Colom­bia: Entre­vis­ta Jesús San­trich “En el entram­pa­mien­to con­tra mí, tie­nen la mano meti­da Iván Duque y su vice­pre­si­den­ta Mar­ta Lucía Ramí­rez, ayu­da­dos por Timo­chen­ko y Car­los Lozada»

Entre­vis­tas ALCA​RA​JO​.ORG, trae para uste­des el dia­lo­go con el coman­dan­te de la Segun­da Mar­que­ta­lia, Jesús San­trich, para cono­cer su pers­pec­ti­va sobre la paz en Colom­bia, ante la tram­pa ten­di­da por el ex fis­cal Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez. Ade­más, San­trich res­pon­de a los medios de comu­ni­ca­ción nacio­nal e inter­na­cio­nal y twit­te­ros que envia­ron sus preguntas.

SANTRICH.

Cor­dial salu­do con espe­ran­za de paz, patria gran­de boli­va­ria­na y socia­lis­mo, y con nues­tros mejo­res deseos a los entre­vis­ta­do­res y pro­pi­cia­do­res de este espa­cio de inter­cam­bio. Les habla Jesús San­trich, de la Direc­ción Nacio­nal de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia y pro­ce­do a res­pon­der­les sus inquietudes.

PRIMERA PARTE.

¿Cómo se encuen­tra emo­cio­nal­men­te coman­dan­te, Jesús San­trich des­pués del estre­llón de la paz?

JS: Jamás hay sepa­ra­ción entre el sen­ti­mien­to y el pen­sa­mien­to, pues los cen­tros de la emo­ción tie­nen un poder extra­or­di­na­rio para influir en el racio­ci­nio de las per­so­nas, de tal mane­ra que debo decir que de una u otra for­ma, aun­que estoy de áni­mo mag­ní­fi­co y lleno de espe­ran­za en el futu­ro, guar­do cier­ta con­go­ja por la mane­ra infa­me en que el pro­ce­so de paz que se des­pren­dió de los diá­lo­gos de La Haba­na como la posi­bi­li­dad más pró­xi­ma y tan­gi­ble que tuvi­mos para lograr un enor­me sal­to hacia la bús­que­da de la recon­ci­lia­ción nacio­nal que tan­to anhe­la la mayo­ría de los colom­bia­nos, se frus­tro por cuen­ta de la per­fi­dia ins­ti­tu­cio­nal, fundamentalmente.

Alguien dijo por ahí algu­na vez que “el cuer­po es un orga­nis­mo mate­rial, pero tam­bién una metá­fo­ra”, así que todos estos dolo­res de gue­rra, mise­ria y luto que vive nues­tro país más por intran­si­gen­cia de una cas­ta de oli­gar­cas mez­qui­nos que por otra cosa, cada día hace par­te de nues­tras prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes tocan­do nues­tros sopor­tes sico­ló­gi­cos y emo­cio­na­les; eso sí, empu­ján­do­nos en todo caso sobre el camino de las uto­pías en fun­ción de un mun­do mejor.

¿Cómo es su día a día en la Nue­va Marquetalia?

JS: Se podría resu­mir en que por lo gene­ral hay tra­ba­jo, estu­dio y de vez en cuan­do algo de entre­te­ni­mien­to o recrea­ción; los man­dos y com­ba­tien­tes con­vi­ven ese día a día con­jun­ta­men­te, hom­bro a hom­bro como una sola fami­lia y equi­po de trabajo.

Cuan­do ha habi­do reunio­nes del cuer­po de man­dos para balan­cear y pla­ni­fi­car las acti­vi­da­des enca­mi­na­das al impul­so de la orga­ni­za­ción, se desa­rro­lla la agen­da para la que se con­vo­que y todos nos pone­mos en fun­ción de tal agen­da y orden pac­ta­dos. Pero en todo cam­pa­men­to de las FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia) se sigue el Régi­men Interno Gene­ral del que hablan nues­tros Esta­tu­tos en su Capí­tu­lo VII, Artícu­lo 15, que por el momen­to es el mis­mos de las anti­guas FARC-EP; es decir, las lla­ma­das Nor­mas de Coman­do que es igual y uni­for­me para toda la gue­rri­lle­ra­da y el cuer­po de man­dos. Tal como se con­sig­na en su tex­to, el Régi­men Interno Gene­ral, jun­to con las mate­rias de gim­na­sia, judo y defen­sa per­so­nal, ins­truc­ción mili­tar de orden cerra­do y abier­to, cons­ti­tu­yen la Car­ti­lla de Ins­truc­ción de todas las uni­da­des de las FARC-EP. Los Esta­dos Mayo­res de Fren­tes al actua­li­zar para cada situa­ción con­cre­ta el Régi­men Interno Gene­ral, tie­nen la facul­tad de ela­bo­rar el Régi­men Interno Par­ti­cu­lar de cada uni­dad, que debe­rá con­tem­plar lo resul­tan­te de cada situa­ción, los pla­nes de cuar­tel o cam­pa­men­to, pla­nes de mar­cha y pla­nes de labor, cuan­do no se esté en orden públi­co. Nada de esto ha varia­do y se des­en­vuel­ve según lo indi­ca­do en los 37 nume­ra­les del libro esta­tu­ta­rio corres­pon­dien­te a las “Nor­mas Inter­nas de Coman­do de las FARC-EP”.

De esos linea­mien­tos se des­pren­de el día a día en los cam­pa­men­tos de la Segun­da Mar­que­ta­lia, pues en ellos se incor­po­ra lo fun­da­men­tal de la vida mili­tar de las diver­sas uni­da­des de las FARC-EP, en cuar­te­les, cam­pa­men­tos, mar­chas, misio­nes y comi­sio­nes del gue­rri­lle­ro y uni­fi­can el cri­te­rio de coman­dan­tes y gue­rri­lle­ros (as) en cuan­to a la dis­ci­pli­na, los diver­sos ser­vi­cios, las diver­sas guar­dias y diver­sas tareas de coman­do, tan­to en cam­pa­ña como en rece­so. Para todo lo cual se uti­li­za el hora­rio mili­tar de 00:01 a 24:00 horas.

Como en las anti­guas FARC-EP, se toma en cuen­ta los tiem­pos de siem­bra y cose­cha para pla­ni­fi­car acti­vi­da­des de agri­cul­tu­ra y otras labo­res del cam­po, dis­po­nien­do de los res­pec­ti­vos res­pon­sa­bles para este tipo de tareas que se acom­pa­san con los pla­nes orga­ni­za­ti­vos, edu­ca­ti­vos, polí­ti­cos y militares.

En todo cam­pa­men­to, lo gene­ral es que la gen­te esté ocu­pa­da cum­plien­do con el orden día que defi­na la Direc­ción; esto des­de el momen­to de levan­tar­se que es a las 04:50 am has­ta las 20:00 horas que es la hora de ir a des­can­sar. Enton­ces duran­te el día se orga­ni­zan los ser­vi­cios de guar­dias, las labo­res cam­pa­men­ta­rias y se des­pa­chan las misio­nes que salen a cum­plir tareas fue­ra. En el cam­pa­men­to ope­ra un ofi­cial de ser­vi­cio al fren­te del per­so­nal, un coman­dan­te de guar­dia y los rele­van­tes y cen­ti­ne­las de todo tipo, las avan­za­das, explo­ra­cio­nes y des­cu­bier­tas. El o la ofi­cial de ser­vi­cio garan­ti­zan el nor­mal fun­cio­na­mien­to interno del cam­pa­men­to sobre la base del plan de cam­pa­men­to y orden del día esta­ble­ci­dos, y eje­cu­tan las orien­ta­cio­nes del jefe de la uni­dad que se trate.

En todas las uni­da­des debe tomar­se en cuen­ta un día de des­can­so que en gene­ral debe ser el domin­go, lo cual solo se varía en cir­cuns­tan­cias espe­cia­les pudien­do defi­nir­se otro día de la sema­na, sin que se men­gue la segu­ri­dad. El día ante­ce­den­te al de des­can­so se uti­li­za para el lava­do de ropa, reunio­nes del orga­nis­mo polí­ti­co o célu­la comu­nis­ta, apron­te de leña, abas­te­ci­mien­to, etc.

Para aten­der con orden todas estas acti­vi­da­des se ela­bo­ra una minu­ta dia­ria en la que se con­tem­plan todos los ser­vi­cios, como ran­che­ros (as), apro­vi­sio­na­do­res (as), leña­te­ros (as); si fue­ra nece­sa­rio, pala­fre­ne­ros (as), pelu­que­ros (as), enfer­me­ros (as) de turno, higie­nis­tas, asea­do­res (as), si esta tarea no se rea­li­za colec­ti­va­men­te, así como otros ser­vi­cios. En esa minu­ta se indi­ca quie­nes que­dan dis­po­ni­bles en cada rue­da lue­go de cubier­to el ser­vi­cio que le haya corres­pon­di­do a cada quien.

La tar­de se cie­rra con la lla­ma­da “Rela­ción”, que es la ins­tan­cia median­te la cual en for­ma­ción mili­tar, los esca­lo­nes de man­do resuel­ven los dis­tin­tos pro­ble­mas rela­cio­na­dos con los ser­vi­cios y el orden mili­tar de la res­pec­ti­va uni­dad y en don­de los gue­rri­lle­ros (as) pue­den hacer plan­tea­mien­tos, suge­ren­cias y recla­mos que ten­gan que ver con el orden men­cio­na­do. Siem­pre que las con­di­cio­nes lo per­mi­tan debe rea­li­zar­se dia­ria­men­te y ten­drá una dura­ción máxi­ma de vein­te minutos.

En los cam­pa­men­tos tam­bién, entre la 18:00 y las 20:00 horas se rea­li­za la “hora cul­tu­ral”, que es el espa­cio para la dis­cu­sión de noti­cias, de temas de actua­li­dad, de comu­ni­ca­dos o para desa­rro­llar acti­vi­da­des de poe­sía, de can­to o cual­quier otra expre­sión cultural.

Final­men­te, diría que tam­bién tene­mos comu­ni­ca­cio­nes dia­rias entre las dis­tin­tas uni­da­des, lo cual es aten­di­do por quien esté al man­do median­te cama­ra­das que mane­jan los ins­tru­men­tos y códi­gos en los hora­rios y luga­res defi­ni­dos para ello. Yo tra­to de invo­lu­crar­me en ese mun­do de acti­vi­da­des con la gen­te con la que ando, pero sue­lo sacar algo de tiem­po para escri­bir, o para pin­tar o hacer algo de músi­ca o pre­pa­rar algún mate­rial para las char­las en el aula.

¿Cuál es la dife­ren­cia entre La Nue­va Mar­que­ta­lia y las anti­guas Farc-Ep en lo mili­tar y lo político?

JS: En lo esen­cial, en ambos cam­pos, el polí­ti­co y el mili­tar las FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia), son con­ti­nui­dad del pro­yec­to his­tó­ri­co fun­da­do por Manuel Maru­lan­da Vélez y Jaco­bo Are­nas. Las dife­ren­cias pue­den deri­var de las varia­cio­nes que impli­can las adap­ta­cio­nes a las nue­vas reali­da­des en nues­tro país y en el mun­do, inclu­yen­do la trai­ción de que fue­ron obje­to las FARC-EP, casi lle­ván­do­nos a la des­truc­ción del total de la estruc­tu­ra polí­ti­co-mili­tar insur­gen­te. Todo ello obli­ga como siem­pre ha obli­ga­do el decur­so de nues­tra for­ma­ción pega­da a la dia­léc­ti­ca, a hacer ajus­tes al plan estra­té­gi­co, a la visión ope­ra­cio­nal y a la tác­ti­ca. Se tra­ta de adap­ta­cio­nes nece­sa­rias en el mane­jo de la polí­ti­ca, que no entra­ñan cam­bios de aspec­tos de orden ideo­ló­gi­co o de prin­ci­pios, como el con­ven­ci­mien­to de la legi­ti­mi­dad o la per­ti­nen­cia de la lucha arma­da o de los pro­pó­si­tos estra­té­gi­cos en cuan­to al esta­ble­ci­mien­to de la jus­ti­cia social, la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta, for­ja­ción del socia­lis­mo y la con­quis­ta del comu­nis­mo. Esto per­ma­ne­ce incó­lu­me en el pro­yec­to Segun­da Mar­que­ta­lia, por­que son pro­yec­tos y obje­ti­vos por con­quis­tar por todas las vías que nos impon­ga la reali­dad. Dejan­do con­tem­pla­da como cons­tan­te la posi­bi­li­dad de la sali­da dia­lo­ga­da al con­flic­to, obvia­men­te sin incluir la entre­ga de las armas que es lo que en gran medi­da brin­da­ría garan­tías de cum­pli­mien­to y evi­ta­ría nue­vas traiciones.

En el libro que hace pocos meses publi­có el cama­ra­da Iván Már­quez, titu­la­do la Segun­da Mar­que­ta­lia expli­ca­mos cla­ra­men­te que el nue­vo pro­yec­to está muy ape­ga­da a un pro­ce­so de lucha de cla­ses muy espe­cí­fi­co de Colom­bia, inde­pen­dien­te­men­te del tipo de corre­la­ción de fuer­zas que en este momen­to exis­ta en el con­tex­to inter­na­cio­nal, sin que ello impli­que que no tome­mos en cuen­ta la cri­sis estruc­tu­ral, glo­bal, por la que pasa el capi­ta­lis­mo. Deci­mos que en ese con­tex­to per­ma­ne­ce la estra­te­gia de com­bi­na­ción de for­mas de lucha que en esen­cia es con­ti­nui­dad del Plan Estra­té­gi­co his­tó­ri­co de las FARC-EP con las varia­cio­nes nota­bles en el mani­fies­to de agos­to de 2019, el cual expre­sa con­si­de­ra­cio­nes res­pec­to a la fuer­za públi­ca. Plan­tea­mos que nues­tro alza­mien­to es res­pues­ta a la trai­ción del Esta­do al Acuer­do de Paz de La Haba­na, y es par­te de la mar­cha de la Colom­bia humil­de, igno­ra­da y des­pre­cia­da hacia la jus­ti­cia, en pro­cu­ra de la paz cier­ta, ponien­do de pre­sen­te que la rebe­lión no es una ban­de­ra derro­ta­da ni ven­ci­da; pero que esta insur­gen­cia, se levan­ta para abra­zar con la fuer­za del amor, los sue­ños de vida dig­na y buen gobierno que sus­pi­ran las gen­tes del común, expre­san­do que su obje­ti­vo no es el sol­da­do ni el poli­cía, el ofi­cial ni el sub­ofi­cial res­pe­tuo­sos de los intere­ses popu­la­res sino la oli­gar­quía; la oli­gar­quía exclu­yen­te y corrup­ta, mafio­sa y vio­len­ta que cree que pue­de seguir­le atran­can­do las puer­tas del futu­ro al país. Esto es tex­tual. Y agre­ga­mos que se cono­ce­rá́ una nue­va moda­li­dad ope­ra­ti­va que sobre todo res­pon­de­rá́ a la ofen­si­va, por­que en nues­tra deci­sión está no seguir matán­do­nos entre her­ma­nos de cla­se. Por ello el lla­ma­do que hace­mos tam­bién a los inte­gran­tes de la fuer­za públi­ca que ten­gan dolor de pue­blo, a que cami­ne­mos jun­tos por sus rei­vin­di­ca­cio­nes y su feli­ci­dad. Esto no nos hace alia­dos, según algu­nas inter­pre­ta­cio­nes tor­ci­das que rue­dan por ahí, pues es un plan­tea­mien­to en pers­pec­ti­va como ha ocu­rri­do en otra revo­lu­ción del mun­do, comen­zan­do, para el caso del pro­yec­to socia­lis­ta, con la Revo­lu­ción de octu­bre de 1917. Reite­ro, eso sí, que cuan­do deci­mos que no vamos a enfren­tar­nos al ejér­ci­to y a la poli­cía la sal­ve­dad se refie­re a aque­llas uni­da­des que res­pe­ten los dere­chos huma­nos y los pro­yec­tos de vida de las comu­ni­da­des.

JS: Des­de la refun­da­ción toma­mos dis­tan­cia de algu­nas prác­ti­cas como la de reten­cio­nes de per­so­nas con pro­pó­si­tos eco­nó­mi­cos. En todo caso actua­mos como fuer­za polí­ti­co-mili­tar con estruc­tu­ra de ejér­ci­to y de par­ti­do, un par­ti­do mar­xis­ta-leni­nis­ta y boli­va­riano que sigue el lega­do del coman­dan­te Manuel Maru­lan­da Vélez.

El cen­tro de nues­tro des­plie­gue estra­té­gi­co tam­bién tuvo cam­bios que son de reser­va mili­tar, inclu­yen­do varian­tes den­tro de lo que cono­ci­mos como Nue­vo Modo de Ope­rar. En esen­cia los pro­ce­di­mien­tos de sor­pre­sa, ase­dio, asal­to y copa­mien­to se pre­ser­van, sin poner énfa­sis en las accio­nes ofen­si­vas con­tra la fuer­za públi­ca. El carác­ter de nues­tro accio­nar es defen­si­vo y de resis­ten­cia res­pec­to a las Fuer­zas Armadas.

En sín­te­sis habla­mos del “des­plie­gue simul­tá­neo de la estra­te­gia polí­ti­ca con la nue­va moda­li­dad ope­ra­ti­va”, que pasa por la recons­truc­ción polí­ti­co ‑mili­tar de la gue­rri­lla de las FARC-EP, con la moda­li­dad tác­ti­ca y ope­ra­cio­nal dicha, sin des­car­tar la posi­bi­li­dad de coad­yu­var a la crea­ción de una Gran Coa­li­ción Demo­crá­ti­ca que actúe en pro­cu­ra de un nue­vo Gobierno, que será un Gobierno de Tran­si­ción, que entre sus com­pro­mi­sos prin­ci­pa­les pro­pug­ne por la aper­tu­ra inme­dia­ta de la mesa de con­ver­sa­cio­nes de paz con las insur­gen­cias y que bus­que pro­ce­di­mien­tos de solu­ción a las dife­ren­tes expre­sio­nes de con­flic­to arma­do existentes.

Si se pro­pi­cia­re la fir­ma de la paz, el gobierno que fue­re debe pro­ce­der a dina­mi­zar el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te abier­to que des­em­bo­que en una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te demo­crá­ti­ca que depu­re el mar­co nor­ma­ti­vo a favor de toda la nación y tra­ce la ruta para la inte­gra­ción de los pode­res públi­cos con hom­bres y muje­res hon­ra­dos y virtuosos.

¿En cuán­tos depar­ta­men­tos hace pre­sen­cia la Nue­va Marquetalia?

JS: Nues­tro des­plie­gue ape­nas está empe­zan­do; la eta­pa que ade­lan­ta­mos en este momen­to es la de recons­truc­ción de las estruc­tu­ras polí­ti­cas y mili­ta­res, y el balan­ce es posi­ti­vo por­que la noti­cia de nues­tra pre­sen­cia ya reco­rre todo el país y tie­ne reso­nan­cia en otras lati­tu­des de Amé­ri­ca latino-cari­be­ña y del mun­do. Podría­mos decir que somos un peque­ño gran pro­yec­to en desa­rro­llo y con bases terri­to­ria­les sufi­cien­tes para garan­ti­zar sobre­vi­ven­cia, cre­ci­mien­to, cua­li­fi­ca­ción y con­cre­ción de la estra­te­gia. Algu­nos de los esce­na­rios don­de tene­mos pre­sen­cia son, el sur occi­den­te colom­biano, Putu­ma­yo, Toli­ma, Antio­quia, el orien­te colom­biano, el Cari­be y Chocó.

Hace poco escu­ché una entre­vis­ta de Ariel Ávi­la al Jefe del Coman­do Coor­di­na­dor de Occi­den­te, que hace par­te de las gue­rri­llas que diri­ge el cama­ra­da Gen­til Duar­te, a quien res­pe­ta­mos y admi­ra­mos por su abne­ga­ción en la lucha revo­lu­cio­na­ria. En tal inter­cam­bio de infor­ma­ción y opi­nio­nes expre­sa­ba Join­ner que es su nom­bre, que la Segun­da Mar­que­ta­lia “es un fan­tas­ma”. Me pare­ce una expre­sión que qui­zás sin ima­gi­nar­lo su sim­pá­ti­co autor, nos hace evo­car aque­lla uni­ver­sa­li­za­da expre­sión de Marx y Engels con la que ini­cian el Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta: “Un fan­tas­ma se cier­ne sobre Euro­pa, el fan­tas­ma del comu­nis­mo…”.  Enton­ces somos eso, un fan­tas­ma que se cier­ne sobre Colom­bia, el fan­tas­ma de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, que sole­mos estar o hacer­nos sen­tir inclu­so don­de físi­ca­men­te toda­vía no nos es posi­ble más que con la fuer­za de nues­tro espec­tro. De mane­ra tal, que en mate­ria polí­ti­ca el “fan­tas­ma” ya cubre a toda Colombia

El gobierno colom­biano sigue impli­can­do al pue­blo vene­zo­lano con el con­flic­to interno, y ase­gu­ra que uste­des están en Vene­zue­la ¿eso es cierto?

JS: Don­de esta­mos o, por nues­tra movi­li­dad, don­de esta­re­mos maña­na o pasa­do, es lo de menos; entre otras cosas por­que no le diría a nadie nues­tra ubi­ca­ción. Es un asun­to ele­men­tal de segu­ri­dad. Pero ade­más, que haga­mos pre­sen­cia even­tual o más o menos esta­ble en la fron­te­ra con Ecua­dor, Perú, Bra­sil, Vene­zue­la o Pana­má, no depen­de del vis­to bueno o de la opi­nión de nin­guno de sus gobier­nos, pues noso­tros actua­mos fue­ra de la ley y sin invo­lu­crar a nin­gún Esta­do en nues­tras acti­vi­da­des clan­des­ti­nas. Lo que sí pro­cu­ra­mos es no inter­fe­rir en sus asun­tos inter­nos. Esta pri­me­ra ver­dad la com­ple­men­to para ter­mi­nar de res­pon­der tu pre­gun­ta, dicien­do que la impli­ca­ción de fon­do que tuvo el pue­blo vene­zo­lano en el con­flic­to colom­biano fue tra­tan­do de con­tri­buir a su solu­ción y a la con­quis­ta de la paz, lo cual no ha teni­do nin­gún ges­to de gra­ti­tud serio ni por par­te del Esta­do colom­biano, ni por par­te de la mayo­ría de su diri­gen­cia oligárquica.

Hemos dicho en otras oca­sio­nes que sen­tar­nos a con­ver­sar con el gobierno de San­tos fue un tra­go muy amar­go que la gran mayo­ría de coman­dan­tes gue­rri­lle­ros –lle­nos de des­con­fian­za– se nega­ba a beber. De tal mane­ra que si fui­mos a La Haba­na, fue por la con­fian­za que nos brin­da­ra el por enton­ces pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Hugo Chá­vez, quien pre­di­ca­ba con­ven­ci­do que una nue­va reali­dad había flo­re­ci­do en el con­ti­nen­te, y que esta favo­re­cía la acción polí­ti­ca de las fuer­zas demo­crá­ti­cas del cam­bio y el pro­gre­so. Él y su pue­blo pusie­ron gene­ro­sa­men­te a nues­tra dis­po­si­ción los medios de trans­por­te y el acom­pa­ña­mien­to para tras­la­dar­nos a La Haba­na, ciu­dad que había sido esco­gi­da como sede para los diá­lo­gos de paz, y para per­ma­ne­cer en esa loa­ble tarea de bus­car la recon­ci­lia­ción y aca­be con la gue­rra. Nada de esto le ha vali­do al régi­men en Colom­bia, y des­afor­tu­na­da­men­te, lo que hemos evi­den­cia­do es que injus­ti­fi­ca­da­men­te sigue su papel de Caín del con­ti­nen­te, man­te­nien­do una posi­ción de cons­pi­ra­ción per­ma­nen­te con­tra Vene­zue­la, hacién­do­le el jue­go inter­ven­cio­nis­ta de siem­pre a Washing­ton. Agre­ga­ría que es difí­cil saber has­ta dón­de van los oscu­ros com­pro­mi­sos sur­gi­dos del con­ci­liá­bu­lo de Esta­dos Uni­dos con Gobier­nos laca­yos de la región, entre los que como pri­me­ro se cuen­ta el de Colom­bia. Pero habien­do como lo hay, un vie­jo libre­to his­tó­ri­co de some­ti­mien­to, es de infe­rir que con el Gobierno pusi­lá­ni­me de Duque se han refor­za­do las orien­ta­cio­nes sobre el papel de des­es­ta­bi­li­za­ción que Colom­bia debe jugar con­tra el país her­mano, usan­do la esce­no­gra­fía del lla­ma­do “Gru­po de Lima “y la OEA, entre otros.

El Gobierno colom­biano, diga­mos, es una pie­za del table­ro polí­ti­co inter­ven­cio­nis­ta que jue­ga el Pen­tá­gono para aplas­tar la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y que el Coman­do Sur ha plas­ma­do, más recien­te­men­te, en el manual “Vene­zue­la Free­dom 2 Ope­ra­tion”, que de mane­ra espe­cí­fi­ca esta­ble­ce el obje­ti­vo de derro­car al pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro median­te una ope­ra­ción mili­tar que patro­ci­na­ría el TIAR y la Con­fe­ren­cia de Ejér­ci­tos Ame­ri­ca­nos con el res­pal­do de la OEA.

Des­pués de haber­le apos­ta­do a la fir­ma de la paz con un Esta­do pro­fun­da­men­te per­mea­do por el para­mi­li­ta­ris­mo, el nar­co­trá­fi­co y la ultra dere­cha colom­bia­na. ¿Cómo lle­gar de nue­vo a las bases faria­nas que nun­ca estu­vie­ron de acuer­do con el pro­ce­so de paz para evi­tar de que se repi­tie­ra la his­to­ria, la del exterminio?

JS: Des­de las FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia), hemos expli­ca­do por diver­sas vías que entre las bases faria­nas nun­ca hubo opo­si­ción de nadie a ade­lan­tar un pro­ce­so de paz con el gobierno colom­biano, sen­ci­lla­men­te por­que la sali­da dia­lo­ga­da al con­flic­to hacía y hace par­te de la visión estra­té­gi­ca del con­jun­to de la organización.La con­tra­dic­ción con los varios sec­to­res en que se frac­tu­ró la orga­ni­za­ción defi­ni­ti­va­men­te fue pos­te­rior al ini­cio y desa­rro­llo avan­za­do del pro­ce­so de La Haba­na por la dis­tor­sión que en cabe­za de algu­nos inte­gran­tes de la alta direc­ción gue­rri­lle­ra se le fue dan­do a la con­cep­ción faria­na de esa alter­na­ti­va, pri­me­ro intro­du­cien­do el esce­na­rio de la entre­ga de las armas, que es algo nega­do den­tro de la visión maru­lan­dis­ta de un pro­ce­so de paz, y segun­do por el giro hacia la clau­di­ca­ción ideo­ló­gi­ca, que se pue­de notar en el apre­su­ra­mien­to del desar­me mis­mo, sin mayo­res garan­tías ni opo­si­ción y el some­ti­mien­to a los con­di­cio­nan­tes uni­la­te­ra­les impues­tos a la insur­gen­cia sin que esa alu­di­da direc­ción admi­tie­ra siquie­ra la dis­cu­sión inter­na de un Plan B, sobre qué hacer para el caso de incum­pli­mien­to del esta­ble­ci­mien­to, o qué hacer en caso de una dis­tor­sión inter­na, por­que esos esce­na­rios, no esta­ban pre­vis­tos; y no lo esta­ban sim­ple­men­te por­que nun­ca, como hemos dicho en otros momen­tos, jamás a nadie se le pasó por la men­te que habría entre­ga de armas. De lo que habla­mos era de “colo­car las armas fue­ra de su uso en polí­ti­ca”. De tal mane­ra que en estos aspec­tos está lo esen­cial de la dis­tor­sión inter­na que nos fue con­du­cien­do a la rup­tu­ra, por­que fue­ron pasos incon­sul­tos que se nos fue­ron impo­nien­do apro­ve­chan­do la subor­di­na­ción, la férrea línea de man­do que exis­tía y la con­fian­za en los supe­rio­res, quie­nes se valie­ron de ello y manio­bra­ron des­ta­can­do una comi­sión para­le­la a la Dele­ga­ción que esta­ba en cabe­za de Iván Már­quez, para tocar por sepa­ra­do y en secre­to el asun­to del desar­me, o la entre­ga, en tiem­po record.

Pien­so que en una orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar, aun sabien­do de la nece­si­dad de una dis­ci­pli­na mono­lí­ti­ca que impli­ca subor­di­na­ción a la línea de man­do, cuan­do se tra­ta de deci­sio­nes sobre las vías y las for­mas de la lucha, que tie­nen que ver con el rum­bo estra­té­gi­co del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio, el deba­te demo­crá­ti­co debe impe­rar sobre cual­quier otra con­si­de­ra­ción, por­que de lo que se tra­ta es del des­tino no solo de la gen­te que tie­ne direc­ta­men­te com­pro­me­ti­da su vida en la lucha sino tam­bién del des­tino de la gen­te con la que hemos com­pro­me­ti­do nues­tra pala­bra de lle­var la lucha has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias. Y cual­quier que sea el derro­te­ro a seguir, hay que asu­mir­lo sin per­der de vis­ta la carac­te­ri­za­ción del régi­men terro­ris­ta pér­fi­do al que enfren­ta­mos, y que aho­ra ha mos­tra­do nue­va­men­te sus garras vio­lan­do lo pac­ta­do, negan­do la posi­bi­li­dad de la recon­ci­lia­ción y de la no repe­ti­ción, sin con­fiar­nos como diría el Che, “ni tan­ti­to así”.

Cuan­do se ini­ció el pro­ce­so de paz, que­dó al des­cu­bier­to la caren­cia de la for­ma­ción aca­dé­mi­ca o de sabe­res de los fir­man­tes de paz. ¿Qué están hacien­do uste­des para que esa his­to­ria no se repita?

JS: No com­par­to la gene­ra­li­za­ción de esa apre­cia­ción por­que de una u otra for­ma sería dar­le piso a la afir­ma­ción que hacen voce­ros de la oli­gar­quía y de la dere­cha para des­ca­li­fi­car­nos, en cuan­to a que cada vez que hemos ido a una mesa de con­ver­sa­cio­nes no sabe­mos qué es lo que que­re­mos o por qué es que lucha­mos, o que no tene­mos ideo­lo­gía por­que somos sim­ple­men­te una ban­da de delin­cuen­tes. Es cier­to que la mayo­ría de la gen­te humil­de que hizo par­te de nues­tras filas venía y vie­ne de sec­to­res fun­da­men­tal­men­te rura­les, o de esa Colom­bia pro­fun­da que tie­ne las meno­res o casi nulas posi­bi­li­da­des de acce­der a la edu­ca­ción y a los nive­les supe­rio­res de for­ma­ción aca­dé­mi­ca, pre­ci­sa­men­te por el aban­dono esta­tal, la des­igual­dad y la mise­ria que impo­ne el sis­te­ma, que es con­tra lo que lucha­mos y lo que inten­ta­mos supe­rar. Pero, como dice Ali Pri­me­ra en su can­to espe­ran­za­dor, el pue­blo es sabio y valien­te. La gen­te des­fa­vo­re­ci­da apren­de en la uni­ver­si­dad de la vida, y si logra orga­ni­zar­se crea sus pro­pios meca­nis­mos de auto­for­ma­ción, tal como los había y los sigue habien­do den­tro de las FARC, y no me refie­ro sola­men­te al pro­yec­to de la Segun­da Mar­que­ta­lia sino a todas las insur­gen­cias. Exis­ten escue­las de for­ma­ción, espa­cios para la cul­tu­ra y el inter­cam­bio de expe­rien­cias y sabe­res, etc. obvia­men­te, con las nue­vas expe­rien­cias cada una de esas ins­tan­cias hay que mejo­rar­las, que es lo que esta­mos inten­tan­do hacer den­tro de las FARC-EP, Segun­da Marquetalia.

Toma en cuen­ta tam­bién que un pro­yec­to como el de las FARC no está com­pues­to sola­men­te de com­ba­tien­tes sino de mili­tan­cia polí­ti­ca. De revo­lu­cio­na­rios que están en muchos espa­cios de la vida nacio­nal y que en cada paso que damos hacen sus apor­tes a la cau­sa que enar­bo­la­mos, actuan­do como un mis­mo equi­po, apo­yán­do­nos unos a otros. Te pon­go el ejem­plo de la Mesa de Diá­lo­go de La Haba­na, don­de las FARC eran las que lle­va­ban siem­pre la delan­te­ra en la pre­sen­ta­ción de pro­pues­tas pro­fun­das, argu­men­ta­das con bases teó­ri­cas sus­ten­ta­das que no se que­da­ban en el plano espe­cu­la­ti­vo sino que iban al fon­do de los pro­ble­mas. Pues eso lo cons­trui­mos como equi­po, y lo hacía­mos apo­ya­dos en toda esa gen­te que tam­bién des­de la aca­de­mia hace su apor­te a la lucha. De tales cons­truc­cio­nes exis­ten sufi­cien­tes archi­vos de res­pal­do de las dece­nas de pro­pues­tas míni­mas lle­va­das a la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes y deba­ti­das en la misma.

Como dijo Fidel Cas­tro en su defen­sa en 1953, la his­to­ria me absol­ve­rá, ¿cree usted que ese fue su caso ante el mon­ta­je judi­cial que le impu­so el ex fis­cal Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez jun­to con la DEA, según la publi­ca­ción rea­li­za­da por el Espectador?

Creo que las publi­ca­cio­nes a las que alu­de han con­tri­bui­do mucho a poner en cla­ro hechos sobre los que al momen­to de mi cap­tu­ra y duran­te mi estan­cia en pri­sión di la ver­sión con la que me defen­dí, que no era otra que argu­men­ta­ción de la ver­dad sobre el mon­ta­je sucio urdi­do por el Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos, la DEA y el Fis­cal ban­di­do de enton­ces que era Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, la mis­ma rata de la corrup­ción de Ode­brecht. Por enton­ces mani­fes­té y aho­ra lo reite­ro, que el lla­ma­do “entram­pa­mien­to” no era con­tra mi sino con­tra el pro­ce­so de paz. Yo sim­ple­men­te fui uno de los selec­cio­na­dos para engan­char la tra­ma de esa infa­mia en la que ade­más tie­nen la mano meti­da el pusi­lá­ni­me Iván Duque (pre­si­den­te de la ñeñe-polí­ti­ca), su vice­pre­si­den­ta Mar­ta Lucía Ramí­rez (la de Memo­fan­tas­ma) quien repi­tien­do a su jefe dijo en la W Radio que si la JEP no extra­di­ta a San­trich “al pre­si­den­te no le tem­bla­rá la mano de con­tro­ver­tir a la jus­ti­cia”, el ame­na­zan­te emba­ja­dor yan­qui, el mis­mo ex pre­si­den­te San­tos, a quien más que la paz le intere­sa­ba su pro­pio ascen­so polí­ti­co y el nobel, más otros fun­cio­na­rios del esta­ble­ci­mien­to liga­dos a la mafia uri­bis­ta. Agre­ga­ría que per­so­na­jes como Timo­chen­ko y Car­los Anto­nio Loza­da, evi­den­te­men­te se pres­ta­ron y ayu­da­ron a ambien­tar esta patraña.

El asun­to es que era solo mi pala­bra con­tra la de todos estos tira­nue­los acos­tum­bra­dos a abu­sar del poder, con­tan­do con los alto­par­lan­tes de la gran pren­sa que con­de­na más que los tri­bu­na­les sin tener que ver con prin­ci­pios gene­ra­li­za­dos en el mun­do, como el de lega­li­dad o el de la pre­sun­ción de ino­cen­cia. Inclu­so para algu­nos de los voce­ros de esas usi­nas de la men­ti­ra que pasan de aga­che cuan­do de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des por aupar la gue­rra se tra­ta, aun fren­te a las evi­den­cias de las men­ti­ras ver­ti­das sobre mi con­duc­ta, dicen que de todas mane­ras yo soy un delin­cuen­te, o insi­núan que efec­ti­va­men­te caía en ese jue­go sucio de Mar­tí­nez, y que no merez­co con­si­de­ra­ción algu­na. Aun­que la inqui­na per­so­nal es evi­den­te, debo decir­les que soy un revo­lu­cio­na­rio digno, com­pro­me­ti­do con la paz con jus­ti­cia social para Colom­bia, que jamás estu­vo ente­ra­do de las manio­bras que ade­lan­ta­ban estos fun­cio­na­rios y agen­tes asque­ro­sos, y que fue empu­ja­do, al lado de muchos de sus cama­ra­das más entra­ña­bles, a reto­mar las armas para poder seguir luchan­do por ese sue­ño de recon­ci­lia­ción cier­ta que tan­to se les ha nega­do a los colombianos.

No voy a repe­tir todo lo que ya sobre ese bodrio podri­do de la Fis­ca­lía y demás se sabe por infor­ma­ción de El Espec­ta­dor y repro­duc­ción, amplia­ción o inter­pre­ta­ción de otras fuen­tes. Pero quie­ro sub­ra­yar en que jamás pasó cocaí­na por mis manos ni las de mis com­pa­ñe­ros, ni tuve cono­ci­mien­to de nego­cios que se refi­rie­ran a tal sus­tan­cia, pues como ya está cla­ro den­tro del gali­ma­tías de ver­sio­nes del señor Hum­ber­to, según lo indi­can los famo­sos 24 mil audios, quien era due­ño y mane­ja­dor de la men­cio­na­da dro­ga era la ban­da DEA-Fis­cal; que al mis­mo tiem­po eran los per­ver­sos due­ños y mane­ja­do­res del dine­ro invo­lu­cra­do y de los tex­tos que le remon­ta­ron a videos de reunio­nes en los que los asun­tos a tra­tar con agen­tes que se hicie­ron pasar por empre­sa­rios y no por los tra­que­tos que son, fue­ron sobre pro­yec­tos pro­duc­ti­vos y no sobre coca; los due­ños y mane­ja­do­res de inter­cep­ta­cio­nes y gra­ba­cio­nes con­se­gui­dos vio­lan­do las leyes colom­bia­nas, la Cons­ti­tu­ción que dicen defen­der y la mis­mí­si­ma sobe­ra­nía nacio­nal, etc. Por eso los audios de la DEA y la Fis­ca­lía, ni las prue­bas con­tun­den­tes que decía tener Nés­tor Hum­ber­to nun­ca lle­ga­ron a la JEP.

De lo que si había prue­bas era de la corrup­ción que car­co­mía a Nés­tor Hum­ber­to, lo que hábil­men­te cubrió con su renun­cia jus­ti­fi­ca­da en que la JEP orde­na­ra mi liber­tad. Pero no, su cor­ti­na de humo se des­va­ne­ce y los mons­truos de las coimas y sobor­nos irri­gados en la Ruta del sol II adju­di­ca­da a Ode­brecht, y a Epi­­sol-Cor­fi­co­lom­bia­na, entre otros, vuel­ven a mos­trar­se seña­lan­do a los fun­cio­na­rios que mor­die­ron las jugo­sas taja­das de la empre­sa brasilera.

En una de los tan­tos lla­ma­dos y retos públi­cos que hice al rufián de la fis­ca­lía y de la corrup­ción NHM, pre­ci­sa­men­te el 27 de octu­bre de 2018 le escri­bí: “Hola ya tuve la posi­bi­li­dad de cono­cer tus “prue­bas”; oja­lá el país tuvie­ra la opor­tu­ni­dad de oír los audios que tie­nes como base de tu engaño.

No sigas hacien­do el ridícu­lo abu­san­do del poder. Ni tú ni nadie en este mun­do podrá pre­sen­tar gra­ba­ción algu­na en la que yo esté hablan­do algo dis­tin­to a lo que he dedi­ca­do mi vida en los últi­mos años: la imple­men­ta­ción del Acuer­do de Paz y los pro­yec­tos pro­duc­ti­vos de la reincorporación.

Refle­xio­na, deja de ser far­san­te. Att. Santrich.”.

Pero no, lo que suce­dió fue que me nega­ron los más ele­men­ta­les dere­chos para com­pla­cer tam­bién las ansias de ven­gan­za de quie­nes nos que­rían ver des­trui­dos por­que no nos doblegábamos.

Me pre­gun­to cómo van a res­pon­der los que mon­ta­ron y le hicie­ron el jue­go a esta enor­me far­sa que tiró por la bor­da el pro­ce­so de paz. Aquí no hay juez que como en el jui­cio a Fidel lla­me a Batis­ta para mos­trar­le que está revi­vien­do la “épo­ca bru­tal de Gerar­do Macha­do”, ni hay seme­jan­tes al obis­po de San­tia­go de Cuba que exhor­te a los tri­bu­na­les para que evi­ten más muer­tos. Enton­ces quien recla­ma­rá ins­ti­tu­cio­nal y polí­ti­ca­men­te por la vio­la­ción de lo acor­da­do y la nega­ción de la no repetición?

Como en el Docu­men­to del coman­dan­te Cas­tro que seña­la­ba los males de la Cuba de enton­ces, noso­tros en los diá­lo­gos de La Haba­na ya deja­mos plas­ma­dos los pro­ble­mas de nues­tro país entre los que casual­men­te tam­bién están: el pro­ble­ma de la tie­rra, el pro­ble­ma de la indus­tria­li­za­ción, el pro­ble­ma de la vivien­da, el pro­ble­ma del des­em­pleo, el pro­ble­ma de la edu­ca­ción y el pro­ble­ma de la salud, entre tan­tos otros cuyas solu­cio­nes en gran medi­da que­da­ron esbo­za­das en el Acuer­do de 2016 y en las sal­ve­da­des de la insur­gen­cia res­pec­to a las cua­les se pro­me­tió un cons­ti­tu­yen­te con la que tam­po­co se cumplió.

Evo­que­mos tam­bién a nues­tro Bolí­var al lado de Mar­tí cla­man­do por la segun­da y defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia y des­ha­gá­mo­nos enton­ces del mons­trum horren­dum … sin entra­ñas, que des­de la Casa de Nari­ño ha con­tri­bui­do a hacer tri­zas la paz, y vaya­mos jun­tos por una alter­na­ti­va polí­ti­ca que redi­ma al país reto­man­do la sen­da de la refor­ma rural inte­gral, de la refor­ma polí­ti­ca, de la lucha anti­co­rrup­ción y demás rei­vin­di­ca­cio­nes que tre­mo­lan en las ban­de­ras de la pro­tes­ta social.

Esto lo expre­so con­ven­ci­do de que en Colom­bia hay gen­te bue­na con la que se pue­de seguir con­tan­do para sacar ade­lan­te el país. Dicho lo cual quie­ro cerrar este pun­to mani­fes­tan­do mi sen­ti­mien­to de gra­ti­tud a quie­nes a pesar de la des­co­mu­nal ofen­si­va mediá­ti­ca, con men­ti­ras y sin prue­bas, que se des­ató pri­me­ro con­tra el nom­bre y con­di­ción de revo­lu­cio­na­rio ínte­gro de Jesús San­trich, y lue­go con­tra el del cama­ra­da Iván Már­quez y los de otros com­pa­ñe­ros, til­dán­do­los de nar­co­tra­fi­can­tes, a pesar de ello cre­ye­ron en nues­tra pala­bra y enten­die­ron la deter­mi­na­ción de reto­mar las armas, que nos tocó asu­mir aco­sa­dos por la per­fi­dia ins­ti­tu­cio­nal y otras trai­cio­nes. Espe­cial­men­te a los cama­ra­das del ELN que nos mani­fes­ta­ron siem­pre su soli­da­ri­dad, muchas gracias.

Gra­cias a quie­nes con­fian­do en nues­tras razo­nes deci­die­ron acom­pa­ñar­nos en el pro­yec­to de recons­truc­ción de las FARC-EP. Gra­cias, a per­so­nas como Roy Barre­ras, quie­nes sin tener nin­gu­na iden­ti­dad ideo­ló­gi­ca, ni polí­ti­ca, ni de nin­gu­na otra índo­le con San­trich ni con Már­quez, se atre­vie­ron a defen­der su ino­cen­cia y a actuar siem­pre en fun­ción de la paz. Tam­bién agra­de­ce­mos y resal­ta­mos la valen­tía y ente­re­za moral de per­so­nas como Iván Cepe­da, Ali­rio Uri­be, Pie­dad Cór­do­ba, de Álva­ro Ley­va y Ernes­to Sam­per, Gus­ta­vo Petro entre otras, que tam­po­co se deja­ron ami­la­nar ni arrin­co­nar por quie­nes pre­ten­die­ron estig­ma­ti­zar­los seña­lán­do­los como alia­dos de la gue­rri­lla para pro­pó­si­tos de gue­rra, cuan­do su autén­ti­co papel ha sido el de ser defen­so­res de la paz.

Nues­tro res­pe­to y agra­de­ci­mien­to a El Espec­ta­dor, por haber­se atre­vi­do a ilu­mi­nar con la ver­dad, en un país de men­ti­ras, ame­na­zas, fal­sos posi­ti­vos, des­apa­ri­cio­nes for­za­das, ase­si­na­tos selec­ti­vos y gue­rra sucia en general.

Como dije­ra Jaco­bo Are­nas, “el des­tino de Colom­bia no pue­de ser el de la gue­rra”, por ello nues­tro com­pro­mi­so con la bús­que­da de la ver­da­de­ra paz esta­ble y dura­de­ra; es decir, la paz con jus­ti­cia social, aho­ra más que nun­ca es inde­cli­na­ble. En ese camino, las gen­te más humil­de y tra­ba­ja­do­ra, la gen­te más espe­ran­za­da de nues­tra patria, sabrá encon­trar el camino para for­jar un gobierno alter­na­ti­vo que per­mi­ta supe­rar el des­go­bierno sus­ci­ta­do por la para­noia uribista.

SEGUDA PARTE.

Aho­ra salu­do a los repre­sen­tan­tes de los diver­sos medios que se han toma­do la moles­tia de enviar­me sus pre­gun­tas, con sen­ti­mien­to de fra­ter­ni­dad y anhe­los de recon­ci­lia­ción para Colom­bia y el con­ti­nen­te y paso a dar res­pues­ta a cada quien.

A William Vian­ney Solano, Dcer­ca, quien pre­gun­ta ¿Sobre un tema tan com­ple­jo como lo que se pue­do com­pro­bar con los audios, por qué será que nadie explo­ró un asun­to de tal rele­van­cia nacional?

JS: Sí hubo quien lo hicie­ra, como es el caso del perio­dis­ta de El Espec­ta­dor, pero en Colom­bia la maqui­na­ria del Blo­que de Poder Per­ma­nen­te, que inclu­ye un ingen­te ejér­ci­to mediá­ti­co de mani­pu­la­ción, ocul­ta­mien­tos y men­ti­ras, aca­lla las voces disi­den­tes, o las ver­da­des anti­sis­té­mi­cas que estén en dis­cor­dan­cia con los intere­ses del establecimiento.

¿Quién trai­cio­nó a quién, uste­des a las pro­me­sas del Acuer­do de Paz y abu­sa­ron de la con­fian­za del Esta­do colom­biano, o, por el con­tra­rio, no exis­tía con­fian­za en los Acuer­dos de Paz y el Esta­do quien en últi­mas los trai­cio­nó a ustedes?

JS: Los hechos demues­tran todo el empe­ño que pusi­mos para sacar ade­lan­te la imple­men­ta­ción del Acuer­do, pero si balan­cea­mos resul­ta­dos, este tran­si­ta el pan­tano de la per­fi­dia y el de los pac­tos falli­dos por cuen­ta de quie­nes públi­ca­men­te dije­ron que harían “tri­zas ese mal­di­to papel”, lográn­do­lo efec­ti­va­men­te no sola­men­te con el incum­pli­mien­to en la eje­cu­ción de pla­nes y pro­yec­tos refe­ri­dos a refor­ma rural, refor­ma polí­ti­ca y demás ítems de lo acor­da­do sino con la gue­rra sucia des­ata­da con­tra los diri­gen­tes comu­ni­ta­rios y los excom­ba­tien­tes, o con los mon­ta­jes sucios como este que se está ter­mi­nan­do o más bien comen­zan­do a deve­lar en torno a mí, pero que en reali­dad pro­ce­día con­tra el pro­ce­so de paz en su conjunto.

A Juan Car­los Ros­so de Glo­bo­vi­sión, quien pre­gun­ta sobre si me arre­pien­te de haber vio­la­do dere­chos humanos.

JS: Cor­dial­men­te le pre­ci­so que soy Jesús San­trich, revo­lu­cio­na­rio, insur­gen­te, lucha­dor popu­lar y defen­sor de los intere­ses de los des­fa­vo­re­ci­dos, no vio­la­dor de dere­chos huma­nos como lo sugie­re. Qui­zás el com­pa­ñe­ro perio­dis­ta, no sé por qué, me está con­fun­dien­do con Gui­ller­mo Zuloa­ga, Car­los Zuloa­ga, Alber­to Fede­ri­co Ravell, Luis Teó­fi­lo, Juan Domin­go Cor­de­ro, Raúl Gorrín, Gus­ta­vo Per­do­mo, Leo­pol­do Cas­ti­llo o cual­quie­ra de los pro impe­ria­lis­tas de su país que tuvie­ron en sus manos a Glo­bo­vi­sión cons­pi­ran­do para inten­tar matar al coman­dan­te Chá­vez cuan­do fue Pre­si­den­te de Vene­zue­la y para entre­gar­le el país her­mano a los gringos.

A Paul Muñoz de Voces des­de el Rin­cón, quien pre­gun­ta ¿Cuá­les son las esto­ca­das del ex pre­si­den­te San­tos al pro­ce­so de paz?

JS: Pien­so que San­tos uti­li­zó la paz como ins­tru­men­to para hacer polí­ti­ca par­ti­da­ria y per­so­na­lis­ta; la mez­quin­dad del gobierno en la mesa de nego­cia­cio­nes para ceder pre­rro­ga­ti­vas a los des­fa­vo­re­ci­dos fue evi­den­te, mos­tran­do su cata­du­ra de clase.

Juan Manuel San­tos y Hum­berto de la Calle Lom­ba­na, fue­ron lison­je­ros siem­pre que desea­ban incli­nar­nos fren­te a los intere­ses de lati­fun­dis­tas y cas­tas polí­ti­cas; al tiem­po que fue­ron muy cui­da­do­sos de sus intere­ses de cla­se, pero furi­bun­dos y mez­qui­nos en la valo­ra­ción de su adver­sa­rio. He dicho muchas veces que el común deno­mi­na­dor de todos ellos es el ego y la vani­dad siem­pre en fun­ción de su amo Sar­mien­to Angu­lo, del esta­ble­ci­mien­to, del impe­rio y de sí mis­mos. De tal mane­ra que San­tos al lado de su cas­ta son los res­pon­sa­bles direc­tos de más de medio siglo de vio­len­cia polí­ti­ca impues­ta por el régi­men, y han sido tam­bién los encar­ga­dos de esca­mo­tear la res­pon­sa­bi­li­dad pri­me­rí­si­ma que tie­ne el Esta­do en la gene­ra­ción del con­flic­to y de su per­ma­nen­cia. De com­ple­men­to y aquí me refie­ro para el pre­sen­te al caso espe­cí­fi­co de Juan Manuel, el ex pre­si­den­te rele­va­do por Duque, lo que des­ple­gó duran­te el pro­ce­so de diá­lo­gos de La Haba­na, fue la uti­li­za­ción del anhe­lo de paz para el logro de intere­ses polí­ti­cos par­ti­da­rios y de cla­se en cir­cuns­tan­cias de una gue­rra en la que la oli­gar­quía se lucra sin pudor. Hoy está total­men­te cla­ro que lo que bus­ca­ba era la ren­di­ción de la gue­rri­lla, su desar­me sin que le impli­ca­ra sacri­fi­cios a los ricos, con com­pro­mi­sos de sim­ples pala­bras que bien sabía se las lle­va­ría el vien­to de la per­fi­dia, con­fi­gu­ran­do una estra­ta­ge­ma total­men­te abo­mi­na­ble y no vali­da den­tro de las leyes de la gue­rra, como no vali­da y abso­lu­ta­men­te con­de­na­ble fue su deci­sión de orde­nar el ase­si­na­to del coman­dan­te Alfon­so Cano fue­ra de combate.

A Leo Ray­mond en Fran­cia, pre­gun­ta sobre ¿Cuál es su opi­nión de las elec­cio­nes de Esta­dos Uni­dos y las rela­cio­nes entre ese país y Colom­bia res­pec­to al futu­ro del pro­ce­so de paz?

JS: Es mag­ní­fi­co que el mun­do pue­da salir de un per­so­na­je nefas­to como Donald John Trump, pero no creo que la elec­ción del nue­vo man­da­ta­rio mejo­re sus­tan­cial­men­te el papel de Esta­dos Uni­dos como impe­rio. Para el caso de Amé­ri­ca lati­na, con­ti­nua­rá su inter­ven­cio­nis­mo en Cuba, en Vene­zue­la, Nica­ra­gua y otros paí­ses, por­que ese inter­ven­cio­nis­mo es una polí­ti­ca de Esta­do. No quie­ro pecar de sim­plis­ta, pero para quie­nes por ejem­plo se emo­cio­na­ron con la lle­ga­da de Barack Oba­ma a ese pues­to de la Casa Blan­ca, la evi­den­cia de que sus intere­ses impe­ria­les esta­ban bien defi­ni­dos no se hizo espe­rar mucho. Con este señor, por ejem­plo, tuvi­mos las pro­me­sas de libe­rar a Simón Tri­ni­dad, que nun­ca se con­cre­ta­ron. Todos estos per­so­na­jes son cuca­ra­chas del mis­mo cala­ba­zo. Nin­guno va a hacer nin­gún apor­te real a la paz de Colom­bia, ni de Vene­zue­la ni de nin­gu­na par­te. Oja­lá me equivoque.

Gui­ller­mo Rico Reyes de Colom­bia, mani­fies­ta que en una de las pri­me­ras rue­das de pren­sa que se reali­zó en la Haba­na cuan­do empe­za­ban las nego­cia­cio­nes, le pre­gun­tó si se esta­ba pac­tan­do algu­na medi­da para evi­tar que suce­die­ra lo que pasó con la Unión patrió­ti­ca y para evi­tar que siguie­ran sien­do ase­si­na­dos los líde­res socia­les. Dice que le res­pon­dió que no y pre­gun­ta ¿qué pien­sa aho­ra de ese gran vacío de no nego­ciar para defen­der la vida?

JS: Le pre­ci­so que final­men­te y por pre­sión nues­tra se abor­dó y nego­ció sobre el pun­to de la defen­sa de la vida. Efec­ti­va­men­te se logró pac­tar medi­das pre­ci­sas al menos en dos capí­tu­los. Des­de el mis­mo Preám­bu­lo del docu­men­to final se con­si­de­ró que la suma de los acuer­dos que con­for­man el Acuer­do Final con­tri­bu­yen a la satis­fac­ción de dere­chos fun­da­men­ta­les como son los dere­chos polí­ti­cos, socia­les, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les, y los dere­chos de las víc­ti­mas del con­flic­to a la ver­dad, la jus­ti­cia y la repa­ra­ción, el dere­cho de los niños, niñas y ado­les­cen­tes, el dere­cho fun­da­men­tal de la segu­ri­dad jurí­di­ca indi­vi­dual o colec­ti­va y la segu­ri­dad físi­ca, y el dere­cho fun­da­men­tal de cada indi­vi­duo en par­ti­cu­lar y de la socie­dad sin dis­tin­gos en gene­ral, a la no repe­ti­ción de la tra­ge­dia del con­flic­to arma­do interno que con el pre­sen­te Acuer­do se pro­po­ne supe­rar…”. El pro­ble­ma es que de lo con­sig­na­do en tex­to a lo imple­men­ta­do, la dis­tan­cia tie­ne la dimen­sión del incum­pli­mien­to y la perfidia.

Den­tro del con­tex­to de lo que debe­ría ser una con­cep­ción de “Segu­ri­dad Huma­na”, que supe­ra­ra las atro­ci­da­des de la doc­tri­na con­tra­in­sur­gen­te de la “Segu­ri­dad Nacio­nal” o “Doc­tri­na del Enemi­go Interno”, en el pun­to 2.1.2 se inclu­ye­ron las “Garan­tías de segu­ri­dad para el ejer­ci­cio de la polí­ti­ca” y en el pun­to 3 del Acuer­do se inclu­yó un tex­to refe­ri­do a las “Garan­tías de segu­ri­dad y lucha con­tra las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les res­pon­sa­bles de homi­ci­dios y masa­cres o que aten­tan con­tra defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos, movi­mien­tos socia­les o movi­mien­tos polí­ti­cos, inclu­yen­do las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que hayan sido deno­mi­na­das como suce­so­ras del para­mi­li­ta­ris­mo y sus redes de apo­yo, y la per­se­cu­ción de las con­duc­tas cri­mi­na­les que ame­na­cen la imple­men­ta­ción de los acuer­dos y la cons­truc­ción de la paz”. Y se con­sig­nó que para cum­plir con este fin, el acuer­do inclu­ye medi­das como el Pac­to Polí­ti­co Nacio­nal; la Comi­sión Nacio­nal de Garan­tías de Segu­ri­dad; la Uni­dad Espe­cial de Inves­ti­ga­ción; el Cuer­po Éli­te en la Poli­cía Nacio­nal; el Sis­te­ma Inte­gral de Segu­ri­dad para el Ejer­ci­cio de la Polí­ti­ca; el Pro­gra­ma Inte­gral de Segu­ri­dad y Pro­tec­ción para las Comu­ni­da­des y Orga­ni­za­cio­nes en los Terri­to­rios; y las Medi­das de Pre­ven­ción y Lucha con­tra la Corrupción.

Uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los para la imple­men­ta­ción de estos aspec­tos lo fue el ex Fis­cal Mar­tí­nez Nei­ra. Este suje­to Sem­bró en la JEP las minas de la rein­ci­den­cia, el tes­ta­fe­rra­to y otras argu­cias para poder lle­var enca­de­na­dos a anti­guos gue­rri­lle­ros a la jus­ti­cia ordi­na­ria y saciar así su sed de odio y de ven­gan­za que com­par­te con cier­tas éli­tes del poder. Median­te el lla­ma­do “fast track” legis­la­ti­vo apro­ve­cha­ron para impri­mir de mane­ra uni­la­te­ral, sin con­tar con la insur­gen­cia, aspec­tos sus­tan­cia­les que varia­ron el Acuer­do, con­tan­do con la ben­di­ción de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, y en ello inclu­ye­ron la Ley de Pro­ce­di­mien­to de la JEP.

Una de las más tem­pra­nas infa­mias de Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez que redun­do en con­tra de la defen­sa de la vida a la que nos esta­mos refi­rien­do estu­vo en su nega­ti­va a poner en fun­cio­na­mien­to la Uni­dad Espe­cia­li­za­da de Lucha con­tra el para­mi­li­ta­ris­mo, habien­do teni­do en sus manos más de 15 mil com­pul­sas de copia de los impli­ca­dos en esta bar­ba­rie criminal.

Gui­ller­mo Rico tam­bién dice: “Sien­to que usted casi fue obli­ga­do a reto­mar las armas pero al mis­mo tiem­po pien­so, que lo hizo con las per­so­nas qué menos invo­lu­cra­das esta­ban en el pro­ce­so de paz, uno no pue­de pasar por alto que un hom­bre como Roma­ña fue el mayor ase­sino de per­so­nas en cau­ti­ve­rio, fue el mayor secues­tra­dor de per­so­nas que ni siquie­ra tenían como pagar; y que el pai­sa fue el mayor depre­da­dor sexual o uno de los mayo­res depre­da­do­res sexua­les de las FARC, muy con­tra­rio a la pos­tu­ra que siem­pre el país revo­lu­cio­na­rio lo reco­no­cía ¿usted está con ellos no es una gran equivocación?”

JS: A lo cual con abso­lu­ta cer­te­za le res­pon­do que no sola­men­te yo fui el obli­ga­do a reto­mar las armas lue­go de tener un com­pro­mi­so fir­me de sacar ade­lan­te un pro­ce­so de ver­da­de­ra recon­ci­lia­ción con dig­ni­dad y jus­ti­cia social, lo cual fue trai­cio­na­do. Roma­ña, Oscar y otros com­pa­ñe­ros tam­bién habían anda­do ya un camino evi­den­te de trán­si­to hacia ese pro­pó­si­to de la paz esta­ble y dura­de­ra, bas­tan­te reco­no­ci­do por Nacio­nes Uni­das tan­to para el caso del ETCR de Tuma­co, mane­ja­do por el pri­me­ro como para el de Mira­va­lles, mane­ja­do por el segun­do. Pero pien­so, ade­más, con pro­fun­do cono­ci­mien­to de los com­pa­ñe­ros con quie­nes he con­vi­vi­do sufi­cien­te­men­te como para dar mi tes­ti­mo­nio de sus cali­da­des huma­nas y de revo­lu­cio­na­rios, y a los que alu­des con un len­gua­je des­acer­ta­do, des­in­for­ma­do o mal infor­ma­do y segu­ra­men­te extre­ma­da­men­te media­ti­za­do, que nin­guno de ellos es lo que usted dice; nin­guno de ellos es ni la sobra de lo que malin­ten­cio­na­da­men­te ha cons­trui­do la inte­li­gen­cia mili­tar y sus adver­sa­rios para demo­ni­zar­los. Pero como la pala­bra nues­tra siem­pre es des­ca­li­fi­ca­da, aspi­ro a que un día usted mis­mo pue­da cono­cer­los per­so­nal­men­te para que se des­mon­te de su pro­pio enga­ño. De hecho, sien­to orgu­llo de estar hacien­do equi­po al lado de per­so­nas abne­ga­das y ejem­pla­res como lo son ellos., a quie­nes con men­ti­ras han tra­ta­do de des­truir como lo inten­ta­ron con­mi­go y lo están hacien­do con Simón Tri­ni­dad con­de­nán­do­lo de por vida a una maz­mo­rra bajo tie­rra por car­gos de los que no tie­ne nin­gu­na responsabilidad.

Para Manue­la de Espa­ña pre­gun­ta ¿en qué esta­do cree que está aho­ra el mis­mo el Acuer­do de Paz en Colom­bia y que garan­tías con­si­de­ra que no ha res­pe­ta­do el actual pre­si­den­te Iván Duque?

JS: El acuer­do, des­de mi pun­to de vis­ta, y según todo lo dicho ante­rior­men­te está sumer­gi­do en el pan­tano de los acuer­dos falli­dos, con el incon­ve­nien­te mayor de haber deja­do la expe­rien­cia de la enor­me infa­mia de per­so­na­jes que repre­sen­tan una ins­ti­tu­cio­na­li­dad bas­tan­te car­co­mi­da por la corrup­ción y el des­cré­di­to polí­ti­co. De tal mane­ra que como nun­ca ante la con­fian­za ha que­da­do res­que­bra­ja­da para rein­ten­tar el camino del diá­lo­go y la sali­da nego­cia­da, lo cual hace más difí­cil pero no impo­si­ble una nue­va apro­xi­ma­ción que impli­ca­ría empe­zar por el res­ca­te de la bue­na fe y del valor del pac­ta sunt ser­van­da y la pala­bra empe­ña­da. Todo ello debe con­du­cir a que se haga jus­ti­cia res­pec­to a quie­nes han ate­ta­do con­tra el pro­ce­so cau­sán­do­le seme­jan­te daño irre­pa­ra­ble, tan­to con los incum­pli­mien­tos malin­ten­cio­na­dos como con los crí­me­nes que le han qui­ta­do la vida impor­tan­tes diri­gen­tes comu­ni­ta­rios como a excombatientes.

TERCERA PARTE.

Pre­gun­tan las redes sociales.

Salu­dos David Ley­va, y mis mejo­res deseos. Res­pon­do a la pre­gun­ta de ¿Cuál es la meta de como gru­po al reto­mar las armas?

R: En lo que he dicho expli­co que son los mis­mos pro­pó­si­tos de bús­que­da de la jus­ti­cia social; es decir, la supera­ción de la míse­ra, la des­igual­dad, la exclu­sión polí­ti­ca, como lo fun­da­men­tal en medio de la res­tau­ra­ción de la liber­tad con dig­ni­dad. Nues­tra lucha sigue sien­do, e últi­mas por la con­quis­ta de la paz verdadera.

Feli­ci­da­des Aní­bal Mon­tes de Oca, va mi salu­do cor­dial. Me pre­gun­tas que, par­tien­do de la reali­dad de des­en­cuen­tros y afi­ni­da­des de los gru­pos que se pro­po­nen dar con­ti­nui­dad a las FARC-EP, y de estos con el ELN, si con­si­de­ro que es posi­ble crear un ambien­te de uni­dad insur­gen­te hacia un pro­gra­ma común; ¿y que cuan­ta posi­bi­li­dad le ano­to al triun­fo revo­lu­cio­na­rio por la vía de la Insur­gen­cia y cuan­to a la solu­ción polí­ti­ca en uni­dad de la insur­gen­cia armada?

JS: Sí creo posi­ble la uni­dad por­que exis­ten pro­pó­si­tos estra­té­gi­cos comu­nes, una lar­ga his­to­ria de lucha com­par­ti­da, una ideo­lo­gía mar­xis­ta-leni­nis­ta y boli­va­ria­na que nos her­ma­na y una con­di­ción de revo­lu­cio­na­rios que nos impo­ne la nece­si­dad y el deber de depo­ner dife­ren­cias para insis­tir en lo que nos uni­fi­que o al menos nos dé la posi­bi­li­dad de coor­di­nar nues­tros esfuer­zos en bene­fi­cio de las comu­ni­da­des a las que nos debemos.

No es una tarea fácil, pero se impo­ne como prio­ri­ta­ria en cual­quier esce­na­rio. Y en cuan­to a cuál es ese esce­na­rio no creo que pue­da haber fór­mu­las para cuan­ti­fi­car cual es la más via­ble. Hay que estar abier­to a todas las posi­bi­li­da­des, com­bi­nan­do y ade­cuan­do las for­mas de lucha, dán­do­le impor­tan­cia a la sali­da dia­lo­ga­da sin que ello des­ca­li­fi­que el legí­ti­mo dere­cho de los pue­blo a la rebe­lión arma­da. En todo caso, nin­gu­na sali­da es posi­ble con sec­ta­ris­mos y sin unidad.

Buen día para Gener Úsu­ga. Me pre­gun­tas si esta­ría dis­pues­to a rein­té­gra­me de nue­vo a la vida civil o si me sien­te más tran­qui­lo en la clandestinidad.

JS: En el pre­sen­te, a ambas opcio­nes te res­pon­do afir­ma­ti­va­men­te, en el pri­mer caso por­que el pro­pó­si­to de todo revo­lu­cio­na­rio ver­da­de­ro es el de alcan­zar la paz con jus­ti­cia social para vivir en con­di­cio­nes dig­nas con su fami­lia, con sus ami­gos, con sus cote­rrá­neos y com­pa­trio­tas. Pero si las con­di­cio­nes no se pres­tan pese a que hayas hecho todos los esfuer­zos por que se die­ran, encon­trán­do­te fren­te a trai­cio­nes y ame­na­zas de toda índo­le, no es pen­sa­ble clau­di­car y dejar­se derro­tar sin luchar. La opción que le que­da a un revo­lu­cio­na­rio es seguir inten­tan­do sus pro­pó­si­tos en la lucha. Si las con­di­cio­nes en la lega­li­dad no se pres­tan se debe acu­dir a la clan­des­ti­ni­dad, y eso no es una cues­tión de gus­to o de tran­qui­li­dad per­so­nal sino de nece­si­dad y de res­pon­sa­bi­li­dad con el com­pro­mi­so que se ten­ga con uno mis­mo y con los demás en cuan­to a apor­tar a la con­quis­ta de un mun­do mejor.

Juan­ca salu­dos. ¿Por qué pre­fe­rí la Segun­da Mar­que­ta­lia que estar en el exilio?

JS: Sen­ci­lla­men­te por­que sien­to que mien­tras pue­da, la lucha debo hacer­la en la tie­rra que me dio vida, que medio los pri­me­ros amo­res, el calor de la fami­lia y de los ami­gos; la tie­rra que me lle­nó de sue­ños y con­vic­cio­nes. Sien­to que estar lejos de ella me mata­ría más que una tum­ba en sus pro­pias entrañas.

Hola Cami Niño. ¿Por qué rara vez ata­ca­ban a las 54 fami­lias que mane­jan el poder en el país?

JS: Cuan­do se libra una gue­rra revo­lu­cio­na­ria, se debe pro­cu­rar no per­so­na­li­zar el con­flic­to, por­que eso tien­de a degra­dar­lo, como sue­le ocu­rrir. Oja­lá no hubie­se que ata­car a nadie en los per­so­nal y que con el solo diá­lo­go se pudie­ran resol­ver las contradicciones.

Lei­la C Chuj­fi, gra­cias por escri­bir. Va mi salu­do. Pre­gun­tas ¿Cuál sería la estra­te­gia polí­ti­ca para que la balan­za la logre­mos incli­nar hacia la equi­dad social y la jus­ti­cia? – ¿Cómo pien­san des­en­mas­ca­rar a los ver­da­de­ros nar­cos del país? ¿Creen uste­des en el tra­ba­jo de los que están repre­sen­tan­do las Farc en el congreso?

JS: Nues­tras ideas de cómo incli­nar la balan­za hacia la equi­dad social y la jus­ti­cia las hemos esbo­za­do en nues­tro Mani­fies­to de Agos­to, y como verás ahí no hay fór­mu­las cerra­das sino pro­pues­tas de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, de cons­truc­ción de con­ver­gen­cia para alcan­zar alter­na­ti­vas polí­ti­cas que, esen­cial­men­te, apun­tan a alcan­zar los obje­ti­vos de refor­ma rural inte­gral, refor­ma polí­ti­ca y demás trans­for­ma­cio­nes de fon­do que esbo­za­mos en los Acuer­dos de La Haba­na. Son sali­das de supera­ción de la Des­igual­dad, la mise­ria, la corrup­ción y la exclu­sión polí­ti­ca que nece­sa­ria­men­te requie­ren de la vin­cu­la­ción de la gen­te del común en las tareas, por ejem­plo. De la denun­cia no solo de la corrup­ción sino de las ver­da­de­ras mafias que ope­ran des­de el poder, mafias que van más allá del asun­to del nar­co­trá­fi­co. En ello el tra­ba­jo par­la­men­ta­rio pue­de jugar un papel impor­tan­te, pero no creo que mien­tras haya mayo­rías impues­tas por la corrup­ción del clien­te­lis­mo y el frau­de elec­to­ral, sean lo más impor­tan­te, mucho menos si los par­ti­dos alter­na­ti­vos pier­den su con­di­ción de rebel­día, de insu­mi­sión y se dejan coop­tar por las prác­ti­cas tra­di­cio­na­les o se dejan embru­jar por el len­gua­je edul­co­ra­do del gatopardismo.

Salu­dos y bue­nos deseos para ti Martha Ele­na Ran­gel. Me pre­gun­tas qué haría dife­ren­te si vol­vie­se a redac­tar el Acuerdo.

JS: Te ten­go que res­pon­der que ese tipo de docu­men­tos sur­gen res­pon­dien­do a coyun­tu­ras, a corre­la­ción de fuer­zas y reco­gen el pro­duc­to de ganar y ceder en el deba­te, de tal mane­ra que ese docu­men­to es lo que es en lo que corres­pon­de a lo que se deba­tió con el cono­cien­do pleno de los gue­rri­lle­ros y en gran medi­da de la gen­te que pudo par­ti­ci­par en las audien­cias y even­tos sur­ti­dos para ello. En otras con­di­cio­nes más favo­ra­bles inclui­ría todo lo que que­dó pen­dien­te en sal­ve­da­des, mayo­res rei­vin­di­ca­cio­nes para la edu­ca­ción, la cul­tu­ra y el depor­te, pero pro­cu­ran­do más par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en las deci­sio­nes que la poquí­si­ma que el Gobierno con su mez­quin­dad a duras penas pro­pi­ció. Y, obvia­men­te, jamás inclui­ría un Acuer­do de deja­ción de armas, con­ver­ti­do en entre­ga sin garan­tías, como el que de mane­ra incon­sul­ta con las bases impu­so la Comi­sión Téc­ni­ca que lo construyó.

@led7810. Salu­dos y bue­nos deseos. Pre­gun­tas ¿Si Gus­ta­vo Petro que­da­rá pre­si­den­te, des­mo­vi­li­za­ría­mos la Nue­va Mar­que­ta­lia; es decir, si nos aco­ge­ría­mos a un nue­vo pro­ce­so de paz?

JS: La volun­tad de paz de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia no está supe­di­ta­da a nom­bres en espe­cí­fi­co. Es una cons­tan­te en la línea polí­ti­ca estra­té­gi­ca nues­tra que nos impo­ne el deber de seguir bus­can­do la opción de la recon­ci­lia­ción con jus­ti­cia social con cual­quier gobierno que rija a Colom­bia, siem­pre que ten­ga tam­bién volun­tad sin­ce­ra de resol­ver las cau­sas que gene­ra­ron y man­tie­nen el conflicto.

Salu­dos Seño­ra Patria. Buen genio y éxi­tos en todo. Sobre cómo vemos des­de «el mon­te» la situa­ción que se está vivien­do en el ámbi­to polí­ti­co en aras de las pró­xi­mas con­tien­das electorales.

JS: La con­di­cio­nes que gene­ra­ron la con­fron­ta­ción polí­ti­ca, social y arma­da siguen vigen­tes y pro­fun­di­zán­do­se con la dere­chi­za­ción fas­cis­toi­de del régi­men que le ha apos­ta­do a la con­ti­nui­dad de la gue­rra simu­lan­do que desea la paz. Eso que pare­ce adver­so, es el com­bus­ti­ble para levan­tar los áni­mos y la deter­mi­na­ción de lucha que per­mi­ta reto­mar las calles, ele­var la pro­tes­ta ciu­da­da­na y con­vo­car la con­ver­gen­cia hacia una alter­na­ti­va popu­lar, Cree­mos que hay con­di­cio­nes y gen­te capaz de encon­trar ese camino que pro­pi­cie un gobierno alter­na­ti­vo que al mis­mo tiem­po que derro­ta a los gue­rre­ris­ta de la extre­ma dere­cha, crea las con­di­cio­nes para pac­tar la paz.

Hola Doraeu­ler, Va mi abra­zo cor­dial. Sobre ¿Quié­nes me cola­bo­ra­ron para fugar­me o cómo fue el plan, cuá­les ins­ti­tu­cio­nes o per­so­nas están impli­ca­dos y si hubo mucho dine­ro de por medio?

JS: Te comen­to que qui­zás te sor­pren­de­rá saber que no tenía un plan pro­pia­men­te dicho para vol­ver a la clan­des­ti­ni­dad, pues tenía mi men­te pues­ta en que des­de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria podría ini­ciar un tra­ba­jo con­tri­bu­yen­do a dar­le mejor rum­bo a la imple­men­ta­ción del Acuer­do de Paz; mejor dicho ayu­dar a que no se hun­die­ra un pro­ce­so que indu­da­ble­men­te, por cuen­ta de los incum­pli­mien­tos guber­na­men­ta­les iba por mal camino. Como se expli­ca en el libro La Segun­da Mar­que­ta­lia, pen­sa­ba en qué podrí hacer en ese ámbi­to del poder públi­co para favo­re­cer a las mayo­rías empo­bre­ci­das; en qué podría hacer en fun­ción de la denun­cia de tan­ta injus­ti­cia gene­ra­da por el régi­men; tra­tar de ser por­ta­voz de las aspi­ra­cio­nes del movi­mien­to social, de los cam­pe­si­nos, de los indí­ge­nas, de las comu­ni­da­des negras, etc. Que­ría tocar las puer­tas de la izquier­da y de los par­ti­dos demo­crá­ti­cos en bus­ca de cons­truir la gran coa­li­ción demo­crá­ti­ca por un gobierno de tran­si­ción que prio­ri­ce la jus­ti­cia social y la paz com­ple­ta. Tenía muchos sue­ños de ese tipo. Me pre­pa­ra­ba para ir a un home­na­je cul­tu­ral en Barran­qui­lla y lue­go al Fes­ti­val Mun­dial de Poe­sía de Mede­llín. Pero via­jan­do de Pon­do­res en la Gua­ji­ra, hacia Tie­rra Gra­ta en el Cesar, don­de aten­de­ría com­pro­mi­sos con la Comi­sión de la ver­dad, en Fon­se­ca reci­bí un avi­so envia­do por una fuen­te de alto nivel que tra­ba­ja en la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, en el que me decía que el Gobierno Duque tenía todo dis­pues­to para recap­tu­rar­me y extra­di­tar­me a los Esta­dos Uni­dos pasan­do por enci­ma de la cabe­za de quien fue­ra. A raíz de eso mi pen­sa­mien­to cam­bia el rum­bo cuan­do deci­do que era mejor ase­gu­rar mi liber­tad, mi vida y la posi­bi­li­dad de seguir luchan­do por la ver­da­de­ra paz, reto­man­do al sen­de­ro de la insur­gen­cia. Lo suce­di­do a par­tir de ese momen­to lo pue­des encon­trar rela­ta­do en el libro que te men­cio­né, a par­tir de la pági­na 237 has­ta la 243. Habien­do lle­ga­do a Tie­rra Gra­ta y ente­ra­do como esta­ba de la situa­ción, el “plan de esca­pe” lo hice yo mis­mo en mi men­te sin comu­ni­car­le a nadie en espe­cial. No orga­ni­cé un gru­po com­pac­to, sino que con­tac­té por se­parado a un par de locos extra­or­di­na­rios, muy bue­nos, que me habían acom­pa­ña­do en el pasa­do en la uni­dad de pro­pa­gan­da del Blo­que Cari­be. En esto no hubo dine­ro de por medio sino deter­mi­na­ción polí­ti­ca cohe­ren­te fren­te a suce­si­vos actos de ase­dio y per­fi­dia institucional.

Kali­mán, Brother, un gran abrazo.

JS: Ya sabes, como decía el Gran Héc­tor Lavoe, el rey de la pun­tua­li­dad, que “es ché­ve­re ser gran­de, pero es más gran­de ser ché­ve­re”; enton­ces eso te da la bue­na vibra de caer­le bien a algu­nas per­so­nas que se la jue­ga con todo por nada. Y eso fue lo que pasó: Ade­más de lo evi­den­te­men­te Hew­lett Pac­kard (HP) del fis­cal y su com­bo, lo cual sin ser adi­vino te podía hacer pre­ver lo peor, más de uno de sus tra­ba­ja­do­res a los que tenía can­sa­dos de sus abu­sos, me man­te­nían al día de sus juga­di­tas. De hecho yo había denun­cia­do al tipo des­de mucho antes de mi cap­tu­ra. Cla­ro que tam­bién había habla­do de su rollo con Ode­brecht, enton­ces el man me la tenía al rojo. Pero ya vez que final­men­te el tram­po­so cae al pozo. Y sobre el retorno a las armas, pues ya tu sabes…; al perro no lo capan dos veces. Ya vere­mos qué pasa. Ama­ne­ce­rá y vere­mos dijo el ciego.

Fen­ner Her­nán­dez, her­mano lo salu­do con cari­ño y expre­sán­do­le mi sen­ti­mien­to de pesar por su pér­di­da. Usted me dice que a su madre la mató la gue­rri­lla en el Putu­ma­yo en un caso don­de nun­ca hubo con­de­na­dos todo por des­nu­dar un gru­po de gue­rri­lle­ros extor­sio­na­do­res de cam­pe­si­nos que se alia­ban con el ejér­ci­to. A lo cual le respondo.

JS: Eso es imper­do­na­ble. Regla­men­ta­ria­men­te en las FARC eso con­lle­va­ría a un Con­se­jo Revo­lu­cio­na­rio de Gue­rra, y lo más pro­ba­ble al fusi­la­mien­to del res­pon­sa­ble. Es lo que debe ocu­rrir en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les, así que ni en las anti­guas ni en las nue­vas gue­rri­llas deben ocu­rrir casos así, y en su caso lo que yo haría sería acu­dir ante la JEP, ante la Comi­sión de la Ver­dad y escla­re­cer tal dra­ma, pues se supo­ne que para eso se crea­ron esas ins­tan­cias. Oja­lá al menos sigan sir­vien­do míni­ma­men­te para ali­viar en algo los dolo­res de la gue­rra, pese a toda la dis­tor­sión que ya han tenido.

Res­pon­do a su siguien­te “pre­gun­ta sobre si ¿No pre­fe­ri­ría vivir el res­to de su vida como un ciu­da­dano de a pie y tran­qui­lo en lugar de temer por su vida en la sel­va colombiana?

JS: Cla­ro que me gus­ta­ría y pre­fe­ri­ría vivir el res­to de mi vida como un ciu­da­dano de a pie y tran­qui­lo en lugar de per­ma­ne­cer en zozo­bra en las sel­vas de Colom­bia. Pero me gus­ta­ría hacer­lo vien­do que toda la gen­te pue­da dis­fru­tar de esa mis­ma tran­qui­li­dad, y no vien­do a unos con pri­vi­le­gios y a otros explo­ta­dos, exclui­dos y sojuz­ga­dos. La tran­qui­li­dad me ven­dría logran­do un cam­bio estruc­tu­ral en el país que trai­ga la paz con jus­ti­cia social para todos los colom­bia­nos y colom­bia­nas. De res­to no esta­ría com­pla­ci­do así tuvie­ra mis pro­ble­mas per­so­na­les resuel­tos todos.

Leo Var­gas Moreno, mi salu­do res­pe­tuo­so de com­pa­trio­ta. Usted pre­gun­ta ¿Des­pués de cono­cer­se la ver­dad, no le apos­ta­ría nue­va­men­te a la paz? ¿Entre­gar­se y vol­ver a la JEP?

JS: Mi pro­pó­si­to cen­tral en la lucha es la paz con jus­ti­cia social. De eso no ten­go duda. La ver­dad cono­ci­da me lle­na de ale­gría, de inmen­sa satis­fac­ción por­que la ima­gen de quie­nes reto­maos las armas que­da lim­pia fren­te a quie­nes cre­ye­ron en noso­tros y nos res­pal­da­ron incon­di­cio­nal­men­te, e inclu­so fren­te a quie­nes aun dudan­do nos apo­ya­ron. Eso da alien­to para seguir luchan­do por lo que se cree con sin­ce­ri­dad; enton­ces la apues­ta por la paz se mul­ti­pli­ca, pero en el espa­cio de la lega­li­dad colom­bi­na inclui­da la JEP, en este momen­to no hay con­di­cio­nes para arries­gar­se a con­fiar y poner­se en manos de ellos; sabien­do que en tiem­pos de gue­rra lo úni­co segu­ro es el fusil, eso sería ser cré­du­lo al extre­mo de la estupidez.

Por lo demás, yo tam­po­co es que sepa mucho filo­so­far y lo que me indi­ca el sen­ti­do común es que se pue­de con­fiar uno más del ladrón del barrio que de esta gen­te des­com­pues­ta que nos gobier­na y rige las instituciones.

Gra­cias a todas y todos quie­nes saca­ron su tiem­po para escri­bir sus pre­gun­tas y leer mis res­pues­tas. Has­ta pronto.

¡Des­de Mar­que­ta­lia has­ta la vic­to­ria!, ¡Jura­mos ven­cer y venceremos!

Fra­ter­nal­men­te, Jesús San­trich, El Disidente.

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *