Vene­zue­la. El 6D se fir­ma el acta de defun­ción del G4

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de noviem­bre de 2020.

En el últi­mo tiem­po, el eco­sis­te­ma de par­ti­dos opo­si­to­res ha sufri­do cam­bios y trans­for­ma­cio­nes agre­si­vas. Los fra­ca­sos polí­ti­cos per­ma­nen­tes del deno­mi­na­do G4 (Volun­tad Popu­lar, Pri­me­ro Jus­ti­cia, Acción Demo­crá­ti­ca y Un Nue­vo Tiem­po), ins­tan­cia que ha coor­di­na­do los des­ti­nos del anti­cha­vis­mo des­de hace varios años, ha abier­to fisu­ras irre­pa­ra­bles en su capa­ci­dad de lide­raz­go y conducción.

El G4 ha cons­ti­tui­do his­tó­ri­ca­men­te el núcleo prin­ci­pal del gol­pis­mo en Vene­zue­la. El gobierno de Esta­dos Uni­dos apos­tó por esta coa­li­ción como un ins­tru­men­to para el «cam­bio de régi­men», lo que le per­mi­tió eri­gir­se como el prin­ci­pal fac­tor de uni­dad del espec­tro opo­si­tor venezolano.

Estos par­ti­dos de alcan­ce nacio­nal asu­mie­ron un rol cen­tral en la defi­ni­ción de estra­te­gias, tan­to a nivel polí­ti­co, insu­rrec­cio­nal como institucional.

El apo­yo de los medios de comu­ni­ca­ción, sus redes de con­tac­tos con polí­ti­cos esta­dou­ni­den­ses y euro­peos de alto per­fil y el ingen­te finan­cia­mien­to reci­bi­do para apun­ta­lar su posi­ción de lide­raz­go, cons­tru­yó la ima­gen arti­fi­cial de una repre­sen­ta­ción orgá­ni­ca de un amplio sec­tor opo­si­tor que con­fió en sus directrices.

Esta ima­gen se ha vis­to cues­tio­na­da en los últi­mos años tras cada fra­ca­so polí­ti­co en el terreno. Los par­ti­dos del G4 cami­na­ron en una agen­da uni­fi­ca­da en fun­ción de los intere­ses esta­dou­ni­den­ses, pero al paso del tiem­po han ido per­dien­do cre­di­bi­li­dad en el anti­cha­vis­mo, a lo que debe sumar­se gran­des epi­so­dios de cri­sis inter­nas y frac­tu­ras irre­con­ci­lia­bles entre sus prin­ci­pa­les liderazgos.

La capa­ci­dad de uni­fi­car cri­te­rios y de sos­te­ner la con­fian­za polí­ti­ca en el tiem­po se ha vis­to ero­sio­na­da lue­go de los fra­ca­sos del últi­mo ciclo polí­ti­co que ini­ció en el año 2014.

Las pro­me­sas de «gol­pe rápi­do» para sacar al cha­vis­mo del poder, la sobre­es­ti­ma­ción de que el empu­je inter­na­cio­nal sería sufi­cien­te o la fal­sa creen­cia de que una mez­cla de «san­cio­nes», ope­ra­cio­nes terro­ris­tas e inten­tos de gol­pes de Esta­do alcan­za­rían para lograr los obje­ti­vos plan­tea­dos, han cho­ca­do con­tra la reali­dad gene­ran­do una des­ban­da­da en la mili­tan­cia del G4, pro­ce­so que se ha vis­to acom­pa­ña­do por el naci­mien­to de alter­na­ti­vas mode­ra­das y elec­to­ra­lis­tas en el anti­cha­vis­mo, deri­van­do lógi­ca­men­te en la frag­men­ta­ción del eco­sis­te­ma de par­ti­dos: tres gran­des sec­to­res con apues­tas dife­ren­tes se ven mutua­men­te como ame­na­zas existenciales.

Hitos de un fra­ca­sa­do devenir

El camino de fra­ca­sos y erro­res polí­ti­cos que ha deri­va­do en el cua­dro actual de frag­men­ta­ción y divi­sio­nes pro­fun­das vie­ne de tiem­po atrás, lo que hace nece­sa­rio recons­truir algu­nos de sus hitos más importantes.

El gol­pe blan­do de 2014, la gue­rra eco­nó­mi­ca de 2015 y 2016 y la ame­na­za de apli­ca­ción de la Car­ta Demo­crá­ti­ca de la OEA, fue­ron las prin­ci­pa­les ofer­tas polí­ti­cas del G4 para con­ven­cer al anti­cha­vis­mo de que esta era la ruta correc­ta para ven­cer al cha­vis­mo. Todas estas estra­te­gias fra­ca­sa­ron y gene­ra­ron una sen­sa­ción de vacío y fal­ta de cre­di­bi­li­dad que abri­rían las pri­me­ras fisuras.

En el año 2017, una nue­va ope­ra­ción de gol­pe blan­do se posi­cio­nó como la ruta final. Esta opción tam­bién fra­ca­sa tras la ins­ta­la­ción de una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC), y el cli­ma de des­cré­di­to aumen­ta ante un nue­vo fracaso.

Ese mis­mo año se con­vo­can a elec­cio­nes de gober­na­do­res, even­to en que par­ti­ci­pan acto­res opo­si­to­res del G4, espe­cí­fi­ca­men­te del par­ti­do Acción Demo­crá­ti­ca. Cin­co de ellos ganan las elec­cio­nes y se jura­men­tan fren­te a la ANC, con lo cual se frac­tu­ró la uni­dad en torno a los par­ti­dos golpistas.

En las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2018, acto­res opo­si­to­res peri­fé­ri­cos del G4, visi­ble­men­te moles­tos por ser exclui­dos de sus prin­ci­pa­les espa­cios de deci­sión y vién­do­se mar­gi­na­dos de la defi­ni­ción de estra­te­gias, deci­den par­ti­ci­par en los comi­cios para acu­mu­lar capi­tal polí­ti­co y elec­to­ral y desa­fiar a la coa­li­ción tra­di­cio­nal. La frac­tu­ra se pro­fun­di­za y el G4 pier­de cen­tra­li­dad como el úni­co actor de poder del antichavismo.

A prin­ci­pios de 2020, dipu­tados de Pri­me­ro Jus­ti­cia desa­fían el inten­to de Juan Guai­dó de reno­var su posi­ción como pre­si­den­te del Par­la­men­to y jura­men­tan a un nue­vo jefe en la Jun­ta Direc­ti­va. Este epi­so­dio pro­fun­di­za la cri­sis en el G4 a nive­les iné­di­tos, abrien­do paso a una des­ban­da­da de mili­tan­tes de todas las orga­ni­za­cio­nes que con­clui­rá, a media­dos de año, en pro­ce­sos judi­cia­les exi­gi­dos por esos pro­pios mili­tan­tes para des­pla­zar a la capa diri­gen­te de los prin­ci­pa­les par­ti­dos del G4.

La estra­te­gia abs­ten­cio­nis­ta de los res­tos del G4 fren­te a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre de 2020 ha con­so­li­da­do el posi­cio­na­mien­to de las alter­na­ti­vas mode­ra­das que han deci­di­do par­ti­ci­par. El cos­to polí­ti­co de par­ti­ci­par en unas elec­cio­nes ges­tio­na­das por un CNE, que ha reci­bi­do ata­ques a su cre­di­bi­li­dad duran­te años, repre­sen­ta el prin­ci­pal efec­to búme­ran al que se enfren­ta el debi­li­ta­do G4.

En ese mar­co, los par­ti­dos peri­fé­ri­cos y acto­res his­tó­ri­ca­men­te exclui­dos por la dic­ta­du­ra del G4 bus­can con­quis­tar el espa­cio vacío deja­do por Guai­dó para alcan­zar posi­cio­nes de poder e influen­cia social e ins­ti­tu­cio­nal que des­pla­cen defi­ni­ti­va­men­te a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les del golpismo.

Estos par­ti­dos exclui­dos, apro­ve­chan­do la cri­sis del G4, bus­can eri­gir­se como una nue­va con­duc­ción polí­ti­ca del antichavismo.

Las pró­xi­mas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre de 2020 abren la opor­tu­ni­dad para que aque­llos sec­to­res par­ti­ci­pen sin cor­ta­pi­sas de estra­te­gias forá­neas en la esce­na polí­ti­ca venezolana.

Con­se­cuen­cias del 6d en el g4

El 6 de diciem­bre que­da­rá sella­da el acta de defun­ción del deno­mi­na­do G4, éli­te que ha soca­va­do la sobe­ra­nía nacio­nal y des­es­ta­bi­li­za­do inte­gral­men­te la vida social y polí­ti­ca de la República.

Asi­mis­mo, las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias repre­sen­tan el epi­so­dio final de la gue­rra intes­ti­na entre par­ti­dos anti­cha­vis­tas que ini­ció en el año 2017 con la ins­ta­la­ción de la ANC.

Es decir, que de las elec­cio­nes del 6 de diciem­bre nace­rá un nue­vo eco­sis­te­ma de par­ti­dos polí­ti­cos de Vene­zue­la, nue­vas ins­tan­cias de repre­sen­ta­ción social y elec­to­ral, don­de encon­tra­rán voz y acom­pa­ña­mien­to miles de per­so­nas que apues­tan por opcio­nes cohe­ren­tes y pací­fi­cas en el mar­co cons­ti­tu­cio­nal de la República.

Y la estra­te­gia anti­cha­vis­ta, por otra par­te, se con­vir­tió en una vio­len­ta cam­pa­ña de ata­que y con­fron­ta­ción con­tra la auto­ri­dad elec­to­ral vene­zo­la­na, que ha ter­mi­na­do en un efec­to búme­ran: los par­ti­dos gol­pis­tas no pue­den medir­se elec­to­ral­men­te por­que con­ven­cie­ron a sus segui­do­res de la supues­ta inuti­li­dad de los pro­ce­sos elec­to­ra­les. Un tiro al pie.

La legi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas vene­zo­la­nas, es decir, de sus repre­sen­tan­tes en el Par­la­men­to y otros espa­cios de direc­ción del Esta­do, pro­vie­ne de la vota­ción popu­lar, no del finan­cia­mien­to de la Casa Blan­ca o de la red de con­tac­tos con polí­ti­cos y pode­res eco­nó­mi­cos extranjeros.

En ese sen­ti­do, las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre repre­sen­tan una opor­tu­ni­dad para recu­pe­rar la demo­cra­cia, en su sen­ti­do más ori­gi­nal: el deba­te de ideas y pro­pues­tas en un mar­co con reglas de jue­go bási­cas y respetadas.

Pero tam­bién repre­sen­tan una opor­tu­ni­dad para sacar del jue­go, con votos, a todas las fran­qui­cias polí­ti­cas que han hecho de la gue­rra, la con­fron­ta­ción inú­til y el blo­queo su prin­ci­pal ofer­ta política.

Cabe con­cluir que el Par­la­men­to nacio­nal es la casa de deli­be­ra­ción y pro­duc­ción de leyes del pue­blo. Por ende, no hay espa­cio posi­ble de repre­sen­ta­ción para quie­nes aten­tan con­tra su pro­pia naturaleza.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *