Nación Mapu­che. His­to­rias del cemen­te­rio mapu­che Eltu­we en la actual pla­za San Mar­tín de Villa La Angostura

Gerar­do Ghioldi/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de noviem­bre de 2020

Sepe­lio de Ange­lino Livio jun­to a las fami­lias dolien­tes Cal­fue­que, Livio, Lagos, Pai­ne­pe, Pafian, Piman y otras en Villa Tra­ful. Nóte­se el cue­ro de vaca envol­vien­do el ataúd.

En 1958 el cemen­te­rio fue tras­la­da­do al lugar actual. His­to­ria, leyen­das y tes­ti­mo­nios de la épo­ca. Cómo eran las ceremonias.

La pre­sen­cia del Pue­blo Mapu­che en la pro­vin­cia del Neu­quén es una ver­dad abso­lu­ta para la mayo­ría de los neu­qui­nos. Por supues­to hay opi­nio­nes mino­ri­ta­rias que ava­lan la nega­ti­va pero son tan absur­das y débi­les que no resis­ten el menor aná­li­sis.

Esta pre­sen­cia no está dada sola­men­te por las viven­cias de un Pue­blo vivo y rebel­de que se mani­fies­ta todos los días, sino tam­bién y en for­ma pri­mor­dial por sus ros­tros en cada ciu­dad, pue­blo o para­je del País de las Man­za­nas. Qué her­mo­so nom­bre para desig­nar a un territorio.

Expe­dien­te 11836 y la pre­sen­cia del cemen­te­rio jun­to a los pobla­do­res mapu­che y crio­llos del lote 9 de la Colo­nia Agrí­co­la Pas­to­ril Nahuel Hua­pi. Minis­te­rio Agricultura

Lo que si me lla­mó la aten­ción hace tres déca­das al lle­gar a la her­mo­sa Villa La Angos­tu­ra, cuan­do aún era un peque­ño pue­blo, es que no se habla­ba de lo mapu­ce. Esta­ba abso­lu­ta­men­te escon­di­do. Según me comen­ta­ba el lonk­go Ernes­to Antriao, “está­ba­mos prohibidos”.

Y jus­ta­men­te ese fue el pun­ta­pié ini­cial, la pri­me­ra pre­gun­ta con la cual sali­mos de nues­tro refu­gio occi­den­tal y cris­tiano que a tra­vés de la his­to­ria ofi­cial ase­ve­ra­ba: – “Acá no hubo nadie”, por lo cual la lle­ga­da de los pri­me­ros colo­nos de todas par­tes del mun­do a fines del siglo XIX y su esfuer­zo increí­ble para inten­tar domar a una natu­ra­le­za brio­sa no deten­ta­ba nin­gu­na cul­pa, nin­gu­na con­quis­ta, nin­gu­na usur­pa­ción a un pue­blo que ya vivía en estas cor­di­lle­ras hace muchí­si­mos años.

Los “indios ami­gos” como el gran Saihue­ke se con­vir­tie­ron en enemi­gos en muy poco tiem­po. Los tra­ta­dos de paz se incum­plie­ron y a tal pun­to fue así, que el Esta­do Argen­tino a tra­vés de su bra­zo arma­do deci­dió que había que exter­mi­nar­los por­que no per­mi­tían la “Civi­li­za­ción” en el lla­ma­do Trián­gu­lo de Oro. Estas pre­gun­tas serán revi­sa­dos en futu­ras colum­nas que tan gene­ro­sa­men­te el Dia­rio Andino nos cede para lle­gar a todos uste­des des­de Archi­vos del Sur.

Decía que en 1999 sali­mos por los barrios popu­la­res de Villa La Angos­tu­ra y a los para­jes del depar­ta­men­to Los Lagos en el sur neu­quino y empe­za­mos a inda­gar sobre la pre­gun­ta ini­ciá­ti­ca:- los Mapu­ce en Villa La Angos­tu­ra y la región ¿dón­de están?

Así fue que pudi­mos escu­char his­to­rias acer­ca del cemen­te­rio mapu­ce en la hoy lla­ma­da Pla­za San Mar­tín, pega­di­ta a la Muni­ci­pa­li­dad de Villa La Angos­tu­ra, lugar don­de fla­mea la ban­de­ra argen­ti­na a los cua­tro vien­tos cordilleranos.

Fue recién en 2006 que lle­gó a la Biblio­te­ca Popu­lar Osval­do Bayer el fas­ci­nan­te libro “Dos Sui­zos en el Nahuel Hua­pi” , com­pa­gi­na­do por Jor­ge Ardü­ser que refle­ja las viven­cias de Leonhard Ardu­sër y Paul Buol en lo que hoy es Puer­to Man­zano y sus andan­zas por la región des­de 1913, cuan­do recién se ponía en mar­cha el fra­ca­sa­do pro­yec­to de Colo­nia Agrí­co­la Pas­to­ril Nahuel Hua­pi a ins­tan­cias del gobierno nacio­nal intere­sa­do en poblar este territorio.

Dos sui­zos en el Nahuel Hua­pi por Jor­ge Ardüser

Decía que este libro al cual hay que leer y releer una y otra vez, en su pági­na 143 vie­ne des­cri­bien­do a los pobla­do­res des­de Bár­ba­ra Dräsc­kler, Pablo Man­ge, Manuel Bar­ba­ge­la­ta, don Estra­da, Anto­nio Tierno, Froi­lán Mon­sal­ve, José Mari­mon, Ernes­to Mer­moud, Elber­to Weeks, Igna­cio y Bau­tis­ta Antriao en Corren­to­so, tam­bién nom­bra a los Pai­chil, Cayun, Quin­ta­na, Var­gas, Domin­go Barria, Juliefs, San­tos, San­ta­na, Vidal entre otros. Pero lo rele­van­te para esta nota es…detrás del Cemen­te­rio indí­ge­na está Oli­ve­rio (Oli­ve­ro)…

Fue ese día que me dije:- ¡es ver­dad! todo lo que rela­ta­ron las segun­das y ter­ce­ras gene­ra­cio­nes de aque­llos pri­me­ros mapu­ce del lina­je Pai­chil y Antriao que logra­ron épi­ca­men­te resis­tir con su pobla­mien­to en uno de los lotes más impor­tan­tes de toda la Colo­nia Agrí­co­la Pas­to­ril Nahuel Hua­pi como fue el lote 9, hoy lla­ma­do el cen­tro urbano de Villa La Angos­tu­ra, y que des­pués de años de silen­cio logra­ron reor­ga­ni­zar­se y empe­zar a des­co­lo­ni­zar­se len­ta­men­te y ser Mapu­ce nuevamente.

Las pri­me­ras pre­gun­tas que se dis­pa­ra­ron en Archi­vos del Sur es que si el cemen­te­rio es indí­ge­na ¿cuan­tos años ten­dría para atrás?, ¿quié­nes esta­rían ente­rra­dos ahí?, ¿era ante­rior a la Cam­pa­ña del Desier­to y Villegas?

Eltu­we en Aluminé

El Rin­cón

En la sema­na le pre­gun­té a Loren­zo Lon­con, wer­ken del lof Pai­chil Antriao como eran los lla­ma­dos cemen­te­rios mapu­ce antes de la lle­ga­da del impe­rio espa­ñol a estas tie­rras y nos rela­tó que:- el Eltu­we es lo que cono­ce­mos como cemen­te­rio y el Elun es dejar, es cuan­do se deja el cuer­po en ese lugar. Toda la cere­mo­nia dura­ba 4 días por­que el Am, el espí­ri­tu se reti­ra­ba del cuer­po de a poco.

Era una cere­mo­nia colec­ti­va con toda la fami­lia y parien­tes que lle­ga­ban de luga­res leja­nos don­de todos los lina­jes o Kupan se acer­ca­ban a des­pe­dir­se. En el mun­do mapu­ce se ente­rra­ba el cuer­po, no se lo cre­ma­ba ya que si se lo hacía, el espí­ri­tu no des­can­sa bien. Era muy impor­tan­te plan­tar un árbol en espe­cial mai­tén en esta zona como es el caso del ente­rra­to­rio del long­ko Igna­cio Antriao ente­rra­do en 1936 fren­te al hoy edi­fi­cio de la Muni­ci­pa­li­dad en la Pla­za San Mar­tín. Hoy se pue­de ver un esplén­di­do Mai­tén a sus pies.

Tam­bién me con­tó que: – para el Pue­blo Mapu­ce la vida es un eterno retorno y que la vida no es lineal como la enten­de­mos noso­tros sino lo que es el pasa­do a veces resul­ta ser futu­ro por lo cual es tan tras­cen­den­te nacer como morir. Uno se pro­yec­ta en las nue­vas gene­ra­cio­nes por lo cual es fun­da­men­tal el valor edu­ca­ti­vo mapu­ce de lograr ser Kume Che, bue­na gente.

Por otra par­te le pedí sus pare­ce­res al perio­dis­ta y para mí gran his­to­ria­dor del mun­do mapu­ce en estos lares, Adrián Moyano y me cuen­ta:- que el momen­to de la muer­te no esta­ba regu­la­do por el Esta­do como en la actua­li­dad y no exis­tían ins­ti­tu­cio­nes como el cemen­te­rio en la vida mapu­ce. Antes de la Cam­pa­ña del Desier­to, los ente­rra­to­rios o eltu­we eran de cada fami­lia o Lof. Eran secre­tos por­que se sabía que los wing­ka esta­ban intere­sa­dos en el saqueo y no esta­ban con­cen­tra­dos en solo lugar como en las ciu­da­des que se levan­ta­ron sobre el terri­to­rio mapuce.


Eltu­we Ruca Cho­roy- Jor­ge Preloran

En los casos que el falle­ci­do tuvie­ra un rol impor­tan­te como long­ko o machi eran mul­ti­tu­di­na­rios, ade­más en el ente­rra­to­rio se daba un momen­to de inter­cam­bio y des­pe­di­da. Se acos­tum­bra­ba que un Gnem­pin (narra­dor mapu­ce) con­ta­ra sus haza­ñas en vida y ade­más se lo llo­ra­ba por sobre todas las cosas. Se ente­rra­ba a los difun­tos con sus mejo­res ves­ti­men­tas, con sus caba­llos, con los ape­ros, con pla­te­ría y con ali­men­tos para ayu­dar acom­pa­ñar al via­je­ro al Alwe Mapu o Terri­to­rio de las Almas. Estos ente­rra­to­rios no fue­ron res­pe­ta­dos por la “Civi­li­za­ción” y es tris­te­men­te céle­bre la figu­ra del Peri­to Pas­ca­sio Moreno al res­pec­to.

Con estas impor­tan­tes con­si­de­ra­cio­nes nos aden­tra­mos en un tra­ba­jo muy impor­tan­te que se reali­zó des­de el Obser­va­to­rio de Dere­chos Huma­nos de Pue­blos Indí­ge­nas lla­ma­do “Infor­me Final del Rele­va­mien­to Terri­to­rial, His­tó­ri­co, Social y Cul­tu­ral de la Comu­ni­dad Mapu­ce lof Pai­chil Antriao” coor­di­na­do por la Con­fe­de­ra­ción Mapu­che de Neu­quén, jun­to al lof Pai­chil Antriao, his­to­ria­do­res y antro­pó­lo­gos diri­gi­dos por Raúl Díaz de la Uni­ver­si­dad del Comahue y la Biblio­te­ca Popu­lar Osval­do Bayer.


Hue­llas y Senderos

Dicho infor­me se lla­ma “Hue­llas y Sen­de­ros” y fue rea­li­za­do entre los años 2012 – 2013. En dicho infor­me hay un capi­tu­lo don­de la comu­ni­dad Pai­chil Antriao narra sobre el Eltu­we en lo que hoy se lla­ma Villa La Angos­tu­ra y dice así:

Una de las prue­bas más cate­gó­ri­cas de la pre­sen­cia ances­tral Mapu­ce en la región nor­te del Nahuel Hua­pi es la exis­ten­cia del Eltu­we mapu­ce ubi­ca­do don­de actual­men­te está la Pla­za San Mar­tín, en pleno cen­tro de la ciu­dad de Villa La Angos­tu­ra, vecino a un mallín hoy trans­for­ma­do en el Barrio El Once y El Cruce.

El Eltu­we esta­ba ubi­ca­do estra­té­gi­ca­men­te entre los dos lagos Nahuel Hua­pi y Corren­to­so. Cada falle­ci­mien­to impli­ca­ba una pro­ce­sión que tras­la­da­ba al fina­do des­de el pri­mer lugar pobla­do, que fue la zona de Corren­to­so dis­tan­te a unos 4 km, has­ta el Eltuwe.

Den­tro del pro­ce­so de invi­si­bi­li­za­ción que impu­so el Esta­do, el tras­la­do de los mayo­res falle­ci­dos y la des­truc­ción del anti­guo cemen­te­rio fue un momen­to espe­cial­men­te dolo­ro­so para la Comunidad.

Como bien rela­ta el ex con­ce­jal Hugo Mon­tes: “Hablan­do de entie­rros, el que es un lugar difí­cil para el tema mapu­ce, por­que se tra­ta de uno de los luga­res en don­de están, es el cemen­te­rio mapu­ce. Exis­te un cemen­te­rio mapu­ce don­de está la pla­za, y ahí toda­vía está el log­ko (Igna­cio Antriao), no lo deja­ron mover nun­ca de ahí.” La exis­ten­cia de este cemen­te­rio que­dó asen­ta­da en nume­ro­sos infor­mes de las dis­tin­tas Ins­pec­cio­nes de Tie­rras que lle­ga­ban a la zona cuan­do este terri­to­rio pasó a la órbi­ta del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, espe­cí­fi­ca­men­te a Tie­rras y Colo­nias. En el Eltu­we estu­vo sepul­ta­da gran par­te de la comu­ni­dad mapu­ce ori­gi­na­ria has­ta el año 1958, momen­to en el cual se efec­ti­vi­za su traslado.

Juan Car­los Quin­tri­queo, quien fue peón de la cua­dri­lla muni­ci­pal, recuer­da así el momen­to en el cual se tras­la­dó el cemen­te­rio: “Nos tocó sacar el cemen­te­rio en la pla­ci­ta, a cada dolien­te le moles­tó, (…) noso­tros anda­mos arri­ba de una pla­za y no sabe­mos si hay un fina­do aba­jo, por­que nun­ca se alcan­za a sacar todo, yo me acuer­do por­que yo tra­ba­jé ahí, había cajo­nes que esta­ban des­ar­mán­do­se, y algu­nos ni esta­ban, eso fue…en el 58.”

El ex con­ce­jal Hugo Mon­tes inter­pre­ta este des­po­jo como una for­ma de ocul­tar la prue­ba más gran­de que había sobre la pre­exis­ten­cia mapu­ce: “Nun­ca se supo por­qué saca­ron el cemen­te­rio y era un cemen­te­rio mapu­ce por­que ahí esta­ba toda la prue­ba. (El juez de paz Rave­na es el que orde­na el tras­la­do) Tal es así que que­dó la leyen­da: el que toca el cemen­te­rio mapu­ce mue­re, por eso no lo quie­ren cam­biar aho­ra tam­po­co, porque…quien se ani­ma a cam­biar el cemen­te­rio des­pués de lo que pasó, pero entre la gen­te se comen­tó siem­pre que se murió (el juez Rave­na) por­que se metió con el cemen­te­rio mapuce”.

Glo­ria Antriao, sobri­na de Rosen­da Antriao y nie­ta de Juan Bau­tis­ta Antriao her­mano del long­ko Igna­cio Antriao, nos cuen­ta su con­ver­sa­ción con doña Rosen­da: “Que ahí esta­ban sepul­ta­dos toda la fami­lia ante­rior de ella y que des­pués fue­ron tras­la­da­dos al otro cemen­te­rio y que siem­pre tenía dudas de que hayan sido tras­la­da­dos todos bien ahí.”


Rosen­da Antriao hija de don Juan Bau­tis­ta Antriao

Es nece­sa­rio resal­tar que el tras­la­do de los cuer­pos de los mayo­res se hizo de mane­ra vio­len­ta, sin nin­gún cui­da­do ni res­pe­to. Dos tes­ti­mo­nios son evi­den­cia de esto: Cuan­do pasa­ron las máqui­nas las cabe­zas roda­ban, y los hue­sos se veían, ellos pasa­ron algo (al otro cemen­te­rio) como para decir “pasa­mos” pero cuan­do hicie­ron la Muni­ci­pa­li­dad había cabe­zas que roda­ban, me lo con­ta­ron eso, crá­neos, y por eso dicen que tie­ne tan mala leche la Villa, por­que esta­mos pisan­do todos nues­tros ances­tros”. (Sofia Antriao)

Sofia Antriao en el cemen­te­rio actual en el des­can­so de los vie­jos Antriao

El cemen­te­rio como uste­des deben saber, esta­ba acá, en la pla­ci­ta, don­de está la Muni­ci­pa­li­dad. (…) Deben que­dar uno o dos deba­jo de un mai­tén que hay toda­vía, por­que no qui­si­mos tirar el mai­tén, debe que­dar alguien aba­jo y bueno, los saca­mos y los lle­va­mos arri­ba (…) Los echa­mos en una fosa común de cua­tro o cin­co metros por dos de ancho y deja­mos todos. Los que tenían los dolien­tes, los que ya sabía la gen­te, lle­ga­ban y decían éste es fulano de tal y enton­ces se lo ente­rra­ba arri­ba, pero el res­to que uno no sabía, todos venían a una sola fosa y habrán cuán­tos.” (José Elgue­ta, capa­taz de la pri­me­ra Comi­sión de Fomen­to de Villa La Angostura)

Don José Elgueta

Doña Ali­cia Livio recor­da­ba en vida como se ente­rra­ban los mayo­res (ya con un sin­cre­tis­mo pro­nun­cia­do des­pués de la Con­quis­ta del Desier­to) antes que las cos­tum­bres cris­tia­nas ter­mi­na­ran por ocul­tar la dolen­cia: “Se jun­ta­ban toda la gen­te de antes, los Mapu­ce. Cuan­do se moría un fami­liar todos traían algo, azú­car, yer­ba. Antes se vela­ba 48 horas, no como aho­ra, lo vela­ban en la cama don­de se murió. Si dejó de exis­tir en otro lado lo ponían arri­ba de una mesa y se car­nea­ba el ani­mal que él más que­ría (…) los ente­rra­ban envuel­tos en un cue­ro de vaca y se traía en varo­nes, esas varas lar­gas al hom­bro, y se cami­na­ba al cemen­te­rio, y cada des­can­so que se hacía, se res­pe­ta­ba ese des­can­so y ponían una cruz y si se seguía ade­lan­te has­ta lle­gar al cementerio.”

Siem­pre los mayo­res, todo en mapu­ce. Se reza­ba, se le can­ta­ban los coros que ellos sabían, no es como aho­ra tan calla­do, que no le can­tan ni una ala­ban­za, nada. (…) des­pués de ente­rrar­lo vol­vían a almor­zar o cenar, des­pués se iban a sus casas, eran muy uni­dos, todos com­par­tían su par­te de dolen­cia”. (VER FOTO TAPA)

Sin embar­go, no todos los mayo­res fue­ron sepul­ta­dos en el Eltu­we anti­guo; muchas veces se lo sepul­ta­ba en las mis­mas tie­rras en las que morían. Es por esto que en la memo­ria de los hijos de los pri­me­ros colo­nos lle­ga­dos a la región des­pués de la crea­ción de la Colo­nia que­dó regis­tra­do el des­cu­bri­mien­to de enterratorios.

Don Mathias recuer­da: “El Mer­mouth (…) sacó entie­rro ahí en Mue­lle de Pie­dra. Si un entie­rro de oro, de pla­ta, así, cla­ro, si has­ta el día de hoy están los agu­je­ros, son los pozos, cla­ro, si la patrona…iban con la Rosa (su mujer) a bus­car fle­chas, a bus­car todo ahí, peda­zos de cán­ta­ros, de ollas de indios, cual­quier cosa había”.

Doña Coty Car­mo­ney tam­bién cuen­ta de los dis­tin­tos ente­rra­to­rios en la zona que demues­tran una exis­ten­cia per­ma­nen­te en el terri­to­rio: “Papá dice que cuan­do esta­ba tra­ba­jan­do la tie­rra (en Sel­va­na), encon­tró una pie­dra tra­ba­ja­da por indí­ge­nas, cuan­do él esta­ba aran­do sacó como un freno, un can­ta­ri­to, des­pués sacó un cin­to. Dijo ¡no! Des­pués escar­bó más y sacó un hue­so gran­de que dice que era de gen­te, tapó todo. Ahí debe estar todo, por­que dice que antes ente­rra­ban los caci­ques con todo, con caba­llo, con todo” “Sé que hay una per­so­na sepul­ta­da por Sel­va­na, cer­ca de los fram­bue­sa­les, cer­ca del Mes­si­dor, tam­bién por Cume­lén hay otros sepultados”.

A par­tir de la muer­te del long­ko Ernes­to Antriao de la Comu­ni­dad Pai­chil Antriao en el verano del 2016, la comu­ni­dad ini­ció un pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de los valo­res del Eltu­we ente­rrán­do­lo por su pedi­do en las lade­ras del Bel­ve­de­re, terri­to­rio por el que luchó enér­gi­ca­men­te en los últi­mos años de su vida.

El padre Rubén Capi­ta­nio lo des­cri­bió de la siguien­te for­ma: -“Ha muer­to un hom­bre digno. Un lucha­dor por los dere­chos de su pue­blo ori­gi­na­rio. Un hom­bre hones­to que no se dejó ven­cer por ten­ta­do­ras ofer­tas de los corrup­tos de siempre…”

Hoy lo pro­te­ge y acom­pa­ña un Che Mamul miran­do al este.

Eltu­we del long­ko Ernes­to Antriao en Bel­ve­de­re – lof Pai­chil Antriao

Muchas pre­gun­tas que­dan abier­tas en el tin­te­ro de la his­to­ria del Nahuel Huapi.

El pró­xi­mo domin­go la baquea­na de Archi­vos del Sur, la his­to­ria­do­ra Mechi Pala­ve­cino nos rela­ta­rá que pasó con el cemen­te­rio mapu­ce deve­ni­do en cemen­te­rio públi­co y su tras­la­do al lugar actual en 1958.

Al día de hoy no hemos podi­do res­ca­tar nin­gu­na foto del cemen­te­rio en pleno cen­tro de la Villa has­ta 1958. Si tenés algu­na contactanos.

Para más infor­ma­ción : http://www.uchileindigena.cl/wp-content/uploads/2016/10/Tayin%CC%83-Mapuche-kimun_29092016‑1.pdf

Es impor­tan­te la pelí­cu­la docu­men­tal que rea­li­za­ra Jor­ge Pre­lo­ran en 1969 en Ruca Cho­roy sobre las memo­rias de don Dama­cio Cai­truz, lla­ma­da en su momen­to “Arau­ca­nos de Ruca Cho­roy” y renom­bra­da en los noven­ta como Dama­cio Cai­truz. Ver a par­tir del minu­to 23 la cere­mo­nia de des­pe­di­da de la renom­bra­da machi Mar­ga­ri­ta Calfuan.

Para comu­ni­car­se :

Face­book Archi­vos del Sur o al correo [email protected]​gmail.​com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *