Esta­dos Uni­dos. Biden podría cerrar cár­cel en base de Guantánamo

Resu­men Latinoamericano,28 de noviem­bre de 2020.

La admi­nis­tra­ción del vir­tual pre­si­den­te elec­to esta­dou­ni­den­se, Joe Biden, podría cerrar la cár­cel de Esta­dos Uni­dos en la base naval de Guan­tá­na­mo, en el este de Cuba, des­ta­ca hoy el dia­rio Stars and Stri­pes.
En enero de 2002, Washing­ton inau­gu­ró este cen­tro de inter­na­mien­to para sos­pe­cho­sos de terro­ris­mo en ese encla­ve mili­tar, ubi­ca­do ile­gal­men­te en terri­to­rio cubano con­tra la volun­tad del Gobierno y pue­blo de la isla caribeña.

La peni­ten­cia­ría fue una fuen­te de indig­na­ción mun­dial por las tor­tu­ras y muti­la­cio­nes que allí tuvie­ron lugar y un sím­bo­lo del exce­so de Esta­dos Uni­dos en res­pues­ta al terrorismo.

Sin embar­go, la aten­ción sobre el tema des­apa­re­ció en gran medi­da del inte­rés de la opi­nión públi­ca des­pués que el pre­si­den­te Barack Oba­ma (2009−2017) no lo pudo cerrar, inclu­so mien­tras 40 hom­bres con­ti­núan dete­ni­dos allí.

Según la agen­cia noti­cio­sa Asso­cia­ted Press, quie­nes pre­sio­nan aho­ra por su cie­rre ven una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad, con la espe­ran­za de que el gobierno de Biden encuen­tre una mane­ra de enjui­ciar a aque­llos que pue­den ser procesados.

De esa for­ma, seña­la la fuen­te, lle­ga­rían a clau­su­rar este cen­tro de deten­ción que cues­ta más de 445 millo­nes de dóla­res al año a los contribuyentes.

El pre­si­den­te Donald Trump puso fin efec­ti­va­men­te con la prác­ti­ca de la admi­nis­tra­ción Oba­ma de revi­sar los casos de hom­bres dete­ni­dos en dicha peni­ten­cia­ría y poner­los en liber­tad si el encar­ce­la­mien­to ya no se con­si­de­ra­ba nece­sa­rio, pero aho­ra hay espe­ran­za de que se reanu­de con Biden.

Sin embar­go, las inten­cio­nes pre­ci­sas del man­da­ta­rio elec­to para la pri­sión de Guan­tá­na­mo siguen sin estar cla­ras, y al res­pec­to, el por­ta­voz de la tran­si­ción, Ned Pri­ce, dijo que el pró­xi­mo gober­nan­te apo­ya su cie­rre, pero sería inapro­pia­do dis­cu­tir sus pla­nes en deta­lle antes de asu­mir el cargo.

Los defen­so­res de los dete­ni­dos tam­bién dicen que Biden podría desa­fiar al Con­gre­so y traer pri­sio­ne­ros a Esta­dos Uni­dos, argu­men­tan­do que la prohi­bi­ción no se man­ten­drá en los tribunales.

Denun­cias de tor­tu­ras, malos tra­tos y la deten­ción inde­fi­ni­da de los reos, carac­te­ri­za­ron la cár­cel ante la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal des­de su inau­gu­ra­ción y en sus ini­cios, la peni­ten­cia­ría alber­gó un total de 780 prisioneros.

Des­de que asu­mió su man­da­to en enero de 2009, Oba­ma pro­me­tió cerrar­la, pero no le fue posi­ble, debi­do a la opo­si­ción de con­gre­sis­tas repu­bli­ca­nos y otros sec­to­res polí­ti­cos con­ser­va­do­res norteamericanos.

El 29 de junio de 2006, la Cor­te Supre­ma de Esta­dos Uni­dos esta­ble­ció que los tri­bu­na­les mili­ta­res con­for­ma­dos para juz­gar a los dete­ni­dos en dicha ins­ta­la­ción vio­lan la letra de las Con­ven­cio­nes de Gine­bra y has­ta el pro­pio Códi­go Mili­tar estadounidense.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *