el hecho de que Irán expan­da su enri­que­ci­mien­to nuclear y desa­rro­lle su pro­gra­ma de misi­les balís­ti­cos.  

Hay pocas dudas al res­pec­to de que Trump desea­ba aña­dir estas dos haza­ñas a la lis­ta de obse­quios ofre­ci­dos a Israel; los terri­to­rios sirios ocu­pa­dos de los Altos del Golán, la capi­tal de Pales­ti­na, Jeru­sa­lén, el apo­yo públi­co a la cons­truc­ción ile­gal de asen­ta­mien­tos en los terri­to­rios pales­ti­nos ocu­pa­dos y la nor­ma­li­za­ción de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con paí­ses ára­bes y musulmanes. 

De ahí la moti­va­ción de Trump para arras­trar a Irán a una gue­rra, o al menos ase­gu­rar­se de redu­cir a ceni­zas el acuer­do JCPOA, en caso de que Biden inten­ta­ra reins­tau­rar­lo des­pués del 20 de diciem­bre de 2021. El ase­si­na­to del cien­tí­fi­co ira­ní Moh­sen Fakh­ri Zadeh fue anun­cia­do, no explí­ci­ta, sino implí­ci­ta­men­te por Netan­yahu. Aho­ra nos que­da pre­gun­tar­nos, ¿cuá­les son las opcio­nes de Irán? ¿Quién apo­ya a Israel en su ase­si­na­to? ¿Cómo ha arras­tra­do Netan­yahu a Ara­bia Sau­dí en la lis­ta de obje­ti­vos de Irán? ¿En qué pla­ta­for­ma pode­mos espe­rar que ocu­rra la pró­xi­ma escaramuza?

El pri­mer minis­tro Netan­yahu se enfren­ta a las cor­tes de jus­ti­cia en casa, acu­sa­do de soborno y corrup­ción. Está inten­tan­do todo a su alcan­ce para man­te­ner­se en el poder y reu­nir más alia­dos. No ha titu­bea­do a la hora de arras­trar jun­to a él a su nue­vo alia­do, Ara­bia Sau­dí, en su jue­go con­tra Irán. Un pri­mer resul­ta­do de esto es que aho­ra Irán tie­ne un amplio espec­tro de obje­ti­vos a la hora de res­pon­der al ase­si­na­to de Fakh­ri Zadeh.

De hecho, el pri­mer minis­tro israe­lí tie­ne pocas opcio­nes para invo­lu­crar­se en soli­ta­rio en un con­flic­to más amplio. En el Líbano, la estra­te­gia de disua­sión impues­ta por Hez­bo­lá fuer­za al ejér­ci­to israe­lí a man­te­ner­se lejos de las fron­te­ras. El líder de Hez­bo­lá, Sayed Has­san Nas­ra­llah, pro­me­tió ata­car y matar a cual­quier sol­da­do israe­lí a la pri­me­ra de opor­tu­ni­dad. El gobierno de Israel orde­nó a todas las tro­pas reti­rar­se y tomar dis­tan­cia, dejan­do las fron­te­ras des­aten­di­das en los últi­mos meses. Ade­más, Hez­bo­lá está trans­por­tan­do armas des­de Siria has­ta el Líbano bajo la impo­ten­te mira­da de los israe­lís, quie­nes temen ata­car a un ope­ra­ti­vo de Hez­bo­lá por equi­vo­ca­ción y sufrir las con­se­cuen­cias de ello. Hez­bo­lá ha impues­to las nor­mas de con­duc­ta y actua­ción con Israel en un fren­te en el que Netan­yahu se sien­te débil y vulnerable. 

En Israel, el ejér­ci­to no está pre­pa­ra­do para la gue­rra. Los puer­tos de Israel, así como sus aero­puer­tos, se encuen­tran a fácil alcan­ce de los misi­les de alta pre­ci­sión de Irán y sus alia­dos, en caso de ser dis­pa­ra­dos des­de Siria, Líbano o Irak. Ade­más, la eco­no­mía israe­lí ha sufri­do agu­da­men­te debi­do a la pan­de­mia de la covid-19. Por ello, Netan­yahu nece­si­ta a otros esta­dos para luchar jun­to a él (o en su nom­bre). La reve­la­ción públi­ca de la visi­ta secre­ta que Netan­yahu hizo a Ara­bia Sau­dí para ver­se con el prín­ci­pe Moham­mad Bin Sal­man cobra más sen­ti­do des­pués del ase­si­na­to de Fakh­ri Zadeh. Netan­yahu ha que­ri­do mos­trar a Irán que no está solo en el ase­si­na­to y que Ara­bia Sau­dí está invo­lu­cra­da. Esto sig­ni­fi­ca que los tar­gets de la ven­gan­za de Irán no se limi­ta­rán sola­men­te a Israel. El movi­mien­to de Netan­yahu — la reve­la­ción del encuen­tro — se tra­ta cla­ra­men­te de un gol­pe bajo, aun­que esto no es inusual dado su carác­ter y estrategias. 

No había una nece­si­dad real de reve­lar la fecha de su visi­ta, tam­po­co de man­te­ner a los civi­les moni­to­rean­do su vue­lo des­de Israel has­ta la ciu­dad de Neom en el Mar Rojo. Esto no es nue­vo en las rela­cio­nes sau­díes-israe­líes. Ara­bia Sau­dí ha finan­cia­do gue­rras que han sido lle­va­das cabo por Israel, prin­ci­pal­men­te en el Líbano, en 2006. El ante­rior jefe del Mos­sad, Tamir Par­do, visi­tó Riad en 2014. El ya reti­ra­do gene­ral sau­dí Anwar Esh­ki se reu­nió con un ofi­cial israe­lí en el hotel King David en 2016, y un año des­pués el jefe de los espías sau­díes Kha­lid Bin Ali al-Humai­dan reali­zó una visi­ta secre­ta a Israel.

Por pri­me­ra vez des­de los ase­si­na­tos de cua­tro cien­tí­fi­cos nuclea­res ira­níes en los últi­mos años, la comu­ni­dad inter­na­cio­nal ha con­de­na­do el ase­si­na­to pre­me­di­ta­do de un civil en Irán, defi­nién­do­lo como ‘terro­ris­mo de Esta­do’. Israel ha sido una vez más acu­sa­do de vio­lar la ley inter­na­cio­nal, lle­van­do a cabo un ase­si­na­to que es poco útil a la hora de lograr su obje­ti­vo de dete­ner el pro­gra­ma nuclear ira­ní. De hecho, Israel ha lle­va­do a cabo doce­nas de ase­si­na­tos con­tra mili­tan­tes no-com­ba­tien­tes y civi­les sin nin­gún tipo de ren­di­ción de cuen­tas glo­bal, siguien­do la ten­den­cia de que ‘lo que no es per­mi­ti­do a nin­gún Esta­do le es per­mi­ti­do a Israel’.

El ser­vi­cio de inte­li­gen­cia exte­rior israe­lí, el Mos­sad, no es tan com­pe­ten­te como su repu­tación en los medios de comu­ni­ca­ción pue­da suge­rir. Su medio­cri­dad ha sido públi­ca­men­te expues­ta: está lejos de tener un ‘bra­zo lar­go’ y, de hecho, es bas­tan­te depen­dien­te del apo­yo inter­na­cio­nal forá­neo. Los agen­tes del Mos­sad han sido rara­men­te eje­cu­ta­dos, excep­to en Siria, cuan­do Damas­co recha­zó cual­quier tipo de nego­cia­ción. El Mos­sad no solo cuen­ta con un gran pre­su­pues­to y un sumi­nis­tro cuan­tio­so de pasa­por­tes fal­sos, tam­bién cuen­ta con el apo­yo de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y las ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res de los Esta­dos Uni­dos en todo el mun­do, depen­dien­do de la clan­des­ti­ni­dad par­ti­cu­lar de cada ope­ra­ción y sus obje­ti­vos. El ser­vi­cio de inte­li­gen­cia israe­lí tam­bién pue­de con­fiar en el apo­yo de Esta­dos Uni­dos y en la mayo­ría de los paí­ses euro­peos para libe­rar o sacar de con­tra­ban­do a los agen­tes del Mos­sad. En estos recur­sos resi­de la fuer­za de Israel, ade­más del apo­yo incon­di­cio­nal de los Esta­dos Uni­dos cuan­do un pre­si­den­te como Donald Trump está en el des­pa­cho oval. Tras la nor­ma­li­za­ción israe­lí con los paí­ses del Gol­fo, Israel aho­ra pue­de con­tar con el apo­yo ára­be, más que antes, para coor­di­nar sus acti­vi­da­des clan­des­ti­nas en paí­ses don­de resi­den los enemi­gos mutuos de estos esta­dos: Irán y el «Eje de la Resis­ten­cia» (Líbano, Siria, Irak y Yemen).

El ase­si­na­to del cien­tí­fi­co ira­ní fue lle­va­do a cabo un equi­po de eje­cu­ción alta­men­te capa­ci­ta­do que no se pre­pa­ró para el ata­que en tan solo unos días. El equi­po tenía explo­si­vos, armas, medios eco­nó­mi­cos y pisos fran­cos para reu­nir­se y capa­ci­tar­se como equi­po para la ope­ra­ción. «Ese tipo de acti­vi­dad requie­re una ope­ra­ción patro­ci­na­da por el Esta­do», afir­man fuen­tes de segu­ri­dad ira­níes en Teherán.

Israel, a dife­ren­cia del pre­si­den­te Trump cuan­do ase­si­nó al gene­ral Qas­sem Solei­ma­ni, no anun­ció ofi­cial­men­te su res­pon­sa­bi­li­dad por el ase­si­na­to de Fakh­ri Zadeh, aun­que Netan­yahu sí lo insi­nuó con su pro­pio esti­lo. Sin embar­go, se orde­nó simul­tá­nea­men­te que los B‑52 esta­dou­ni­den­ses regre­sa­ran a Orien­te Medio unos días antes del ata­que y el Pen­tá­gono orde­nó al por­ta­avio­nes USS Nimitz que regre­sa­ra al Gol­fo Pér­si­co. Asi­mis­mo, la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se pro­me­tió ata­car con fuer­za si algún sol­da­do esta­dou­ni­den­se era ata­ca­do en Irak. Todas estas indi­ca­cio­nes son toma­das por Irán como seña­les cla­ras de la com­pli­ci­dad y res­pon­sa­bi­li­dad de Esta­dos Uni­dos e Israel para con el ase­si­na­to ilegal. 

¿Cuá­les son las opcio­nes de Irán?

El coman­dan­te de la Guar­dia Revo­lu­cio­na­ria de Irán, el mayor gene­ral Hos­sein Sala­meh, ha ase­gu­ra­do que «Irán res­pon­de­rá». Ha que­da­do paten­te su com­pro­mi­so, y no se espe­ra que arries­gue su cre­di­bi­li­dad. El líder de la revo­lu­ción, Sayed Ali Kha­me­nei, dio ins­truc­cio­nes a sus coman­dan­tes mili­ta­res de «tomar la ven­gan­za jus­ta por el már­tir Moh­sen Fakh­ri Zadeh». El coman­dan­te de la Bri­ga­da IRGC-Quds, el gene­ral Ismail Qaa­ni, que repre­sen­ta el bra­zo de las ope­ra­cio­nes ira­níes en el exte­rior, indi­có: «Hay obje­ti­vos que han sido iden­ti­fi­ca­dos regio­nal­men­te y los alia­dos de Irán par­ti­ci­pa­rán en la respuesta».

Según las fuen­tes, Irán ha comen­za­do a tra­ba­jar en varios nive­les: 1) Des­cu­brir el equi­po res­pon­sa­ble del ase­si­na­to. 2) Pedir a todas las emba­ja­das en el extran­je­ro que soli­ci­ten la con­de­na de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal cri­men ilí­ci­to de matar a un civil. 3) Iden­ti­fi­car a los par­ti­da­rios de cual­quier posi­ble acción israe­lí: la disua­sión se rea­li­za a modo de res­pues­ta, ata­can­do obje­ti­vos esta­ble­ci­dos por Irán en Orien­te Medio. 3) Bus­car cual­quier equi­po pre­pa­ra­do para lle­var a cabo otro poten­cial ata­que por par­te de Israel duran­te los cin­cuen­ta días res­tan­tes del man­da­to de Trump. 4) Iden­ti­fi­car los obje­ti­vos más urgen­tes a ata­car en Orien­te Medio. 5) Aumen­tar el nivel de enri­que­ci­mien­to de ura­nio, sin tener en cuen­ta el JCPOA, y aumen­tar el nivel de exis­ten­cias a más de 2.442,9 kg.

Las fuen­tes entien­den que no hay nada que impi­da que Israel lle­ve a cabo nue­vos ata­ques con­tra obje­ti­vos ira­níes si no se impo­ne la disua­sión, como ha hecho Hez­bo­lá exi­to­sa­men­te en el Líbano. Ade­más, cual­quier posi­ble gol­pe a Israel y los alia­dos de Esta­dos Uni­dos en Orien­te Medio (en Afga­nis­tán o Yemen, por ejem­plo) envia­ría seña­les a Israel para dete­ner­se, cuan­do los intere­ses de Esta­dos Uni­dos en la región sean pues­tos en peligro.

Mien­tras Trump (a quien nues­tra fuen­te des­cri­be como «un ele­fan­te en una cris­ta­le­ría») esté en el poder, Irán ha deci­di­do no ir a la gue­rra y mien­tras tan­to no sea arras­tra­do a situa­cio­nes y riñas impues­tas por sus enemi­gos. Por lo tan­to, la gue­rra total aún no está sobre la mesa, inclu­so sien­do pro­ba­ble que se pro­duz­can más ata­ques ciber­né­ti­cos, de sabo­ta­je o de ase­si­na­to en las pró­xi­mas sema­nas. “La cuen­ta está abier­ta con Netan­yahu, no hay nece­si­dad de apre­su­rar­se, habrá otras opor­tu­ni­da­des”, con­clu­yó la fuente.

Fuen­te: Misión Verdad

Foto: Fakh­ri Zadeh (ter­ce­ro a la dere­cha) fue ase­si­na­do el pasa­do 27 de noviem­bre en un ata­que terro­ris­ta (Cré­di­to: Reuters)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *