Hai­tí. Terror en la pobla­ción por ola de secues­tros indis­cri­mi­na­dos /​Manifestaciones de pro­tes­ta y repre­sión con heridos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de diciem­bre de 2020.

Hai­tí y sus pobla­do­res están pasan­do por una nue­va eta­pa de des­truc­ción impul­sa­da por gru­pos para­po­li­cia­les y para­mi­li­ta­res, que han lan­za­do una olea­da de secues­tros indis­cri­mi­na­dos. Estos sec­to­res que bus­can indu­cir terror y obte­ner dine­ro a cam­bio de esos actos delic­ti­vos, se mue­ven con total impu­ni­dad ya que las auto­ri­da­des hai­tia­nas no toman nin­gun tipo de medi­das fren­te a ello. Más aún, repri­men a quie­nes, deses­pe­ra­dos, ganan las calles exi­gien­do que se deten­ga a los secuestradores.

Agen­tes de la Poli­cía Nacio­nal de Hai­tí (Pnh) hirie­ron en la cabe­za este pasa­do lunes 30 de noviem­bre con balas de goma al menos dos per­so­nas, iden­ti­fi­ca­das como médi­cos inter­nos en el Hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad Esta­tal de Hai­tí (Hueh). Los gra­ves hechos ocu­rrie­ron duran­te una nue­va mani­fes­ta­ción, en Puer­to Prín­ci­pe, con­tra el secues­tro indis­cri­mi­na­do de per­so­nas que vie­nen ocu­rrien­do en estos últi­mos días en varios pun­tos del país.

Estos agen­tes de la Poli­cía Nacio­nal uti­li­za­ron gases lacri­mó­ge­nos y balas de goma, para dis­per­sar, una vez más, lue­go de las pro­tes­tas del sába­do , la mani­fes­ta­ción de los médi­cos, que reu­nió a un gran núme­ro de per­so­nas, denun­cian­do y exi­gien­do el fin de los secuestros. 

A fines de este mes de noviem­bre de 2020, al menos 5 per­so­nas fue­ron secues­tra­das en terri­to­rio nacio­nal, por ban­di­dos arma­dos (gru­pos para­mi­li­ta­res), quie­nes lle­van a cabo los crí­me­nes con total impu­ni­dad. Todas las capas de la socie­dad se han vis­to afec­ta­das en los últi­mos meses por este fenó­meno de secues­tro, que indu­da­ble­men­te per­si­gue la idea de des­truir los pocos lazos socia­les que aún que­dan en pie. 

Algu­nas per­so­nas han sido secues­tra­das fren­te a sus casas y otras den­tro de sus empre­sas, y en algu­nos de los casos los secues­tra­do­res usan uni­for­mes y vehícu­los de la Poli­cía para lle­var a cabo sus accio­nes, lo que reco­no­cen las auto­ri­da­des poli­cia­les.
Este cli­ma está crean­do una situa­ción de mie­do en el área metro­po­li­ta­na de Puer­to Prín­ci­pe, sin que las auto­ri­da­des adop­ten accio­nes para enfren­tar­la.
Dis­tin­tos sec­to­res con­si­de­ran que la situa­ción es peor que en 2004, cuan­do hubo una impor­tan­te ola de vio­len­cia des­pués de que un movi­mien­to arma­do derro­ca­ra al expre­si­den­te Jean-Ber­trand Aristide.

La mani­fes­ta­ción de pro­tes­ta del lunes reco­rrió varias zonas de la capi­tal, par­ti­cu­lar­men­te en la Ave­ni­da Jean-Paul II (Tur­geau), fren­te a la sede cen­tral de la empre­sa pri­va­da de tele­fo­nía móvil Digi­cel, don­de los mani­fes­tan­tes soli­ci­ta­ron el apor­te a fun­cio­na­rios, para per­mi­tir que la jus­ti­cia iden­ti­fi­que a los per­pe­tra­do­res de estos actos delic­ti­vos con­tra la pobla­ción. «Los fun­cio­na­rios tie­nen los medios para ras­trear el para­de­ro de los secues­tra­do­res, a par­tir de los núme­ros de telé­fono que uti­li­zan para comu­ni­car­se con las fami­lias de los secues­tra­dos», dije­ron mani­fes­tan­tes en las calles. 

Al mis­mo tiem­po, este lunes, varios ciu­da­da­nos, en su mayo­ría con­duc­to­res de trans­por­te públi­co, blo­quea­ron la carre­te­ra Cana­pé Vert (hacia y des­de el este de la capi­tal, Puer­to Prín­ci­pe), para pro­tes­tar por el secues­tro de un con­duc­tor de trán­si­to lla­ma­do Gary y dos estu­dian­tes duran­te el pasa­do fin de sema­na. «Mucho es mucho ! Nos movi­li­za­mos con­tra los secues­tros, que se mul­ti­pli­can en todo el país. El secues­tro del con­duc­tor, nues­tro com­pa­ñe­ro, debe ser el últi­mo de los crí­me­nes de las ban­das arma­das ”, exi­gían los mani­fes­tan­tes. Tam­bién expre­sa­ron su enfa­do y rebe­lión con­tra los agen­tes de la Poli­cía Nacio­nal, quie­nes les pidie­ron que reto­ma­ran su labor de ser­vi­cio en diver­sas rutas de trans­por­te públi­co, con el fin de cobrar la suma de dine­ro exi­gi­da por los secues­tra­do­res de su colega. 

Los secues­tra­do­res del con­duc­tor del trans­por­te públi­co supues­ta­men­te exi­gie­ron 100 mil dóla­res para libe­rar al con­duc­tor y a los dos estu­dian­tes. Los mani­fes­tan­tes en Puer­to Prín­ci­pe pre­ten­den con­ti­nuar su movi­mien­to, en las calles, has­ta que las auto­ri­da­des tomen medi­das ins­ti­tu­cio­na­les, para poner fin a este cli­ma de terror, inclui­dos los actos de secuestro. 

Asi­mis­mo, en la vía a Bou­don, cer­ca de la ofi­ci­na de la Ofi­ci­na de Pro­tec­ción al Ciu­da­dano y al Ciu­da­dano (Opc), varios vehícu­los fue­ron colo­ca­dos cru­zan­do la vía, en pro­tes­ta por los actos de secues­tro. Ni el sis­te­ma de jus­ti­cia ni el gobierno vigen­te han dicho aún una pala­bra sobre el gra­do de dete­rio­ro de la situa­ción de segu­ri­dad en el terri­to­rio nacional. 

No hay noti­cias del perio­dis­ta Guy­ler Del­va, quie tam­bién habría sido secues­tra­do /​Libe­ra­ron a un músico

Los fami­lia­res del perio­dis­ta Guy­ler Del­va no han sabi­do nada de él des­de hace unas 48 horas, según infor­ma la agen­cia AlterPresse. 

Duran­te dos días, todos los inten­tos de con­tac­tar al cole­ga han sido infruc­tuo­sos, infor­ma la emi­so­ra​Radio Cari­be, don­de el perio­dis­ta pre­sen­ta un pro­gra­ma dia­rio. La Direc­ción Cen­tral de la Poli­cía Judi­cial tie­ne cono­ci­mien­to del asun­to y se están rea­li­zan­do ges­tio­nes al más alto nivel esta­tal para arro­jar luz sobre el asun­to, dijo un comu­ni­ca­do de la Secre­ta­ría de Esta­do de Comunicaciones. 

Guy­ler Delva

La des­co­no­ci­da situa­ción de la perio­dis­ta Del­va ali­men­ta muchos comen­ta­rios en las redes socia­les, don­de los usua­rios, espe­cial­men­te en los círcu­los perio­dís­ti­cos, no ocul­tan sus preocupaciones. 

Por otro lado, Phi­lip­pe Augus­tin, músi­co y jefe del padrón elec­to­ral del Con­se­jo Elec­to­ral Pro­vi­sio­nal, fue libe­ra­do por sus cap­to­res en la noche del lunes 30 de noviem­bre, lue­go de estar cau­ti­vo duran­te 4 días. No se sabe si se pagó un rescate. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *