Vene­zue­la. Jaco­bo Torres: “de la gue­rri­lla al gobierno, toman­do el cie­lo por asalto”

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 noviem­bre 2020.-

Jaco­bo Torres, sin­di­ca­lis­ta y revo­lu­cio­na­rio, es uno de los ros­tros más repre­sen­ta­ti­vos de la lucha de cla­ses en Vene­zue­la. Una voz que se escu­cha par­ti­cu­lar­men­te en este momen­to de tran­si­ción de la revo­lu­ción bolivariana.

Jaco­bo, gra­cias por acep­tar esta entre­vis­ta. Qui­sié­ra­mos comen­zar con­tan­do a quie­nes no te cono­cen inter­na­cio­nal­men­te cuál fue tu camino, duran­te la IV Repú­bli­ca y lue­go con la revo­lu­ción bolivariana.

Ten­go 45 años de mili­tan­cia, prác­ti­ca­men­te toda una vida. Empe­cé a los 12 años, pri­me­ro con el Par­ti­do de la Revo­lu­ción Vene­zo­la­na, el PRV. A par­tir de 1979, cuan­do tenía 16 años, acom­pa­ñé en la cons­truc­ción de la Ten­den­cia Revo­lu­cio­na­ria al Coman­dan­te Faus­to, el nom­bre en la gue­rri­lla de nues­tro com­pa­ñe­ro Ali Rodrí­guez Ara­que. Pos­te­rior­men­te fui mili­tan­te inter­na­cio­na­lis­ta del Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo, en el Fren­te Fara­bun­do Mar­tí de Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN), duran­te los años de gue­rra en Sal­va­dor. Fui miem­bro de la comi­sión polí­ti­co-diplo­má­ti­ca del FMLN por el ERP. Lue­go, obvia­men­te, cola­bo­ré con los cama­ra­das san­di­nis­tas duran­te los años de gue­rra en Nica­ra­gua y siem­pre jun­to con los cama­ra­das cuba­nos, como un con­se­cuen­te revo­lu­cio­na­rio de Ame­ri­ca del Sur. En Vene­zue­la par­ti­ci­pé en los dos levan­ta­mien­tos cívi­co-mili­ta­res del 4 de febre­ro y 27 de noviem­bre de 1992 con­tra las demo­cra­cias dis­fra­za­das de la IV Repú­bli­ca, y des­de enton­ces siem­pre he segui­do la cau­sa del coman­dan­te supre­mo de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, Hugo Chá­vez. En la revo­lu­ción ocu­pé tan­to car­gos guber­na­men­ta­les, de mediano cali­bre pode­mos decir, como sin­di­ca­les, pero siem­pre dedi­ca­do a la acción polí­ti­ca. Mili­té en la Cau­sa R y par­ti­ci­pé en la fun­da­ción del PPT. Fui coor­di­na­dor de la Fuer­za Boli­va­ria­na de Tra­ba­ja­do­res, fun­da­da por Chá­vez en 2000, y antes de eso for­mé par­te del Fren­te Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te Obre­ro en 1998, coor­di­né el equi­po de dis­cu­sión de los artícu­los socia­les de la Cons­ti­tu­ción Boli­va­ria­na de 1999. Fui mili­tan­te del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV) des­de su fun­da­ción, y antes fui miem­bro del MVR. Hoy soy mili­tan­te casi a tiem­po com­ple­to en el Movi­mien­to Obre­ro Revo­lu­cio­na­rio “Ali Rodrí­guez Ara­que” (MOARA) en el sec­tor eléctrico.

¿Cuál es la tarea del MOARA y cuá­les son sus objetivos?

Según una indi­ca­ción del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, el pro­pó­si­to es cons­truir un fuer­te polo revo­lu­cio­na­rio de tra­ba­ja­do­res del sec­tor eléc­tri­co, uno de los más sen­si­bles y estra­té­gi­cos de nues­tra eco­no­mía y nues­tro día a día. Tras el terri­ble sabo­ta­je eléc­tri­co sufri­do en mar­zo de 2019, supe­ra­do gra­cias al esfuer­zo de los tra­ba­ja­do­res, esta­mos cons­tru­yen­do un movi­mien­to sóli­do a par­tir del Con­se­jo Pro­duc­ti­vo de Tra­ba­ja­do­res y Tra­ba­ja­do­ras, nues­tro cuer­po de lucha en el sec­tor eléc­tri­co, que hemos deci­di­do dedi­car al Coman­dan­te Faus­to. Para la recu­pe­ra­ción del sis­te­ma eléc­tri­co nacio­nal, tam­bién se encuen­tra en cons­truc­ción la Bri­ga­da de Noviem­bre Vic­to­rio­so, en la que estoy tra­ba­jan­do jun­to a varios com­pa­ñe­ros de la coor­di­na­ción nacio­nal. Res­pon­dien­do siem­pre a tu pre­gun­ta sobre mi papel en la revo­lu­ción de hoy, ade­más de ser elec­to para la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, que fina­li­za­rá su labor el 31 de diciem­bre, soy el coor­di­na­dor nacio­nal de la Cen­tral Obre­ra Socia­lis­ta Boli­va­ria­na. Tra­ba­jo con el com­pa­ñe­ro, her­mano mayor, Adán Chá­vez en la vice­pre­si­den­cia inter­na­cio­nal del par­ti­do y cola­bo­ro con la vice­pre­si­den­cia obre­ra en todos los esce­na­rios que se presentan.

¿Cuál es tu lec­tu­ra de la situa­ción eco­nó­mi­ca actual en Venezuela?

La situa­ción sigue sien­do muy com­pli­ca­da. Veni­mos de una gue­rra sis­te­má­ti­ca de los años del Coman­dan­te Chá­vez. Una gue­rra que se desa­rro­lló en todos los cam­pos, des­de el eco­nó­mi­co al psi­co­ló­gi­co. Des­de el gol­pe de 2002, que gra­cias a la con­cien­cia de nues­tro pue­blo y a la unión cívi­co-mili­tar logra­mos resol­ver en 48 horas, has­ta aho­ra hemos teni­do que resis­tir todo tipo de ata­ques, infil­tra­cio­nes, sabo­ta­jes, que se han inten­si­fi­ca­do tras la muer­te de Chá­vez. El impe­ria­lis­mo y la dere­cha creían que podían haber gana­do con Nico­lás Madu­ro. En cam­bio, el pri­mer pre­si­den­te cha­vis­ta y obre­ro se reve­ló, como deci­mos aquí, un tipo res­pon­dón. Se reve­ló como un esta­dis­ta, un gran líder, obvia­men­te acom­pa­ña­do de la con­cien­cia de nues­tro pue­blo orga­ni­za­do y de una cla­se obre­ra que se for­ta­le­ce cada día más en la cons­truc­ción del nues­tro mode­lo socia­lis­ta, a pesar de las difi­cul­ta­des. Des­de 2015, cuan­do Oba­ma defi­nió a Vene­zue­la como «una ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria para la segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos», el blo­queo eco­nó­mi­co y finan­cie­ro se ha inten­si­fi­ca­do y las «san­cio­nes» se han endu­re­ci­do, mien­tra el impe­ria­lis­mo decía que eran medi­das des­ti­na­das a gol­pear el «régi­men» de Madu­ro y fun­cio­na­rios esta­ta­les. Por lo con­tra­rio, si hay una cosa muy cla­ra es que las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les y el con­jun­to de ata­ques que sufri­mos, no afec­tan solo a la diri­gen­cia cha­vis­ta, sino a todo el pue­blo, sin impor­tar el color polí­ti­co. No han roba­do la refi­ne­ría Cit­go, que tie­ne su sede en Esta­dos Uni­dos, la empre­sa Mono­me­ros en Colom­bia, se roba­ron nues­tros acti­vos exter­nos, con­ge­la­ron nues­tras cuen­tas en ban­cos euro­peos, roba­ron el dine­ro des­ti­na­do a tra­ta­mien­to médi­co para niños enfer­mos de médu­la ósea, ya deci­di­da y paga­da a tra­vés de Cit­go, en Ita­lia. Nos han impe­di­do com­pa­rar ali­men­tos y medi­ci­nas en el exte­rior, inten­tan blo­quear­nos en todas par­tes. Pero nues­tro gobierno logró amor­ti­zar el efec­to de la dola­ri­za­ción espe­cu­la­ti­va y la cri­sis eco­nó­mi­ca indu­ci­da por el blo­queo, a tra­vés de los sub­si­dios y bonus paga­dos a tra­vés del Car­net de la patria y las bol­sas Clap, los Comi­tés de abas­te­ci­mien­to y pro­duc­ción que ayu­dan a más de 6 millo­nes de fami­lias entre­gan­do ali­men­tos bási­cos. Cier­ta­men­te no hemos resuel­to, solo sua­vi­za­do el gol­pe, mien­tras el plan de pro­duc­ción avan­za para ser lo más auto­su­fi­cien­te posi­ble. Toda­vía no pode­mos pro­du­cir todo lo que con­su­mi­mos, pero al menos dos ele­men­tos bási­cos, el maíz y el arroz que come­mos, aho­ra se pro­du­cen en Venezuela.

El feroz blo­queo eco­nó­mi­co-finan­cie­ro impues­to por Esta­dos Uni­dos y sus vasa­llos sin duda ha empeo­ra­do el nivel de vida de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, pul­ve­ri­zan­do su poder adqui­si­ti­vo, a pesar de los sub­si­dios guber­na­men­ta­les. ¿Por qué se ha lle­ga­do a este pun­to? ¿No hubo tam­bién erro­res en la con­duc­ción de la polí­ti­ca económica?

Se come­ten erro­res y se vol­ve­rán a come­ter. Segui­mos ante un Esta­do capi­ta­lis­ta, con­tra el cual hemos dise­ña­do la cons­truc­ción de nues­tro Esta­do socia­lis­ta, a tra­vés de la comu­na como uni­dad pri­ma­ria del Esta­do y con nues­tra cla­se obre­ra orga­ni­za­da en los Con­se­jos pro­duc­ti­vos de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras. Un pro­yec­to que per­mi­te el con­trol de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y del pue­blo orga­ni­za­do en la cons­truc­ción del nue­vo mode­lo. Como tra­ba­ja­do­res, apos­ta­mos por la cons­truc­ción de un mode­lo obre­ro cam­pe­sino y comu­nal que, con esta sim­bio­sis entre los fac­to­res más impor­tan­tes de la revo­lu­ción, lle­gue al nue­vo mode­lo socia­lis­ta como lo soñó Chá­vez. Por supues­to, ha habi­do erro­res eco­nó­mi­cos y retra­sos en cómo des­man­te­lar el vie­jo Esta­do y cómo tra­tar con esos fun­cio­na­rios que se com­por­tan de mane­ra buro­crá­ti­ca y que fre­nan el impul­so del socialismo.

En cuan­to a la cues­tión de los sala­rios, espe­cial­men­te los de quie­nes labo­ran en el sec­tor públi­co, se ha desa­rro­lla­do un vivo deba­te entre dos mili­tan­tes de la revo­lu­ción, el líder del PSUV, Jesús Farias y la eco­no­mis­ta mar­xis­ta Pas­qua­li­na Cur­cio. ¿Cómo fue­ron las cosas en tu opinión?

Afir­mo que el deba­te se pro­du­jo entre dos com­pa­ñe­ros muy res­pe­ta­bles, cuyas con­cep­cio­nes for­man par­te de una mis­ma pers­pec­ti­va polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, los cua­les tie­nen mi esti­ma. Sin embar­go, tal vez podrían haber mane­ja­do mejor ese deba­te, espe­cial­men­te por­que, en mi opi­nión, la cues­tión del aumen­to sala­rial no fue deci­si­va como se plan­teó. Pas­qua­li­na lo hizo bus­can­do for­mas de com­ba­tir el mode­lo capi­ta­lis­ta y el blo­queo eco­nó­mi­co. Jesús argu­men­tó des­de un pun­to de vis­ta más prag­má­ti­co, par­tien­do de la nece­si­dad de salir de la cri­sis eco­nó­mi­ca indu­ci­da por el impe­ria­lis­mo. En ambos casos, el pro­ble­ma se ha cen­tra­do en el aumen­to sala­rial que, des­de mi pun­to de vis­ta, no es el tema prin­ci­pal. Eso sí, el ata­que al poder adqui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res es fuer­te, pero sin medi­das adi­cio­na­les, cual­quier aumen­to sala­rial es pul­ve­ri­za­do por la dola­ri­za­ción arti­fi­cial y la gue­rra eco­nó­mi­ca. El sala­rio míni­mo hoy es de 1.200.000 bolí­va­res, pero con el pro­ce­so de dola­ri­za­ción arti­fi­cial equi­va­le a un dólar. Por ello, pro­po­ne­mos que el sala­rio esté ancla­do, con o sin aumen­to, al Petro flo­tan­te, medi­da toma­da por el gobierno con la crea­ción de la crip­to­mo­ne­da Petro sus­ten­ta­da en los gran­des recur­sos natu­ra­les, de alto cos­to en el mun­do, que posee nues­tro país: el oro, petró­leo, dia­man­tes, bau­xi­ta, col­tán…. El Petro se esti­ma en 30 – 40 millo­nes de bolí­va­res. Deci­mos que con medio Petro pode­mos resol­ver el pro­ble­ma de los indi­ca­do­res sala­ria­les que se pagan en bolí­va­res y no en dóla­res como lo está hacien­do una par­te del sec­tor pri­va­do, que hace ganan­cias estra­tos­fé­ri­cas y pue­de dar la mise­ria de 10 dóla­res a los tra­ba­ja­do­res. Nues­tra pro­pues­ta nos per­mi­ti­ría a los tra­ba­ja­do­res del sec­tor públi­co tener un sala­rio pro­por­cio­nal a sus nece­si­da­des. Con el Petro, podría­mos esta­bi­li­zar el poder adqui­si­ti­vo, aumen­tar la capa­ci­dad de con­su­mo y con­tri­buir a la esta­bi­li­za­ción eco­nó­mi­ca. Sin embar­go, la segun­da pro­pues­ta, aún más impor­tan­te, es maxi­mi­zar la capa­ci­dad de pro­du­cir lo que con­su­mi­mos. Con el blo­queo eco­nó­mi­co-finan­cie­ro ya no es con­ce­bi­ble impor­tar el 80% de nues­tras nece­si­da­des. Debe­mos adap­tar nues­tro apa­ra­to de pro­duc­ción a la nece­si­dad de pro­du­cir bie­nes y ser­vi­cios para uso nacional.

Recien­te­men­te par­ti­ci­pa­mos en una reu­nión mun­dial, la de la Pla­ta­for­ma de la cla­se tra­ba­ja­do­ra anti­im­pe­ria­lis­ta (PCOA). ¿Cuál fue el aná­li­sis y cuá­les fue­ron los objetivos?

La Pla­ta­for­ma de la Cla­se Obre­ra Anti­im­pe­ria­lis­ta (PCOA) es una ini­cia­ti­va del pre­si­den­te Madu­ro tras el Foro Social Mun­dial. Nues­tro aná­li­sis, com­par­ti­do por los mar­xis­tas a nivel inter­na­cio­nal, con­si­de­ra la cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo a nivel mun­dial, mucho más pro­fun­da que la de 1929, o de 2008. Una cri­sis de gran­des pro­por­cio­nes y de lar­go alcan­ce que se pro­fun­di­za cada día más, y eso no se resuel­ve ni siquie­ra con las gue­rras impe­ria­lis­tas. Esto no sig­ni­fi­ca que el capi­ta­lis­mo haya lle­ga­do a su fin, sino que está cavan­do su tum­ba y que el aumen­to de sus con­tra­dic­cio­nes lo empu­ja hacia su pro­pia des­truc­ción. En este con­tex­to, Madu­ro vio la opor­tu­ni­dad de lle­var la con­tra­dic­ción al cora­zón del enemi­go, a Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, agu­di­zan­do las con­tra­dic­cio­nes entre bur­gue­sías e entre impe­ria­lis­mos: en fin, deján­do­les pro­bar un poco de su pro­pia medi­ci­na. En este pro­ce­so, en la cons­truc­ción de un espa­cio de con­fluen­cia anti­im­pe­ria­lis­ta, con­si­de­ra­mos a la cla­se obre­ra la van­guar­dia, pero no exclui­mos el acom­pa­ña­mien­to de lo que Grams­ci lla­mó los inte­lec­tua­les orgá­ni­cos. El obje­ti­vo es cons­truir una red de acción anti­im­pe­ria­lis­ta que per­mi­ta arti­cu­lar la lucha por salir de la pan­de­mia con una pers­pec­ti­va dife­ren­te a la del sis­te­ma capi­ta­lis­ta como mode­lo domi­nan­te de la lla­ma­da nue­va nor­ma­li­dad. Una pers­pec­ti­va de mayor equi­dad entre los pue­blos, mayo­res posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo y cre­ci­mien­to com­par­ti­do no solo para enfren­tar la pan­de­mia, sino para sal­var a la huma­ni­dad de la bar­ba­rie, como dije­ron Fidel y Chá­vez. La Pla­ta­for­ma per­mi­te dar una nue­va visi­bi­li­dad inter­na­cio­na­lis­ta a la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y sus alia­dos europeos.

La ley con­tra el Blo­queo ha sus­ci­ta­do gran­des dis­cu­sio­nes. ¿Qué pre­gun­tas te hicie­ron los tra­ba­ja­do­res y cómo respondiste?

La Ley con­tra el blo­queo se ha pres­ta­do a diver­sas inter­pre­ta­cio­nes. Ha habi­do un sec­tor que ha tra­ta­do de des­pres­ti­giar lo que está hacien­do el pre­si­den­te para enfren­tar la cri­sis eco­nó­mi­ca que pro­du­ce el blo­queo y la buro­cra­cia inter­na que, como un cán­cer, inten­ta devo­rar las ins­ti­tu­cio­nes del esta­do. En len­gua­je izquier­dis­ta, este sec­tor ha hecho cir­cu­lar la idea de que esta ley vio­la la sobe­ra­nía del esta­do, lo que aca­ba con el lega­do de Chá­vez, etc. Por el con­tra­rio, la ley pro­te­ge las empre­sas bási­cas y estra­té­gi­cas que, como patri­mo­nio del pue­blo, no pue­den ven­der­se, alqui­lar­se ni entre­gar­se. El obje­ti­vo de la ley es gene­rar alian­zas estra­té­gi­cas que nos per­mi­tan tener ingre­sos en divi­sas, y que per­mi­tan una trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía entre quie­nes vie­nen a inver­tir y nues­tro esta­do. Ya exis­te una pri­me­ra empre­sa que se fun­dó de acuer­do con esta ley, lla­ma­da Ferro­ven y tra­ba­ja en los sec­to­res aero­es­pa­cial, aero­náu­ti­co y ferro­via­rio. El obje­ti­vo es que al final del con­tra­to ten­ga­mos capi­tal indus­trial y una capa­ci­dad téc­ni­ca lo sufi­cien­te­men­te fuer­te para nues­tro desa­rro­llo. La Ley con­tra el blo­queo tie­ne como obje­ti­vo gene­ral el desa­rro­llo, la auto­no­mía pro­duc­ti­va y tam­bién el aumen­to del poder adqui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res con un fon­do espe­cí­fi­co deri­va­do de estas alian­zas. Según nues­tros cálcu­los, los resul­ta­dos se verán en el pri­mer cua­tri­mes­tre del pró­xi­mo año. 

¿Cómo se trans­for­mó el sin­di­ca­to en la revo­lu­ción boli­va­ria­na, qué fases atravesó?

A lo lar­go del siglo XX, en un esce­na­rio poli­cla­sis­ta, tuvi­mos un sin­di­ca­to que ha echo apa­ri­ción a la cla­se domi­nan­te y que nos ven­dió a la social­de­mo­cra­cia. En el siglo XXI sur­ge la nece­si­dad de trans­for­mar el sin­di­ca­lis­mo en un orga­nis­mo crea­ti­vo, así como el tra­ba­jo debe ser crea­ti­vo, trans­for­ma­dor de la socie­dad y del ser humano y no explo­ta­do. Para pasar de la explo­ta­ción a la crea­ción, nece­si­ta­mos un sin­di­ca­lis­mo de lucha, pero tam­bién un sin­di­ca­lis­mo que ayu­de a trans­for­mar la socie­dad en la que vivi­mos, a hacer una revo­lu­ción, a tomar el cie­lo por asal­to como decía Marx. Por tan­to, es nece­sa­rio que los diri­gen­tes sin­di­ca­les tam­bién sepan ges­tio­nar el Esta­do, como van­guar­dia de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que es el motor de la trans­for­ma­ción de la socie­dad. Nues­tro sin­di­ca­lis­mo, por tan­to, se trans­for­mó gra­dual­men­te con el rit­mo de la revo­lu­ción y sus con­tra­dic­cio­nes. Hoy tene­mos una direc­ción sin­di­cal que no solo sig­ni­fi­ca con­quis­tas, sala­rios y sub­si­dios, sino que ha apren­di­do a ges­tio­nar la impre­sa, la inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca, apo­yan­do la revo­lu­ción. Des­de 2014, a par­tir del Con­gre­so de los Con­se­jos Pro­duc­ti­vos de Tra­ba­ja­do­res crea­do con el apo­yo del pre­si­den­te Madu­ro y el sin­di­ca­lis­mo revo­lu­cio­na­rio, se cons­tru­ye este nue­vo mode­lo social diri­gi­do por la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que con­tem­pla un plan inten­si­vo de for­ma­ción ideo­ló­gi­ca que per­mi­te en un futu­ro no muy lejano dar el gran sal­to hacia el socia­lis­mo y mien­tras tan­to afron­tar el capi­ta­lis­mo que, sin embar­go, per­sis­te en nues­tra socie­dad y en nues­tra economía.

Un gru­po de orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos optó por pre­sen­tar­se de for­ma inde­pen­dien­te en las elec­cio­nes jun­to con el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la. Esto ha cau­sa­do mucha des­orien­ta­ción, tan­to en las áreas de base en Vene­zue­la como a nivel inter­na­cio­nal. Muchos com­pa­ñe­ros piden al PSUV que res­pon­da sobre los méri­tos de las crí­ti­cas teó­ri­cas y polí­ti­cas abor­da­das por estas for­ma­cio­nes. ¿Cómo responderías?

Hablo a títu­lo per­so­nal, no en nom­bre del par­ti­do. Lo conoz­co des­de hace años y soy ami­go de unos com­pa­ñe­ros que han deci­di­do acom­pa­ñar al PCV en esta, en mi opi­nión, deplo­ra­ble aven­tu­ra. Creo que se equi­vo­can al exa­cer­bar las con­tra­dic­cio­nes, muchas veces de for­ma arti­fi­cial y opor­tu­nis­ta, como lo está hacien­do el PCV por moti­vos elec­to­ra­les. En lugar de enfren­tar al impe­ria­lis­mo, la dere­cha, los enemi­gos, se dedi­can a des­ca­li­fi­car a Madu­ro y a la revo­lu­ción. Nos acu­san de haber ven­di­do el país y la revo­lu­ción, y no se dan cuen­ta de que están tra­yen­do agua al molino de la dere­cha para un tru­co elec­to­ral de poca tras­cen­den­cia. Ni el pue­blo vene­zo­lano, ni los alia­dos del Gran Polo Patrió­ti­co, ni la mayo­ría de par­ti­dos y movi­mien­tos de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal que apo­yan una revo­lu­ción seria, se han deja­do atra­par. Nun­ca hemos ocul­ta­do la exis­ten­cia de con­tra­dic­cio­nes, nun­ca hemos dicho que hay socia­lis­mo en Vene­zue­la. Diga­mos que es nece­sa­rio trans­for­mar el esce­na­rio capi­ta­lis­ta que aún per­sis­te sen­tan­do las bases de un nue­vo mode­lo. El mode­lo capi­ta­lis­ta no se trans­for­ma por capri­cho ni por decre­to, sino con una lucha dura­de­ra, con una tran­si­ción que pue­de durar déca­das: por­que no bas­ta con trans­for­mar la eco­no­mía, tam­bién nece­si­ta­mos una revo­lu­ción cul­tu­ral que nos per­mi­ta aban­do­nar el mode­lo ren­tis­ta, el mode­lo capi­ta­lis­ta. Nece­si­ta­mos pro­du­cir nue­vos códi­gos que nos per­mi­tan cons­truir una socie­dad colec­ti­va, un lide­raz­go colec­ti­vo en manos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, una alter­na­ti­va a este mode­lo bur­gués corrup­to y buro­crá­ti­co. Como la del 6D es una com­pe­ti­ción demo­crá­ti­ca, desea­mos que estos cama­ra­das ten­gan éxi­to. Creo, sin embar­go, que des­pués de la vic­to­ria de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias del PSUV, habrá alguien que irá a la opo­si­ción, alguien más que vol­ve­rá a la revo­lu­ción y noso­tros avanzaremos.

Como cons­ti­tu­yen­te, ¿cuá­les son las prin­ci­pa­les pro­pues­tas, que ya se han con­ver­ti­do en ley o que que­dan por apro­bar, pre­sen­ta­das por la cla­se obrera?

La cons­ti­tu­yen­te nació con­tra la vio­len­cia de la dere­cha, las gua­rim­bas de 2017. El pre­si­den­te lan­za la pro­pues­ta el 1 de mayo, yo estu­ve pre­sen­te para acom­pa­ñar esa pro­pues­ta. Con la ANC fue posi­ble res­tau­rar la paz y la esta­bi­li­dad polí­ti­ca en el país. Logra­mos apro­bar 4 pre­su­pues­tos, lo que hubie­ra sido impo­si­ble con un par­la­men­to en des­aca­to como el de la dere­cha. Hemos blin­da­do la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de nues­tro esta­do, apro­ba­do leyes impor­tan­tes como la con­tra el blo­queo y pro­ba­ble­men­te algu­nas otras que debe­rán apro­bar­se antes de que la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te con­clu­ya su man­da­to el 31 de diciem­bre. Creo que pue­do estar satis­fe­cho, con la his­to­ria y con nues­tro pueblo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *