Colom­bia. La niña de los tenis blan­cos y el coman­dan­te Uriel del ELN

Por Tomás Gar­cía Lavia­na*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de diciem­bre de 2020.

El coman­dan­te Uriel, man­ten­drá un víncu­lo viven­cial con el inter­lo­cu­tor, per­ma­ne­ce­rá com­pro­me­ti­do y asu­mien­do la bata­lla de ideas, uni­do con quie­nes levan­ta su gri­to ante la injus­ti­cia, como ges­to rebel­de, anhe­lan­te de vida dig­na, por­que des­de aho­ra soña­mos en grande.

Como lo soñó hace más de cua­ren­ta años Juan Manuel Sán­chez Gor­di­llo alcal­de de Mari­na­le­da (Espa­ña), esta comu­ni­dad es un ejem­plo a seguir para millo­nes de jor­na­le­ros y tra­ba­ja­do­res en todo el mun­do, en Mari­na­le­da exis­te la uto­pía; ni una fami­lia sin techo, ni una per­so­na sin pan.

Como lo soña­ron las Zapa­tis­tas del EZLN en Méxi­co, movi­mien­to que se pro­cla­mó femi­nis­ta, anti­pa­triar­cal y anti­ca­pi­ta­lis­tas, en ese terri­to­rio rebel­de no exis­ten femi­ni­ci­dios ni des­apa­re­ci­das, en un país don­de se regis­tran once femi­ni­ci­dios dia­rios [1]. Sí exis­te la utopía.

Uriel guia­do por el amor efi­caz, here­da­do de Cami­lo el sacer­do­te, que se expre­sa en la coti­dia­ni­dad de la vida jun­to a las comu­ni­da­des en la lucha en defen­sa de sus terri­to­rios, sus cul­tu­ras y autonomías.

El men­sa­je de Uriel es, ante las adver­si­da­des hay que tem­plar­se de valor, de dig­ni­dad y lucha, en las calles, en los barrios, en las uni­ver­si­da­des, en las redes socia­les, en las vere­das, en cada rincón.

Sí, que­ri­do Uriel, tu voz tras­pa­só fron­te­ras y esa es la rabia de la bes­tia domi­nan­te y la derro­ta del “señor molus­co, caba­lle­ro lapa”, tu voz revi­ve con mayor fuer­za en la Patria Grande.

Entre todas y todos estás.

Her­mano Uriel, el pasa­do 30 de octu­bre te vi en el barrio San­ta Libra­da de la loca­li­dad de Enga­ti­vá (Bogo­tá), cami­na­bas jun­to a la niña, la de cami­sa rosa­da, fal­da negra y tenis blan­cos, la del col­chon­ci­to en su hom­bro izquier­do, la des­alo­ja­da con su fami­lia que se dedi­ca al reci­cla­je. Cami­na­bas fir­me coman­dan­te, hacién­do­le fren­te a la vio­len­cia esta­tal, irre­ve­ren­te ante la insen­si­bi­li­dad social, ¡hipó­cri­tas! los que callan ante estas injusticias. 

Allí se escu­cha tu voz viva con la con­sig­na ¡JURAMOS VENCER! en cohe­ren­cia con tu afir­ma­ción “no somos infil­tra­dos de la gue­rri­lla en un barrio, somos pobla­do­res barria­les guerrilleros”.

A todos los ami­gos, artis­tas, perio­dis­tas, femi­nis­tas, anar­quis­tas, par­ce­ros, comu­ni­dad LGTBI, orga­ni­za­cio­nes her­ma­nas revo­lu­cio­na­rias nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, agra­de­ce­mos su com­pli­ci­dad soli­da­ria y fra­ter­ni­dad ante la siem­bra del coman­dan­te Uriel.

Sus mues­tras de afec­to reafir­man nues­tro con­si­ga, ¡siem­pre jun­to al pueblo!

Esa cade­na de afec­tos me ins­pi­ró para crear esta obra que titu­lé ´Somos la gen­te que deja hue­lla´ dedi­ca­da a todas las rebe­lio­nes del mun­do y en espe­cial para las hijas e hijos del coman­dan­te Uriel, para los pre­sos polí­ti­cos y sus com­pa­ñe­ros de lucha coti­dia­na en el Fren­te de Gue­rra Omar Gómez.

En el siguien­te enla­ce des­car­gue: ´Somos la gen­te que deja hue­lla´ https://​bit​.ly/​3​j​R​d​laV, com­pár­te­la a la gen­te que lucha con el corazón.

Al “señor molus­co, caba­lle­ro lapa” le segui­re­mos can­tan­do la de Calle-13 “Nos dupli­ca­mos, como las célu­las nos mul­ti­pli­ca­mos, el que no quie­re cal­do se le dan dos tasas, somos la leva­du­ra que levan­ta la masa”.

*****

[1] Día de Muer­tas #NiU­na­Más #NiU­na­Me­nos, e‑consulta, 2-10-2020. https://​bit​.ly/​3​k​T​J​QX4

[2] Hom­bre que mira al tira que lo sigue, Mario Bene­det­ti. https://​bit​.ly/​3​e​j​s​GQe

*Tomás Gar­cía Lavia­na. Flâ­neur del arte audio­vi­sual, ama­teur de la foto­gra­fía docu­men­tal e insur­gen­te del Ejér­ci­to de Liberación



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *