Pen­sa­mien­to crí­ti­co. ¿Y des­pués de esta pan­de­mia? Una mira­da sudamericana

Por Sirio López Velas­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de noviem­bre de 2020.

Cuan­do trans­cu­rre casi un año de la pan­de­mia pro­vo­ca­da por el COVID19 se repi­te una pre­gun­ta: ¿qué tipo de socie­dad ven­drá des­pués de esta pandemia?

Las pre­vi­sio­nes tie­nen per­fil gené­ri­co y varían entre un futu­ro dere­chis­ta y muy auto­ri­ta­rio, y una nue­va era poscapitalista.

Muchos eco­no­mis­tas y polí­ti­cos capi­ta­lis­tas anun­cian una “nue­va nor­ma­li­dad”, que con­sis­ti­ría en el vie­jo “más de lo mis­mo capi­ta­lis­ta”, con algu­nos cam­bios cos­mé­ti­cos. Éstos inclu­yen cua­ren­te­nas recu­rren­tes (pues a pesar de las vacu­nas el COVID19 segui­ría entre noso­tros), la manu­ten­ción de los cui­da­dos de la pro­tec­ción e higie­ne per­so­nal (inclu­yen­do el uso de las más­ca­ras, que ya era muy común en Asia antes de esta pan­de­mia), y de los luga­res públi­cos, y el dis­tan­cia­mien­to social, por ejem­plo en la ocu­pa­ción par­cial de las pla­zas dis­po­ni­bles en los trans­por­tes públi­cos, res­tau­ran­tes, bares, cines, esta­dios, etc.. Algu­nos tam­bién men­cio­nan la dis­mi­nu­ción (y‑o rota­ción) de las plan­ti­llas de tra­ba­ja­do­res y del aumen­to de la dis­tan­cia entre cada uno de ellos en cada cen­tro labo­ral. (Eso es más difí­cil de ima­gi­nar en con­tex­tos capi­ta­lis­tas, a no ser que el capi­ta­lis­ta encuen­tre la for­ma de imple­men­tar esas medi­das sin afec­tar su tasa de ganan­cia, pues cada una de sus deci­sio­nes está obse­si­va­men­te moti­va­da por la bús­que­da del mayor lucro posi­ble, por enci­ma de cual­quier otro tipo de con­si­de­ra­ción, como las de carác­ter sanitario) .

Por si fue­ra poco Bill Gates ya anun­cia una nue­va pan­de­mia futura.

Aho­ra bien, al ter­mi­nar el año 2020 ya se cons­ta­ta el sig­ni­fi­ca­ti­vo aumen­to del des­em­pleo y de la pobre­za en rela­ción a los índi­ces pre­pan­de­mia. Al mis­mo tiem­po, con la dis­cul­pa de la actual pan­de­mia y con el pre­tex­to de cui­da­dos sani­ta­rios, la dere­cha inten­ta des­es­ti­mu­lar cual­quier mani­fes­ta­ción popu­lar anti­ca­pi­tal­si­ta, o que sim­ple­men­te se opon­ga a las aris­tas más crue­les del capi­ta­lis­mo, que se hacen más evi­den­tes en estos tiem­pos de pan­de­mia. Por nues­tra par­te defen­de­mos la idea de que los movi­mien­tos que luchan por la supera­ción del capi­ta­lis­mo o por la sim­ple ate­nua­ción de sus face­tas más crue­les deben tomar las pre­cau­cio­nes sani­ta­rias indis­pen­sa­bles para no arries­gar vidas inú­til­men­te, pero sin dejar de man­te­ner y aún incre­men­tar el acti­vis­mo que logre tener el mayor impac­to social posi­ble (con vie­jas y nue­vas for­mas de lucha que habrá que inven­tar en cada caso).

Por­que la alter­na­ti­va auto­ri­ta­ria mues­tra su esen­cia en hechos pun­tua­les reve­la­do­res; por ejem­plo, se dis­cu­te en el Par­la­men­to fran­cés y por ini­cia­ti­va de la dere­cha, una ley que prohí­be divul­gar en cual­quier medio de comu­ni­ca­ción, inclu­yen­do las redes socia­les, imá­ge­nes de cual­quier repre­sión eje­cu­ta­da por fuer­zas del Estado.

Como Mar­tí cono­cí al mons­truo des­de sus entra­ñas, ya que el exi­lio me lle­vó a reca­lar en París y lue­go a vivir ocho años en Bél­gi­ca. Cono­cí (sin sufrir­la, por­que soy blan­co y fui rubio antes de sufrir el asal­to de las canas), la xeno­fo­bia rei­nan­te en uno y otro lugar; com­par­tí la inse­gu­ri­dad de los extran­je­ros que hacen y ven­den clan­des­ti­na­men­te chu­che­rías; cons­ta­té la hipo­cre­sía domi­nan­te en las rela­cio­nes entre los pro­pios nati­vos cuan­do detrás del “Bon­jour Mada­me” o “Bon­jour Mon­sieur” que nos reci­be en cada pana­de­ría, se escon­de una total indi­fe­ren­cia ante la vida del pró­ji­mo. Pero en ese perío­do de exi­lio, duran­te par­te de los años 70 y 80 del siglo XX, dis­fru­té del otro lado bel­ga de la mone­da, que fue el apo­yo finan­cie­ro a los refu­gia­dos polí­ti­cos lati­no­ame­ri­ca­nos, que per­mi­tió que no pocos de ellos (inclu­yen­do al autor de estas líneas) cur­sa­sen estu­dios uni­ver­si­ta­rios. Hoy el Esta­do bel­ga no prac­ti­ca más esa gene­ro­si­dad, y tan­to allí como en Fran­cia hay expec­ta­ti­va para saber si des­pués de la pan­de­mia pre­pon­de­ra­rá la pri­me­ra o la segun­da de las caras aquí men­cio­na­das. En Fran­cia los Cha­le­cos Ama­ri­llos fue­ron una espe­ran­za, inte­rrum­pi­da por la actual pan­de­mia, pero que espe­re­mos que pue­da vol­ver, de un nue­vo país que reate con el vie­jo Esta­do de Bien­es­tar Social y lo mejo­re en la aten­ción soli­da­ria a las nece­si­da­des bási­cas de cada per­so­na; y que lo haga en el con­tex­to de una eco­no­mía eco­ló­gi­ca (y de pre­fe­ren­cia coope­ra­ti­va y apun­tan­do al socia­lis­mo, como lo quie­re par­te del movi­mien­to social más acti­vo en aquél país). Creo que en Bél­gi­ca las espe­ran­zas de cami­nar hacia el socia­lis­mo eco­mu­ni­ta­ris­ta son más mode­ra­das, pero las últi­mas elec­cio­nes mos­tra­ron allí un sig­ni­fi­ca­ti­vo avan­ce de los eco­lo­gis­tas, y es muy posi­ble que tras la pan­de­mia se expre­sen con vigor fuer­zas socia­les que exi­jan la vuel­ta a lo mejor del Esta­do de Bien­es­tar Social y de la con­vi­ven­cia pací­fi­ca y soli­da­ria entre wallo­nes y fla­men­cos (y la peque­ña mino­ría ale­ma­na), y el diez por cien­to de inmi­gran­tes, sobre todo afri­ca­nos, que com­po­nen la pobla­ción del país. Eso ya no sería poca cosa, cuan­do se teme que la alter­na­ti­va pudie­ra ser la emer­gen­cia en uno y otro país (y en otros luga­res de Euro­pa) de nue­vos führers.

En lo que res­pec­ta a Suda­mé­ri­ca soy más soña­dor: creo que la pos­pan­de­mia tie­ne que encon­trar­nos rein­ven­tan­do y per­fec­cio­nan­do el camino socia­lis­ta ini­cia­do hace sesen­ta años por la Cuba revo­lu­cio­na­ria. Por­que aquí la cri­sis del COVID19 tra­jo a ple­na luz todas las mise­rias del capi­ta­lis­mo coti­diano, demos­tran­do, como dicen los jóve­nes, que “el capi­ta­lis­mo ya era”, y que es hora de aven­tu­rar­se en la cons­truc­ción del socia­lis­mo con rum­bo eco­mu­ni­ta­ris­ta. En éste habrá de vigo­rar la par­ti­ci­pa­ción inter­cul­tu­ral de cada [email protected] según su capa­ci­dad en la cons­truc­ción del gran fon­do social a par­tir del cual cada [email protected] reci­bi­rá según sus nece­si­da­des, lo que le per­mi­ti­rá desa­rro­llar­se como per­so­na uni­ver­sal; y todo ello en el con­tex­to de la nece­sa­ria fru­ga­li­dad eco­ló­gi­ca (exi­gi­da por la ter­ce­ra nor­ma fun­da­men­tal de la Ética).

No cabe duda de que la tarea en cada país no será fácil, aun­que per­fec­cio­ne­mos nues­tra coope­ra­ción mutua. Pero nues­tros des­cen­dien­tes y la Pacha Mama mere­cen el con­cur­so de todos nues­tros esfuer­zos. Boli­via aca­ba de salir del Gol­pe oli­gár­qui­co, racis­ta y proim­pe­ria­lis­ta que la ava­sa­lló duran­te un año, y oja­lá reto­me el camino hacia el “bien vivir” pos­ca­pi­ta­lis­ta, ancla­do en el comu­ni­ta­ris­mo eco­ló­gi­co indí­ge­na. El pue­blo chi­leno lucha por sacu­dir­se de enci­ma la Cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta y por for­jar una nue­va Car­ta Mag­na que pro­pi­cie un nue­vo Esta­do plu­ri­na­cio­nal, cui­da­do­so de los más nece­si­ta­dos y de la natu­ra­le­za no huma­na. Ecua­dor inten­ta­rá reto­mar y corre­gir a prin­ci­pios de 2021el camino abier­to por la Revo­lu­ción Ciu­da­da­na, trai­cio­na­da por el actual Pre­si­den­te. Vene­zue­la lucha para sal­var el mode­lo soli­da­rio boli­va­riano y para evi­tar la inva­sión del Impe­rio y sus saté­li­tes, que pre­ten­de aplas­tar­lo. Y en Uru­guay, mi peque­ño país natal hacia el que vuel­vo mis mira­das espe­ran­za­das (aun­que vivo a dos­cien­tos kiló­me­tros de su fron­te­ra legal), la lla­ma­da “izquier­da” debe­rá enten­der que el lla­ma­do “pro­gre­sis­mo” del Fren­te Amplio “ya era”, pues tras 15 años gober­nan­do al país, al no atre­ver­se a avan­zar deci­di­da­men­te hacia el socia­lis­mo eco­mu­ni­ta­ris­ta por inven­tar, tra­jo de vuel­ta al Gobierno nacio­nal a la vie­ja dere­cha oli­gár­qui­ca. Los nue­vos tiem­pos exi­gen, para evi­tar futu­ros retro­ce­sos de ese tipo, avan­zar, inven­tan­do, hacia el socia­lis­mo eco­mu­ni­ta­ris­ta. En esa difí­cil tarea Cuba nos ilu­mi­na con sus acier­tos y sus erro­res, y con las evi­den­cias de todos los obs­tácu­los que el impe­ria­lis­mo y las oli­gar­quías ponen en la ruta de quie­nes osan aven­tu­rar­se por ese derro­te­ro inno­va­dor, que, no obs­tan­te, es impres­cin­di­ble para la sobre­vi­da de la mayo­ría de la Huma­ni­dad y de bue­na par­te de la Natu­ra­le­za no huma­na, hoy masa­cra­das por el capitalismo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *