Etio­pía. Tigray ¿el asal­to final o el primero?

Por Gua­di Cal­vo*, Resu­men Medio Orien­te, 29 de noviem­bre 2020-.

El sába­do 28 de noviem­bre, fue el día para que el ejér­ci­to etío­pe, asal­te la ciu­dad de Meke­lle, capi­tal de la pro­vin­cia rebel­de de Tigray, con cer­ca de 500 mil habi­tan­tes y don­de se habían atrin­che­ra­do los sepa­ra­tis­tas, que habían dicho iban a resis­tir has­ta el últi­mo hom­bre. (Ver: Etio­pía: De una gue­rra étni­ca a un con­flic­to regional.)

Si bien no se cono­cen las con­se­cuen­cias de dicho asal­to en can­ti­da­des de muer­tos y nive­les de des­truc­ción, el gobierno cen­tral, anun­ció que la ciu­dad había sido toma­da por com­ple­to y que el ejér­ci­to esta­ba ase­gu­ran­do dife­ren­tes áreas, mien­tras en torno a Meke­lle, se esta­ban rea­li­zan­do bati­das para dete­ner a los miem­bros del Fren­te de Libe­ra­ción Popu­lar de Tigray (TPLF), que logra­ron huir del cer­co, impues­to por las tro­pas lea­les al Pri­mer Minis­tro Abiy Ahmed, quien se había refe­ri­do al con­flic­to ini­cia­do a prin­ci­pio de mes, como “un asun­to interno de orden públi­co”, por lo que había recha­za­do los dife­ren­tes ofre­ci­mien­to inter­na­cio­na­les para medía entre el gobierno fede­ral y los rebel­des al tiem­po que tra­tó de “cri­mi­na­les” a los miem­bros del TPLF y que sería misión de la poli­cía dete­ner­los y lle­var­los a la justicia.

Dado el férreo cer­co infor­ma­ti­vo, no sean podi­do pre­ci­sar el núme­ro de muer­tos tras los inten­sos com­ba­tes que se desa­rro­lla­ron el día sába­do, aun­que se espe­cu­la que son miles los muer­tos, al tiem­po que las auto­ri­da­des suda­ne­sas, país fron­te­ri­zo oes­te de Etio­pia, esti­man entre 50 y 60 mil los refu­gian­do que han lle­ga­do a los cam­pa­men­tos de Um Raqu­ba, en la pro­vin­cia orien­tal de Geda­ref, a unos 80 kiló­me­tros de la fron­te­ra, des­de el ini­cio de las accio­nes mili­ta­res, en los pri­me­ros días de noviem­bre. Por lo que Jar­tum, ha recla­ma­do a Nacio­nes Uni­das 150 millo­nes de dóla­res para poder asis­tir a los refu­gia­dos. (Ver: Etio­pía, otra tra­ge­dia africana.)

Las auto­ri­da­des poli­cia­les etío­pes, el mis­mo día sába­do, orde­na­ron la deten­ción de die­ci­sie­te mili­ta­res acu­sa­dos de dife­ren­tes deli­tos que inclu­yen trai­ción y mal­ver­sa­ción de pro­pie­da­des públi­cas, que se suman a otras 120 órde­nes de arres­to ya emi­ti­das con­tra altos ofi­cia­les del ejér­ci­to, acu­sa­dos de estar conec­ta­dos con a TPLF, des­de el cua­tro de noviem­bre fecha en que se ini­cia­ron las accio­nes mili­ta­res orde­na­das des­de Adís Abeba.

Fuen­te vin­cu­la­das a la emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na en Asma­ra, la capi­tal de Eri­trea, infor­ma­ron, sin men­cio­nar la cau­sa ni el lugar de las explo­sio­nes, de una media doce­na de explo­sio­nes pro­du­ci­das en la ciu­dad, el sába­do a últi­ma hora, tam­po­co se acla­ró si dichas accio­nes esta­ban vin­cu­la­das a los acon­te­ci­mien­tos de Tigray, pro­vin­cia fron­te­ri­za con Eri­trea, aun­que es de enten­der que si ya que el TPLF, el pasa­do día cator­ce, si había uti­li­za­do cohe­te­ría con­tra Asma­ra, dadas los fuer­tes indi­cios que el gobierno eri­treo está cola­bo­ran­do, con el ejér­ci­to etío­pe, con hom­bres y recur­sos, al tiem­po que ha per­mi­ti­do a la avia­ción etío­pe uti­li­zar sus aero­puer­tos para sus accio­nes con­tra Meke­lle, some­ti­da en estos días a inten­sos bom­bar­deos. Duran­te muchos años Eri­trea y el TPLF, fue­ron alia­dos en su lucha en común con­tra el gobierno mar­xis­ta del gene­ral Men­gis­tu Hai­le Mariam, final­men­te derro­ca­do en 1991, momen­to en que se pro­du­ce el gran ascen­so de la etnia Tigray, quien has­ta la lle­ga­da de Abiy Ahmed al gobierno en 2018, ocu­pó los más impor­tan­tes esta­men­tos del esta­do en todas sus repre­sen­ta­cio­nes inclu­yen­do fun­da­men­tal­men­te al ejér­ci­to, cuan­do sus inte­gran­tes solo repre­sen­tan el seis por cien­to de los 110 millo­nes de etío­pes. Sin res­pe­tar la ley de “fede­ra­lis­mo étni­co”, que se pro­mo­vió en los prin­ci­pios de los noven­ta, que esti­pu­la­ba que todos los gru­pos racia­les, unos ochen­ta, debían tener la mis­ma representación.

Pro­ble­mas más allá de la victoria.

A pesar de la rápi­da toma de Meke­lle, Abiy Ahmed, quien debió pos­po­ner las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias pau­ta­das para el pasa­do cin­co de octu­bre, dado la impo­si­bi­li­dad de rea­li­zar­las, en el mar­co de la pan­de­mia, toda­vía está muy lejos de las solu­cio­nes, no solo la cri­sis de Tigray, sino cues­tio­nes que exce­den las fron­te­ras del país.

Diplo­má­ti­cos y exper­tos regio­na­les han coin­ci­di­do en que una rápi­da vic­to­ria mili­tar podría, no sig­ni­fi­car el fin del con­flic­to. Para empe­zar tal como lo ha dicho el líder de los rebel­des Debretsion Gebre­mi­chael, que tras refe­rir­se a la “bru­ta­li­dad” de la repre­sión, que no habría dife­ren­cia­do las posi­cio­nes en que se encon­tra­ban la pobla­ción civil, de los obje­ti­vos mili­ta­res, lo que agre­ga­rá más viru­len­cia a la resis­ten­cia tigri­ña, una resis­ten­cia con una impor­tan­te expe­rien­cia mili­tar foguea­da en su gue­rra de gue­rri­lla con­tra el gene­ral Men­gis­tu, en el esca­bro­so terri­to­rio de Tigray, pega­do a las fron­te­ras de Sudán y Eri­trea. El TPLF alcan­za­ría a movi­li­zar a unos 200 mil hom­bres, muchos con equi­po pesa­do, en su mayo­ría saquea­dos, últi­ma­men­te, de los arse­na­les del ejér­ci­to etíope.

Esta situa­ción de una gue­rra civil, en desa­rro­llo o en esta­do laten­te, ni siquie­ra impor­ta, debi­li­ta la posi­ción de Addis Abe­ba, en las inten­sas y ten­sas en las nego­cia­cio­nes con El Cai­ro y Jar­tum, sobre la Gran Repre­sa del Rena­ci­mien­to de Etio­pía (ERGE). (Ver: Egip­to-Etio­pía: Las aguas bajan tur­bias.), que, aun­que es el úni­co tema en el que todos los etío­pes están de acuer­do, debe­rá con­tem­plar las pre­ten­sio­nes de las otras dos par­tes, par­ti­cu­lar­men­te las egip­cias ya que sería en ese sec­tor don­de el Nilo, per­de­ría más cau­ce, con el con­si­guien­te dete­rio­ro de las pro­duc­cio­nes agrí­co­las esen­cial para el país. A pedi­do de Sudán la mesa de nego­cia­cio­nes está levan­ta­da des­de el 22 de octubre.

Por lo que se cree, que los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia del gene­ral al-Sisi, podrían haber esta­do tra­ba­jan­do jun­to a los rebel­des de Tigray, para debi­li­tar la pos­tu­ra del Pri­mer Minis­tro, que uti­li­zó des­de el prin­ci­pio de su man­da­to, 2018, y fun­da­men­tal­men­te tras haber­le sido otor­ga­do el Pre­mio Nobel de la paz 2019, para nego­ciar des­de un pun­to de vis­ta “moral”, con el raís egip­cio, toda­vía muy dis­cu­ti­do, por las matan­zas con que lle­gó al poder y las polí­ti­cas repre­si­vas con que no solo está per­si­guien­do a los terro­ris­tas de la Wilā­yat Sinaí (al-Qae­da), sino a muchos sec­to­res civi­les opo­si­to­res, lo que hizo que Donald Trump, lo lla­ma­rá: “mi dic­ta­dor preferido”.

El futu­ro cam­bio de gobierno en Esta­dos Uni­dos, tam­bién abre un com­pás de espe­ra, espe­ran­za­dor, para Abiy, ya que Trump había blo­quea­do unos mil millo­nes de dóla­res, para ter­mi­nar la repre­sa, a espe­ra de un acuer­do con los otros dos paí­ses invo­lu­cra­dos, cues­tión de la que Joe Biden, toda­vía no se definió.

Según otros ana­lis­tas la situa­ción, res­pec­to a la gue­rra de Tigray, podría lle­var a Abiy a posi­cio­nes toda­vía más intran­si­gen­tes y no solo seguir nego­cian­do con fuer­za res­pec­to a la ERGE, for­ta­le­cien­do su lema de “Es nues­tra agua. Es nues­tra pre­sa”, sino tam­bién repri­mir con más vio­len­cia a los mili­tan­tes del Fren­te de Libe­ra­ción Popu­lar de Tigray, o cual­quier gru­po étni­co que inten­te desa­fiar­lo, como los pro­pios oro­mo, la etnia mayo­ri­ta­ria del país, a la que per­te­ne­ce el Pri­mer Minis­tro o los amha­ras, la segun­da más impor­tan­te o los sida­ma, gumuzsoma­líes, que han cho­ca­do en varias opor­tu­ni­da­des entre ellos y que des­de 2015, ha pro­vo­ca­do el des­pla­za­mien­to de casi tres millo­nes de personas.

En los pró­xi­mos días la reali­dad defi­ni­rá, si el asal­to del sába­do a Meke­lle, ha sido el últi­mo o sim­ple­men­te el pri­me­ro de una lar­ga cade­na de una gue­rra que tie­ne todas las con­di­cio­nes para pro­lon­gar­se por años.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *